¡No quiero ser princesa! – Capítulo 12: Su ideal


La habitación a la que la llevé fue algo que el patrocinador preparó con ese objetivo en mente.

A juzgar por las características y la voz del patrocinador esta vez, fue probablemente el Marqués Littenheim.

Teniendo en cuenta su posición social y gustos, pensé que iba a preparar una habitación inusual, pero me alivió que era más normal de lo que esperaba.

Con toda honestidad, quería abrazarla en mi habitación personal en el castillo.

Pero no podía decirle algo así.

No quería ni pensar en dejar esta oportunidad justo delante de mis ojos escapar.

Echando un vistazo a su apariencia, sin sentimientos de miedo, miró a su alrededor con gran interés.

Después de confirmar eso, alcancé detrás de mí y cerré la puerta.

Con eso, solté un suspiro de alivio al haberla encerrado en la habitación.

Ahora no podía huir de mí.

Pensando que la abrazaría en unos minutos más, todo mi cuerpo temblaba de placer.

Lentamente me acerqué a ella.

Deseando tocarla, mi mano se estiró instintivamente.

Pensé que no podía ser de ayuda si ella pensaba que era apresurado, pero no huyó.

Teniéndola sumisamente abrazada en mis brazos, respire aliviado.

No pude evitar pensar que ese lado de ella también era adorable.

La sensación tierna y elástica me llenó. Estaba embriagado por el olor que desprendía.

Así que abrazar a la persona que amaba era algo tan diferente.

Las profundidades de mi corazón estaban llenas de algo cálido. Al mismo tiempo, mi mitad inferior se calentó hasta el punto de lastimar.

― Finalmente puedo tocarte….

Finalmente, pronunciando mi verdadera intención, me respondió con una voz asombrada.

― ‘Finalmente’ dices. No tengo memoria de haberte dicho que esperes.

A su contundente manera de hablar, pensé que debía ser su verdadero yo.

― ¿Ese era tu objetivo?

― ….Bueno, me pregunto.

Echando la ‘máscara’ de una elegante-dama-noble, me respondió y me miró de manera provocativa. Con los ojos como si quisiera preguntar “¿qué vas a hacer?” Una vez más fui capturado por ella y sonreí irónicamente.

Todo lo que hacía era desalentadoramente agradable.

Yo, que ya estaba enamorado de ella, sólo podía pensar en permitirle ese tono de voz.

― Así está mejor. De esta manera se siente como si estuviera hablando con el verdadero tú, y me hace feliz.

― ….Eres extraño. Esta manera es más fácil para mí así que me ahorra algunos problemas…. Pero no hace demasiado tiempo usted también cambió su manera de hablar.

Había dicho lo que realmente pensaba, pero se encontró con una expresión dudosa a cambio.

Incluso de este intercambio trivial, mi corazón estaba bailando y mi estado de ánimo estaba fuera de este mundo.

― Es eso así. Esa también era mi intención. Aun así estoy muy sorprendido aquí, ¿sabes? De varias maneras… Es cierto, respondiendo a la pregunta que me hiciste antes, desde la primera vez que te puse los ojos, te he deseado desesperadamente. Es por eso que decir “finalmente” no estaba mal, ¿sí?

Llevé mis labios cerca de su oído.

Ella se estremeció en respuesta y, sintiéndome bien, la sostuve más fuerte.

Sí, fue una sorpresa.

Incluso para mí, no había habido un momento en que pudiera hablar de manera normal tan bruscamente.

No pensé que sería capaz de enamorarme en tan poco tiempo.

No pude evitar quererla más y más.

Como una bestia hambrienta, la ansiaba como si fuera mi presa.

― ….Ciertamente no. ¿Admirándome mientras llevaba una máscara? Ni siquiera soy lo suficientemente crédula para creer tales palabras.

― No es una mentira. Incluso ahora, te deseo tanto que mi cuerpo se ha calentado. Tal cosa es una primera vez para mí…. ¿Sí? Me has seguido en silencio hasta ahora. Ya no eres una niña. Algo tosco como querer salir en este punto, no dirás que lo harás o sí?

No tenía intención de dejarla escapar ahora, sin embargo.

Agarré su delgada mandíbula.

Mientras desesperadamente contenía el impulso de besarla, miré dentro de sus ojos de amatista una vez más pidiendo que confirmara su voluntad.

No quería escuchar otra respuesta que [SÍ].

Mientras la miraba con esos pensamientos en mente, una vez más me dieron una respuesta inesperada.

― ….Sí. Yo también te deseo.

Me dijeron eso, esta vez me congelé completamente.

Para procesar el significado de sus palabras, necesité varios segundos.

Cuando finalmente comprendí, sentí que no podía estar más apasionadamente excitado.

Pensé que estaba fuera de la norma, pero nunca pensé que me tentaría tan directamente.

Si algún otro hombre la hubiese visto, podrían haber dicho que era promiscua.

Pero para mí, sólo sirvió para provocar aún más mi pasión, y fue una cosa de regocijo.

Me miró tímidamente a los ojos.

En sus ojos sólo yo estaba reflejado. Volviéndome insoportable, involuntariamente eché la mirada hacia abajo.

― Um…?

― Fufu….fufufu

Tal vez pensó que había dicho demasiado. Me llamó con voz nerviosa, pero aún así no pude responderle.

Debido a la alegría inmensa, la risa naturalmente burbujeaba desde las profundidades de mis emociones.

Hacia mí que estaba en tal estado, ella dejó escapar una voz desconcertada.

Con prisa levanté la cara y le expliqué de la manera más amable posible para tranquilizarla.

― Ah, mis disculpas. No es lo que piensas. Es porque estoy feliz… me alegro. Me alegro mucho.

― Es así…. Ah!!

La felicidad que sentía francamente se manifestaba en la superficie.

Con esos sentimientos de locura, la besé como si estuviera mordiendo.

A la agradable y suave sensación de sus labios, sentía como si mi razón se quemara.

Deseando sentirla más, deseando conocerla más profundamente, inconscientemente usé mi lengua y como si la estuviera pidiendo, le lamí los labios varias veces.

Como si respondiera a eso ella abrió sus labios, y habiéndolo esperado, metí mi lengua en su boca como si estuviera saqueando.

― ….Nn… Ahh-

Mientras violaba las entrañas de su boca, vertí mi saliva. Sin vacilar en tragarlo, una vez más me despertó su figura.

Explorando su fila de dientes, tomé y entrelacé su lengua con la mía.

A pesar de que era meramente saliva, me pregunto por qué tenía el sabor de un dulce néctar?

Mientras estaba encantado y entretejiendo profundamente nuestras lenguas, como si para responder su lengua también se trasladó a la mía enredada.

Sin poder entender lo que pasó en ese instante, dejé de moverme.

La sorpresa se elevó lentamente hacia delante.

Desde antes hasta ahora, nadie había devuelto mi beso ni siquiera una vez.

Porque eso era exactamente la “costumbre”.

Las mujeres sólo debían recibir. Esa fue la [regla establecida].

Aun así, como el intercambio de antes en el pasillo, ella saltó fácilmente sobre las reglas. Tal mujer estaba ardiendo hasta el punto de morir.

….Verdaderamente irresistible. Nunca había visto a una mujer como ella.

Siempre lo pensé mientras practicaba sexo sin sensación.

Si sólo hubiera una mujer que respondería a mis acciones.

Si había una mujer como esa, podríamos divertirnos juntos, y la forma en que dije que era malo, pero a partir de ahí el amor podría brotar, y tal vez ella existiría.

Sólo pensar en ello era inútil, pero aun así oré por eso en alguna parte de mi corazón.

No sólo ella existe aquí, sino que era alguien que me empujó en el amor con la fuerza de una patada, así que no había nada más que podría hacer.

….No es bueno. No quiero dejarla ir.

Absolutamente la tendré en mis manos, pase lo que pase.

Resolviendo fuertemente a mí mismo, sonreí hacia ella que llevaba un rostro perplejo.

Al ver mi expresión, no sé lo que pensaba, pero con temor me empujó con fuerza.

Sin embargo, al final fue sólo la fuerza de una mujer. Tal cosa no me haría nada.

Como si abrazara su resistencia la encerré en mis brazos.

Y yo le pedí firmemente que continuaramos donde estábamos justo antes.

― Nnn. Nnn-

Enredando nuestras lenguas una vez más, la saboree profundamente.

Hacia ella que estaba desesperadamente respondiendome, sentimientos de amor se hinchaban sin límite.

Te amo, te amo, te amo… Más, quiero más.

De esas emociones, me entregue más a ella.

No importaba cuánto la besara, no era seria suficiente.

Sin embargo, me sentía reacio cuando se separó de mí, parece que sus caderas habían cedido. Exactamente porque no podía soportar, se aferró a mí.

Sintiéndome feliz de haberla sentido, la llevé alegremente entre mis brazos.

Quiero sentirla más. Quiero divulgar en sus profundidades más.

Con sentimientos de impaciencia, la llevé a la cama.

La bajé sobre las sábanas lo más cuidadosamente posible, y me incliné sobre ella así.

Deseando besarla de nuevo, me acerqué a su cara…. y pensé que la máscara estaba en el camino.

Quería arrancar esta máscara insípida y estúpida.

Sabía que estaba rompiendo la regla más significativa de el Baile de Mascaradas.

Aun así, no puedo perdonar lo que nos separaba, tomé su máscara y dije esto.

― ….Oye, quiero besarte pero esta máscara se está poniendo en el camino… No hay problema si te lo quito, ¿verdad?

― Eh….?

Sentí que quería ver su cara desnuda, que me miraba conmocionada.

De todos modos, pensé que la máscara estaba en el camino, pero abandoné la idea ante su firme oposición.

― ¿Por qué razón crees que es este Baile de Mascaradas? ¡No tiene sentido si se revela la cara!

Si conociera su rostro, entonces naturalmente conocería su verdadera identidad.

Había una parte de mí que pensaba eso, pero ni siquiera a ella le gustaba romper las reglas hasta este punto. Ella podría haber tenido también una razón para no querer revelar su cara no importa qué.

No tenía sentido si seguía persistiendo fuertemente aquí y se escapara.

Pensando así fácilmente lo deje ir.

A cambio, propuse esto.

― ….Qué pena. Entonces, ¿estaría bien decirme su nombre al menos? yo soy….

― ¡No lo haré, y no tengo interés!

Iba a anunciarme como [Freed].

También quería saber su nombre, pero la razón más grande era probablemente que quería verla diciendo mi nombre.

Quería que ella llamara mi nombre con su dulce voz.

Mi nombre siendo llamado por ella a quien amo, seguramente sería algo especial que escuchar.

Pensé que sí, pero aquí también me vetaron fuertemente.

Obstinadamente no queriendo revelar su identidad, pensé que ella podría haber tenido algunas circunstancias especiales.

Si ese fuera el caso, entonces debería retirarme temporalmente aquí. Todavía había tiempo.

Ella me dijo que la llamara como yo quisiera, así que decidí llamarla [Diana], la diosa de la noche de este país, por el color de sus ojos.

― ….Haz lo que desees. Entonces, ¿puedo referirme a usted como Apolo?

― El amante de Diana, el Dios del Sol Apolo. Eso es bonito, me gusta mucho.

Puede haber sido inconsciente, pero al sugerir que éramos pareja mi estado de ánimo se elevó aún más.

― Diana, querida. Te doy mi amor.

Quiero saber su nombre rápidamente.

No por un alias, sino llamándola por su verdadero nombre y diciéndole mis sentimientos.

Con ardiente esperanza la miré, pero aún así susurré todo el amor posible.

| Índice |

2 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 12: Su ideal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *