Lucía – Capítulo 55: A la capital (3)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


La discusión que siguió fue informal pero con personas más cruciales uniéndose, y mirando las caras de las personas involucradas, fue casi como una reunión de gabinete.

Después de que la larga discusión terminó, Hugo se levantó y le dio unas palmaditas en el hombro al llamativo hombre que estaba parado a un lado, y actuando como si no supiera nada por un tiempo.

—Has trabajado duro.

El hombre llamativo, Roy, sonrió como si dijera que era así. Después de que Hugo se fue, Kwiz no pudo soportar ver a Roy que seguía mirando la puerta como un perro esperando a su amo, así que habló.

—Sir Krotin, ¿realmente no tiene interés en convertirse en mi caballero?

—No.

Al principio, cuando el duque de Taran dijo que colocaría a un caballero escolta a su lado, Kwiz estaba un poco disgustado porque el estado anterior del caballero era el de un plebeyo.

Además, era uno sin modales e increíblemente impertinente. Si no fuera por el hecho de que Roy era un asociado cercano y ex guardia del duque de Taran, Kwiz lo habría expulsado.

Sin embargo, con el paso del tiempo, su valor salió a la luz. El año pasado, la cantidad de veces que la vida de Kwiz se salvó gracias a Sir Krotin fue numerosa. Frente a Sir Krotin, los asesinos que intentaron escapar fueron atrapados como insectos y asesinados.

Conociendo su tremenda habilidad, Kwiz trató de atraer a Krotin para que fuera su caballero a cada paso, pero Krotin ni siquiera parecía que lo estuviera considerando.

—¿Cuál es la razón? Si te conviertes en mi caballero, puedes recibir más poder y remuneración que recibes ahora. ¿No quieres eso en absoluto?

—Realmente no me importa eso.

—Entonces, ¿qué obtienes del duque? ¿Es porque lo admiras como un caballero?

—Hay una razón más realista. Mi señor me deja tener duelos con él.

—¿Duelo? ¿No es algo que puedes hacer en cualquier lugar?

—Solo con mi Señor puedo luchar al máximo sin importarme si mi oponente se lastima. No puedo divertirme tanto en otro lugar.

—Entiendo…

Kwiz se sentía un poco harto. Krotin era muy hábil y nadie entre sus caballeros podía durar más de una docena de asaltos contra él. Sin embargo, era obvio que Krotin controlaba su tempo y ajustaba su fuerza para igualar a sus oponentes.

Esto sorprendió mucho a Kwiz, que siempre se enorgullecía de tener a los mejores caballeros a su alrededor. Pero pronto, reconoció que no era que sus caballeros fueran débiles, sino que Krotin era terriblemente fuerte.

¿Taran es tan fuerte?

Kwiz había visto personalmente al duque de Taran empuñando una espada en el campo de batalla en numerosas ocasiones. Sabía que era genial, pero como la batalla era tan desigual, como un tigre en medio de ovejas, no podía decir exactamente el alcance de la habilidad del duque.

Y ahora que lo pienso, nunca he visto a Taran pelear con alguien desde entonces.

La única vez que el duque de Taran levantaba una espada era cuando derribaba a su enemigo. Cuando uno lo pensaba, era bastante terrible. A los guerreros les gustaba mostrar su fuerza, pero el duque de Taran no lo hizo a pesar de que era un caballero.

Quizás por eso, cuando Kwiz se enfrentaba al duque de Taran sin espada, a veces se olvidaba de que el duque era un caballero.

—¿Quién gana si te enfrentas con él? ¿Alguna vez has ganado por una racha? —preguntó el príncipe.

Roy puso los ojos en blanco y se echó a reír. Los asistentes ahora estaban algo acostumbrados a la actitud despreocupada y grosera de Roy frente al príncipe, por lo que no tuvieron ninguna reacción externa.

—¿Victorioso? ¿Quién? ¿Yo? Ese es mi objetivo en la vida. Aunque no sé si alguna vez se pueda lograr.

—¿Estás diciendo que nunca has ganado antes?

—Honestamente, mi señor no hace todo lo posible en nuestros duelos. Al parecer, es molesto. Él dice que por qué debería esforzarse por algo que no puede matar. A veces, mi señor ni siquiera me deja sacar la espada. Tengo que tener cuidado antes de blandir la espada.

—¿Por qué?

—Porque podría estar de mal humor. En ese caso, batalla o lo que sea, simplemente me dan una paliza.

—Incluso con ese trato, ¿te gusta?

—Significa que soy una de las pocas personas en las que mi señor confía.

—¿Ser golpeado?

—Esa es la evidencia de la confianza. Mi señor preferiría simplemente matar algo que pasar por la molestia de vencerlo.

Kwiz no tenía nada más que decir. De todos modos, esta fue una cosecha inesperada. El duque de Taran tenía una naturaleza notablemente más asquerosa de lo que era conocido.

♦ ♦ ♦

—¡Taran!

Hugo dejó de caminar y se dio la vuelta. El dueño de la voz que lo llamaba rápidamente se acercó a su lado.

—Si tienes tiempo, ¿te gustaría acompañarme un rato?

El joven con una sonrisa amable era el conde David Ramis. Cuando llegó a la mayoría de edad como el hijo mayor del duque Ramis, recibió una parte de la herencia de su padre junto con el título de conde. También era cuñado del príncipe heredero.

Una vez que Kwiz se sentó en el trono, David estaba seguro de ascender al centro de poder en el futuro.

David tenía la misma edad que Hugo. Sin embargo, existía una enorme diferencia entre ellos. Hugo era un duque y cabeza de su familia, mientras que David no era más que un sucesor de un duque.

Así que, que David llamara a Hugo por “Taran” únicamente era un acto muy grosero. Para poder llamar a Hugo de esa manera, uno tenía que ser al menos un duque. Y si uno tuviera dudas sobre ello, incluso un duque tenía que dirigirse a Hugo con honor.

Incluso formalmente, la posición del duque de Taran era receptora del tratamiento real. Hugo pudo ver a través de David.

Exteriormente, el hombre sonrió amablemente, pero interiormente estaba lleno de rivalidad.

Novato. Hugo se burló interiormente, pero en la superficie, su expresión permaneció taciturna.

—No creo que pueda encajar.

Hugo respondió después de mirar brevemente a David y sus seguidores que se le pegaban como una cola. En cualquier caso, Hugo pensó en la cara del duque de Ramis y los trató con la debida cortesía.

—Jaja. ¿De qué estás hablando? Estoy seguro de que si el duque está con nosotros, la ocasión brillará aún más.

—Quiero decir que me preocupa que solo yo brille.

No había nadie que no pudiera entender el significado detrás de este comentario sarcástico. Los ojos de David se abrieron de vergüenza y sus oídos se sonrojaron.

Era la primera vez que lo rechazaban tan descaradamente. La gente alrededor de David siempre trataba de demostrar su lealtad hacia él porque estaba en posición de convertirse en el próximo duque.

—Jajaja, tal como lo escuché, eres una persona abierta. ¿Me harás el favor y compartirás tus valiosas opiniones conmigo?

—Obtenlo de tu padre. Si tu padre no tiene nada que decir, ven a buscarme.

El duque de Taran se dio la vuelta de repente y comenzó a alejarse para que David no pudiera contenerlo más. Apretó los puños ante la humillación y sus seguidores sintiendo su estado de ánimo, comenzaron a rascarle furtivamente la espalda.

—He oído que era un caballero, pero qué grosero.

—Hubiera sido más dañino si fuera a nuestra reunión.

David sonrió ampliamente.

—Incluso si es un caballero, es un excelente individuo. De ahí por qué Su Alteza, el príncipe heredero confía tanto en él —dijo David.

—Aun así, ¿se le puede comparar con el mayor? ¿El mayor no es el padre de la futura reina de esta nación? Si uno mira más allá, el señor se convertirá en el tío del que sube al trono de esta nación.

David sonrió, complacido por la adulación de su seguidor.

En efecto. No importa cuán arrogante actúe, uno no puede superar a mi padre. Después de todo, estamos fuertemente unidos a Su Alteza por la sangre.

A Hugo no le importaba nada David, pero David estaba ardiendo de rivalidad contra el duque de Taran. Había muchos nobles con mayor estatus y autoridad que David. Pero todos eran ancianos, muy avanzados en sus años.

Por lo tanto, no había competidores alrededor de la edad de David, excepto el duque de Taran. Y aunque el duque de Taran tenía la misma edad que David, ya era duque. Se ganó una reputación arrasando el campo de batalla y era muy famoso por cómo el príncipe heredero hizo grandes esfuerzos para adquirirlo.

Incluso su padre elogiaba al duque de Taran hasta los cielos. Su padre le advirtió varias veces que el duque de Taran llevaba la piel de un oso, pero en realidad era un zorro y uno debía tener cuidado con las palabras y acciones que tenía ante sí.

David respondió afirmativamente pero se burló internamente. Estaba muy triste porque cada vez que aparecía el duque de Taran, la atención de todos se dirigía hacia él. ¿Qué tenía de bueno que blandiera una espada en el campo de batalla varias veces?

Si David hubiera visto al duque de Taran en el campo de batalla incluso una vez, no habría tenido este pensamiento, pero durante la última guerra, estaba a salvo en la retaguardia.

No importa qué, él es solo un caballero ignorante.

David rebosaba de confianza infundada.

♦ ♦ ♦

Después de unos días, Lucía se bajó de su cama de enfermo y estaba como nueva. Había estado en la cama durante bastante tiempo debido a la indigestión, pero no hubo efectos secundarios.

Como una recompensa por los últimos días de mala comida, la mesa estaba llena de platos de alta calidad para el almuerzo y la cena. No olvidaron ser considerados y solo le dieron comida fácil de digerir.

—Jerome, la cantidad de sirvientas ha disminuido mucho. Hay caras que tampoco he visto.

—Sí, mi señora. El período de empleo ha expirado para muchos.

El duque ordenó que se cambiaran los sirvientes que esperaban a la señora porque sus actitudes eran malas. En cualquier caso, la mayoría de ellos estaban empleados temporalmente. Inicialmente iban a llevar todos los temporales posteriores a la capital, pero como ocurrió tal situación, el duque acaba de rescindir todos los contratos.

El plan era encontrar el paradero de las criadas que trabajaban en la residencia de la capital y volver a emplearlas. Después de lo cual, dejaría a una criada a cargo de administrar el castillo de Roam.

A pesar de que las criadas que la atendieron durante más de un año cambiaron en una sola mañana, la señora simplemente respondió: “Ya veo”, y no dijo nada más.

Al principio, Jerome pensó que era una persona inocente y delicada, pero con el tiempo sus pensamientos cambiaron. Era raro que alguien se desviara tanto de su primera impresión, pero la duquesa era realmente una persona misteriosa.

Ella es realmente fuerte.

Tan pronto como se casó, fue llevada a la casa de su esposo, donde no conocía a una sola persona, por lo que estaba destinada a sentirse sola e inquieta. Si buscaba a alguien en quien confiar, normalmente sería la criada que la cuidaba como sus manos y pies.

Cuando la señora de la casa favorecía a una criada, se formaba una clasificación entre las criadas. La discordia entre ellas era como una llovizna que pasaba desapercibida hasta que una se empapaba. En el peor de los casos, incluso podría invadir la autoridad del mayordomo, por lo que la mayoría de los mayordomos nobles estaban preocupados por la ocurrencia de cosas tan pesadas.

La duquesa manejó a los que trabajaban debajo de ella con una línea clara. Ordenó solo lo que era necesario y no se molestó con acciones superfluas. Incluso si algo se hizo mal, ella simplemente lo señalaba y era raro que ella levantara la voz.

En ese aspecto, la señora se parecía mucho al duque. La razón por la cual a los sirvientes les resultaba difícil atender las necesidades de la pareja a pesar de que nunca antes habían sido disciplinados era porque los sirvientes no tenían espacio para comprometerse.

¿Es porque su armonía matrimonial es buena?

Era muy extraño, pero no importaba lo que Jerome pensara al respecto, si la relación de la pareja se distanciaba, el que sufriría el mayor golpe no sería su amante sino su maestro. Jerome no podía dar una razón objetiva por qué, pero era un sentimiento instintivo.

—Su Gracia envió que debe recuperarse bien y venir a la capital a finales de este mes.

—¿Qué recuperación tomará tanto tiempo? Es solo indigestión. Todo el mundo está haciendo un gran problema con esto.

Jerome sonrió ambiguamente.

Mi señora lo dice porque no viste al maestro correctamente durante la fiebre.

Jerome estaba nervioso en la sala de recepción cuando su maestro llamó al médico y provocó una tormenta. Cuando llamaron a Anna al amanecer y salió pálida, el corazón de Jerome se hundió, pensando que la enfermedad de la señora era muy grave.

Cuando la señora finalmente se durmió y su maestro salió, uno no sabía cuánto reprendió a Anna por no tratarla adecuadamente. Era la primera vez que Jerome veía a su maestro expresando emociones tan extremas. Realmente se sintió mal por Anna, que estaba conmocionada. Probablemente ganaría un puñado de canas.

Espero que mi señora continúe al lado del maestro de esta manera. Estoy sinceramente esperando y deseando que llegue.

Al mirar a Lucia relajada y satisfecha mientras bebía té, Jerome pensó de esta manera.

La gente no sabía mucho sobre la familia Taran. Aparte del hecho de que era una familia de caballeros muy famosa, no se sabía nada. En el norte, la tierra era dura, la población era pequeña y, día tras día, estallaba la guerra con los bárbaros en sus fronteras.

De hecho, era una tierra sin espacio de sobra para obtener ganancias. Esta era una razón por la que nadie conocía la vasta tierra que era el territorio de Taran.

Por supuesto, el duque era rico. No importaba cuán desgarbada era la tierra, no había forma de que el dueño de una tierra tan vasta pudiera ser pobre.

Aunque todos reconocieron el poder financiero y militar de la familia del duque Taran, nadie miró más allá de eso. La familia Taran era una familia que había existido durante mucho tiempo.

No prosperaron lo suficiente como para destacar notablemente, pero no eran invisibles. Sus años de poder no podían ser ignorados. El territorio de Taran, el norte, había sido gobernado por el duque de Taran durante bastante tiempo y en el norte, la familia Taran era como el rey.

Los nobles vieron el apoyo de la gente como algo trivial, pero a veces el apoyo podría convertirse en una fuerza tremenda. Si el duque de Taran tomara la delantera, la gente del norte seguiría sin quejarse. El poder militar de Taran no eran los caballeros que pertenecían a la familia sino todas las personas del norte. Otros nobles no lo sabían.

El norte estaba en calma. Era contradictorio decir que el norte, que siempre estaba en guerra con los bárbaros, estaba en calma, pero excepto por la guerra, el norte estaba en calma. A diferencia de otros territorios, en el norte, no hubo levantamientos ocasionales.

Uno podría pensar que la razón era porque las personas se unieron para luchar contra los bárbaros, pero la razón más importante era porque todos tenían suficiente para ganarse la vida.

El duque de Taran de alguna manera logró supervisar el norte mejor que cualquier otro duque. No tomaba demasiados impuestos, explotaba o reprimía con poder. Las recompensas y los castigos eran ciertos y no importaba cuán noble sea, uno no podría dañar a otro sin razón. Mientras se obedeciera la ley, no pasaría nada irracional.

La gente del norte sabía lo bueno que era vivir en el norte. A pesar de que la tierra era árida y no se podía acumular riqueza de la agricultura, uno no tenía que morirse de hambre. Más bien, porque uno no estaba bien, uno no caía en la depravación.

Todos los habitantes del norte tenían integridad y estabilidad, y eso era un activo enorme para el norte. Y el poder que tenía el duque de Taran era más de lo que la gente podía imaginar.

Durante muchos años, la familia Taran no tuvo que agotar su energía con luchas de sucesión, y el poder de la familia que protegió y mantuvo su título floreció en un grado tremendo.

Nadie sabía que el duque de Taran había adquirido algunas minas de gemas de las tierras bárbaras después de someterlas, o que poseía varios gigantes importantes que operaban activamente en otros países, o que había comprado una gran cantidad de tierra e islas en otros países.

Jerome pensó que si el duque de Taran se decidía, sería fácil para él derrocar a este país. Derribar era una cosa y establecer y administrar el país era otra cuestión, pero de todos modos, el poder que tenía el duque era mucho más de lo que la gente pensaba.

Desde el nivel que Jerome podía ver como un administrador de la casa, pensó que sí. Pero el duque no tenía apego a la familia. El duque condujo a la familia como si algo lo estuviera atando.

En lugar de una obligación de realizar sus deberes como duque, era más como si estuviera enredado en algo pegajoso y quisiera salir pero no pudo.

De vez en cuando, hubo momentos en que el duque indiferentemente frío reveló sus sentimientos internos, pero incluso entonces, tenía una expresión como si hubiera tenido suficiente.

Pero no sabía desde cuándo, pero Jerome no había visto esa expresión y estaba seguro de que la razón era la señora. Si por alguna razón o de cualquier forma, su maestro perdiera a la señora, ¿qué pasaría?

Jerome tenía miedo de siquiera imaginarlo.

♦ ♦ ♦

El carruaje salió de Roam y llegó a la capital unos diez días después. El tiempo empleado fue el doble en comparación con cuando Lucía fue de la capital a Roam.

La ruta más rápida era un páramo sin sombra, por lo que no podían atravesarlo al mediodía con el sol abrasador. Y debido a que aprovechó la tarde y la madrugada para realizar alguna actividad, la velocidad no pudo evitar ser más lenta.

Este viaje esta vez también fue escoltado por el caballero Dean. El último viaje, lo escoltó por orden del duque, pero esta vez, se ofreció como voluntario. Dean era un hombre con lealtad pura a la señora, pero si fuera un caballero que no fuera Dean, Hugo se habría sentido incómodo.

Hugo tenía fe en la lealtad de su élite de caballeros y, en particular, valoraba mucho a Dean y Roy. Él creía en la prudencia y sinceridad de Dean al igual que toleraba el carácter simple de Roy y creía en su habilidad.

Al regresar después de un año y algunos meses, Lucía se sintió emocionada mientras miraba la residencia ducal. Fue a partir de aquí que su vida comenzó a cambiar.

En el camino de regreso después del intercambio de certificados en la ceremonia de la boda, dijo:

—Si quieres permanecer en la capital, puedes hacerlo.

Ella realmente hizo bien en no aceptar las palabras del duque y elegir vivir lejos de él. Si ella hiciera eso, los dos habrían permanecido como extraños para siempre.

Aunque no estoy segura de ser la pareja perfecta con él.

Pero hasta cierto punto, ella lo conocía y lo entendía. Al menos, la fase de otras personas diciendo que solo eran pareja en la superficie había pasado.

Cuando Lucía entró en la mansión, inconscientemente se abrazó a sí misma. El aire frío, claramente diferente del aire caliente del exterior, golpeó su piel.

Debido al excelente diseño de la casa con características que disipaban el calor, la primera impresión de Lucía de la casa fue que no había calor. En ese momento, ella no sabía que se casaría y se quedaría allí por unos días.

Ella pudo compararlo porque se había quedado en Roam. El frío muro de piedra de Roam era mucho más cálido que esto. A pesar de que se manejaba constantemente, se dio cuenta de que, de hecho, uno tenía que vivir en una casa para sentirse como en casa.

Se sintió mal cuando se dio cuenta de que había estado viviendo solo en esta casa fría y espaciosa.

—Mi señora, su habitación está enfrente de la habitación del maestro como en Roam. Está frente al pasillo y la habitación en la que se hospedó anteriormente cuando estuvo aquí…

—Lo encontraré por mi cuenta. Debes estar ocupado, puedes ir a ver las cosas.

—Sí, mi señora. Y esto puede ser palabras de preocupación innecesarias, pero asegúrese de traer una doncella con usted cuando salga de la casa, incluso si es solo al patio. A diferencia de Roam, uno no puede predecir cuántos ojos están mirando o qué puede suceder en la capital.

—Bien. Subiré para dormir un poco. ¿Cuándo vendrá él?

—Está ocupado hasta la noche, así que parece que volverá tarde.

Hubiera sido lindo verlo hoy, pensó Lucía mientras subía a la habitación en el segundo piso.

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 55: A la capital (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *