No quiero ser amada – Capítulo 84: Se lo debo a ella

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Cuánto tiempo sin verte, duquesa Cesley. Escuché que has vuelto a tu propiedad, pero aquí estás —sonrió la condesa.

—Sí. —La duquesa sonrió con rigidez—. Por orden de Su Majestad, he venido a servir a la reina, condesa Lausana.

Su conversación fue breve, pero Rihannan notó por el tono de la duquesa que sentía poco cariño por la otra mujer. Ella era el tipo de persona que trataba a todos con palabras amables y sonrisas, pero hacia la condesa, mostraba clara hostilidad.

—Condesa, ¿cuánto tiempo has viajado y qué te tomó tanto tiempo llegar aquí? Le envié una carta a Su Majestad ayer —dijo Rihannan con una sonrisa.

—Después de recibir la carta, Su Majestad pidió fervientemente verla de nuevo. Por eso estoy aquí hoy, reina.

Se había negado rotundamente, pero la reina madre rechazó su negativa. Rihannan suspiró. Qué problemático. Realmente era difícil evitar visitarla.

—Bueno. Visitaré a Su Majestad más tarde…

—Reina, a Su Majestad le gustaría verla en este momento.

La duquesa reaccionó de inmediato al comentario de la condesa.

—¡Eso es demasiado repentino! ¿No tienes cortesía básica?

La condesa levantó las comisuras de su boca.

—¿Cortesía básica? ¿Es grosero que Su Majestad, el miembro real más viejo de la familia real, quiera ver a su nuera? Por el contrario, ¿no se espera que su nuera visite a Su Majestad? Esto es simplemente cortesía básica, duquesa.

—¿Te atreverías a encontrar fallas y culpar a Su Majestad? —replicó la duquesa.

—Ella todavía no es reina. Oficialmente, es así. Y duquesa, ¿sabes que tu actitud hacia mí se está volviendo grosera? ¡Recuerda que sirvo a Su Majestad!

La atmósfera se volvió intensamente severa. Rihannan se vio obligado a intervenir.

—Las dos, parad.

Tanto la condesa como la duquesa se miraron mutuamente, sus miradas mortales y viciosas. Pero se detuvieron a instancias de Rihannan, quien suspiró.

—Está bien. Veré a Su Majestad ahora mismo.

—¡Reina! —protestó la duquesa con fuerza.

—Es como dijo la condesa. Es normal para mí visitar a Su Majestad —dijo Rihannan para aliviar sus preocupaciones.

Esta vez, no podía rechazar la petición de la reina madre. Había enviado a su dama de compañía en persona, y si Rihannan rechazara este gesto, solo la insultaría aún más. La duquesa lo sabía y, por lo tanto, no podía negar fácilmente las palabras de Rihannan.

—Entonces cancelaré el horario de hoy, mi reina —dijo.

Hoy, los comerciantes serían llamados al palacio real para que ella y Rihannan pudieran elegir la tela y las joyas como se discutió anteriormente. Tardaría dos horas en ir al palacio de temporada donde se alojaba la reina madre desde el palacio real, por lo que no tendrían tiempo para encontrarse con los comerciantes.

—Me prepararé ahora.

—No. Duquesa, no es necesario que vengas —dijo la condesa Lausana.

La duquesa se enfureció y miró a la condesa.

—Soy la dama de honor de Su Majestad. ¿No ir? ¿Qué estás insinuando, condesa?

—¿No tienes vergüenza de atreverte a venir al palacio en el que reside Su Majestad? ¿O has olvidado lo que tú y tu esposo le hicisteis? —dijo la condesa con amargura.

Rihannan pronto se dio cuenta de por qué llegaron a esta relación hostil. Entre los que habían ido en contra de la reina madre en los últimos seis años estaban el duque fallecido y la duquesa que ahora la servía. Era normal que la condesa tuviera algunos sentimientos amargos.

—Entonces iré sola. Señora Cesley, por favor, quédate aquí.

—¡Reina! —La duquesa reaccionó violentamente—. ¿Iría allí sola en un momento como este sin la presencia de Su Majestad?

—Ella… es mi madrina. Debo visitarla al menos una vez…

—¡Pero…!

Rihannan sonrió ligeramente.

—Estaré bien. Volveré al final del día. No te preocupes demasiado.

| Índice |

3 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 84: Se lo debo a ella

  1. Analia Neri says:

    Hay Rihanna, no le debes nada. Esta es una nueva vida, ella no hizo nada por ti. Nadie ha hecho nada por ti… pero te sigues aferrando al pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *