Lucía – Capítulo 49: El doctor de la Familia Taran (1)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Pasaron varios meses desde que continuaron los constantes intercambios de Anna y Philip. Anna encontró a Philip para enseñarle cuando tenía tiempo libre y Philip admiraba la gran pasión de Anna por aprender a una edad tan avanzada.

Una vez a la semana, Anna y Philip iban a ofrecer sus servicios médicos a los pobres y necesitados. Como siempre, establecieron una sala de tratamiento simple en una ubicación remota en la parte trasera de un callejón y recibieron una avalancha de pacientes. Era difícil, pero cuando Anna trataba a pacientes con todo tipo de síntomas diversos, sus habilidades aumentaron dramáticamente.

—Mira, ¿no crees que lo estúpido es decir que comiste artemisa para hacer medicina?

La voz de una mujer de mediana edad de mal genio sonó en voz alta. La sala de tratamiento simple tenía dos mesas ligeramente separadas y entre ellas, una tela delgada actuaba como una pared. Entonces, cuando uno alzaba la voz un poco, se podía escuchar desde el otro lado.

Al otro lado de la pared, Anna prestó atención a la voz audible del paciente que acudió a Philip.

—¿Lo sabía y lo comía? Solo sabía que tenía hierbas silvestres.

—¿Están torcidos tus ojos? ¡Cómo se ve esa cosa como hierbas!

—¿Por qué lo dejaste en la cocina entonces?

Madre e hija iban y venían, alzando la voz la una a la otra mientras se peleaban.

Anna detuvo el tratamiento a su lado y fijó su mirada en la oscura pared de tela. Entonces oyó la voz tranquila de Philip.

—Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Tal vez te pusiste en contacto con una dolencia?

—¡Doctor! Esta se comió esa cosa y su período mensual no llegó. No sé qué hacer si esta muchacha no puede cumplir con sus deberes como mujer, así que no puedo dormir por la noche.

—Tsk, me gusta de esta manera —dijo la hija chasqueando la lengua.

—Estás loca, ¡ah! ¿Quieres ser una mujer que no puede dar a luz?

Anna se puso de pie de repente. No se dio cuenta de la expresión confusa de su paciente que estaba siendo tratado. Anna levantó la pared hecha de tela y entró en la otra partición.

Philip miró a Anna una vez y luego habló con el paciente.

—No puedo tratarte si estás haciendo tanto alboroto. Tranquilizarse. ¿Cuánto artemisa comiste?

—¿Casi tanto como una guarnición? Lo mezclé con vegetales y me lo comí —dijo la joven.

Su madre a su lado no paraba de refunfuñar para sí.

¡Está loca! ¿Cómo puedes comer felizmente esa cosa de mal sabor y llamarla vegetal? No di a luz a un humano, nací como un inútil. ¡Ay! No puedo vivir en paz.

—¿Cuándo tuviste tu primera menstruación? —preguntó Philip.

—Creo que el año anterior?

—No seguiste comiendo la artemisa, ¿verdad?

—No.

—Entonces, esto es solo un estado temporal, tus menstruaciones comenzarán nuevamente el próximo mes. Entonces no necesitas preocuparte. Tú también, madre.

Tanto la madre como la hija estaban incrédulas, por lo que tuvieron que ser persuadidas y prometidas varias veces antes de irse.

—¿Qué pasa, Anna? ¿Hay algún paciente con un problema? —preguntó el médico.

—…No. Te diré después.

Después de que terminaron de dar tratamiento gratuito y el día se estaba oscureciendo en la noche, los dos volvieron a tomar el té en la residencia de Philip.

—Antes… me refiero al paciente que tomó artemisa. Esa fue la primera vez que vi un síntoma de este tipo, pero Sir Philip parecía saberlo todo. Sé que la artemisa tiene un efecto hemostático, pero ¿para eso detener la menstruación? ¿Cómo podría ser eso cuando la sangre de la menstruación y la sangre de las heridas provienen de estructuras completamente diferentes?

—Es raro, pero ocasionalmente ocurre en pacientes. Puede suceder cuando los pobres tienen hambre y no distinguen entre lo que comen. Sin embargo, no hay nada de qué preocuparse. No hay nada malo con el cuerpo, es solo un estado temporal —explicó el médico.

—Entonces, por casualidad, ¿sabes que la menstruación se detiene por completo después de comer artemisa?

La mano de Philip levantando la taza de té a su boca se detuvo por un momento. Un brillo misterioso brilló en sus ojos, desapareciendo tan rápido como llegó. Su sonrisa relajada permaneció sin cambios y su voz estaba muy relajada mientras hablaba.

—Interesante. ¿Tienes un paciente así?

—Sí, en estado de amenorrea completa. La ingesta de hierbas fue durante bastante tiempo.

Maru
Mi momento ha llegado. La amenorrea es el término técnico usado para referirse a la ausencia completa de menstruación, o periodo menstrual. Una amenorrea, sacada fuera del contexto de una menopausia siempre hay que estudiarse, ya sea primaria (la mujer nunca ha presentado menstruación) o secundaria (ha tenido menstruaciones previas), para buscar la causa.

Mientras tanto, Anna había comprado cientos de libros de medicina para encontrar una cura para la duquesa. Ella desechó todos los libros en el mercado y no solo eso, preguntó por los médicos que vivían en la ciudad de Roam y los buscó diligentemente. Sin embargo, no hubo una persona que reconociera que el síntoma de la menstruación se detuvo después de comer artemisa.

Anna hubiera preferido experimentar la dieta con ella misma, pero desafortunadamente ya estaba en la menopausia y, como no conocía los efectos secundarios, no podía probarla en otra persona.

Entonces, fue sorprendente y frustrante encontrar a ese paciente hoy. Si lo supiera de antemano, habría ido a cavar en los barrios bajos. Anna admiraba a Philip de nuevo.

—¿Cómo obtuviste una habilidad médica tan excelente? Sabes mucho de lo que está en los libros y lo que no está en los libros.

Cuanto más sabía, más sorprendida estaba por el conocimiento médico de Philip, así que un día, ella le preguntó directamente.

—Simplemente hay muchas cosas misceláneas que elegí en el camino cuando estaba deambulando

Philip habló con modestia, pero Anna lo consideró su recompensa por deambular por el interior para ofrecer sus servicios médicos. Realmente era un excelente médico.

—Philip, ¿no dijiste que trataste a muchos pacientes mientras viajabas? Me siento muy avergonzada en comparación. La verdadera medicina se debe realizar con el corazón, pero mi baja medicina tiene un precio con avaricia.

—Anna, tu habilidad médica es excelente. Eres entusiasta y fiel a tu paciente. Es una pena que no recibas el reconocimiento adecuado porque eres una mujer.

—Hablas demasiado bien de mí.

Anna sonrió y se llevó la taza de té a la boca. Si Anna hubiera visto los ojos de Philip entonces, se habría sentido extraña. Las pupilas de sus ojos parpadearon en silencio, revelando su impaciencia.

—¿Quién es el paciente? —preguntó Philip.

Anna vaciló. Mantener la confidencialidad de un paciente era deber de un médico. Sin embargo, Anna no podía soltar la única y definitiva pista que apenas había logrado conseguir. Cuanto más tiempo pasaba sin poder conseguir una pista, más ansiosa se sentía. Nadie la estaba instando pero ella se sentía agitada.

Está bien. Es el médico del duque y uno con excelentes habilidades médicas. Es un verdadero médico que encuentra a los pobres para ofrecer sus servicios médicos.

Ella no sabía por qué estaba bajo vigilancia, pero si él fuera alguien que dañaría al duque, no terminaría con la vigilancia. Ella se decidió. Aun así, se sentía demasiado incómoda para mencionar fácilmente a la señora.

—Para ser honesta, vine a buscarte al principio porque quería un consejo sobre este síntoma.

Si el médico de la duquesa buscaba el consejo de otro médico, sin que nadie dijera quién era el paciente, era obvio. Anna asintió con la cabeza hacia Philip, que la miraba en silencio.

—Por casualidad… ¿se tomó la artemisa del primer período menstrual? —preguntó Philip.

—¡Eso es! —Anna gritó alegremente—. ¿Conoces una forma de tratarlo?

—Afortunadamente, sí.

—¡Dios mío!

La cura que había estado buscando durante todo este tiempo había estado justo a su lado. Si honestamente hubiera pedido consejo desde el principio, lo habría recibido sin pasar por tantos problemas.

Sin embargo, no se arrepintió del tiempo que pasó pasando por ese problema. Buscar libros y excavar entre ellos fue de gran ayuda para sus habilidades.

—¿Cómo es que el paciente tomó artemisa? —preguntó Philip.

—El paciente no tenía conocimiento cuando era niño y no sabía de los cambios en una mujer. En resumen, en la mente joven de la paciente, era una droga que dejaba de sangrar, por lo que uno trató de arreglar la primera menstruación.

—¿Cuánto tiempo fue esta ingesta?

—Escuché que se tomó durante aproximadamente medio año, después de lo cual no hubo más menstruación. ¿Es realmente posible tratarlo?

—Escucha un poco más. Estos síntomas requieren condiciones especiales para ser tratados. Uno no debe ser virgen y no debe haber experimentado la unión con más de un hombre.

La expresión de Anna cayó. El síntoma en sí ya era extraño, incluso la condición del tratamiento también era extraña. Debido a la experiencia de Anna en el tratamiento de la duquesa, conocía la pureza de la duquesa mejor que nadie.

Pero este asunto estaba oculto en privado y preocupaba la reputación de la duquesa. Dudó un momento, pero al final eligió su creencia de que, como médico, si uno estaba avergonzado por la condición de su paciente, uno no podría tratarlo adecuadamente.

—Eso no será un problema. El paciente se casó hace algún tiempo y la primera noche fue la primera unión del paciente.

Anna tercamente no mencionó directamente quién era el paciente, pero ambos se estaban entendiendo.

—Entonces, ¿esto significa que se puede tratar? —preguntó ella.

Philip bajó un poco la mirada y no respondió nada. Anna esperó en silencio, no queriendo interferir con sus pensamientos. Pero en realidad, Philip solo estaba tratando de calmar sus emociones abrumadas y turbulentas. Después de un tiempo, levantó la cabeza con una expresión tranquila.

—Es posible.

—Iré a ver a mi señora de inmediato. Estoy segura de que estará muy contenta de que haya encontrado una cura.

Anna se revolvió inquieta en su asiento como si fuera a levantarse en cualquier momento. Ni siquiera se dio cuenta de que había dicho directamente quién era el paciente. Philip hizo un gesto con la mano para decirle que se calmara.

—Este tratamiento es una de las visiones transmitidas en nuestra familia. El método exacto de preparación se encuentra en el cuaderno pasado y tengo que verificarlo, pero no lo tengo en este momento. Lo puse en otro lugar. Parece que tendré que irme por un tiempo.

Anna se sintió arrepentida. Estaba llena de impaciencia ya que no quería perder la pista que finalmente había obtenido.

—¿Tomará mucho tiempo? ¿Es posible que yo vaya contigo?

—Me disculpo pero no puedo llevarte conmigo. Es un lugar secreto transmitido a nuestra familia por generaciones.

—Estaba demasiado impaciente. Lamento haber hecho una solicitud irrazonable.

—No hay necesidad de tener prisa. Definitivamente te daré el tratamiento. Por lo tanto, mientras tanto, no se lo digas a la paciente. No hay necesidad de hacer esperar en vano.

—Tienes razón. ¿Cuándo esperas volver?

—A más tardar, volveré en una semana.

Cuando Anna se fue, Philip se sentó en el sofá con la cabeza baja y las manos juntas. Las luces estaban apagadas en la sala de estar, lo que provocaba una iluminación tenue. En esta iluminación, la silueta sentada como una muñeca en la triste atmósfera era suficiente para asustar a cualquiera que la viera.

—Jujujujujuju…

El cuerpo de Philip comenzó a temblar y se echó a reír como un loco.

—¡Buajajaja! ¡No es el fin! ¡Aún no ha terminado!

No era el habitual Philip el que controlaba sus emociones sin perder su expresión tranquila. Sus ojos estaban inyectados en sangre y las venas de su frente se hinchaban. Como un espíritu maligno, su expresión estaba distorsionada, llena de locura y obsesión.

Descubrió la posibilidad de la obsesión a la que había renunciado a medias, por lo que se sintió abrumado por la emoción.

Después de que el ex duque sufriera una trágica muerte y el nuevo duque lo sucediera, Philip fue secuestrado un día por una persona sospechosa. Cuando se despertó después de desmayarse, se encontró encerrado en una prisión. Estuvo preso todo el día. Y la persona que apareció frente a él en la prisión fue Hugh, el que se había convertido en el duque de Taran.

—Anciano. ¿Escuché que sabes cómo hacer un niño? Dime. Recorrí esa habitación maldita pero no estaba allí.

Hugh Philip vio que después de convertirse en duque había cambiado. El asco y el odio profundamente arraigados se desbordaban en sus ojos. Philip se dio cuenta de que la causa de esto era la habitación a la que Hugh se refería como “esa habitación maldita”. Era la habitación que contenía secretos de la línea de sangre Taran.

—Entraste en la habitación secreta.

—Así es. Fue realmente interesante, ¿sabes? Se suponía que la niña que la difunta duquesa tenía en su vientre llevaría a mi hijo en el futuro. Es realmente una pena. Mi futura esposa no pudo ver la luz del día y se convirtió en un bulto de carne para ser arrojado al estómago de su madre. Si lo supiera, al menos habría revisado su rostro. Quiero decir, dado que el estómago de la duquesa estaba prácticamente abultado, debe haber habido algún tipo de forma.

En contraste con sus palabras, la expresión del duque parecía nauseabunda como si no pudiera soportar el simple pensamiento.

—De hecho, es un gran secreto y de acuerdo con esos documentos garabateados, la duquesa debe dar a luz a un hijo para que nunca pueda ser una mujer común. Pero esta vez, ¿fue porque murió mi madre? Entonces, si uno da a luz a una hija, no podrá criarla públicamente y solo podrá ocultarla.

Philip no dio ninguna respuesta o reconocimiento. La difunta duquesa había planeado que, tan pronto como naciera su hija, la tratara como si estuviera muerta y la criara afuera.

El duque continuó con su inferencia de los pensamientos de Philip.

—Y como esa chica y yo diferimos mucho en edad, no creo que se quede sola conmigo. Esa vieja anticuada probablemente me habría hecho casarme con una mujer que dará a luz a la niña que sería la novia de mi hijo en el futuro. Pero, si sigue así, la mujer que da a luz a mi hijo, la mujer con la sangre tan preciosa de Taran, se convierte en una amante. Y su hijo se convierte en un hijo ilegítimo. No hay forma de que tal defecto sea permitido. Entonces, pensándolo bien, la esposa que da a luz a mi hija probablemente terminará muerta a tiempo. Ya sea por enfermedad o por accidente. Y mi hermanastra que creció bien afuera vendrá como mi segunda esposa y dará a luz a mi hijo. ¿Qué piensas? ¿Golpeé el clavo en la cabeza?

El médico se quedó en absoluto silencio.

—¿Pero qué se puede hacer? Como mi hermanastra está muerta, mi hijo no nacerá. Nunca.

Al mirar al duque extremadamente encantado, Philip no reveló que el hijo del fallecido joven maestro Hugo fue concebido y crecía muy bien. Si el duque lo supiera ahora, mataría a madre e hijo inmediatamente.

—Pero una hija todavía puede nacer como de costumbre. Vosotros, asquerosos bastardos, haréis cualquier cosa para que tenga una hija sin dudarlo. Ahora dime, viejo. Cómo esta familia monstruosa llegó a retener una línea de sangre tan tenaz. No planeo dejar nada que lleve mi sangre sucia en esta tierra.

Philip podía predecir qué haría el duque si le contaba la verdad sobre la artemisa. Incluso si sonara imposible, trataría de erradicar todo la artemisa que existía en el mundo, y si realmente necesitara una mujer, para evitar futuros problemas, abrazaría a una prostituta una vez y luego se libraría de ella, o evitaría abrazarla. La misma mujer más de una vez. De esta manera, la posibilidad de que la línea de sangre Taran continuara desaparecería.

—Si quieres permanecer encerrado y nunca volver a ver el sol, mantén la boca cerrada.

Philip nunca divulgaría los secretos de su familia y con el pretexto de que no podía resistir la amenaza del duque, hizo un cuento.

—El varón Taran que se convertirá en el padre del niño tiene que administrar constantemente su sangre a la mujer durante más de un año, y luego tomar su virginidad.

Y el duque creyó esas palabras sin sentido. A partir de esto, uno podría adivinar cuánto pensó el duque en la sangre de Taran como un monstruo repugnante.

Como el duque pensaba que el embarazo era imposible sin actuar voluntariamente sobre él, luego trató a Philip como una persona completamente inexistente. Aprovechando al máximo este enfoque indiferente, Philip no dejó de intentar progresar hacia su objetivo.

Los de sangre de Taran heredaron la locura en su sangre de generación en generación. Causaba la necesidad de masacrar o aumentaba el deseo sexual. En el duque, el alcance fue severo y empeoró aún más después de la muerte de su hermano. En la segunda mitad de su adolescencia tardía, fue en la medida en que el duque no podía dormir sin matar ni dormir con una mujer.

Philip compró un joven mendigo huérfano y preparó su cuerpo alimentando su artemisa. Él le enseñó sus prácticas sexuales para que coincidiera con los gustos del duque y sabiendo que al duque no le gustaban las vírgenes, tomó medidas utilizando el manual secreto de su familia para evitar que la sangre virgen fluyera.

Justo a tiempo, estalló la guerra, convirtiéndose en una oportunidad y el acceso de Philip al duque se hizo mucho más fácil. Alimentó a la mujer preparada con analgésicos para que no sintiera el dolor de su himen rompiéndose y la envió a las habitaciones del duque. Al duque, excitado por la locura de la matanza, no le importaba a quién dejaba entrar la mujer en sus habitaciones y se unía a ella.

Pero los intentos de Philip siempre terminaron en fracaso. Para que ocurriera el embarazo, el duque tenía que tener una relación estable con una mujer, pero el duque no tardaba en perder el interés. La cantidad de mujeres fracasadas que Philip había matado para silenciar, sumaba más de una docena.

A medida que la guerra llegó a una pausa, el duque comenzó a moderar gradualmente su imprudencia y falta de autocontrol. Podría ser que al ver cómo se llenaba de sangre durante la guerra, su sed se alivió un poco o podría deberse a que el duque entró en sus veintitantos años. Su preferencia también cambió a mujeres nobles lujosas, por lo que solo llevaba a mujeres como esas a la cama.

No importaba cuán ingenioso fuera Philip, no podía obtener aristócratas como obtuvo huérfanos. Si el difunto Duque hubiera dejado a una hija, él la habría cuidado para asegurarse de que tuviera una descendencia para el joven maestro Damian en el futuro, pero desafortunadamente, todas las mujeres de sangre Taran estaban muertas.

La hija descartada que vivió sin que Philip y el difunto Duque lo supieran, dio a luz a Damian y murió, la niña que fue criada para ser la futura duquesa se cayó de su caballo en un accidente y murió, la niña en el vientre de la duquesa recién concebida fue asesinada junto a su madre por el joven maestro Hugo.

El nacimiento del joven maestro Damian fue una ayuda del cielo. Sin embargo, si el joven maestro Damian no tuviera novia, la línea de sangre de Taran terminaría. Sin la cooperación del duque, el camino para asegurar una novia estaba muy lejos.

Sin embargo, sin que Philip pusiera ningún esfuerzo, una persona que cumplía todas las condiciones se convirtió en la duquesa. Para confirmar esto, le había mentido a Anna que necesitaba condiciones especiales.

Era perfecto. Definitivamente era un milagro. Los cielos seguían vigilando la línea de sangre Taran.

—Pronto nacerá una hermosa novia para usted, joven maestro Damian.

En la oscuridad, una sonrisa oscura se extendió por sus labios. Philip ya estaba considerando varias variables, y se estaban haciendo varios planes en su cabeza.

El anhelado deseo de su familia se transmitió por generaciones. La persistente obsesión que estuvo dormida en su sangre por un tiempo se encendió una vez más.

Maru
Esto… me asusta. Me asusta mucho. La verdad es que todo esto es al estilo Targaryen jaja todo se queda en casa.

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 49: El doctor de la Familia Taran (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *