No quiero ser amada – Capítulo 29: Otro funeral

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Después de eso, Rihannan se despidió y salió de la habitación.

Cuando llegó a Crichton hace seis años, Rihannan se convirtió en la compañera de Helena, la hija real más joven y amada por la Casa de Crichton. Muchos nobles intentaron y cortejaron el corazón de la princesa, pero incapaces de soportar su temperamento, renunciaron. Pero Rihannan, que también era de la realeza por sangre y de la misma edad que la princesa, llegó como un caballero con una armadura brillante y se convirtió en la verdadera amiga de Helena.

Rihannan era auténtica, y eso le gustaba a Helena. Se encariñó con ella a pesar de que su personalidad difería en el extremo. Helena tenía bastante temperamento, mientras que Rihannan era gentil y paciente.

Encajaban juntas, como dos piezas completas del rompecabezas.

La princesa incluso había pedido y suplicado que Rihannan viviera con ella en el palacio, pero Rihannan se negó. La idea del palacio la enfermaba.

Al salir de la residencia de la princesa, Rihannan atravesó el jardín en medio del palacio. El sol se desvaneció para descansar y el aire frío penetró a través de la grieta de su ropa. Dejó de caminar y se calentó las manos, su mente recordaba la conversación que tuvo con la princesa anteriormente.

La batalla entre Arundell y Crichton se estaba librando en medio del mar como una corriente. Crichton debería tener la ventaja. Seguro que existían anomalías entre su vida pasada y presente, pero estaba segura de la victoria de Crichton. Para Arundell, construir su poder naval en un corto período de tiempo y superar a Crichton, era imposible.

Aun así…

Ella tenía curiosidad.

Igor era algo optimista pero estaba lejos de ser imprudente. Rihannan sabía cuánto duraba el amargo proceso de prepararse para tomar el poder. Habría encontrado otros métodos, uno que no incluía librar guerras que no podía ganar.

Y ella tenía curiosidad.

Esta vez pudo dominar el poder y las fuerzas de la reina, algo que Igor encontró extremadamente difícil anteriormente.

¿Es porque no estaba cerca de su presencia?

Las pestañas plateadas de Rihannan cayeron. Tal vez… tal vez su presencia cerca de Igor era tóxica, tal vez eran tóxicos, como el fuego y el agua, una combinación que nunca podría mezclarse y se destruían en el proceso, quemándose mil veces.

Esto es lo mejor, pensó Rihannan. ¿No es esto lo que querías, Igor? Eres capaz de hacer lo que quieras.

Igor ya no era la misma persona que una vez conoció y Rihannan ya no era la misma persona que Igor una vez conoció.

Y…

También había una diferencia más en esta vida. Su padre. El que vivió una vida sana y agradable antes, falleció hace un año.

Ella pasó su vida tratando de complacer la enfermedad retorcida de ese hombre. Se rindió, suplicando aceptación, pero no había nada en el mundo que Rihannan pudiera hacer para recibir el amor de su padre. Él cortó sus alas y la convirtió en un pájaro que nunca podría volar.

Jeffrey le envió una carta hace un año con el obituario del conde.

Como había prometido hace seis años, Rihannan le enviaba al conde la pensión mensual mínima. Y a su vez, él vivía con Leticia.

Y todo debería haber estado bien.

La pensión mínima era suficiente para que los dos vivieran cómodamente, pero el conde Alessin apostó el dinero y luego sufrió de deudas crecientes. Cuando los prestamistas privados descubrieron que no podía pagar sus deudas, visitaron a Jeffrey y amenazaron a Rihannan con cobrar el dinero, pero con el manejo hábil de Jeffrey, se vieron obligados a renunciar a su empresa.

Debido a que no pudieron hacer que Rihannan pagara la deuda, volvieron al conde y se pusieron furiosos.

Él, incapaz de pagar, cayó a su punto más bajo y se suicidó. Una mañana, Leticia entró en su habitación y encontró a su padre en el suelo y una botella de vidrio envenenado junto a él.

Ese fue el contenido de la carta que recibió Rihannan.

El resto de la familia del conde, o la familia del lado paterno de Rihannan, esperaba que él siguiera siendo un miembro de la nobleza en la muerte. Retrasaron su funeral y le pidieron a Rihannan que lo enterrara donde su madre descansaba.

Rihannan tenía sus reservas al principio, pero ella tomó su decisión rápidamente. Pensó que su madre lo recibiría a su lado incluso en la muerte a pesar de su amor unilateral.

Rihannan aceptó su solicitud.

Le preguntó a Jeffrey el paradero de Leticia, quien le contó que los familiares del conde le dieron la espalda y se negaron a aceptarla. Después de todo, ella era una niña ilegítima. Nadie sabía dónde estaba.

Y Rihannan… ella no sintió nada.

No hizo nada cuando supo que su padre falleció. No fue a su funeral, y no trató de encontrar a Leticia, cuyo paradero era desconocido.

Tenían historia y eso era algo que Rihannan podía pasar por alto. Claro, el conde estaba furioso porque Rihannan le quitó la oportunidad a su otra hija de experimentar la vida de lujo, pero ese no era su problema.

Debería sentir pena, pero no sabía cómo hacerlo.

Su padre y su hermana, la llevaron a la abismal oscuridad.

Para Rihannan, los dos no valían su simpatía. Y ahora, sus lazos fueron cortados. El conde estaba muerto y Leticia no se encontraba por ningún lado.

No había nada que la atara a ellos.


Maru
Ah… El karma llega de la mejor manera. Una rata menos en el mundo.

Sharon
Me preocupa que no puedan encontrar a Leticia… Las cucarachas tienen la tendencia a aparecer cuando menos se las quiere, después de todo.

| Índice |

2 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 29: Otro funeral

  1. Mary says:

    Jajajaja y si Maru me encantó que el papá ya esté muerto pero no me confío de la media hermana lo más seguro es q salga mas adelante y espero que le de avión al Igor otra vez

  2. Haomuri says:

    Si, también tengo mala espina de la odiosa mediahermana. Y de Igor, ay por Merlín! Creo que sí está muuuuy diferente! Será que tú teoría Maru es cierta?? En fin, seguiré leyendo para descubrir todo xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *