Lucía – Capítulo 41: Amor, comprensión y familia (5)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Lucía entró en la torre central y miró detrás de ella. Damian, quien dijo que la seguiría en breve, no se encontraba por ningún lado.

Le pidió a una criada que lo buscara y entró en la sala de recepción. Se sentó, apoyó la cabeza en el sofá y cerró los ojos. Le dolía la cabeza.

Fui demasiado complaciente. Pensar que habría una ruptura en la fiesta.

Pensó demasiado a la ligera en el obstinado orgullo de las mujeres que no se rompería incluso si les rompieran el cuello. Bajó la guardia ante el hecho de que la atmósfera aquí era claramente diferente de la de los círculos sociales de la capital.

También podría haber sido presumida por el hecho de que era una duquesa sin darse cuenta. Aunque sabía que en la alta sociedad, la reputación y las conexiones personales acumuladas a lo largo de los años eran mucho más importantes que el estatus, lo había pasado por alto tontamente.

Desde la primera vez que vi a esa mujer, no me gustó mucho.

Lucía estaba profundamente impresionada por el personaje de la condesa Corzan, la madrina de la alta sociedad del norte, por lo que tenía grandes expectativas antes de conocer a la condesa de Gales, cuya influencia era mucho mayor. Sin embargo, sus expectativas rápidamente se convirtieron en decepción.

A sus ojos, la condesa de Gales, que fue invitada a su fiesta de té un par de veces, era como una serpiente con piel humana. Fue un error sonreír en el pasado porque quería evitar confrontaciones innecesarias. Porque ahora, la condesa la tomó como una broma y dirigió este tipo de cosas.

Aunque sabía que no sería fácil.

Era por eso que le había pedido a Kate que trajera a la condesa de Corzan si era posible. Ella quería tener un escudo de seguridad. No había forma de que la condesa no supiera cómo hacer una confrontación frontal cuando se enfrentaba a una fiesta. Su resultado de su error de no ser cuidadosa fue doloroso.

¿Está enfadada la condesa de Gales por sus problemas extramaritales?

Sería demasiado superficial simplemente ver este incidente como un saludo astuto de la alta sociedad. Si la condesa quería humillar a Lucía usando la ruptura en la fiesta, tenía mucho más que perder que ganar con ello.

Incluso si la posición no fuera absoluta en la alta sociedad, el estatus nunca podría ser ignorado. Además, la influencia absoluta del duque de Taran en el norte no era inferior a la del rey en la capital.

La condesa de Gales no habría pensado hacer algo así si no hubiera asumido lo que estaba en la mente de Lucía y calculado a partir de eso.

Un villano reconocía a otro. No importaba cuánto observara Lucía el comportamiento de las personas en la alta sociedad, no tenía una mente lo suficientemente retorcida como para comprender la psicología de las personas que eran capaces de tramar y conspirar.

Las acciones de una persona no se pueden juzgar solo con racionalidad.

No tenía precedentes que un niño ilegítimo ingresado en la familia fuera seleccionado como candidato. Lucía comenzó a reflexionar sobre el problema un poco más en serio.

Si la atmósfera del norte es así, entonces la capital también debe ser formidable.

Se preguntó si Hugo tendría alguna idea sobre cómo resolver este problema. Como no creía que traer a Damian a la fiesta fuera un gran problema, era posible que no tenga ninguna idea.

Damian heredando el título puede ser el comienzo de una era diferente en el futuro. Probablemente por eso las personas son resistentes.

Ella era demasiado apresurada. No quería perder esta oportunidad ya que Damian podría regresar a la academia pronto. Le presentó a Damian a las mujeres en el campo de equitación y lo tomó a la ligera porque la fiesta en el jardín no podía considerarse el debut social formal de Damian.

Abrió los ojos y miró a su alrededor, pero Damian todavía no se encontraba por ningún lado.

¿No ha pasado mucho tiempo desde que le pedí a la criada que lo buscara?

El dolor de cabeza la estaba irritando. Llamó a otra criada.

—¿Por qué está tomando tanto tiempo traer al joven señor?

La criada se fue inmediatamente y regresó después de un rato.

—Mi señora, el joven maestro no respondió cuando se le pidió que entrara. La que recibió la primera orden de  mi señora está al lado del joven maestro sin saber qué hacer.

—¿Qué está haciendo Damian afuera?

—Nada… solo mirar a la gente.

—Bien.

¿Qué podría estar pensando el niño mientras miraba a esas personas? Tenía que preguntarle cuándo entrara.

Lucía volvió a cerrar los ojos.

—Lucía.

En algún momento, Kate había entrado y estaba sentada al lado de Lucía, sosteniendo su mano. Lucia abrió los ojos y al ver a Kate, ella le dio una sonrisa.

—Gracias por hoy, Kate.

—No, no fui de ninguna ayuda. No te enfades demasiado. Por supuesto, solo piensa en ello como un rito de iniciación.

Kate estaba preocupada de que Lucía se sintiera avergonzada por el orgullo roto. Sin embargo, a Lucía no le importaban cosas como el orgullo de un organizador. A pesar de que estaba en su sueño, había trabajado como criada de enfermería para una mujer noble. Este tipo de cosas no era suficiente para que su orgullo se sintiera humillado.

—Está bien. Y lo siento Kate, pero ¿te importaría volver por hoy? Tengo mucho en que pensar.

Kate respondió que lo entendía, pronunció unas palabras más de consuelo y luego se fue. Lucía llamó a Jerome, que permanecía continuamente merodeando.

—¿Está en la oficina?

—No. Llegó un mensaje urgente y el maestro tuvo que salir. No dio una respuesta definitiva sobre si regresaría hoy.

Lucía se sintió un poco triste y aliviada al mismo tiempo.

—Le informaré sobre el asunto de hoy, así que no le cuente directamente.

—Sí, mi señora.

—Además, ¿llamarás a Anna por mí?

El dolor de cabeza empeoraba, así que pensó en tomar un medicamento. Después de que Jerome salió, Lucía despidió a todas las criadas.

Miró a Damian, que había venido hace unos momentos, y le hizo señas para que se acercara.

—Damian, ven aquí.

Damian se acercó y se arrodilló ante Lucía, que se levantó sorprendida.

—Lo siento. Por mi culpa… —comenzó a decir el niño.

Al niño no le importaba cómo lo miraban los demás. No importaba cuán intensas fueran las miradas hostiles, no le causaban ningún daño directo. Pero no quería que enviaran esas miradas a Lucía.

Damian no conocía muy bien a la alta sociedad, ni sabía qué era una fiesta, pero sabía que la situación anterior había humillado a Lucia.

Ira. Sintió rabia por su debilidad. La situación habría resultado completamente diferente si su padre estuviera allí.

—No, Damian. ¿Por qué tienes que disculparte?

Lucía sintió que sus lágrimas amenazaban con caer y extendió la mano para levantar a Damian, tomándolo en sus brazos. Damian dijo que no le gustaba desde el principio y que ella fue quien lo convenció. Finalmente, las cosas salieron de esta manera.

Debería haberlo hecho de otra manera. Hubiera estado bien presentarlo cuando la fiesta casi terminaba, pero yo fui demasiado codiciosa.

—Lo siento, Damian. No pensé en ti. No pensé que podrías lastimarte y solo pensé en mí.

Debido a que le gustaba la agradable fragancia y la suave sensación de su abrazo, Damian estaba haciendo todo lo posible por quedarse quieto y aguantando la respiración. Pensó que si se movía un poco, Lucía se sorprendería y se alejaría.

—Lo siento. Lo siento —se disculpó Lucía.

—Yo… está bien.

Damian estaba realmente bien. Se había olvidado por completo de las miradas sin sentido de esas mujeres que no sabían nada desde el momento en que Lucía dijo, “mi hijo”, antes. Las palabras seguían repitiéndose en la cabeza del niño y tocaron su corazón.

—No es tu culpa, Damian. Lo que la gente hace no es tu culpa. Los adultos no son todos sabios.

La voz de Lucía se hizo temblorosa al final. Ante el sonido de pequeños sollozos, Damian se puso rígido.

No llores por mi culpa. Las palabras estaban atrapadas en su garganta, negándose a salir. Poco a poco, avanzó con cuidado, colocando su frente sobre los hombros de Lucia.

Era la primera vez que alguien lloraba por el bien del niño. Su garganta se sentía como si estuviera caliente y apretada, y sus ojos se enrojecieron.

Era solo un poco. Pero los ojos del niño estaban húmedos.

Maru
¡AHHHHHH! Mi niño adorable, nooooo.

♦ ♦ ♦

Lo que terminó sucediendo fue diferente de lo que le preocupaba a Hugo. No fue una epidemia masiva sino una intoxicación alimentaria masiva. En este clima, ya fuera una epidemia o una intoxicación alimentaria, estos dos eventos no eran comunes, pero el duque no tenía que venir en persona.

La expresión del señor de la aldea que envió el informe y, por lo tanto, desperdició el tiempo del duque era oscura.

—¿Un hongo venenoso? —preguntó el duque.

—Sí, Su Excelencia. Este hongo se ve comestible por fuera, pero una vez comido, causa dolor de estómago, diarrea, vómitos y manchas rojas en todo el cuerpo.

Tan pronto como el médico familiarizado con las hierbas venenosas y los hongos venenosos fue llevado, miró a algunos pacientes, hizo algunas preguntas y luego encontró el hongo en las reservas de alimentos restantes. En un breve momento, el problema se resolvió instantáneamente.

Los aldeanos que fueron sacudidos por el miedo a una epidemia se asustaron por la repentina aparición del gran duque, sin embargo, cuando el problema se resolvió a las pocas horas de la llegada del duque, su expresión cambió a la de asombro.

Sus miradas estaban llenas de asombro mientras miraban al duque internamente diciéndose a sí mismos: “como se esperaba, ese es nuestro duque”.

—Si el hongo es de por aquí, no hay forma de que la gente no lo sepa.

—Sí, Su Excelencia. Este hongo no es uno para habitar esta área. Se tiene que ir un poco más al norte con un clima más frío para encontrarlo.

—¿Cómo pasó esto?

—Habla con sinceridad. —En respuesta a la pregunta de Hugo, el señor del pueblo instó a un anciano que estaba atado con una soga y postrado en el suelo. El viejo era dueño de una tienda que dirigía una tienda de alimentos en el pueblo y era el que suministraba los hongos.

—Sí… sí… Uh… hace unos días, compré una gran cantidad de alimentos a través de los canales superiores, pero no sé qué pasó…

—Suficiente. Hiciste realidad esta situación, ¿no? ¿Qué sentimientos en el mundo tuviste para desatar hongos venenosos en tu gente?

—¡Ay! Soy inocente, mi señor. Nunca haría tal cosa a propósito.

Mientras el duque observaba cómo se desarrollaba la situación, con el anciano expresando con lágrimas en los ojos su inocencia con un resfriado, un funcionario vino a informarle.

—Creo que los canales superiores tendrán que ser vigilados y rastreados. Los hongos no se pueden distinguir adecuadamente, por lo tanto, no se puede saber si el suministro es indiscriminado.

—Despacho y seguimiento inmediatamente. Investiga a lo largo de los niveles superiores para ver si han sufrido algún daño similar. El médico se quedará atrás y tratará a los pacientes. Recoge todos los hongos descubiertos en el pueblo y deséchalos.

—¡Sí, señor!

Las respuestas llegaron de todas partes.

—Su Excelencia, cometí un error al juzgar la situación y le he causado problemas innecesarios.

El señor del pueblo se disculpó sombríamente.

—No, la reacción rápida fue excelente.

La expresión del señor que se había preparado para recibir la ira del duque se iluminó considerablemente.

—Tratar con el resto de esto.

—Sí, Su Excelencia.

No había nada más que ver en el pueblo. Aunque su carrera a caballo durante tres horas seguidas terminó en vano, la situación aquí fue mucho mejor que una epidemia.

Hugo y sus caballeros se fueron a Roam, dejando a algunas personas para manejar los asuntos restantes. El día se estaba oscureciendo. Cuando no estaban demasiado lejos de Roam, Hugo y sus caballeros se reunieron alrededor de una pequeña fuente para calmar la sed del caballo y del hombre.

Hugo adivinó a qué hora era y, según su estimación, para cuando llegaran a Roam, sería bastante oscuro. Es probable que la hora de la cena se ajuste o que sea un poco más tarde de lo habitual.

Hugo llamó a Dean.

—Adelante, diles que no toquen los cuernos cuando llegue.

Sería bueno si pudiera llegar antes de que comenzara la comida, pero si llegaba un poco tarde, no quería que ella saliera a su encuentro durante su comida. Dean recibió sus órdenes y se fue antes. Después de un tiempo, Hugo y sus caballeros tomaron sus caballos y comenzaron a regresar en masa.

Corrieron sin descanso y llegaron a Roam. Hugo montó su caballo hasta el interior del castillo antes de detenerse. Uno de los sirvientes se sorprendió al ver que Hugo bajaba de su caballo y rápidamente corría hacia adentro. Después de un rato, Jerome salió corriendo.

—Su Gracia llegó al castillo pero no hubo ningún anuncio…

—Les dije que no hicieran un escándalo.

Hugo inmediatamente comenzó a dirigirse a su oficina seguido de Jerome. Después de un tiempo, los tres hermanos dedicados a servir al duque entraron a la oficina con una muda de ropa. Esperaron a Hugo mientras se quitaba la ropa polvorienta.

—¿Qué pasa con la cena?

—Está casi lista —informó Jerome.

—No llegué tarde entonces.

Hugo fue directo a su escritorio y se sentó. Había varios documentos dispuestos para que él los revisara. También había documentos en la esquina, marcados en rojo por urgencia.

No hay tiempo para respirar. Murmuró para sí mismo mientras tomaba un documento y lo abría.

—¿La fiesta en el jardín fue bien?

Debido a la fiesta, el ambiente en el castillo fue sombrío todo el día. Recordando las palabras de la señora diciéndole que no dijera nada directamente, Jerome respondió:

—Sí.

—Llámame cuando la cena esté lista.

Hugo se inclinó a medio camino sobre su escritorio, con el trasero sentado a medio camino en su silla y comenzó a leer el documento.

♦ ♦ ♦

Lucía se durmió después de tomar la medicina para el dolor de cabeza y cuando se despertó, continuó acostada en el sofá. A pesar de que había tomado un medicamento antes de dormir, el dolor de cabeza todavía no había disminuido.

Su cabeza palpitante era irritante y no se sentía bien, así que Lucía yacía lloriqueando e inmóvil en el sofá de la habitación.

Cuando la cena estaba casi lista, su dolor de cabeza se había calmado, así que comenzó a moverse y entró una criada para decirle que el duque había regresado.

—¿Qué? ¿Está de vuelta?

Lucía pensó que no volvería hoy. Le pidió a la criada que trajera un espejo y, como era de esperar, tenía los ojos hinchados. Si ella supiera que sería así, se habría puesto algo frío en los ojos.

—Tráeme una toalla fría.

Lucía solo podía usar esto como una medida temporal. Sin embargo, no había mucho tiempo. Se anunció que la cena saldría muy pronto.

—¿Cómo está? ¿Mis ojos se ven muy mal?

—Se ha quedado mucho mejor que antes. A primera vista, no se puede saber.

Si no se daba cuenta durante la cena, entonces estaba bien. Después de la cena, regresaría a su oficina. Después de todo, por lo general estaba más ocupado cuando regresaba de una excursión. Lucía mantuvo la toalla fría un poco más, esperando que sus ojos se calmaran un poco más. No quería que supiera que no había llorado por nada.

Cuando bajó al comedor, Damian ya estaba allí. Hugo entró un poco más tarde y se sentó. Tomó su cuchara y su mirada cayó naturalmente sobre ella. Su frente se arrugó y su mano se congeló.

Tan pronto como dejó la cuchara sobre la mesa, la atmósfera en el comedor se congeló. Él se levantó rápidamente y se acercó a su figura que parecía bastante avergonzada.

Su mano agarró la mesa mientras su otra mano sostenía su mandíbula para mirarlo. Sus ojos enrojecidos se le revelaron claramente. Su mirada se profundizó y sus ojos parecían estallar en llamas.

—¿Qué pasó? —inquirió Hugo.

Lucía era consciente de las miradas que la rodeaban y, naturalmente, volvió la cabeza y bajó la mirada. No sabía que él reaccionaría así. Pensó que incluso si él notaba algo, le haría preguntas más tarde. Estaba profundamente avergonzada porque los sirvientes y Damian estaban en la habitación.

—Comamos primero…

Él le agarró firmemente la barbilla de nuevo y levantó la cabeza hacia atrás para mirar con más cuidado. Sus claros ojos color ámbar estaban muy rojos. ¿Lloró? ¿Por qué?

—¡Jerome!

El siempre listo mayordomo, Jerome, le dio a su maestro la respuesta que quería.

—En la fiesta en el jardín, las damas realizaron una ruptura en la fiesta.

—¿Ruptura en la fiesta?

—Es un acto de terminar artificialmente una fiesta en la que muchos de los asistentes guardan silencio.

—¿Razón?

—El… joven maestro Damian.

Hugo no necesitaba escuchar nada más, podía comprender la situación más o menos.

—¿Que te hicieron?

Había violencia dentro de su voz suave.

—Nada… no hicieron nada…

Simplemente rechazaron la fiesta con expresiones en blanco y silencio, pero no le hicieron nada directamente. No se sentía disgustada en absoluto y no fue suficiente para hacerla llorar. Era solo que sentía pena por Damian y estaba llorando porque estaba molesta. También ya había llorado a gusto.

Sin embargo, en el momento en que le preguntó qué pasó, le dolió la nariz. Era el mismo principio que las lágrimas que brotan de los ojos al ver a alguien llorar. Ella iba a explicarle con calma los acontecimientos que ocurrieron cuando él regresara, pero sus palabras la hicieron llorar.

La expresión de Hugo se puso rígida mientras veía las lágrimas comenzar a llenar sus ojos. La levantó de su asiento y la tomó en sus brazos. Cómo llevar a un niño, uno de sus brazos sostenía sus muslos mientras que el otro brazo estaba envuelto alrededor de su espalda para que su cabeza pudiera ser enterrada en su pecho.

—Mueve nuestra cena al segundo piso. Damian, come y ve a tu habitación.

—Sí.

Damian miró preocupado mientras el duque sacaba a Lucía del comedor en su abrazo. Estaba preocupado por Lucía porque ella no había salido de su habitación casi todo el día y su corazón se sentía incómodo durante todo el día.

Damian esperaba ver a su madre sonriendo como de costumbre cuando llegara mañana.

| Índice |

5 thoughts on “Lucía – Capítulo 41: Amor, comprensión y familia (5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *