¡No quiero ser princesa! – Historia paralela: La bruja caprichosa (1)


―Hola

Una voz de mujer se escuchó en la tienda que no tenía invitados que vinieran por años. Con estas circunstancias inesperadas, los ojos de la anciana parpadearon.

♦ ♦ ♦

Su tienda, era una tienda que no podía ser convocada para sus productos.

En cualquier caso, ella no estaba interesada en vender. Toda la tienda estaba cubierta por el poder mágico; múltiples capas que desviaban cualquier magia que se especializara en el reconocimiento.

Su medicina hecha a mano fue muy eficaz, también hizo muchas variedades de medicinas.

Seguramente había muchos clientes que la querían, con esa clase de idea, había algunas personas que vinieron una vez en varios años después de esforzarse para encontrar la tienda.

Sólo que la probabilidad de que una persona venga a su tienda sería un milagro, y uno tenía que estar dispuesto a entregar su buena fortuna para encontrarlo. Sin embargo, debido a los elevados precios, había pocas personas que podían permitirse comprar artículos.

Al final, puede decir que no quiere venderlo, puede decir que está bien o que está mal. La razón era que ella era una bruja caprichosa.

Si ella estaba satisfecha con el cliente que había llegado, sólo pagaría la tarifa del artículo que pidió, de lo contrario ella sobrecargaría al cliente. Así es como es.

De esta manera, había sido alrededor de 50 años que ella dirigía el negocio de la manera que le gustaba, y no hubo un cliente que vino por varios años, en lo que a ella concierne, siguió siendo bastante pacífica todos los días.

♦ ♦ ♦

― ¿Huh? ¿No hay nadie aquí? Eso es raro… pensé que esa tienda estaba aquí.

Habían pasado 50 años desde que se abrió. La voz de una jovencita que nunca se oyó antes resonó en la tienda.

La anciana abrió los ojos con sorpresa. Sin una poderosa habilidad mágica, nunca habría podido encontrar este lugar.

Una señorita tan joven.

― …Es aquí. Bienvenida, mi señora. Pareces venir de una buena familia, pero ¿quién te ayudó a encontrar esta tienda?

Cuando me revelé, el rostro de la joven mostró sorpresa.

Sin embargo, eso era lo mismo para la vieja. Una hermosa señora joven ojo púrpura. Su ropa era similar a la apariencia de una chica de la ciudad, pero tal vez ella era un noble de rango alto. No había ni una persona como ella que viniera desde el día que abrió su tienda.

―Es un placer conocerte. Mi nombre es Lidi. Naturalmente vine sola, porque… es que no podría pedirle a otra persona que…

Miré a la joven que bajaba la cabeza mientras sus mejillas se teñían de rojo, de alguna manera entendía lo que quería pedir.

―Ah, buscas la [Medicina secreta de Delris]… pero aún así, por lo que parece, has descubierto hábilmente esta tienda sola, ¿verdad?

― ¿…? No he hecho nada en realidad. De alguna manera u otra me estaba preguntando acerca de eso, hasta que de repente un camino que no estaba allí antes apareció así-

― ¿Quieres decir que un camino apareció…?

Asentí con la cabeza en la comprensión de la joven que se convirtió en confusa por lo que aparecio cuando buscaba. Cuando la magia fue anulada, el pasadizo oculto quedó expuesto.

Mientras que apresuradamente canté para restaurar el hechizo que escondió la tienda, ella no pudo ocultar su sorpresa.

―Estoy sorprendida… ¿es usted capaz de utilizar la magia de anulación?

― ¿Magia? No, no soy muy bueno con la magia.

Desde el fondo de mi corazón, cuando di vuelta mis ojos hacia ella, yo estaba sorprendida. Parece que ella misma no reconoció la magia de anulación que utilizó.

― ¿Es inconsciente…? Es bastante aterrador. Para pensar, nunca pensé que llegaría el día en que mi magia quedaría anulada.

Aún más, quitó las capas de mi ocultación mágica, solté un suspiro de alivio.

Misteriosamente, sentí que iba a divertirme después de mucho tiempo mientras la joven me miraba.

―Soy Delris. La bruja Delris….. Muy bien. Debido a que ha sido un largo tiempo que me sorprendí, vamos a vender [Medicina Secreta Delris], ¿verdad?

| Índice |

3 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Historia paralela: La bruja caprichosa (1)

Responder a Ana Maria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *