Lucía – Capítulo 30: Damian (3)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Es un placer conocerla por primera vez. Mis saludos llegan tarde, soy Damian.

Damian se acercó a la duquesa e inclinó la cabeza, manteniendo una distancia adecuada.

—Ah… un placer conocerle.

Damian la miró de reojo cuando ella respondió en un tono amable.

¿Está demasiado sorprendida de no poder entender la situación actual?

No había hostilidad ni asco en los ojos color ámbar de la duquesa. Tal vez aún no había ordenado sus emociones o era una actriz de alto nivel. Damian no podía decidir todavía.

Su apariencia sola era diferente de la imagen que él había imaginado. Se había imaginado a una dama llena del orgullo y la gracia de una princesa. Parecía más como si estuviera llena de inocencia y gentileza, que de orgullo y gracia.

No podía entender por qué Ashin había respondido evasivamente cuando le preguntó si era bonita.

Pero ella es bonita…

Maru
Ya me cae bien este muchacho. Él sí sabe apreciar lo bello al momento.

—Su Gracia, el joven maestro acaba de regresar de un largo viaje en carruaje y mencionó que le gustaría descansar —intervino Jerome.

—Ah. Debería descansar un poco. Sé lo agotador que puede ser un viaje en carruaje. Ya es hora de almorzar, ¿ha comido? —le preguntó Lucía.

—No está de humor para eso.

—Aun así, no puede continuar con el estómago vacío hasta la noche, está en la cima de su crecimiento. Mayordomo, pídeles que preparen algo fácil para el estómago y que lo saquen. Para la cena también, prepara algo que se digiera fácilmente.

—Sí, mi señora.

El chico que había estado mirando a Lucía en silencio, inclinó la cabeza y siguió a un criado. Cuando el niño llegó lo suficientemente lejos como para no verla, Lucia agarró su cara enrojecida con ambas manos.

¡Oh, Dios mío! ¡Muy lindo!

¡Era un mini duque! Era la infancia del duque que Lucía no había visto. No era solo su apariencia, sino que sus expresiones rígidas y frías eran prácticamente una copia al carbón.

—¿Mi señora…?

Jerome estaba preocupado de que Su Gracia se sorprendiera, pero cuando giró la cabeza, sus ojos brillaban.

—Dijiste que tenía ocho años, ¿verdad Jerome?

—Así es. El joven maestro nació con un físico extraordinariamente grande.

—Ya veo… De hecho, no creo que tenga sentido si su hijo fuera pequeño.

—¿Está bien?

—¿Qué?

—No… nada.

—Es un niño mucho más lindo de lo que esperaba. También se ve amable.

—¿¿¿Sí???

La palabra “lindo” definitivamente no era una palabra que coincidiera con el joven maestro. Podía serlo durante su primera infancia, pero definitivamente no ahora.

¿Y amable? ¿Dónde vio eso? El joven maestro se parece al duque al parecer que no sangraría incluso si lo apuñalas. Los ojos de Su Gracia eran cuestionables.

—Si digo que quiero cenar juntos, ¿sería incómodo? —preguntó Lucía.

—Si Su Gracia no se siente incómoda, entonces…

—Incómodo de hecho. Tengo muchas ganas de cenar esta noche.

Jerome observó a la señora salir alegremente de la sala de recepción y luego se sumió en un profundo pensamiento. La señora tuvo la reacción completamente opuesta que la persona normal tendría.

Era la trágica situación de una nueva novia que se casaba y, a los pocos meses de casarse, aparecía el hijo mayor de su esposo. La reacción de la señora definitivamente no fue normal. Tal vez ella no sabía la gravedad de la situación o tal vez la señora era simplemente alguien sin discreción.

Jerome luego agarró a Ashin y lo llevó a la oficina del administrador. Miró fijamente a Ashin mientras este hacía todo lo posible para evitar la mirada sobre él, sus ojos vagando por todo el techo.

—¿Qué demonios está pasando, Sir Ashin?

—¿Qué quieres decir?

—¿Por qué no me dijiste que recogerías al joven maestro?

—Eso… bueno, pensé que ya lo sabías.

—Incluso si pensaras de esa manera, deberías haberme informado a mí o a la duquesa.

—Eso… Su Gracia no dio ninguna instrucción para hacerlo…

Jerome lo agarró por el cuello. No era como si Ashin fuera un novato que acababa de convertirse en oficial administrativo, ¿era algo que un secretario como él debería decir? Para alguien que había trabajado durante tanto tiempo como Ashin, ya debería haber descubierto la naturaleza del duque.

El duque tenía la tendencia de dar órdenes con frecuencia sin el proceso para llevarlo a cabo, y si una persona podía transmitir sus palabras a otras, entonces eso era el final de eso. No le interesaba si sus subordinados se comunicaban entre sí o no. Todo estaba en sus cabezas si había un problema debido a la falta de comunicación. Es por eso que los vasallos del duque a menudo tenían reuniones cortas entre ellos para verificar si había algún agujero en su conocimiento.

—¿Tengo que señalarte las cosas hasta ese punto, Sir Ashin?

Ocasionalmente, había algunas áreas en las que el veloz Ashin solía perder su flexibilidad cuando se trataba de trabajar con respecto al duque. Era extraño.

Jerome escuchó un golpe cuando estaba a punto de continuar hablando y, poco después, la puerta se abrió lentamente y la cabeza de Fabian se asomó.

—¿Qué está pasando? Oh, Sir Ashin, ha pasado mucho tiempo.

—¡Fabian! Sí que ha sido un tiempo. Entonces vosotros, hermanos, podéis resolver… Yo solo…

Compartieron un breve apretón de manos, golpearon ligeramente sus hombros y tan pronto como terminó el saludo, Ashin sintió como si le hubiera dado una cuerda para sobrevivir e inmediatamente se escapó.

—¿Qué pasa? —preguntó Fabian.

Jerome suspiró profundamente.

—No es gran cosa. El maestro no está aquí ahora, ¿qué es? ¿No oíste que iba a tratar con los bárbaros? —dijo Jerome.

—Lo sé. Recibí un pedido diferente, así que vine aquí. ¿Parece que el joven maestro está aquí?

—Llegó hace un rato.

—Tu expresión no parece buena. ¿Su Gracia es muy infeliz?

—No, no es así.

¿Infeliz? Le gustó tanto que incluso sus pasos se hicieron más ligeros. Jerome renunció a explicarle a Fabian porque Fabian simplemente lo llamaría una tontería. Permitiría que Fabian lo viera con sus propios ojos.

—De repente me pidieron que trajera el documento de registro familiar, así que me preguntaba qué estaba pasando. El joven maestro ha vuelto, ¿eh?

—¿Documentos de registro? —se sorprendió Jerome

—Aunque no sé si Su Gracia ha dado su consentimiento. ¿Cómo están esos dos en estos días? ¿Su Gracia todavía está de humor de luna de miel?

—Cuida tus palabras.

Jerome parecía muy impresionado con el tema mientras fruncía el ceño intensamente y Fabian se encogió de hombros torpemente.

—¿Y la capital? ¿Algo nuevo?

—Siempre hay algo nuevo en ese lugar —respondió Fabian.

Fabian recordó un incidente que había causado un escándalo en la alta sociedad no hace mucho tiempo. Roy Krotin, la escolta actual del príncipe heredero, venció a un caballero de la familia de un conde dejándolo medio muerto.

No sería un problema si fuera un duelo legítimo, pero el duelo fue bastante indefinido. Sería correcto decir que el caballero fue suprimido por las habilidades de Roy, pero el método fue controvertido. Roy provocó al caballero al no sacar su espada; diciendo que si le obligaban a desenvainar su espada, admitiría la derrota, haciendo que el caballero contrario explotará por su orgullo.

Y Roy golpeó al caballero que saltó sobre él con su espada, como una muñeca de trapo.

Cuando Fabian escuchó la noticia por primera vez, se quedó sin palabras, pero luego no pudo parar de reír. Sabía que Roy era alguien a quien su señor a menudo causaba estragos, para darle sentido.

Efectivamente, hubo controversia sobre si había sido un duelo justo. El conde corrió preguntando qué tipo de duelo era, mientras que al lado del príncipe heredero, cuando el príncipe heredero escuchó que Roy los había aplastado con sus habilidades, se echó a reír.

Y así, gracias a esto, Roy se convirtió repentina y rápidamente en el centro de interés de la alta sociedad. Fabian encontró la situación extremadamente graciosa, pero no pensó que Jerome lo encontraría divertido también, así que se lo guardó para sí mismo.

—Ah bien. En estos días, circula un rumor sobre la mina que Su Gracia dio como dote —dijo Fabian.

—¿Por qué se ha convertido en un rumor?

Una dote era un asunto privado que solo los involucrados en el intercambio deberían conocer. Para el receptor, dijo cuánto le vendió a su hija, y para el donante, cuánto dinero pagó por su esposa. Debido a esto, por el bien de las apariencias, era cortesía adecuada no hablar de ello.

—¿Qué piensas? Es obvio quién lo extendió. El rey debió jactarse de ello para que se extendiera —explicó Fabian.

—Eso… tsk.

Los dos hermanos chasquearon la lengua en desaprobación ante el rey sin sentido.

—De todos modos, es por eso que todo tipo de rumores están volando. Dicen que debido a que Su Gracia es una belleza, incluso si un hombre la mira desde lejos, se enamoraría de ella, por lo que Su Gracia se enamoró de ella de un solo vistazo, regaló toda su mina y la arrastró a su propiedad para que no nadie pudiera verla.

Hablando honestamente, Su Gracia no era tan hermosa. Al ver a Fabian riéndose, Jerome chasqueó la lengua.

—La duquesa es hermosa.

—¿Comiste algo mal?

—Mmnmmm… El problema es que te estás burlando de otras personas sin ninguna base. Eso es demasiado…

—¿Qué es demasiado? A Su Gracia no le importan cosas como los rumores.

¿Era realmente así? Jerome tenía el presentimiento de que su maestro no sería indiferente cuando se tratara de rumores sobre Su Gracia. Estaba casi seguro de ello.

♦ ♦ ♦

Damian pensó que había dormido durante mucho tiempo, pero cuando se levantó, todavía estaba brillante afuera.

El dormitorio de Damian estaba ubicado en uno de los edificios conectados a la torre central. Era una habitación originalmente construida para ser una guardería para los niños del duque. Era considerablemente amplio, desde el dormitorio hasta la sala de estudio, lo suficientemente grande como para alojar hasta diez niños.

Cuando Damian miró por la ventana de la habitación del segundo piso que había sido suya hasta que se fue al internado, pudo ver un jardín lleno de flores de colores.

¿Es este el trabajo de la duquesa…?

Solía ​​pensar que las flores no eran adecuadas para la triste casa ducal, pero, sorprendentemente, no parecían fuera de lugar y el aroma de las flores llenaba el aire. Por lo general, no se sentía de ninguna manera cuando se trataba de flores, pero hoy, pensó que sería una buena idea ver el jardín lleno de flores.

Y así, Damian bajó al jardín. El aroma que le llenaba la nariz era mucho más intenso.

—Damian.

Era la primera vez que el niño se daba cuenta de que su nombre se podía decir tan dulcemente. Se detuvo abruptamente y se volvió para mirar a la duquesa que se acercaba. Mientras Damian miraba a la duquesa que parecía extremadamente feliz, inclinó la cabeza.

¿Por qué está feliz?

—¿Durmió bien? Se levantó muy temprano. ¿No tiene hambre?

Era una voz suave y clara. Su agradable voz estaba llena de buena voluntad. Damian apretó más las riendas de su cautela. Qué actriz tan increíble.

—Estoy bien por ahora.

—¿Acaso le he interrumpido?

—No.

Damian no recordaba a su madre biológica y si eran sus profesores o los estudiantes de la academia, todos eran hombres. Las mujeres que trabajaban en la cocina o realizaban los quehaceres eran todas mujeres de mediana edad.

Nunca había conversado con una mujer joven con la que no tenía una relación laboral, por lo que se sentía extremadamente incómodo.

—Pensé que el jardín se veía genial, así que vine aquí —contestó.

—Acabo de plantar un ramo de flores, pero me alegra que piense que es agradable.

—Puede hablar más cómodamente —le dijo Damian.

—Mmmm… ¿Seguro? Realmente no me importa mucho pero… ¿sería más cómodo para usted?

—Sí.

—Bien. Si estás dando un paseo, ¿te gustaría dar un paseo conmigo?

—Sí —contestó tras un silencio.

Mientras caminaban en silencio por el sendero en el jardín, Lucía siguió mirando furtivamente al niño.

Cuanto más miraba, más sorprendida estaba. Parecía que su corazón, que había anhelado ver a su esposo, podría estar satisfecho mirando a Damian por algún tiempo. Incluso el tono rígido y cortés del niño se parecía a él.

—Escuché que estabas en un internado. ¿Son vacaciones?

—No hay vacaciones pero es posible una excursión. Su Gracia me pidió que viniera, así que vine. También me pidió que saludara a la duquesa.

—Ah…

Damian definitivamente estaba manteniendo una distancia de ella. Ella podía sentirlo.

Aunque, sinceramente, si me hubiera llamado madre una vez… Mmmmm… podría haber sido un poco espeluznante…

Cuando los niños nobles alcanzaban la edad de la discreción, a menudo se obsesionaban con un sentido de derecho y se volvían arrogantes e insolentes. También hubo casos en los que permanecieron igual incluso después de que maduraran, pero aun así, cuando crecían, aprendían a mantener lo que realmente pensaban dentro y a fingir afuera.

Damian tenía ahora ocho años pero era tan disciplinado como un caballero. Pero aun así, Lucia solo podía verlo como el niño que era.

¿Es este el poder de los internados? Entonces sería bueno enviar a todos los niños nobles al internado.

El hecho de que ella no estuviera en una posición lo suficientemente alta como para hacer cumplir tal pensamiento era la fortuna de todos los niños nobles.

—Damian, sinceramente hablando, en este momento, es difícil para mí pensar en ti como un hijo.

¡Tan directa! Damian se detuvo sorprendido y miró a Lucia.

—Tú también, ¿verdad? Es difícil para ti pensar en mí como tu madre.

¡No esperaba este tipo de método! Damian eligió sus palabras con cuidado.

—Me disculpo. He cometido un error…

—No. No te estoy culpando, solo digo que es normal. Nos acabamos de conocer, no nos conocemos, así que es natural no estar familiarizado.

Los ojos rojos mucho más pequeños que los del duque miraron a Lucía. Evocó en Lucía, la imagen de un animal joven que acababa de aprender sobre el mundo. Levantó las cejas adorablemente, buscándola como si fuera la primera existencia que hubiera visto.

Para la Lucía que se había acostumbrado a la mirada depredadora de la bestia gigantesca llamada Hugo, la mirada aguda de Damián era simplemente eso.

Muy lindo. ¡Muy lindo!

Sus manos estaban inquietas. Quería pellizcarle un poco las mejillas o incluso acariciarle la cabeza. Lucía se contuvo de hacerlo porque sabía que eso lo haría estar más en guardia.

—Solo diferimos en edad en diez años. Si tuviera un hijo de diez años a mi edad, entonces tu padre se convertiría en un criminal —dijo Lucía.

Damian rápidamente reprimió la gran sonrisa que estaba a punto de estallar en su rostro.

—Entonces, quiero que intentemos acercarnos un poco más. En lugar de ser tan formal y llamarme “duquesa”, llámame por mi nombre, Lucía. Es el nombre de mi infancia. Llevémonos bien de ahora en adelante, Damian.

Lucia había sido influenciada de varias maneras al salir con Kate. Sería difícil cambiar su personaje fundamental, pero a ella le gustaba la forma directa de hablar de Kate, así que estaba tratando de ser más así.

Estiró la mano para pedir un apretón de manos mientras Damian miraba fijamente su mano. No pudo distinguir lo que la duquesa quería.

¿Por qué querría ella hacer algo tan problemático? Damian era definitivamente la parte más débil entre él y la duquesa. Era joven y un niño ilegítimo. Una vez que la duquesa diera a luz a un niño en el futuro, se convertiría en un obstáculo. No había razón para que la duquesa intentara mejorar su relación.

—¿Es difícil? —preguntó Lucía.

—No —contestó el niño tras una pausa.

Damian agarró la mano de la duquesa frente a él.

No sé cuál es su verdadero motivo, pero… como todavía no puedo leer a mi oponente, no tengo más remedio que aceptar.

Aunque Damian era joven, no era un idiota que revelara su agresión a un oponente cuyas intenciones no podía comprender.

Ojo por ojo, diente por diente. Si ella escondía un cuchillo detrás de su sonrisa, él haría lo mismo también. Todavía era joven y no tenía ningún poder.

Era un momento en el que definitivamente no podía molestar a nadie.

Parece que será difícil acercarse.

Damian pensó que estaba ocultando sus pensamientos, pero para la Lucía que había experimentado mucho en la vida, la vigilancia de un niño era obvia para ella.

Incluso si ella dijera que no era su enemigo, él no la creería.

Con su posición de hijo ilegítimo, no había una madre para abrazarlo, y un padre que no le brindaba atención y calidez, sin importar quién fuera, se desilusionarían.

Después de un tiempo, todo estará bien. Mi sinceridad definitivamente se verá algún día.

Lucía sabía que amaría a su hijo tanto como lo amaba a Hugo.


Maru
Lucía es taaaaaaan linda. Es que cualquiera caería por ella. Va a tener a esta familia de ojos rojos a sus pies; no puede ser de otra manera.

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 30: Damian (3)

  1. Kohm says:

    Ufff me leí el manwha e imaginarme estás escenas con Lucía, yo hubiera caído fácilmente, es tan linda y amable <3 gracias por el capítulo <3

  2. AiramShine says:

    Dios, me acababa de leer el manwha y de una vez quise leer la novela. Muchas gracias por traducirla, son los mejores.

    Me encanta esta novela demasiado, Lucía es un ángel precioso, y Hugh es un tontito salvaje. Ahora con Damián quiero ver como irá su relación jajsbaja

    Esperare la próxima actualización 💞

  3. Arthy-love-Lucas says:

    Me encantó ya quiero ver cuándo comiemcen a llevarse bien y Hugo se ponga celos de su “hijo” porque vamos a estar claros que va a pasar😏 o eso creo yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *