Marietta – Capítulo 29: ¡Marietta, mantente ahí! (2)

Traducido por Yousei

Editado por Sharon


Cerca de donde estaban, un aura helada podía sentirse.

El instinto salvaje del lobo lo hizo percatarse del peligro, y pese a que estaba muy cerca de comerse al gatito, el lobo se detuvo.

—No toques a ese gatito.

Los animales pequeños que se encontraban cerca huyeron simultáneamente.

Los árboles que no deberían haber sido capaces de moverse, temblaron pese a que no había viento, tratando de alejarse de esa espantosa presencia.

—Ese es mi gatito. ¿Entiendes eso chucho?

El lobo no podía entender el lenguaje humano.

Solo podía sentir la tremenda consternación en esa voz, y llevó su cola entre las patas.

La terrible existencia que montaba un enorme caballo bajo fácilmente al piso, a pesar de haber estado a gran altura.

Seré asesinado, seré asesinado, seré asesinado…

—Kyu, kyuuun… —gimió el lobo en un tono miserable que no había usado nunca en toda su vida, y se tiró al piso, mostrando la panza.

Yousei
Bien hecho lobito, esperemos que puedas vivir un día más D:

Si vas a matarme, por lo menos, ¡hazlo rápido!

Esa panza fue empujada por la punta de una bota.

—Oye, vete a otro lado. Eres una molestia.

¡T-Tengo que huir!

Tras apartarse hábilmente, el lobo rápidamente corrió a máxima velocidad hacia las profundidades del bosque.

Aún no podía creer que su vida había sido perdonada.

El gatito tenía sus ojos firmemente cerrados. Se había encogido en una pequeña bolita y su cuerpo temblaba. De algún modo entendió que un ser terrible y desconocido estaba cerca, pero no había forma en la que ella pudiera defenderse.

Ahora el lobo no era el único que quería comerla.

Algo empujaba al gatito que parecía una redonda bolita de pelo.

—¿Estás bien?

La atmósfera fría que venía del terrible ser desapareció. El gatito se dio cuenta de que era levantado, y gentilmente miró hacia arriba.

—¿Marietta?

Un enorme humano estaba ahí, y ella estaba sobre su enorme palma.

—¿Estás herida? ¿Estás bien?

—¿Mi?

Debido a que esa persona le hablaba de un modo tan gentil, el miedo del gatito se disipó un poco.

—¿Me reconoces? Lamento haberte asustado, pero todo estará bien ahora. Vamos juntos a casa.

El hombre desabrochó algunos de los botones de su chaqueta, y puso al gatito adentro.

Era cálido y cómodo en el interior, por lo que el gatito solo sacó su cabeza de ahí.

Cuando mostró su cabeza, una enorme mano la acarició gentilmente.

—Lo hiciste bien, Mary.

—¿Mi?

¿Acaso hice algo merecedor de una alabanza?

Ella no entendía en realidad, y puesto que la mano que la acariciaba gentilmente se sentía muy bien, cerró los ojos.

Entonces, ya que se sentía muy cansada, el gatito cayó dormido.

—¡Belvant!

Adlan, quien estaba atando a los rufianes al caballo en frente de la cabaña, vio la figura de Belvant y levantó la voz.

—Como se esperaba de mi caballo, fue capaz de encontrar a Marietta.

—¿Mistral lo logró? ¿El detectó su aroma? Asombroso… Y por supuesto, la princesa está a salvo, ¿correcto?

—Sí, como puedes ver.

—…

¿Un broche hecho de la cabeza cercenada de un gatito? Es aterrador, y no lo favorece para nada.

Al ver la cara del adorable gatito blanco en el pecho de Belvant, Adlan se sintió aliviado, a la vez que pensaba tales cosas.

♦ ♦ ♦

—Eso es raro…

Belvant y Marietta (en su forma de gato, Mary) regresaron a salvo al castillo y se encontraron con el líder de los magos, la persona que dijo eso mientras veía a la cabeza cercenada… No, la cabeza del adorable gatito asomarse por el pecho de Belvant.

—Ella no debería haber estado en su forma de gatito por tanto tiempo.

—¿Qué?

—Como dije, debería haber vuelto a su forma humana hace tiempo. Por favor sácala y déjame examinarla un poco.

—No, espera, sería muy problemático si recupera su forma humana aquí.

No podía permitir que el cuerpo desnudo de su prometida fuera expuesto.

Es por eso que se fueron a la habitación de Belvant que estaba en el castillo.

—¡Bien! —dijo el General, envolviendo el cuerpo de ella en una manta.

—Espera, ¿podrías parar de darme órdenes como si fuera un perro?

Pese a que se estaba quejando, River Link chasqueó sus dedos y entonó un conjuro hacia el gatito.

—¿Mi?

—Oh, vaya

El gatito no volvió a su forma humana.

—¿Qué ocurre? —le preguntó Belvant en voz baja mientras desenvolvía la manta.

—¿Por qué no se transformó de vuelta? Ah…

El gatito saltó fuera de la cama, y escaló la pierna de Belvant con sus garras sin ninguna reserva. Sólo sacó su cabeza una vez alcanzó su pecho.

—Mi.

El broche de una cabeza cercenada está listo.

Cuando River Link acercó su rostro, recibió un golpe de gatito en la punta de su nariz. [1]

Yousei
Ese es el mejor ataque que te puede dar un gato, la imagen del fondo lo ilustra

—Que lindas patas… O no, al parecer esta pequeña está muy asustada. No puedo deshacerme del poder mágico que la rodea ni su transformación.

Cuando River Link mencionó “la rodea”, el hizo un par de círculos con sus dedos, frente a la nariz del gatito, y Mary quien quedó encantada con ello, atacó consecutivamente el dedo de River Link con su golpe de gatito.

—¡Kyaaa, ella es juguetona! ¡Tan linda~!

—Ella es linda-, ¡eso no! ¿Qué vamos a hacer? ¿Acaso mi novia permanecerá como un gato por el resto de su vida? Nuestra boda es pasado mañana, ¿sabes?

—¿Entonces qué tal si le ponemos un lazo blanco y continuamos con la ceremonia? No, solo bromeaba. Por favor deja de enviarme rayos mortales con tus ojos. Una vez se calme, ella definitivamente volverá a la normalidad. Por eso, solo se afectuoso con la princesa hasta que se haya calmado.

—Eso, ¡no seas tan irresponsable!

—¡Si hay amor, hallarás la forma~! Bien, entonces debo ir a ver a los rufinales que capturó Adlan, e investigar a aquellos tras el secuestro de la princesa. Para el tiempo en que termines de casarte el país de Gouda debería haberse rendido, pero ya que fueron tan traviesos, creo que les daré un pequeño castigo. Me aseguraré de cobrar por el sufrimiento de la princesa, así que déjamelo a mi, ¿bien, Señorita Marietta~?

—Mi.

Incidentalmente, el país de Gouda especulaba que la fuerte conexión entre Oltaire y Stellaus se volverá una desventaja política. Ellos eran la mente maestra tras el ataque a Marietta, justo antes de su boda.

—En ese caso, también participaré en el castigo.

—Si tu te metes, podría ocurrir una guerra y eso sería un problema serio, por eso quédate fuera. A cambio, Adlan y yo nos encargaremos de entregarles su castigo de forma exhaustiva.

Cuando dijo que lo harían de forma exhaustiva, entonces quería decir que los batirían a golpes considerablemente. Por ello pese a que estaba un poco renuente, Belvant le confió el asunto.

Dejando eso de lado, el problema ahora era Marietta.

—… Pobrecita. ¿Estabas tan asustada que no pudiste regresar a tu forma humana?

—¿Mi?

El gatito que no quería salir del pecho de Belvant sentía que había olvidado algo importante e inclinó su cabeza en confusión.

♦ ♦ ♦

Comentario del autor post-capítulo:

—¡El de seguro será capaz de salvarla!— Como todos esperaban.

Marieta regresó a salvo, pero…

En el próximo capítulo, ¿habrá un poco de tiempo de a-d-u-l-t-o-s?


[1]

Sharon
El autor lo viene atrasando desde el principio, ya no le creo nada.

| Índice |

2 thoughts on “Marietta – Capítulo 29: ¡Marietta, mantente ahí! (2)

  1. Carolin Ice says:

    Jajajajjajajajaj me mató la frase de Belvant de “el gatito es mio Chucho ” jajajajjajajajaj me recordo a un fic de mi otp y me rei aun mas en consecuencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *