Lucía – Capítulo 52: El doctor de la Familia Taran (4)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Hugo odiaba que ella estuviera enferma. La gente abrió la boca de izquierda a derecha, diciéndole que su condición no era normal. Como un loro, lo único que dijo la doctora Anna fue que estaba buscando una cura. De hecho, las habilidades médicas del anciano parecían ser diferentes de las de otras personas.

—No tengo intención de conocer a este médico. No solo no te gusta la idea de que lo conozca, sino que tampoco quieres hacerlo. ¿Estoy en lo cierto? —preguntó Lucía.

—…Tienes razón —concedió Hugo.

—¿Podría este doctor haberte lastimado en el pasado? ¿Hay alguna razón para tener a alguien que no te guste tanto a tu alrededor?

Había varias razones complicadas de por qué Hugo mantenía vivo a Philip. La razón principal era que le debía la vida de su hermano.

—Le debo una vida. Mi hermano sobrevivió varias veces gracias a él.

Por supuesto, había una razón secundaria. Philip conocía todos los trapos sucios de la familia Taran. La existencia de Philip hizo que Hugo no olvidara la oscuridad que tenía dentro. Hasta el día en que muriera Philip, Hugo tenía que vivir con la incomodidad de sus suelas pisando arena.

Hugo soportó esto como castigo hacia sí mismo y expiación hacia su difunto hermano. Sin embargo, sin importar la razón, si alguna vez se juzgara que Philip era peligroso, Hugo no dudaría en eliminarlo.

Sin embargo, por ahora, para él, el viejo no era más que un simple médico. Cuando el viejo abrió la boca, estaba enfurecido con su “línea de sangre esto” y “línea de sangre aquello”, pero el viejo realmente estaba actuando de acuerdo con la voluntad del difunto duque, y como lo había hecho su familia durante generaciones.

Cuando se trataba de continuar el linaje, mientras Hugo no cooperará, ese era el final de eso. Y en cuanto a conocer a Damian, Hugo había bloqueado por completo ese camino. Así que al final, el viejo simplemente se aferraba a la vida.

—Ya veo —dijo la duquesa.

Las dudas de Lucía se disiparon y se sintió tranquila. El benefactor de su sueño no era una mala persona.

—Pero dijiste que él conoce la cura —dijo Hugo.

—Sí. Pero no confías en este médico. ¿Podrás confiar en él con mi tratamiento?

Un anciano que no era más que un simple médico. Aunque Hugo menospreciaba a Philip de esta manera, todavía se sentía algo incómodo. No se sentiría aliviado en absoluto si dejara el tratamiento de su esposa en manos del anciano. Pero las habilidades médicas de Philip eran ciertas. El viejo no era alguien que dijera que podía tratar algo cuando no podía.

—Para ser honesta, conozco la cura —dijo Lucía.

—¿Qué?

—Bueno, perdí la oportunidad de decírtelo al principio. Y después de eso, estaba enfadada porque me dijiste que lo tratara a toda costa, así que no te lo dije. Lo que quiero decir es que no necesito la ayuda del médico.

Hugo se sintió aliviado y estupefacto. Sus sentimientos eran complicados. Cuanto más sabía sobre ella, más misteriosa se sentía. Su esposa era amable y gentil. Pero en momentos inesperados, ella rompía ese molde y lo desequilibraba.

—No estoy enferma. No tengo ningún problema en mi vida diaria y mi salud está bien. Puedo tratarlo en cualquier momento y no tratarlo es por mi propia voluntad.

—¿Es por mi culpa? Porque dije que no quiero un hijo…

—Entiendo de dónde vienes. Entonces está bien. Podemos tomar nuestro tiempo y pensarlo. Si no quieres, yo tampoco quiero hacerlo. Pero no lo trataré sin decírtelo primero.

—Pero… tu cuerpo no es el problema.

Hugo no podía decirle que no podía tener un hijo.

Si ella lo sabe, podría dejarme.

Sintió que se hundía lentamente en un pozo fangoso con sus profundidades desconocidas.

¿Por qué nací con este cuerpo?

Hasta ahora, había pensado que era una suerte que no pudiera dejar a un descendiente atrás. Pero ahora, se daba cuenta de que era una maldición. Una maldición que no le permitía tener una familia normal con la mujer que amaba como lo harían otras personas.

Recordó la cara de su hermano diciéndole que tenía una mujer con la que quería casarse. Si su hermano supiera que su hijo nació, ¿se sentiría feliz después de conocer los secretos detrás del nacimiento de su hijo?

Podría. Si fuera su hermano, lo aceptaría y solo pensaría en la felicidad en el futuro.

Por el contrario, Hugo envidiaba a su hermano. El chico se enamoró sin saber que era su media hermana y murió sin saberlo hasta el final. Si tenía que realizar el repugnante acto de alimentar su sangre a otra persona, Hugo no quería un hijo. Sentía que en el momento en que hiciera eso, realmente se convertiría en un monstruo.

De todos modos, ya era demasiado tarde para usar este método con ella, pero incluso si pudiera, no quería hacerlo.

—Puedes hacer lo que quieras.

Su tratamiento estaba completamente fuera de sus manos. Hugo no podía decirle que lo tratara o no. No quería darle la esperanza de quedar embarazada diciéndole que lo tratara, y no quería que ella pensara que estaba en contra de tener hijos diciéndole que no lo tratara.

—Ven acá.

Hugo extendió los brazos. Lucía soltó una risita y se levantó del sofá para caminar hacia él. Cuando ella estuvo a su alcance, él la abrazó.

Ella cayó sobre sus piernas con un golpe y Hugo le rodeó la cintura con los brazos y le acarició la cabeza con sus amplias manos.

—¿Algo más sucedió? —preguntó él.

—No. Ah… había una carta de Damian.

—… Una carta viene todos los días.

—No es todos los días. Es una o dos veces al mes.

Una vez que Damian se convirtió en el tema de conversación, los ojos de Lucía comenzaron a brillar. A Hugo todavía no le agradaba su excesiva atención al niño. Pero a medida que pasaba el tiempo, se hizo más comprensivo del vínculo madre-hijo y era más indulgente.

—¿Qué dijo el chico?

—Dice que lo está haciendo bien.

Lucía comenzó a bombardearlo con detalles de la vida académica de Damian que había leído en la carta. Hugo se echó a reír al recordar el informe que recibió hace algún tiempo. Decía que el niño llevaba el pañuelo rojo que ella le envió todos los días hasta que el clima se calentaba.

—Dijiste que cuando viste a Damian por primera vez, sentiste que me estabas viendo, ¿verdad?

—Sí. Sentí que te estaba viendo de niño.

Ella de niña. ¿Cómo se sentiría ver a un niño pequeño que fue la pintura de su infancia? ¿Cómo se vería un niño sin evidencia de su sangre maldita, sin cabello negro u ojos rojos? El pecho de Hugo se apretó.

Podía darle una abundancia de riqueza y poder, pero no podía darle un hijo. ¿Qué pasaba si esto la lastimaba más tarde? ¿Qué podría hacer él si ella le rogaba que tuviera un hijo? Hugo sintió como si estuviera vagando por un laberinto eterno sin forma de salir.

♦ ♦ ♦

—Anna, tu contrato de trabajo ha terminado. Se te dará un contrato de trabajo temporal por el momento.

El tono de Jerome era cortante de cierta manera. Anna respondió débilmente y miró los documentos en la mesa uno por uno. Luego firmó un acuerdo de confidencialidad de por vida para mantener los eventos de su tiempo como médico, en secreto.

—Has roto nuestra confianza. No se te permitirá salir hasta que termines tu empleo temporal y tu contacto se limitará a una cantidad mínima de personas. Tienes prohibido reunirte con el médico.

—…Sí.

—Incluso después de que termine el empleo, te vigilarán para ver con quién te reúnes. Esto continuará hasta que estemos seguros de que cumplirás estrictamente con el contrato de confidencialidad que has firmado. Te sugiero que no actúes de ninguna manera que pueda crear dudas.

Vivir bajo vigilancia sin final conocido. Anna se dio cuenta del gran error que había cometido. Hasta que llegó a la Casa Ducal, tenía poca o ninguna experiencia en el tratamiento de nobles. No tenía idea de las reglas del mundo noble y los hábitos de quienes vivían en él.

Cuando vivía debajo del duque, nadie se atrevía a tratarla descuidadamente. Todos eran amigables y algunos de sus superiores la trataban con respeto. Pero no se comportó con cautela como doctora noble y se mostró complaciente. Probablemente se enteraría más tarde, cuánto había sido tratada con generosidad y humanidad.

—Si es posible, ¿puedo ver a Sir Philip por última vez? Él me ha enseñado mucho. Me gustaría darle mi último saludo.

—Le preguntaré al maestro.

♦ ♦ ♦

Philip sabía que algo había salido mal cuando Anna no lo contactó por un día, y cuando no lo encontró hasta que regresó el duque, supo que se había perdido por completo.

Cuando uno miraba la situación actual de la duquesa, se podía suponer que la duquesa estaría desesperada por un hijo. Por lo tanto, Philip pensó que si la duquesa supiera que había una cura, ella aprovecharía la oportunidad.

No podía decir dónde las cosas comenzaron a ir mal. Anna vino a verlo unos diez días después de que regresó el duque, con aspecto decaído.

—Mi señora se niega a conocerte, Philip. A estas alturas, su Gracia el duque probablemente haya oído hablar de la situación y lo sabe todo. No te preocupes. Lo expliqué bien —dijo ella.

Un fracaso. Philip ya lo había adivinado, pero cuando se confirmó, se sintió frustrado. ¿Cómo? ¿Cómo podía detenerse aquí cuando su objetivo estaba justo en frente de él? Sin embargo, su rostro no revelaba nada de su ansiedad interna.

—Anna, estás pasando por un momento tan difícil por mi culpa —dijo en su lugar.

—No. Yo fui la que no pensó. Sir Philip y yo ya no podemos vernos. También dejaré mi puesto muy pronto.

—¿Oh? Entonces Anna está recibiendo todo el castigo de esto. Me siento mal, esto sucedió por mi culpa.

—Esto es lo peor.

Pensar que Anna renunciaría a su puesto como doctora. Esto significaba que su acceso al duque habría desaparecido por completo.

—Es un puesto más alto de lo que merecía. Todo vuelve a su lugar —dijo Anna.

—Cuando hablaste con la señora, no deberías haber dicho que yo era el médico del duque. Si Su Gracia, el duque, dice que no se reúna, la duquesa no puede aceptar hacerlo fácilmente.

—En cualquier caso, una no puede conocerte y evitar que los ojos te miren.

—Bueno, eso es cierto.

Philip parecía exteriormente convencido pero interiormente chasqueó la lengua. Qué mujer tan inflexible. Como había ojos en él, la mejor oportunidad era cuando el duque de Taran estaba ausente. Si la duquesa decidía firmemente ver a Philip, nadie más que el duque de Taran tenía la autoridad para detenerla.

Por supuesto, el duque se enteraría más tarde, pero si eso significaba que podía hablar con la duquesa, Philip haría lo que pudiera.

—Entonces, ¿qué planeas hacer después de dejar esto? Si renuncias, es una gran pérdida de talento, incluso para la Casa Ducal.

—Talento que dices. No pude encontrar una cura para mi señora y no hice nada más que recetar medicamentos para el dolor de cabeza una o dos veces al mes. Por el contrario, recibí una compensación excesiva.

—¿Dolor de cabeza?

Los ojos de Philip se iluminaron momentáneamente.

—Las migrañas, es un síntoma común entre las mujeres.

—Ah, sí. Es un síntoma común entre las mujeres de hecho.

Un toque de locura apareció en los ojos de Philip, pero desapareció tan rápido como llegó. Anna no descubrió nada.

—Conozco una muy buena receta para el dolor de cabeza. Quizás pueda llamarlo compensación, pero lo doy como regalo. El efecto es realmente bueno.

—¿No es eso también parte de la visión de tu familia? Una cosa tan preciosa…

—No tengo intención de ganarme la vida con la medicina, pero Anna no puede vivir como yo. Si una buena medicina puede ser útil para muchas personas, entonces es algo bueno.

—Ah. Philip Muchas gracias. Incluso hasta el final, me cuidas.

—La receta se enviará en unos días. Esta vez, la receta tendrá todas las hierbas listadas para que no tengas que preocuparse por esa parte.

Cuando Anna se fue, una pequeña sonrisa se extendió por los labios de Philip mientras murmuraba para sí mismo.

—Bueno, entonces, ¿debo hacer una medicina para el dolor de cabeza?

Nunca perder de vista ni la más mínima posibilidad. Este era el estilo de vida de Philip.

Philip nunca hizo nada que pudiera hacer que la gente sospechara de él. Si le pareciera un poco peligroso, el duque de Taran no le habría ahorrado la vida. El Philip que el duque Taran conocía no era más que un viejo médico testarudo y tonto.

La relación aliada entre la familia Taran y la familia de Philip era una relación al filo de la navaja. Así que el método de supervivencia que eligió Philip fue rebajarse.

Sin la familia de Philip, la línea de sangre de Taran no podría continuar, pero Philip nunca trató de usar ese hecho. La alianza entre las dos familias solo pudo durar en el pasado porque sus intereses estaban alineados.

Durante generaciones, muchos locos encabezaron la familia Taran. La mayoría parecía estar bien por fuera, pero por dentro tenían algunos tornillos sueltos. El difunto duque también era otra cosa. La única forma en que Philip sobrevivió fue humillando los sentimientos del difunto duque. En comparación con el difunto duque, la naturaleza actual del duque de Taran era bastante limpia.

El medicamento para neutralizar la eficacia de la artemisa era un producto final hecho a través de repetidos experimentos llenos de ensayo y error. Los pequeños tratamientos utilizados antes del resultado final se anotaron en el cuaderno de generación en generación.

Dado que la duquesa conoce el aroma de vainilla… tiene que ser eliminado.

Por supuesto, la eficacia caería. También se necesitaría el doble para neutralizar la eficacia de la artemisa en uno o tres años y la posibilidad de embarazo también disminuiría significativamente. El resto estaba hasta los cielos.

Sin embargo, los cielos nunca habían traicionado a Philip antes. No era mentira decir que conocía una medicina muy efectiva para el dolor de cabeza. Ciertamente había tal medicina en la visión de su familia.

Todo lo que tenía que hacer era hacer un nuevo medicamento mezclando la prescripción de la medicina para el dolor de cabeza y la de la medicina neutralizante. Podía llevar algo de tiempo, pero su talento en medicina era reconocido incluso por su difunto padre, que era tacaño con elogios.

♦ ♦ ♦

Algún tiempo después, Anna consiguió la receta del medicamento para el dolor de cabeza. Philip dejó Roam no mucho después de que ella lo recibiera. Como siempre, los ojos que miraban a Philip lo siguieron hasta que dejó la ciudad de Roam por completo, luego retiraron su vigilancia.

Anna miró la receta con asombro.

—Entonces uno podría combinar hierbas de esta manera. Qué revolucionario.

Lo probó en sí misma cuando le dio dolor de cabeza y el efecto superó las expectativas.

Por lo general, cuando uno tomaba un medicamento para el dolor de cabeza, la sensación de pesadez en la cabeza continuaba por un tiempo breve, pero cuando tomaba este medicamento, su cabeza se sentía ligera y clara, como despertarse por la mañana después de un sueño reparador.

Anna comenzó a recetar este medicamento a las mujeres del castillo que se quejaban de dolores de cabeza y sus reacciones no eran diferentes a las de Anna. A veces, las mujeres que sufrían migrañas frecuentes acudían en masa a Anna para pedirle un mes de medicinas.

Cuando Lucía llamó a Anna porque le dolía la cabeza, Anna trajo la nueva droga.

—Anna, la medicina esta vez funciona muy bien.

Como las migrañas periódicas de Lucía tendían a aumentar su irritabilidad, Lucía realmente admiró el rápido efecto calmante de la medicina.

—Si le gusta, puedo hacer una cantidad suficiente antes de irme.

—Te lo agradecería.


Maru
Mmmmm... Esto no está bien. Ese médico está ido de la cabeza por su obsesión, igual que los anteriores Taran... Lo peor es que nadie sabe de esta trampa.

Tanuki
Pues no tardo ni un capítulo en empezar a ir todo mal, bastante mal Philip y su obsesión. Me da un poco de pena por Anna, no te tocaba pero quien te manda a ir con el anciano loco de la historia T-T

| Índice |

One thought on “Lucía – Capítulo 52: El doctor de la Familia Taran (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *