¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 35: Ella y la Dama de la Corte

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


— ¿Nn…n…?

¿¿Es cálido??

Mientras mi conciencia se despertaba gradualmente, sentí una especie de calor.

Ante la peculiar sensación al despertar, mis cejas se levantaron suavemente.

Las sábanas que tocaban mi mejilla se sentían diferentes de lo habitual y, por encima de todo, mi cuerpo parecía increíblemente pesado. Ni siquiera puedo mover un dedo.

Entonces, me di cuenta de una sensación cálida que se aferra a mí. Cuando, inconscientemente, me acerqué al calor agradable, me abrazaron con fuerza.

—Aah…fuuu…

Se siente genial. No puedo tener suficiente de esto… ¿eh?… ¿¿Abrazada?? ¿Yo?

Cuando, ante la duda, abrí los ojos, me encontré con una imagen de primer plano de una belleza calmada de pelo rubio.

Aunque parecía dormido y tranquilo, estaba segura de que en este momento estoy siendo abrazada por un hombre desnudo.

— ¡¡¿Uwaah?!!

En un instante, me sentí completamente despierta. Cuando los recuerdos de la noche anterior volvieron a mí, me puse pálida.

Así es, fui llevada por Freed a su habitación y luego me quede toda…

—Uwaachaa…

Cuando comprendí la situación en la que me encontraba, lo siguiente que salió de mi boca fue un gran suspiro.

Fui yo quien aceptó venir y al final lo hicimos. Me perdí espléndidamente.

— ¿Qué he estado haciendo?

Quedé completamente embrujada por la apariencia del uniforme militar de Freed y, al mismo tiempo que tenía conocimiento de ello me olvide de mí misma en mi propia indulgencia. Después de eso, fui barrida por el insaciable ataque personal de Freed.

No es de extrañar que mi cuerpo este adolorido. Esta situación, en la que incluso mover una pulgada es tan doloroso que me dan ganas de derramar lágrimas.

Deliris-san me había advertido, pero en cualquier caso, Freed parece ser un tipo sin igual.

Ya que aquella era la primera vez que lo hacíamos, expresó que se contuvo y solo en este momento me di cuenta de que en realidad podría estar diciendo la verdad.

A diferencia de lo anterior, sentí que mi energía se agotaba hasta mis huesos.

—Espera…no puedo moverme…

Cuando intenté mover mi cuerpo, Freed apretó su abrazo sobre mí, restringiendo mis movimientos.

Intente liberar mi cuerpo, con un resoplido, de sus brazos, pero aun así, me resultó imposible. Renuncié y cese mi resistencia.

Sin nada más que hacer, moví mis ojos para mirar alrededor de la habitación.

Ya que es la habitación del Príncipe Heredero, miré a mi alrededor con la expectativa de que sería grandiosa y extravagante, sin embargo, no parecía haber mucha diferencia con mi propia habitación.

A pesar de eso, la pintura sostenida como un adorno es realmente maravillosa; otros artículos de la misma o mayor calidad se mantienen al mínimo. Incluso cosas como los objetos personales no se ven por ningún lado.

La silla más cercana posee un gran refinamiento de estilo barroco es donde se encuentra el uniforme militar de Freed. Tan pronto como puse mis ojos en él, la cadena de eventos de ayer, relacionada con el uniforme, inundaron mi cerebro. Me hizo querer enterrarme viva.

—Soy una idiota…

¿Qué he estado haciendo con mi propio novio…?

Solicitando un juego de roles y cosas por el estilo, y todo debido a un uniforme, no me lo puedo creer.

Si recuerdo claramente, le ordené a Freed que no se lo quitara…

¡Ah, qué he hecho!

Por ahora, no hay nada que se pueda hacer, así que dejemos este tema para otro momento.

Sin duda, me volveré a deprimir cuando llegue a casa, no obstante, debo asegurarme de que esto nunca vuelva a suceder, es lo más importante.

Probablemente será en vano, pero aun así endurecí mi resolución. Luego, continué mi vigilancia de la habitación.

La luz que asomaba por las cortinas me hizo darme cuenta de que ahora es de mañana.

—Así que ya es de mañana…

Murmuré distraídamente, mientras mis ojos escudriñaban la deslumbrante luz, sin estar completamente en mis sentidos.

¿Mañana? ¡¡De mañana!!

Mis ojos se abrieron ante la abrumadora sorpresa. Mi somnolencia se dispersó al instante.

Espera un segundo. Si recuerdo, Freed me trajo aquí al mediodía y, sin embargo, ¡¡¿cómo podría ser ya de mañana?!!

Recordé el momento en que finalmente me derrumbé de sus persistentes acciones.

Vi los colores del sol naciente asomándose por las ventanas…pensar que me perdí dos comidas.

—Uuahhhhh…

De repente, estoy en el punto final. Haciéndolo durante casi un día entero, ¡¡cómo pudo pasar eso!!…Demasiado idiota, casi quiero llorar y negar la verdad.

Dejando eso de lado, hay una cuestión de mayor importancia.

Parece que me quedé fuera toda la noche sin avisar.

Mi padre, que me entregó, probablemente entendió el flujo de las cosas, así que no me preocupare por él, pero me pregunto si a mi madre le preocupa.

Por el momento, quiero irme a casa. Y luego quiero comer.

Como no comí dos comidas ayer, mi estómago se volvió honesto. Se ha estado quejando fuertemente sobre su estado.

—Uuuu…tengo hambre~

Más que nada fue doloroso y me desanimó. Mientras pensaba en ello, escuché una risa ahogada frente a mí.

—Kukuku…diciendo eso tan pronto como te levantas…

— ¡Freed! ¿Estabas despierto?

Los hombros de Freed se sacudieron de risa, mientras me abrazaba con fuerza.

—Buenos días. Me preguntaba qué haría Lidi cuando se despertara.

—Tienes aficiones extrañas.

Mientras mis labios hacían un puchero con un ‘mu’, mi cabeza fue acariciada tiernamente. De alguna manera, me sentí bien, así que cerré los ojos en silencio. Entonces, escuché la risa una vez más.

—La última vez te escapaste con éxito. No quería que Lidi se fuera nuevamente, así que me desperté muy temprano y me dedique a observarte.

—Quizás, ¿estuviste despierto todo el tiempo?

Me sorprendió, pero luego me di cuenta de que solo han pasado dos horas desde entonces.

—Incluso si te mantuvieras despierto todo el tiempo, no podría escapar con los brazos atados detrás de mi espalda de esta manera.

—A pesar de que quieres huir, Lidi sigue siendo adorable, ¿sabes? Casi quiero hacerlo una vez más.

— ¡Imposible! ¡Eso es imposible!

Ante esa aterradora frase, sacudí desesperadamente mi cabeza. Freed sonrió cálidamente al estar de acuerdo y entender lo que dije.

Su sonrisa principesca, que puede encantar a cualquiera, solo me parecía ingeniosa.

—No te voy a presionar más con esto por hoy. Mis deberes oficiales se apilaron desde ayer también, por lo tanto no tengo mucho tiempo para descansar

— ¿Estarás bien sin dormir?

—Mi condición es extremadamente agradable. Eso es gracias a Lidi.

Pregunte por su condición física por si acaso y él, con sus ojos brillantes y su apariencia sonriente, expresó que está en perfecto estado.

¿Cómo podía estar tan enérgico sin dormir? Yo soy la que se siente peor, ya sabes.

—Por el momento, déjame ir.

—Está bien, pero ¿puedes levantarte sola?

Miré a Freed, mientras finalmente me dejaba salir de su abrazo. Luego, intenté enderezarme, pero terminé perdiendo fuerza y ​​me sentí colapsando en la cama.

¿Eh?

—Mira, ¿no te lo dije?

Prediciendo esto, Freed me sostuvo en alto cuando estaba a punto de caerme. Me sentó, mientras me hacía apoyarme en él.

Me puse nerviosa porque no podía ejercer ninguna fuerza.

— ¿Eh? ¿Cómo?

—Puede ser porque ayer te empujé a tu límite.

Mientras me apoyaba contra Freed, él rodeó sus brazos alrededor de mi cintura. Entonces, estábamos pegados el uno al otro de forma natural. Como ambos estábamos desnudos, puedo sentir su cuerpo contra el mío. Mi cuerpo tembló con un sobresalto y luego, Freed dejó caer un beso en mi cuello

—Limpie tu cuerpo con mi magia para que no te sintieras desagradable, pero, ¿cómo te sientes?

Cuando dijo eso, en ese momento, me di cuenta de que no sentía ninguna molestia. No pude evitar pensar que si también tuviese magia, sería extremadamente útil.

Resulta que no soy muy buena con la magia. Tampoco puedo entender cómo fluye la magia.

—Está bien. Pero todavía me gustaría tomar un baño, por lo tanto, quiero ir a casa.

Incluso si mi cuerpo está limpio, la necesidad de hundirme en un baño caliente todavía se arrastra dentro de mí.

¿Son las huellas de mis raíces japonesas? Probablemente, es el deseo de querer tomar un baño después de estar agotado.

Cuando expresé mi deseo de volver a casa, Freed frunció las cejas con franqueza.

Me acarició la espalda como si quisiera persuadirme.

—Con tu cuerpo en ese estado, es imposible. Si quieres tomar un baño, siempre puedes usar los que están dentro del castillo. Me pregunto si será demasiado tarde si te bañas después de desayunar. No te lo he dicho antes, pero el jefe de cocina prepara excelentes platos, ¿sabes?

 — ¿Eso es cierto?

De repente, sentí que sus ojos brillaban momentáneamente, pero probablemente fue mi imaginación.

Mi sentir a comer antes de bañarme es honestamente desagradable.

Mientras me sonreía felizmente, Freed ordenó que trajeran los alimentos. Cuando levanté la cabeza para escuchar sus palabras, se escuchó el sonido de un golpe y se abrió una puerta.

—Buenos días, su alteza Frederic. He traído su comida. ¿Puedo recibir su permiso para entrar?

Por la suave voz de la mujer, entendí que la que entró es una dama de la corte del castillo.

Como se espera de la asistente del Príncipe Heredero, ella trabaja rápido.

Hmm…espera un segundo, ¿no estoy desnuda…?

Ante la repentina ocurrencia, me asusté, pero frente a mí, Freed respondió hacia la puerta con una expresión juguetona.

El brazo que estaba alrededor de mis caderas me sostenía con fuerza, por lo que no podía moverme.

—Buenos días, dama de la corte. No me importa, así que tráelo aquí. Sin embargo, no dejes que los guardias se acerquen. Déjalos esperar delante de la puerta.

—Entendido. Entonces, disculpe la intromisión.

Confirmé su posición en cuanto escuché la frase “Dama de la Corte”. La puerta se abrió con un sonido pesado. Mis ojos se encontraron con las jóvenes que entraron en la habitación.

Ah, de alguna manera, están sorprendidas.

Alrededor de 40 damas, con cuerpos regordetes de aspecto limpio, exudaron una expresión de sorpresa, cuando sus ojos marrones se abrieron enormemente.

Se quedaron mirando fijamente mi cara, perforando su mirada intensamente. Posteriormente, la línea de visión de la dama de la corte principal se mantuvo enraizada en el lado izquierdo de mi pecho.

Estaba desnuda, así que naturalmente, “La Flor del Rey” estaba a la vista.

Para cuando me di cuenta de que había olvidado ocultarla, ya era demasiado tarde.

—La Flor de…Flor…

Dijo con un jadeo, antes de enderezarse, al darse cuenta de lo que estaba pasando.

Cuando pensé que una gratitud, bien educada, exudaría de ella, fue reemplazada con una disculpa.

Sin embargo, sus acciones parecían constreñidas.

—Me disculpo profundamente. No pensé que la princesa consorte también estaría presente. Fue inmensamente descortés de mi parte.

Err…todavía soy solo la prometida. El título de “Princesa Consorte” me sobresaltó.

Freed ignoró completamente esa afirmación y la señaló alegremente.

—Lo piensas demasiado, pero como se trata de Clara, probablemente pensaste que había traído a otra mujer, ¿verdad?

—No, yo nunca…

— ¿Nunca? Entonces, eso está bien. En otra nota, prepara rápidamente nuestra comida. Lidi tiene hambre, hacerla esperar más de lo que ha esperado es lamentable.

— ¡¡Hey!! ¡¿Freed?!

Freed, que parece estar llamándome, también protestó. La dama de la corte principal se inclinó en silencio.

—Entendido. Lo prepararé de inmediato.

Señaló hacia la línea de damas de la corte y, al instante, un arreglo de comida llenó la mesa.

La comida variaba desde huevos, verduras, zumos de frutas, hasta quesos, pollo y ensalada César. Además de eso, varios menús de tipos de comida se alinearon en las manos de las damas de la corte.

Como se esperaba del jefe de cocina del palacio real, solo la apariencia de los platos muestra una variedad maravillosa de colores brillantes.

Mientras admiraba la exquisitez de la comida, recordé las palabras de Freed. Contemplé los platos con impaciencia, quería comer ya. Mientras lo hacía, sentí algo cálido envolviendo mí espalda.

—No sería bueno si te resfrías.

Por la sensación esponjosa del artículo, entendí que me puso una manta.

La dama de la corte principal, supuestamente, le entregó la manta a Freed con la intención cubrirnos.

—Gracias…

Debido a la sensación cálida y suave, me sentí aliviada. En cuanto mi cuerpo estuvo completamente envuelto, solté un suspiro.

Sin embargo, si quisieran cubrirme, hubiera sido mejor darme un conjunto de ropa.

Sin darme cuenta, Freed ya lucía una bata blanca. Estoy tan celosa…

Después de un tiempo, los preparativos de las comidas terminaron y las damas de la corte dieron un paso atrás. La única que quedó fue la dama principal.

—Su Alteza, los arreglos de la comida están completos

—Sí, gracias. Lidi, ya que está aquí, déjame presentarte. Ella es una dama de la corte, su nombre es Clara Grimm. Desde hace mucho tiempo, ella es la dama de la corte asignada a cuidarme.

Cuando fue presentada, Clara inclinó profundamente la cabeza.

—Princesa, mi nombre es Clara Grimm, soy la dama principal de la corte. Estoy encantada de conocerte. Déjame hacer una corrección a las palabras de Su Alteza. Estoy afirmando, orgullosamente, que sigo siendo la ayudante de Su Alteza. No creo que nadie pueda ayudar a Su Alteza mejor que yo.

A la Clara que está llena de confianza en sí misma, Freed respondió con una sonrisa amarga.

—Eso es cierto, ya que Clara se siente cómoda con eso está bien, además es fácil. Las otras damas de la corte son ruidosas y molestas…Clara, ella es mi princesa consorte Lidiana.

Umm, sí, ya te dije que todavía soy solo tu prometida. Cuando me di cuenta de que corregirlos no tiene sentido, sólo le di una mirada lejana.

Freed me acarició el pelo, mientras me acercaba aún más.

Él me apoyó fácilmente, cuando estaba a punto de caerme al perder el equilibrio, mientras lo hacía, me besó en la mejilla.

¿Qué estás haciendo? Pensé, mientras giraba mi cabeza para mirarlo, pero él me besó en los labios.

Al menos, detente frente a otras personas.

Como si no pudiera creer lo que estaba sucediendo, Clara fijó su mirada en nosotros, sin embargo, mientras recuperaba sus sentidos, inclinó la cabeza.

Tengo la sensación de que sus orejas están rojas.

—Soy muy consciente…la dama es la hija de Su Excelencia, el Duque Vivouare.

Era raro ver a alguien llamar a mi padre como Duque. Inconscientemente, fije mi mirada en Clara.

Casi todos lo llaman Primer Ministro, ya que se sabía que le gustaba que lo llamaran así más que Duque.

Quería que lo llamaran por el título que ganó más que por el título que se le había dado. Tiene ese tipo de orgullo y soy muy consciente de ello.

—Soy Lidiana. Por favor, tráteme bien.

Ya que hizo todo lo posible por llamar a mi padre con ese título, es probable que no le guste.

No fue por Freed, esta vez, estaba molesta de que no le gustara debido a mi padre.

Sin embargo, mi padre es mi padre. Yo soy yo.

Ya que, después de esto, es probable que mis reuniones con la dama de la corte aumenten.

Sin embargo, si ella entiende que mi padre y yo somos completamente diferentes, sería lo mejor. No quiero estar emparejada con ese demonio del trabajo.

De ahora en adelante, estaré bajo el cuidado de la dama principal de la corte, así que preferiría que estuviéramos en buenos términos.

Umu, trabajemos duro.

Mientras pensaba de esa manera, Freed abrió la boca para agregar más palabras.

—Oh, eso es correcto, déjame aclarar esto ahora. Deseo que este matrimonio suceda porque amo a Lidi. Es por eso que apresuré los preparativos. No tiene nada que ver con el Primer Ministro. Ten cuidado de no malinterpretar algo, ¿de acuerdo?…Si a Lidi se le trata con dureza, no te lo perdonaré aunque se trate de ti.

Clara bajó los ojos, mientras sentía su fuerte mirada.

Como su cara estaba mirando hacia abajo, no pude ver su expresión.

—Entiendo.

—Bien entonces, Lidi perdona la espera. Vamos a desayunar

Su tono frío desapareció en un instante y luego fue reemplazado por su comportamiento habitual, mientras me sonreía alegremente.

Él, probablemente, me está protegiendo, para evitar que la dama principal de la corte me hiciera daño.

Me alegro de sus sentimientos pero, no me importara lo que ella pudiera hacer, además sería mejor si deja de protegerme de esta manera.

Deberías entenderlo, ¿verdad?

No soy tan débil.


Capítulo 36 ya disponible en la edición 31 de Kovel Times

| Índice |

3 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 35: Ella y la Dama de la Corte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *