¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 31: Ella y el Uniforme Militar (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Mientras estaba aturdida, tomé la mano de Freed quien me sonreía.

Incapaz de mirarlo a los ojos, evite su línea de visión. Él encontró esto divertido.

—Lidi, hay algunas palabras que debemos recibir de Su Majestad, ven aquí.

—Eh…sí, sí.

Cuando él tiró de la mano que le encomendé, asentí nerviosamente. Incluso en esta situación, no podía creer la audacia de mi cuerpo, apenas y podía pensar.

Seguí adelante junto con Freed, los dos doblamos nuestras rodillas, bajando nuestras cabezas en la presencia del Rey.

—Yo, Johannes Van De La Wilhem, ahora reconozco a Lidiana Von Vivoir como la Princesa Consorte del Príncipe Heredero, Friedrick, en este acto declaro que dentro de medio año se llevará a cabo la ceremonia de la boda.

Al escuchar una declaración tan seria, bajé mi cabeza aún más. Con una voz profunda y penetrante, sentí el alto grado de la presencia que uno esperaría desprenda el gobernante de este país.

Al instante, los alrededores se volvieron ruidosos pero, después de considerar cuidadosamente la atmósfera de la sala, inmediatamente, el silencio volvió.

Se escuchó el sonido que anunciaba que la ceremonia terminó sin incidentes, el Rey y la Reina comenzaron a retirarse.

Por fin, bajando la cabeza por última vez en esta ceremonia de compromiso, dejé escapar un suspiro de alivio, mientras Freed que está a mi lado me impulsó a pararme.

—Lidi, aquí.

Aceptando su escolta, seguimos detrás del Rey y la Reina.

Los otros oficiales, incluso mi padre, bajaron la cabeza.

Freed me guió por el centro de la multitud. Y así, mientras me llevaban en dirección a la oficina del Rey, empecé a sentirme cansada.

Incluso dentro del despreocupado yo, el festival de uniformes militares, finalmente, ha terminado y, al parecer está entrando en la fase final.

Comprensivamente y para cuando mis pensamientos recobraron la compostura, me sentí aliviada.  Obviamente, antes de ello, no estaba bien.

Un rato después, mi padre entró a la oficina.

Cuando la puerta se cerró con llave, asintió levemente en dirección al Rey.

—Lady Lidiana.

—Sí, Majestad.

Al escuchar la voz del Rey, di un paso atrás y bajé la cabeza. Con ese movimiento, solté la mano de Freed.

—Ahora, está bien. Levanta la cara. Más que eso, creo que primero debemos preocuparnos por la confirmación de la Flor del Rey.

—Por supuesto, Majestad. Por favor, confirme.

No tenía poder para negarme. Entendiendo eso, me quité el bolero que tenía puesto.

No era un problema ya que este era un vestido que, en primer lugar, no necesitaba de un bolero.

Tan pronto como me quité el bolero, la Rosa Azul, Flor del Rey, se pudo ver.

Confirmando que en verdad existía en mi pecho izquierdo, el Rey miró a la Reina.

—Mi Reina. Por favor confirme.

—Sí, Su Majestad.

La Reina, que todo este tiempo, había estado parada en silencio junto al Rey, extendió su mano hacia mí.

Estaba perpleja ya que no sabía qué hacer, sin embargo, al ver las expresiones serias del Rey y la Reina, mantuve la boca cerrada.

En silencio, la Reina colocó su mano suavemente sobre mi Flor del Rey.

Con una débil fuerza sentí algo cálido dentro de mi cuerpo. Se sentía como estar atado a algo más, por medio de un hilo fino. Con una expresión de sorpresa, me encontré con los hermosos ojos ámbar de la Reina.

La Reina aunque inexpresiva, tenía una cara muy bonita.

Debido a que nació en otro país, sus rasgos esbeltos y cincelados eran diferentes de nuestro país, se podían ver los profundos colores de la fatiga, apareciendo y desapareciendo en su rostro.

Después de mirarme en silencio por un momento, la Reina levantó la mano y expresó.

—Su Majestad, esto es, sin duda, la Flor del Rey.

—Ya veo.

Informándolo como tal, la Reina regresó a su lugar, al lado del Rey.

Mientras miraba fijamente, Freed, quien parecía decir “gracias por el arduo trabajo”, volvió a mi lado.

—Esto también forma parte de la ceremonia. Lo siento. Esto se debe a que una mujer a la que se le ha otorgado la Flor del Rey, recibe la confirmación de una que también posee una Flor del Rey.

— ¿Confirmación…?

Al oír esto, Freed pensó que era la Flor del Rey.

—Incluso yo, no sabía que existía una conexión invisible entre aquellos que tenían la Flor del Rey. Ni del método que se usa para confirmarlo, esto es porque pueden sentirlo a través del tacto.

—Anteriormente…

Era una cálida y misteriosa sensación, como estar atado con algo. ¿Era eso?

Como era de esperar, no se trata de un simple tatuaje. Mientras pensaba en eso, el Rey se volvió hacia Freed y habló.

—Lo hiciste bien, Freed. A partir de ahora, oficialmente, eres reconocido como el Príncipe Heredero de nuestro país. No me dejes ver nada que avergüence tu posición.

—Entiendo.

Mientras lo observaba inclinarse con gracia, recordé que la familia real no lo reconocería oficialmente hasta que recibiera a una Princesa Consorte. Si ese es el caso, hasta ahora, me pregunto si era tratado como Príncipe Heredero, sólo de nombre.

—Lidi.

Mi padre, que estaba apartado de nosotros, llegó a mi lado, mostrando una expresión de alivio.

Con la tensión en el aire dispersándose, comprendí que los ritos que se habían planeado para hoy, habían terminado.

—Padre.

En cualquier caso, parece que tenía algo en mente pero decidió no decirlo. Sentí ganas de llorar de alivio. Estaba cansada, mientras me acercaba a mi padre para hacerle saber que quería volver a casa, Freed me agarró del brazo.

—Bueno, entonces, padre, hemos terminado aquí, ¿verdad?

— ¿Eh?

Sin entender el significado, miré a Freed.

— ¿No puedes esperar un poco más? Eres demasiado impaciente.

—Quiero estar a solas con mi Princesa, solo nosotros dos. Por favor, no nos molestes.

Freed, quien le habló al Rey de manera casual, se aferró a mi brazo y no lo soltó.

Mientras miraba a mi padre con una expresión de preocupación, él sólo negó con la cabeza. Parece que se ha rendido.

¿Eh? Si la ceremonia terminó, sólo quiero irme a casa.

—Freed…

Traté de tirar ligeramente de mi brazo hacia atrás, para soltarme.

A pesar de querer decirle que me dejara ir, como si malinterpretara algo, me miró y acarició mi cabeza.

Ahh~. Como era de esperar, es demasiado guapo.

—Mira, incluso Lidi dice que quiere estar a solas conmigo. Si se trata de una discusión, podemos volver a tenerla en cualquier momento, así que, por ahora, perdónenme por el resto del día.

—Eh…eso no es…

— Vamos a mi habitación, ¿de acuerdo? Te mostraré el camino.

Debido a su sonrisa, mi rostro se tiño de rojo, sin embargo esto fue tomado como un sí y fui arrastrada hacia afuera.

Como un becerro indefenso, busqué ayuda de mi padre pero, él rápidamente desvió sus ojos.

Ah~, me ha vendido. Me sentí atada del cuello por una larga soga.

Por supuesto, sabía que en los viejos tiempos, esto era como ser vendido, pero qué clase de padre no le tendería la mano a su hija, obviamente era problemático.

Freed, que estaba de un humor inusualmente bueno, me acompañó mientras caminaba por un hermoso pasillo, sosteniendo mi brazo. Aun así, lo llamé con una voz que no podía ser ignorada.

—Freed.

— ¿Qué sucede Lidi?

—Los arreglos de hoy parecen haber terminado. Si ese es el caso, ya que no tengo una razón para estar aquí, quiero volver a casa…

—No puedes.

A pesar de plantear un argumento sólido, fui rechazada sin dudar. Además, el agarre en mi brazo se tensó y mi cara se frunció de dolor.

—Duele~

—Lo siento. Pero ahora mismo es culpa de Lidi. Durante todo el día de ayer no vi a Lidi, ¿verdad? Sin embargo, ya quieres ir a casa, ¿no es eso, demasiado malo?

—Incluso si dices eso…

—Además, Lidi dijo que le gusta este atuendo, ¿no? ¿No quieres apreciarlo lentamente?

Al golpear la diana, mis mejillas se calentaron. A pesar de que estaba teniendo cuidado de no ser descubierta, nunca esperé que él lo notara. ¡Que descuidada!

—No sé de qué estás hablando.

Incluso pensé que esto era una mala excusa, pero no necesitaba decirlo.

Freed, sin dudarlo, siguió golpeando mi corazón con el tema.

—Estuviste distraída mirándome, parecías fascinada todo el tiempo, ¿sabes?

Él, dejó escapar una sonrisa y yo quería desaparecer de la vergüenza. Desde que me descubrieron, no tenía sentido esconderlo.

Bajando mis hombros, me rendí y me disculpé.

—Lo siento mucho.

—No hay necesidad de disculparse. Si Lidi fue cautivada por este atuendo, entonces, incluso si tengo un desgaste corporal solo por usarlo, no importa.

Dicho esto, Freed colocó su mano detrás de su pelo y acarició su larga cabellera.

—Fuuu —soltando un suspiro, estiró ligeramente el cuello.

Su hermoso cabello rubio se extendió suavemente alrededor.

Muchas gracias por la vista, pero ese gesto en verdad va a matarme, pensé.

No es bueno, es mucho más de lo que puedo soportar.

Sin querer, me tapé la boca con una mano y cerré los ojos, mi voz se filtró, mientras temblaba, un sonido que no había hecho nunca.

—Si es solo un momento…entonces…está bien.

Me sonroje, antes de notar que las palabras salieron.

— ¿De Verdad? Estoy tan feliz~

Ciertamente, era mi completa derrota. Asentí ante la apelación del uniforme militar. No se pudo evitar, ese gesto, no importa cómo lo mires, fue un juego sucio.

Yo, quería traer a casa hombres bonitos en uniforme militar.

Lo siento,  me disculpo conmigo misma, por no poder detenerme en esta situación, en la que estoy tan anhelante como un idiota.

Freed me sonrió alegremente, mientras asentía con una cara rojo brillante.

Parecía que había algo oscuro mezclado con esa sonrisa, quería pensar que era solo mi imaginación.

Por cierto, había guardias estacionados cerca, pero sin duda no fue un error el que notara que me observaban con ojos cálidos.

Soltando mi brazo, Freed envolvió su brazo alrededor de mi cintura.

—Vámonos.

Cuando me susurró al oído, sacudí la cabeza con un sí.

El festival del uniforme militar no ha terminado. Acabo de darme cuenta de eso.

— ¡Festival de uniformes militares, POR SIEMPRE!

Murmurando eso en mi corazón, levanté la bandera blanca para rendirme y, obedientemente, lo seguí.

Más o menos, quería que algunas de mis reacciones exageradas, fueran perdonadas. Pero, incluso yo, no puedo entender por qué me he vuelto así.

¡¿Realmente, por qué?!

| Índice |

21 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 31: Ella y el Uniforme Militar (2)

  1. Marllen says:

    A probre ñ tinha chance quanto ao atratrivo de um homem guapo de uniforme, te entendo, o Freed jogando, o amo😍 obrigada pelo seu trabalho duro 😆

  2. LoliDragón says:

    Ahora que lo recuerdo la rosa azul en el lenguaje de las flores significa paciencia o espera eterna quiere decir amor eterno o espera a un imposible. Tendrá algo que ver con los sentimientos de Fredd para Lidy

  3. Lya says:

    Me siento algo desepcionada, está protagonista comienza con carácter, con objetivos e ideales y terminan siendo sumisas como muñeca sin voluntad, solo se designa a hacer lo que le dicen y mediocremente lo aceptan confundiendolo con “felicidad” y eso de pasar toda tu vida con una persona que no quieres y que tampoco te quiere ( seamos sinceros el no la quiere) más que para satisfacer sus deseos sexuales porque solo está obsesionado con tu apariencia y sexualmente, es algo triste

    • Kiara says:

      hola, pues si Lidi, empezo con una gran fuerza pero para hacer una tremenda locura, si hubiera hablado con su padre estoy segura de que hubiera podido escapar del matrimonio, lastimosamente en ella es un poco lenta. Por sus actos termino en las garras del principe que tiene el poder y la influencia para no dejarla ir. El no se enamoro de ella instantaneamente, mas bien se enamoro de la vida sexual que ella podia proporcionarle y que el no habia probado antes.
      Quizas empezo a sentir algo mas que anhelo sexual, cuando ella lo rechaza y le dice que no desea casarse aun habiendo entregado su viriginidad a el mismo.
      El problema Lya es que en esta epoca, el voto y la opinion de la mujer es tan nula como su existencia misma.
      Quizas mas adelante podamos ver otras facetas de lidi y el principe.

    • Nemoné says:

      Lamento interrumpir esto pero… ya hay más capítulos e historias paralelas disponibles en Kovel Times edición 18 de esta novela (。・・。)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *