¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 32: Ella y las Hijas Nobles

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


— ¡¡Su Alteza!!

Mientras Freed me llevaba por un pasillo decorado con lo que parecían ser cortinas y accesorios de color oro y hermosas pinturas, una voz, repentinamente, llamó desde atrás.

Cuando Freed, a quien llamaron, se detuvo en seco, naturalmente, yo también.

Al darnos la vuelta, ante nosotros, había 3 señoritas.

Las damas estaban, envueltas en vestidos multicolores de princesa y miraban apasionadamente a Freed, ignorándome por completo, a pesar de estar a su lado.

En el momento en que noté las miradas coquetas en sus ojos, repentinamente, sentí que las mareas retrocedían.

En silencio, me alejé de Freed.

Cuando me alejé, sin decir nada, de su lado, Freed me miró por un momento mostrando una expresión dudosa pero, aun así, tomando en cuenta mis sentimientos, decidió no decir nada.

Mientras tanto, las chicas que rodeaban a Freed intentaron, desesperadamente, iniciar una conversación con él.

¿Me pregunto si son seguidoras de Freed?

Mientras observaba desde la distancia, dejé escapar un pequeño suspiro inaudible.

Era obvio que Freed es una hermosa criatura, rara vez vista. Con cabello rubio dorado, ojos turquesa, rasgos hermosos y bien ordenados, parece que no importa quién lo vea, lo admirarán grandemente, esto sin mencionar su posición como Príncipe Heredero.

Incluso los rumores sobre su gentileza han sido escuchados por todos.

Solo con esas condiciones, no hay manera de que él no fuese popular.

En otras palabras, las chicas que fueron derrotadas en el amor, apuntarán, directamente, hacia mí, que soy su compañera de matrimonio. Se ha convertido en ese tipo de situación.

¡Qué molesto!

Me sentí harta de las chicas que miraban a Freed. Mis sentimientos parecen completamente fríos comparados a los que ellas sienten.

La idea de ir a la habitación de Freed había desaparecido durante mucho tiempo.

Está bien, si solo es hablar con sus seguidoras. Me iré después de saludarlas.

Habiendo decidido eso, en un intento de irme, una vez más, me acerqué a Freed.

Acercándome a él, sin importar qué, tendré que escuchar lo que dicen, incluso si no quiero.

—Escuché que te comprometiste.

—Ha trabajado duro, Su Alteza. Incluso si se dice que es una obligación para la familia real, que alguien como Su Alteza se vea forzado a algo así, como un matrimonio por conveniencia.

—Honestamente. Pero, afortunadamente, la familia real practica la poligamia. Si somos de su agrado, por favor, siéntase cómodo de llamarnos en cualquier momento.

Hablando de ser contundente, inesperadamente, ante su descarada declaración de querer ser candidatos de concubina, mi expresión se endureció.

En consecuencia, mis mejillas comenzaron a temblar.  Se atrevieron a decir eso, aun sabiendo que estoy aquí.

Obviamente, sabía quiénes son estas chicas. En este momento, en mi cabeza,  había ingresado a una lista completa de los nobles dentro del país.

Son hijas de una casa Marqués, Conde y Duque, respectivamente. Su edad es casi la misma que la mía.

Aunque son las hijas de funcionarios principales, ¿en qué estaban pensando al pelear conmigo?

No es para jactarme ni nada pero, soy la hija de una familia de Duques de alto rango.

Aparte de la familia real, no hay ninguna otra familia que pueda despreciarme.

Al parecer, piensan que, como hay rumores de que mi salud no es buena debido a que rara vez asistía a las fiestas nocturnas y al no ser fuerte, piensan que pueden burlarse de mí e incluso tratarme como alguien débil.

Si ese es el caso, desafortunadamente, han calculado mal.

No soy alguien que se derrumbara con un poco de palabras duras, más bien, mi principio es que, si me venden una pelea, la compraré aunque tuviese que pedir dinero prestado.

Normalmente, al ser demasiado agresiva, mi padre me regaña por no tener elegancia.

Pero, como también he sido molestada por mi padre, he acumulado mucho estrés.

El diablo dentro de mi corazón me estaba susurrando para que le permita salir. Sin embargo, parece que estas chicas no se dieron cuenta de mi mirada de disgusto.

Mientras miraba a las tres, que eran más pequeñas de lo que había imaginado, comencé a pensar que era estúpido incluso discutir con ellas.

Freed ni siquiera devolvió una sola palabra. Él solo mostró, en silencio, una sonrisa en su rostro.

Aun así, sentí una inquietud, en un grado aterrador, que emanaba de todo su cuerpo.

Las chicas no parecían entender, pero si pudieran sentir eso entonces, pensarían que convertirse en algo así como una concubina era solo un sueño dentro de un sueño. Estaba fuera de discusión.

De alguna manera, parece que incluso su estado de ánimo ha empeorado, por lo que es mejor si me escapo rápidamente, antes de enredarme en este lío.

—Su Alteza.

Lo llamé con una voz despreocupada.

Sin embargo, había dejado salir un poco más de fuerza de lo que había pensado y, no solo Freed, sino incluso las nobles hijas volvieron su atención hacia mí.

—Me disculpo por interrumpir tu conversación pero, me disculparé por ahora. Su Alteza, por favor continúe.

Transmití esto con una sonrisa y un manierismo a la manera de una mujer.

Haciendo, suavemente, una reverencia y pensando que todo había terminado, di la vuelta pero, Freed me cogió la mano con fuerza, como si pensara en no dejarme escapar.

Mirándome con una mirada intensa, pude sentir que estaba enojado.

—Nombre

— ¿Mmm?

— ¿Por qué vuelves a llamarme como todos los demás? Te lo dije. No responderé.

—Pero…incluso si lo dices así

Por un momento, la mirada de las hijas nobles se desvió y me enfrenté con sus ojos llenos de odio.

Para estar resentido por algo que no tenía nada que ver conmigo pensé que, de alguna manera, me había comprometido con un hombre problemático.

—No quiero recibir ningún resentimiento innecesario.

Lo declaré sin dudarlo. En esta situación, si tuviera que decir su nombre, sería como dar carne a las bestias hambrientas.

Aunque intenté comunicarlo con mis ojos, él no cedió.

— ¿Por ese tipo de razón trivial? No lo permitiré. Al igual que con el nombre, no tiene sentido volver ahora.

— ¡Freed!

Ante su voz, que no permitía el rechazo, grite a regañadientes su nombre. Al instante, me sentí molesta con él, tanto que mi pecho se hinchó con la sed de sangre.

Sabía…que se volvería problemático.

Los celos llegaron fácilmente y son totalmente comprensibles, así que sólo podía dejar escapar un suspiro.

Por eso no quería decirlo.

— ¡El sagrado nombre de Su Alteza!

—No hay límites para tu atrevimiento.

Como un pez en el agua, las chicas aullaban violentamente, mientras las miraba. Quería irme, pero mi mano seguía atrapada por Freed, miré al cielo, pensando “como se esperaba”.

Me pregunto ¿cómo es que funcionan sus mentes? Al parecer, no notaron la escena en la que Freed me obligó a decir su nombre. Para ellas, lo dije voluntariamente…que molesto.

Puede estar bien el considerar, seriamente, esta exclusión.

Enderezando mi espalda, mientras estiraba la cabeza, las miraba fijamente a los ojos.

Cuando se encontraron con mis ojos, las chicas saltaron y, antes de que las palabras salieran de mi boca, Freed levantó su voz.

—Qué desagradables.

—Ehh…

— ¿Su Alteza?

Para Freed, quien habló como si estuviera disgustado, las hijas nobles, de repente, dejaron de moverse.

Freed las miró como si estuviera viendo algo sucio.

—En primer lugar, se supone que deben transmitir sus intenciones a través de sus padres. No deseo que me aborden por segunda vez. Sin embargo, es un insulto para mi querida princesa que vengan, repetidamente, al castillo a su propia conveniencia. Pensé que eran unas tontas pero, al parecer su estado mental es más bajo que eso.

—Su Alteza…

El nombre de la hija del conde es, si no me equivoco, Ana Von Platini. Incapaz de creer lo que había escuchado, se acercó a Freed con una expresión de asombro.

—No puedo permitir que te acerques más o será considerado como una falta de respeto.

Lo dijo con voz monótona, pero aun así era un claro rechazo.

—El respeto por la Princesa Consorte es absoluto. Deberían haber escuchado el discurso durante la ceremonia de compromiso. Por decreto de Su Majestad, ella debe ser tratada como la Princesa Consorte. Sin embargo, tu actitud hacia la princesa antes, ha dejado mucho que desear, si es asi como eres. ¿Creíste que necesitaría a una persona tan incompetente que ni siquiera puede entender los modales adecuados?

Implícitamente, le acaba de decir que su existencia es innecesaria, su tez palideció rápidamente.

— ¡¡Su Alteza!! ¿Por qué te has vuelto así? ¡Su Alteza, que siempre fue tan amable, para decir algo así, como esperaba es culpa de esa mujer!

Aun así, la que levantó su voz de incredulidad esta vez fue María Von Shanoire, de la casa del Marqués.

Con un vestido rosa, ella tenía una mirada fuerte en sus ojos debido a las lágrimas, se volvió, lastimosamente, hacia Freed.  Sin embargo, Freed solo frunció el ceño como si la odiara desde el fondo de su corazón.

—Además de todo lo mencionado, carecen de la capacidad de aprender, ¿dónde está la necesidad de incluso continuar presionando su suerte con su conducta?

—Su Alteza, ese tipo de cosas

—Aun así, creo que no importa lo que le diga a una persona tonta, sería inútil. La falta de respeto hacia mí Princesa Consorte, se tomará como un insulto hacia mí persona. Ya sea que se trate de antecedentes familiares, apariencia o incluso de estándares educativos, no hay una sola cosa que puedas ganar contra ella, por lo que no puedo comprender cómo se atreven a despreciarla.

—E…eso fue…

— ¿Están celosas de ella? Ella es alguien que ha asumido el cargo de ser mi esposa y, por la tanto, la futura Reina. Todo esto, para que sea rechazada injustamente a cambio, es demasiado superficial y extremadamente ridículo. Para gente como ustedes, deben conocer tu propia posición.

Freed fue implacable. Miró con desprecio hacia las tres, que pasaron de derramar lágrimas falsas a reales.

—Retírense. Solo esta vez voy a hacer la vista gorda. De ahora en adelante, no muestren sus caras delante de mí.

—Su…Alteza. Nosotras solo…

—Asqueroso. ¡Guardias, llévenselas! Después, denme un informe detallado de la causa y las contramedidas para permitir que alguien entre a este tipo de lugar como si fuera su hogar.

— ¡Sí!

Al recibir las órdenes de Freed, los guardias reales se llevaron a las tres que seguían aferradas a él.

Solo pude ver la escena desarrollarse con la boca abierta.

Justo cuando pensé que finalmente podía tomar represalias y sacar mi ira reprimida, fui liberada por Freed. ¿Qué debo hacer con este sentimiento reprimido?

Se siente extraño alabar a Freed cuando, claramente, lo he estado rechazando hasta ahora. Al no tener una salida para mis sentimientos, parece que me he perdido un poco.

Honestamente, me sorprendió. Incluso al hablar con ese tipo de tono.

Me pregunto si se debió a que estaba enojado, que esto fue, inusualmente, refrescante, ya que solo conocía su tono cortés y sus expresiones amables.

Aunque creo que es muy natural y se ve bien en un uniforme militar. Me pregunto si, en la batalla, da órdenes con ese tono.

Bueno, como era de esperar, el verlo usar ese tono de mando en un uniforme militar. No hay nada mejor que esto.

Ahora, sin las tres hijas nobles, estando solos en el corredor, vuelvo a tener estos pensamientos estúpidos.

Esto es realmente malo. Aunque pensé que todo había terminado, tan pronto como bajé la guardia, el festival de uniformes militares se reinició.

Lo sé. Solo tengo que irme a casa, antes de hacer algo estúpido de nuevo, para ser honesta, en este momento, es un poco peligroso.

—Freed, también me retirare aquí.

Aunque pensé que había aprovechado, hábilmente, la oportunidad de irme, Freed no lo permitió.

— ¿De qué estás hablando, Lidi? Antes, ¿no prometiste venir a mi habitación?

Recordando el dolor de cuando él agarró mi mano con fuerza, mi cara frunció el ceño.

Volviendo a su tono habitual y para no dejarme ir, me tomó en sus brazos.

Incluso, mientras pensaba que no funcionaría bien, de alguna manera, intenté pensar en una excusa.

—Si lo pienso cuidadosamente, me di cuenta de que no hay razón para entrometerme. Creo que me iré.

—No puedes, Lidi, no te dejaré escapar hoy.

Me sujetó fuertemente, mientras me miraba a los ojos.

Definitivamente, era culpa de este uniforme que mi corazón latiera violentamente.

—Me disculpo por hacerte experimentar algo desagradable. Esas chicas eran demasiado persistentes. Hasta ahora, debido a que la animosidad nunca había ocurrido, hasta ese punto, siempre me había ocupado de ese tipo de situaciones. Pero, ¿cómo se atreven a tener ese tipo de actitud hacia mí Princesa Consorte~, no permitiré que esas chicas se acerquen a Lidi una segunda vez, así que está bien, incluso si no te preocupas por eso.

—Ya han mostrado quiénes y qué tipo de personas son, por lo que no es un problema. Me ocuparé de eso yo mismo.

—No soy tan suave como para que me lastimen con eso. Si van a apuntarme, la próxima vez les daré la vuelta.

—Eso es tranquilizador, pero… ¿sabes quiénes son?

—La cara y los nombres de todos los nobles, son conocimiento común para mí.

—Como era de esperar, hacia personas que nunca he conocido antes, no puedo decir que tengo un buen conocimiento de quienes son, pero quiero escuchar los nombres de esas idiotas que no saben mostrar debido respeto a mí Princesa~.

Le dije a Freed sus nombres, los nombres de sus padres y las posiciones que tenían sus padres. Luego, con un tono de sorpresa, me respondió “correcto”.

—Es justo como dice el Primer Ministro, parece que no necesitas la capacitación de Princesa Consorte. Ya eres perfecta.

—Es un honor recibir tales elogios. Ahora bien, yo…

— ¿No dije que no te puedes ir? Es malo no saber cuándo rendirse.

Tenía la intención de irme después de decir algunas palabras bonitas, pero Freed no me deja ir.

—Prometiste que vendrías conmigo, ¿verdad?

— ¡¡Pero, eso fue…!!

A pesar de que intenté liberarme, su brazo no cedió.

Mientras intentaba resistirme seriamente, Freed se molestó un poco.

—Si eres tímida, entonces, creo que es lindo. Pero si ese no es el caso…sería que Lidi me ha mentido.

Cuando dijo eso, el aire a su alrededor cambió por completo. Me atravesó con su fría mirada y sus palabras.

Siendo, completamente tragada por su aire intimidante, las palabras se pegaron a mi garganta. No pude responder de inmediato.

—Eh…eso…eh

Tenía la intención de decir que no era una mentira, pero las palabras no salían.

—Si fueras alguna de esas personas sin importancia de antes, no me importaría particularmente. Pero, realmente odio cuando las personas cercanas a mí, me mienten.

—Ah~

Para Freed, quien repentinamente borró su expresión, sentí como si de alguna manera hubiera pisado una mina terrestre.

Mientras estaba congelada, sin saber qué decir, Freed comenzó a caminar tirándome con fuerza.

Como si me dejara persuadir, una vez más, lo seguí. Incluso cuando el dobladillo de mi vestido quedó atrapado entre mis pies, Freed no se detuvo por completo. Su silenciosa espalda me transmitió que estaba, extremadamente, enojado.

Rápidamente, seguimos avanzando hacia la parte interior del castillo. Cada vez que pasamos por una puerta, los guardias, alineados en ambos lados, se inclinaban ante nosotros. Naturalmente, no había nadie a quien culpar.

Un poco después, llegamos a lo que, probablemente, es la parte más profunda del castillo.

Freed abrió la puerta de plata con las enredaderas de hiedra grabadas en ella.

Esta es, muy probablemente, su habitación personal. A juzgar por esta situación, definitivamente, es de Freed.

Sin siquiera el tiempo para inspeccionar de cerca la habitación, Freed me empujó sobre mi espalda y se quitó su irritante manto.

Asombrosamente, mientras intentaba levantarme con una mano, sentí algo suave y esponjoso, en mi espalda.

Cuando me di cuenta de que me habían tirado en la cama, Freed ya estaba sobre mí.

Incluso si trato de escapar, él tenía mis brazos sujetos sobre mi cabeza con una mano.

— ¡¡¿Qué…nng…?!!

Pensé que, al menos debería protestar, pero mi boca estaba sellada, incapaz de formar palabras.

Y así, una lengua se deslizó dentro, explorando el interior de mi boca. Rastreando las filas de mis dientes, entrelazando su lengua con la mía. Mi cuerpo comenzó a calentarse con esa burla como un beso.

Una y otra vez, cambiando el ángulo, continuó profundizando el beso.

Perdí toda mi fuerza, ni siquiera tenía el poder de resistir. Freed, que había estado devorando mis labios todo este tiempo, se separó lentamente de mi cara.

Labios rojos empapados, con un hilo plateado que pasa a lo largo de los labios del otro, creando una atmósfera impura.

Freed, con sus ojos carentes de emoción, me miró fijamente.

Sintiéndome incómoda, deje escapar un suspiro.

—De cualquier manera, como ya está decidido a ser de esta manera, el resultado sigue siendo el mismo.

—Eh…

Miré a Freed, quien pronunció esas palabras. Aun así, continuó sin explicarme nada.

—Tienes que asumir la responsabilidad de hacerme enojar.

— ¿Eh? Haciendo qué…

Él sonrió hermosamente, yo en cambio, seguía sin entender lo que me decía.

Luego, como si quisiera persuadirme, habló de forma pausada, deteniéndose entre palabra y  palabra, antes de que finalmente se lanzase sobre mí.

—Creí que te había dicho que no quería que me mintieran una segunda vez, así que es necesario darte un castigo adecuado.


[Ayanami: a alguien más le sonó a pretexto? porque a mi sí jajaja, la verdad es que Freed sólo quería comerse a Lidi ¿no? Bueno perdón por la demora pero aqui tienen un nuevo capítulo]

Pueden encontrar más capítulos (hasta el 34) + 3 Historias Paralelas en Kovel Times edición 18.

| Índice |

3 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 32: Ella y las Hijas Nobles

  1. CieloFlowlight says:

    Me encanta como el príncipe si parece cumplir su promesa de Amor a Lidi. Ella ya no tiene ningún pretexto para no casarse, ya todo marcha sobre rueda. Solo queda esperar a que se enamore del príncipe ♥️
    Gracias por el capítulo, se les agradece mucho el esfuerzo que hacen con tantos proyectos ✨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *