Lucia – Capítulo 8: Primera Noche (2)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Lucia cerró los ojos como si estuviera esperando su ejecución mientras él la miraba con ojos tranquilos. Se preguntó si debería engullir a este pequeño conejo de inmediato, pero luego cambió de opinión. Probablemente terminaría perdiendo el apetito a mitad de camino. Decidió darle a esta inocente princesa un servicio agradable para enseñarle un poco sobre el cuerpo de un hombre.

—Nombre.

Lucía, que tenía los ojos cerrados, los abrió lentamente de nuevo.

—¿… Eh?

—No quiero escuchar” Su Gracia “en la cama. Llama a mi nombre en su lugar.

—¿Su nombre…?

—No me digas que no sabes mi nombre.

—No es eso. Lo sé. Umm… ¿Hugh?

Cuando no respondió, Lucía volvió a preguntar.

—¿O tal vez Hugo…?

Su silencio fue incómodamente largo.

¿Me equivoqué con su nombre? ¿Su nombre no era Hugo?

Ella lo había visto firmar ese nombre en su certificado de matrimonio. Antes de que ella pudiera ponerse más nerviosa, él respondió con voz vacilante.

—…El primero.

—El primero… Entonces, ¿Hugh…?

En ese breve momento, su cuerpo se sacudió. Ella captó sus ojos color mármol escarlata temblar. Lucia sintió que tenía un apego especial por el nombre “Hugh”. ¿Podría ser un apodo que alguien había usado para llamarlo? ¿Su madre? O tal vez… ¿La mujer que amaba…?

¿Había amado a una mujer antes? Tenía un hijo. ¿Quién podría ser la madre del niño? ¿Había amado a esa mujer? ¿Dónde estaba esa mujer ahora y por qué se habían separado?

—Vivian.

Mientras se preguntaba si estaría bien preguntar por esa mujer, saltó al escuchar su nombre desconocido. Parecía haber notado su reacción demasiado sensible, por lo que ella inventó una excusa.

—Nadie… realmente me llama…

—Sucederá muy a menudo de ahora en adelante. Vivian.

Su voz baja acarició en silencio sus oídos. Su nombre desconocido había salido muy naturalmente de sus labios.

—Vivian.

Ella tenía la boca cerrada, y él la observó mientras soltaba una carcajada que parecía un suspiro.

—Querida, ¿sabes que eres bastante terca?

—… ¿Desde cuándo?

—Justo ahora.

—… ¿Sabes que eres muy bueno forzando tu camino?

—No fuerzo nada. Todo lo que digo es correcto.

Su orgullo desvergonzado la dejó sin palabras. Su rostro se acercó hasta que ella pudo sentir su aliento en sus labios. Cuando sus labios presionaron los de ella, cerró los ojos. Él besó ligeramente su boca unas pocas veces y luego le chupó suavemente el labio inferior. Se apartó por un momento.

—Abre tus labios —ordenó en voz baja.

Ella tragó un fuerte suspiro de nervios; le dolía la garganta. Su cara estaba teñida de un tono rosado mientras dudaba, pero al final, dejó que sus labios se separaran un poco. Sus ojos parecieron reírse por un momento. Pronto, sus labios se presionaron firmemente contra los de ella y un suave trozo de carne entró en su boca.

Ah…

Su lengua devastó suavemente el interior de su boca. Lentamente se abrió paso entre sus dientes y los costados de sus mejillas. Ella sintió un sobresalto de placer cuando su lengua se encontró con la de ella. Cuando sus labios se separaron, Hugo habló de nuevo.

—Sabes a vino.

Lucia sintió que su sonrojo ardía en sus mejillas. Él cambió su posición y cerró los labios una vez más. Tal como él había comentado, su beso sabía a vino, mareándola con éxtasis. Sus lenguas lucharon mientras su saliva se mezclaba. Estaba concentrado en explorar el interior de su boca a través de besos. Su lengua se torció y chupó, luego la soltó.

—Hu…

Un gemido escapó de lo profundo de su garganta. El suave beso se calentó gradualmente. Su suave lengua de repente presionó firmemente dentro de su boca, y cuando él continuó masajeando un punto sensible, ella inconscientemente terminó agarrando las sábanas. Siguió dejando a Lucia sin aliento hasta que llegó al límite. Luego separó sus labios de los de ella, y después de dejarla recuperar el aliento, comenzó de nuevo.

Su beso continuó de esa manera por muchas rondas más. Los hombros de Lucía, que habían estado rígidos por los nervios, se relajaron gradualmente. Sus besos eran dulces y relajantes. Cuando se separó de un beso particularmente largo, Lucia contuvo el aliento. Con solo esto, parecía que ya habían hecho más que suficiente.

—La luz… Es muy brillante…

—Me gusta poder verte bien.

—Pero…

Hugo besó sus ojos, que estaban a punto de derramar lágrimas.

—Tu cuerpo es muy bonito. Déjame ver.

Tenía las mejillas sonrosadas mientras se mordía los labios; ella se veía adorable. No era una adulación vacía; su cuerpo era realmente muy bonito. Su altura era justo opuesta a la suya, y sus pezones en la parte superior de sus senos redondos tenían un bonito tono rosado similar a una flor. La línea que conectaba su delgada cintura con su pelvis era hermosa. Ella no era voluptuosa, pero su cuerpo tenía mucho encanto.

Él picoteó sus labios un par de veces más, y gradualmente movió sus besos a su mejilla y luego a su oído. Sus labios húmedos se besaron detrás de su oreja y luego bajaron por su cuello. Lucia parpadeó lentamente mientras su sentido de sí misma se volvía confuso. Cada vez que sus labios rozaban su piel, se sentía extraña.

¿Es esta la fragancia del vino…?

El aroma de su cuerpo era único. No era el olor acre del perfume, sino el aroma natural de su cuerpo. Al principio, pensó que era solo el olor del vino. Pero, este aroma era un poco diferente. Era muy débil y algo refrescantemente dulce.

El olor de una… fruta… inmadura.

Era un aroma natural. Su aroma único. Se dio cuenta por primera vez de que alguien podía oler tan bien. Hugo no descansó mientras continuaba emborrachándose con su aroma, besándola y lamiéndola. Se desconoce si sus papilas gustativas o su sentido del olfato lo hacían sentir borracho. Su piel era suave como la seda. Cuando la lamió, era perfectamente suave y deliciosa.

No era su estilo habitual ser tan gentil. Sin embargo, en este momento, se estaba divirtiendo mucho. Cada vez que sus labios presionaban contra su piel, ella temblaba de la manera más encantadora. Agarró su muñeca delgada y chupó el lado interno.

El ligero dolor la hizo retroceder un poco. Confirmando la marca rosa en su piel, besó su otra muñeca. Se rió un poco cuando Lucia lo miró con ojos confundidos.

Trazó sus labios desde su cuello hasta la proximidad de sus senos.

—¡Ah!

Un estremecedor placer de sus senos obligó a Lucia a soltar un breve gemido. Tomó un bocado y lo chupó. Como si le saliera leche de los senos, él lamió sus pezones meticulosamente.

Le mordió ligeramente el pezón y le hizo cosquillas con la lengua. Lucía se quedó sin aliento mientras lamía la areola antes de chupar una vez más.

Sus senos eran suaves y tiernos. Era como consumir un bocado de crema batida; estaba preocupado de que se derritieran en su boca. Estaba acostada tranquilamente en la cama mientras agarraba las sábanas, pero su cuerpo temblaba mientras sus caderas se sacudían de vez en cuando. Poco a poco, sintió que su mitad inferior comenzaba a calentarse.

Él soltó su pecho, que ahora estaba mojado con su saliva, y se movió para acariciar el otro. Lamió, a veces ligeramente mordió, tragó, y de vez en cuando chupó con gran fuerza. Cada vez que su lengua se movía, una sensación de hormigueo viajaba por su columna vertebral, y ella no podía evitar gemir de placer.

Después de que él se burló de sus senos a su gusto, sus besos viajaron hasta su abdomen. Lucía se preguntó a dónde avanzarían sus labios a continuación; estaba un poco asustada, pero al mismo tiempo sintió anticipación. Estaba agarrando las sábanas con tanta fuerza que las puntas de sus dedos se volvieron blancas pálidas.

—Ah…

Sus labios se dirigieron a su abdomen inferior y luego a sus muslos internos. Se movieron hacia los lugares que nadie más había tocado antes. Sus labios rozaron las partes profundas de sus muslos internos y comenzaron a chupar. Sintió una picadura.

Él la besó desde las caderas hasta las pantorrillas mientras emitía suaves sonidos de labios. Al escucharlos, la cara de Lucía se puso caliente. Su último beso terminó en sus talones. Cuando ella salió de su estado aturdido, sus labios habían vuelto a su cuello.

Tomó su pecho en su mano y llevó su otra mano a su abdomen. Lentamente dejó que su mano rozara su abdomen y, naturalmente, la deslizó hacia su muslo interno, presionando sus dedos hacia su muslo interno. Lucia se sorprendió y lo miró con los ojos muy abiertos. En ese momento, su mirada se encontró con la de él. Sus ojos rojos estaban llenos de algo ardiente y sensual.

Parecía estar observando sus reacciones, mientras exploraba sus regiones inferiores con una ligera presión. Sus respiraciones se hicieron más rápidas y sus ojos naranja calabaza comenzaron a temblar. Al mirarla, sintió que su cuerpo se quemaba.

—¡Ah!

Su dedo largo y firme entró lentamente en ella. Ella gritó, no por el dolor sino por la sorpresa. Cuando su dedo se deslizó, ella suspiró aliviada. Pero al momento siguiente, insertó su dedo más profundamente en ella.

—Uuh…

Movió repetidamente su dedo dentro y fuera de ella, pero no lo suficientemente profundo como para lastimarla. Nunca antes hubo nada dentro de ella antes, por lo que se sentía extraño. A medida que la estimulación continuaba, su región inferior se volvió resbaladiza con jugos húmedos, y el sonido de los ruidos acuosos se hizo cada vez más fuerte. Todo su cuerpo estaba ardiendo por el calor y sintió que su espalda temblaba reflexivamente. Unos cuantos dedos más presionaron y se frotaron contra ella.

Una sensación extraña e indescriptible se apoderó de su cuerpo cada vez que su dedo la penetraba. Era un poco cosquilleante, tal vez un poco travieso, pero bueno. Parecía un poco doloroso al mismo tiempo. Su respiración se volvió aguda, y no podía pensar en nada más que en los sentimientos que se gestaban dentro de su pecho.

—Ah…

En ese momento, un hormigueo surgió, inundando su cuerpo y causando espasmos en sus músculos y su cuello se sacudió mientras la euforia circulaba por todo su cuerpo por unos segundos. El breve momento de dicha pasó y sus sentidos se embotaron, mientras que a su cuerpo no le quedaban fuerzas. Ella disfrutó la sensación de sus dedos peinando suavemente su cabello.

—¿Cómo estuvo? Mi inocente princesa.

—… Pero aún no es el final.

Ella entendió que el sexo sólo terminaría cuando el hombre eyaculara en la mujer. Aunque era solo un sueño, no importaba cuán loca fuera la vida que había vivido Lucia, se había casado una vez. Nunca había experimentado la totalidad del proceso sexual, pero había dormido en la misma cama que su esposo durante todos esos años.

Las manos de Hugo, que le acariciaban el pelo, se detuvieron.

—Entonces lo sabes.

—No soy estúpida.

—Entraste al palacio a una edad temprana y viviste todos esos años sin una sola criada. ¿De quién aprendiste esto?

—Oh… de un l-libro…

—Un libro… Qué método de aprendizaje tan aburrido. ¿Qué decía el libro?

—Decía que terminaría llorando y gritando, pero… creo que todo fue una mentira.

Hugo había estado sonriendo burlonamente todo este tiempo, pero ante sus palabras, su expresión se puso rígida de inmediato. Soltó un suspiro triste mientras se reía en voz baja. Esta mujer era como una piedra preciosa en bruto. Ella era ingenua pero sincera. En cierto modo, podría ser más peligrosa que muchas de las mujeres hábiles del mundo. Originalmente, cuando había iniciado el sexo, no tenía intenciones de ir más allá que esto.

—Debería estar a la altura de tus expectativas entonces.

Estaba moderadamente aliviado. Su mitad inferior se había vuelto muy firme desde hace un tiempo, y estaba empezando a dolerle. Su cuerpo se había excitado en el momento en que sus dedos agarraron su cuerpo desnudo.

Él sostuvo sus caderas con sus manos. Sus pálidas caderas estaban teñidas de rojo por la presión de sus manos justo ahora. Mierda. Se tragó las maldiciones. Su parte inferior se sentía entumecida. ¿Por qué la piel de esta mujer era tan suave? Quería dejar sus marcas en todo su cuerpo puro.

—Pon las piernas así —dijo en voz baja. Sus largas y delgadas piernas se envolvieron torpemente alrededor de sus caderas, chocando aquí y allá durante el proceso. Su temperatura corporal subió y su mitad inferior se sacudió por la constante estimulación. Las reacciones de su cuerpo fueron al extremo. Había pensado que ella no era su tipo de mujer en absoluto.

…Ha pasado mucho tiempo.

Se había abstenido de tener relaciones sexuales durante demasiado tiempo. Desde el momento en que se trató el tema del matrimonio, no había tenido relaciones sexuales con otra mujer durante más de un mes. Actualmente estaba reprimido por la frustración sexual. Tenía un cuerpo muy saludable para un hombre. Nunca había pasado más de diez días sin los placeres del cuerpo de una mujer. Abstenerse durante más de un mes fue un nuevo récord.

No era que quisiera honrar a su esposa ni nada. Había estado demasiado ocupado preparándose para el regreso a su territorio, y antes de darse cuenta, había pasado un mes.

Él colocó sus brazos cansados ​​alrededor de sus hombros.

—Aférrate a mí. No te pongas nerviosa y relaja tu cuerpo.

Lucía, vacilante, le rodeó los hombros con los brazos, con cuidado como si estuviera tocando algo que no debería. Sus músculos se sentían firmes pero flexibles. Él se rió entre dientes y sonrió para complementar un trabajo bien hecho, haciendo que su corazón comenzara a latir con fuerza.

—Si esta no es tu primera vez, te prometo que será una noche maravillosa.

Lucia sospechaba su audición. Él habló con un tono tan suave y meloso, pero de alguna manera ella sintió que le estaba tomando el pelo.

—¿Qué pasa si es mi primera?

Hugo tenía la intención de burlarse de ella con estas palabras, pero su respuesta fue tan inocente que lo divirtió como si estuviera escuchando un chiste.

—Probablemente, dolerá un poco.

Levantó ferozmente la parte superior de su cuerpo y se concentró en ella, agregando gradualmente su peso sobre ella. Un gran dolor se disparó entre las piernas de Lucia, y ella frunció el ceño.

Si es este dolor, será soportable. Lucía apretó los dientes.

—…Relájate. Ni siquiera he comenzado.

Incluso la mitad de la mitad de su miembro aún no había entrado en ella. Él solo había empujado ligeramente la corona, pero su cuerpo estaba demasiado apretado y no parecía que pudiera estirarse más. El placer se sentía más como un dolor y era muy difícil evitar que se empujara sin pensar en ella.

—Ah… ¿Cómo hago esto…?

Se dejó caer sobre ella y cerró los labios. Él chupó sus pequeños suaves labios, burlándose de ella con su lengua. Apretó y masajeó sus senos con la mano. Una vez que la calmó un poco, sus tensos músculos se relajaron. Cuando pudo sentir algo de espacio para moverse nuevamente, se empujó un poco más hacia adelante. Un dolor agudo atravesó su cuerpo y Lucía se apoderó de sus hombros con mayor fuerza, hasta el punto de palidez de sus dedos.

—Ah… Ah…

Las respiraciones de Lucia se volvieron ásperas como si le faltara aire. Siguió avanzando poco a poco sin pausa. Poco a poco la llenó más y más, hasta que llegó a una pared delgada. Una vez que atravesó esa frágil pared, pudo deslizarse con facilidad.

Un dolor severo. Se sentía como si su cuerpo se dividiera en dos. ¿Cómo era esto solo “un poco de dolor”? El dolor de la parte inferior de su cuerpo consumió toda su mente. Todo frente a ella se distorsionó y su mandíbula tembló. Se dio cuenta en este momento de que cuando el dolor era demasiado severo, uno ni siquiera podía gritar. La presión y el dolor que lo acompañaba por su longitud dentro de ella era demasiado. Estaban conectados por completo cuando su cuerpo se presionó sobre ella.

Incluso si ella intentara sacudirlo, su cuerpo se presionó firmemente sobre ella para que ella ni siquiera pudiera temblar. Ella sacudió la cabeza de lado a lado mientras trataba de disminuir el dolor. Cuando sus labios tocaron su brazo, ella lo mordió.

Frunció el ceño por el dolor repentino en su brazo. Él había estado soportando su peso con los brazos para no tener que poner todo su peso sobre ella, pero ella lo había mordido fuertemente. Sus dientes estaban alojados en su grueso y musculoso brazo, mientras las lágrimas brotaban de sus ojos mientras lo miraba con resentimiento.

Él frunció el ceño, pero sus labios estaban sonriendo. Su forma de lucha parecía ridícula pero linda al mismo tiempo. No permitió que las mujeres lo mordieran como quisieran, pero la dejó en paz. El dolor estimulaba su placer en este momento. Su mente estaba en otro lugar en este momento.

Esto se siente increíble…

Se sentía fuera de este mundo dentro de ella. No era solo apretado. Había una textura almibarada que se apoderó de él.

¿Es porque es virgen?

Pero la última vez que abrazó a una virgen, no había habido una sola cosa que encontrara particularmente placentera. No podía disfrutar en absoluto y, a mitad de camino, se había quedado sin fuerzas. ¿Pero por qué esta mujer era diferente? Su deseo sexual no se había calmado en absoluto, sino que ardía con mayor intensidad. Estaba empapado en sudor.

Después de sentir y acariciar su cuerpo, lo apreciaba mucho más. Su cuerpo era pequeño y sus huesos delgados. Parecía que sería capaz de romperle los huesos fácilmente si apretaba demasiado.

Continuó con cuidado como si estuviera manipulando vidrio, luchando contra su corazón que quería desbastar su cuerpo para satisfacer sus deseos. Originalmente había tenido la intención de hacerla sentir bien por un momento, pero sus besos habían continuado sin parar durante demasiado tiempo. Se había absorto completamente en lamer su piel, y se había excitado demasiado mientras acariciaba su cuerpo desnudo.

Esto no es mi culpa, pensó Hugo. Su joven esposa lo había instigado ciegamente.

Se había cansado de morderlo, por lo que soltó su brazo y sollozó. Su lamentable forma de llanto era adorable. Su rostro estaba estimulando directamente su interminable deseo sexual. Comenzó a dudar de su convicción en el tipo de mujer que creía que le gustaba antes. Cerró la boca con fuerza mientras respiraba profundamente. Nunca antes había estado tan excitado sexualmente.

Su miembro firme se estaba endureciendo hasta el límite y ella lo estaba apretando con fuerza. Se sintió muy culpable, pero no pudo soportarlo más. Levantando su cuerpo, empujó sus caderas para que su longitud pudiera envolverse completamente dentro de ella.

—Ah…

El cuerpo de Lucía se sacudió por una sensación impactante recién descubierta. Él vio su sangre roja saliendo de la unión húmeda entre sus muslos cuando se retiró. Sus ojos, que lo miraban con frialdad, se derritieron gradualmente con calor. Una vez más empujó profundamente en ella.

—¡Uck! —gimió en voz alta.

Parecía sentir dolor, pero su cuerpo se crispó de placer. Cuando él se retiró, ella sintió una quemadura en sus paredes internas, pero una vez que empujó de nuevo, su entrada lo tragó con avidez. Sus suaves paredes internas continuamente estimulaban su eje. Sintió una sensación creciente que estaba a punto de estallar en la parte posterior de su cuello.

—¡Ah! ¡Duele! ¡Deja de moverte! ¡Por favor!

Mientras Lucía lloraba y rogaba, él se detuvo mientras estaba dentro de ella. Tenía una gran fuerza de voluntad para detenerse en tal situación, pero a ella no le sorprendería en absoluto este aspecto.

—Te lo dije, una vez que comencemos será imposible parar a mitad de camino.

Mientras reprimía sus propios impulsos, las venas de su brazo se hincharon.

—Duele. Siento que voy a morir.

Cuando ella lloró, él respondió con un tono frío y sereno.

—No morirás. De lo contrario, no hubieras podido nacer en este mundo.

Parecía que estaba sufriendo una injusticia, haciéndole querer burlarse de ella.

—¿No se ha cumplido tu fantasía? Te he hecho gritar y llorar.

Ella no le dio permiso para moverse, y ante su descarada respuesta, continuó gritando.

—¡Ah! ¡Aah!

Lucía no tenía conocimiento del cuerpo de un hombre. Era demasiado grande y hábil. Una mujer agresiva y diestra habría podido recibirlo bien, pero para Lucía, fue abrumadoramente doloroso. Los besos suaves y relajantes que habían cubierto su cuerpo hace un tiempo parecían mentiras. Él cruelmente empujó sus caderas sin parar. Cada vez que él penetraba profundamente en ella, su respiración cesaba y le seguía un dolor sin palabras.

—¡Uuh! ¡Por favor un poco… más lento!

—Estoy… yendo lento.

No estaba mintiendo. Actualmente estaba reteniendo lo mejor de sus habilidades. Si no lo hubiera hecho, ella se habría desmayado por el dolor hace mucho tiempo. Aun así, no tenía la intención de que los eventos fluyeran de esa manera. No quería que su primera noche fuera así, pero su cuerpo hablaba de diferentes formas. Mierda. ¿De qué estaban hechas sus entrañas para que se sintieran tan bien? Se sentía tan bien…

La sangre fluyó desde su punto de unión, manchando las sábanas. Su sensible sentido del olfato recogió el aroma de la sangre. La mitad de su racionalidad ya se había ido. Los sonidos húmedos reverberaron por toda la habitación mientras seguía empujando vigorosamente.

—Ah… ¡Aah! ¡Ah!

Ella gritó sin importarle la situación. Su rostro estaba pálido y sus ojos temblaban. Parecía estar sufriendo mucho.

Se colgó de sus hombros con fuerza y ​​sus uñas se clavaron en su espalda, creando marcas de arañazos. Realmente odiaba cuando otras personas infligían heridas en su cuerpo. Originalmente, habría echado a un lado a la mujer y la habría dejado. Sin embargo, no tenía la menor intención de irse en este momento.

Cuando vio sus ojos llenos de lágrimas, su apetito por ella se intensificó aún más. Quería aferrarse a ella y enterrarse en esta mujer suave y menuda con locura, y devastarla mientras lamía todo su cuerpo.

Duele…

Se sentía como un fuego abrasador que ardía dentro de ella. Su cuerpo se movía arriba y abajo junto con sus fuertes embestidas. Todo era muy diferente de lo que había imaginado. Pensó que él empujaría un par de veces y ese sería el final. Esto era doloroso, ardiente y prolongado.

El dolor estaba allí, pero ahora estaba en el fondo de su mente. Durante mucho tiempo se había dado cuenta de que no era el dolor lo que la estaba haciendo sentir tan cansada; algo surgía dentro de ella y no podía soportarlo. Su eje firme se hundía en ella, empujando y deslizándose. El terrible dolor gradualmente se apagó.

—Ah… Ah…

Los gritos de Lucía disminuyeron. En cambio, su respiración agitada aumentó, inundando la habitación. Sus ojos todavía estaban manchados de lágrimas, pero estaban llenos de algo cálido. No se debía al dolor sino a algo diferente, lo que la hizo fruncir el ceño.

Duele. Definitivamente dolía, pero… Algo se siente extraño.

Desde la punta de los dedos de los pies hasta la parte superior de la cabeza, un abrumador shock eufórico envolvió su cuerpo. Se tragó el grito y dejó escapar un suspiro.

—Tus entrañas tiemblan como locas.

Él sostuvo firmemente sus caderas mientras la penetraba más profundamente. Sus jugos, mezclados con trazas de sangre, fluyeron de ella hacia sus nalgas. Mientras continuaba empujando, los fluidos viscosos crearon un sonido constante de humedad. Su punto de conexión tenía sangre residual salpicada aquí y allá.

—Ah, ah…

Sus labios ya no soltaron gritos de dolor. En cambio, ella maulló y gimió de placer. Lentamente cambió la dirección de sus empujes mientras penetraba más profundo. Se concentró en ella jadeando y gimiendo, y tercamente golpeó su punto más sensible.

—¡Ah! Aah…

Su interior se apretó y comenzó a tener espasmos. Él vio que estaba a punto de llegar al clímax y se sumergió más profundamente en ella.

Su cuerpo se congeló y lloró. Todo su cuerpo comenzó a temblar. Estaba lejos de alcanzar su límite, pero si continuaba más, ella se desmayaría. No tenía el desagradable pasatiempo de embestir el cuerpo de una mujer inconsciente. Su respiración era áspera cuando se dejó terminar dentro de su cuerpo.

Mierda, desaceleró el aliento y frunció el ceño. Era su primera vez corriéndose dentro de una mujer.

El cuerpo de Lucía se debilitó cuando algo caliente se derramó en su cuerpo. Ella jadeó mientras su pecho subía y bajaba.

¿Se terminó…?

Sus pensamientos no duraron mucho. Sintió que su gran mano acariciaba su frente y así, instantáneamente se quedó dormida.

Se sentía como si su cuerpo se hubiera derretido en la manta cuando la fatiga la bañó. Cuando abrió los ojos, una astilla del sol de la mañana asomaba por las cortinas. La suave respiración del hombre a su lado le dio una sensación extraña.

—Ah, sí… estoy… casada…

Tenía sed, así que se levantó con cuidado, tratando de no despertarlo.

—Uuh…

Un gemido escapó de sus labios sin saberlo. Se sentía como si algo estuviera tamborileando su cuerpo. Luchó para salir de la cama y, tan pronto como puso los pies en el suelo, no se acumuló fuerza en sus piernas y se cayó. Afortunadamente, había una alfombra en el suelo y no se lastimó demasiado las rodillas.

Le dolía el cuerpo como si alguien la hubiera golpeado por todas partes. Todos los músculos de su cuerpo estaban adoloridos. En lo profundo de sus piernas, persistía un dolor punzante constante. No ayudó que sintiera que algo todavía estaba dentro de ella. Le dolía por dentro y por fuera, en todas partes.

Lucia se masajeó los hombros y los brazos y descubrió una extraña marca allí.

¿Qué es esto?

Un hematoma púrpura rojizo estaba manchado allí.

¿Cómo me lastimé aquí? ¿Cuándo me topé con algo?

Presionó el moretón con su dedo, pero no le dolió. En su otro brazo, había un hematoma similar. Se quedó confundida por un momento y un recuerdo de cuando él le había chupado dolorosamente las muñecas le pasó por la mente.

Con cuidado se desató la bata y observó su pecho, descubriendo marcas de moretones similares. Sorprendida, rápidamente ató su bata de nuevo. Su cara ardía de vergüenza y la cubrió con ambas manos.

Aah. Oh, Dios mío. Oh, Dios mío. Solo déjame morir. ¿Qué hago?

La vergüenza comenzó a inundar como una marea. Era una niña lamentable, cuyo corazón latía salvajemente con solo un beso. En una noche, ocurrió un gran evento.

—¿Entonces esto es lo que es?

Experimentó el sexo por primera vez en su vida. El marido dentro de su sueño, el conde Matin, había sido impotente. Él se frotaría bruscamente contra la parte inferior de su cuerpo y en unos momentos jadearía salvajemente y ese sería el final. Se le puso la piel de gallina. No podía entender por qué a la gente le encantaba hacer tal cosa.

Entendió por qué Hugo se rió, diciendo que había aprendido sexo de algo tan aburrido. Algo así como ayer por la noche, ella nunca encontraría en un libro en ningún lado. No era algo destinado a tener hijos; era algo más misterioso que el simple placer. Se habían conectado físicamente en el nivel más profundo posible.

¿Cómo hace esto la gente y… se separa? ¿Cómo es posible un divorcio?

Fue una conversación. Una conversación profunda y pesada que solo dos personas podrían compartir.

Era extraño. Antes, parecía un extraño, pero esta mañana se sentía un poco más cerca de él.

Solo un poco… No, duele mucho, pero…

Si él le pidiera que lo volviera a hacer con él, no querría hacer todo lo posible por negarse. Dolió mucho, pero esa no fue toda la experiencia. La sensación de su cuerpo pesado presionando sobre ella, la forma en que la acariciaba mientras la besaba, su aliento y la forma en que sus ojos rojos temblaban de calor… Esa sensación que había inundado su cuerpo… ¿Era eso lo que la gente llamaba placer…? Mientras revisaba sus recuerdos de la noche anterior, la parte interna de sus muslos comenzó a calentarse.

¡¡Detente!! ¡Deja de pensar! Algo más, algo más, algo más…

Lucia sacudió la cabeza de izquierda a derecha tratando de sacudirse sus pensamientos.

¿Alguna vez me puse mi pijama…?

No tenía memoria de que sucediera. ¿La había vestido él? ¿Había ordenado a una criada que lo hiciera? Recordó que había sudado mucho, pero su piel se sentía suave y fresca.

Lucia miró distraídamente la puerta del dormitorio. Esa era una habitación muy amplia y extravagante. Un techo alto, columnas de mármol, las decoraciones horriblemente lujosas…

Podría haber… hecho algo increíble.

Se preguntó si tenía las habilidades y la confianza para vivir como la duquesa después de su matrimonio. Si estaba siendo codiciosa por algo más allá de su alcance, al final ella sería la que sufriría.

No voy a… arrepentirme.

Decidió que no lo haría. Soportaría cualquier final resultante de sus acciones. Si tuviera que pagar el precio, lo haría. Decidió que no haría algo como llorar. No fue vendida a este matrimonio.

Fue su propia elección.


Maru
Inserte sangrado nasal. Vaya, vaya... Capítulo intenso e interesante. ¿Así que ahora te cuestionas qué mujeres te gustan, Hugo? Esto es solo el principio, querido xD

Tanuki
Parece que mis preocupaciones de que la iba a quebrar eran infundadas, Lucia es la niña que vivió

| Índice |

One thought on “Lucia – Capítulo 8: Primera Noche (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *