¡No quiero ser Princesa! – Historia Paralela 6: La Melancolía del Primer Ministro 2

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


―No entiendo a mi hija.

Incluso si el compromiso con Su Alteza el Príncipe Heredero finalmente está arreglado de manera segura, sigue siento un peso de mi mente.

Pensando en ello, el incidente ocurrió justo en el momento adecuado.

♦ ♦ ♦

Ese día fue raro desde el principio.

Su Majestad el Príncipe Heredero, quien en pocas ocasiones se acerca a mí por decisión propia, tal vez debido a que no le gusta hablar sobre el compromiso, solicitó una reunión conmigo.

Por supuesto, no tenía la opción de negarme.

Le respondí que me alegraría recibirlo, pero sugerí que habláramos en presencia de Su Majestad.

Más tarde, cuando pregunté acerca de lo que necesitaba, por alguna razón, pidió reunirse con mi hija.

Como hasta entonces, había sido completamente indiferente, sospechaba acerca de lo que estaba pensando. Honestamente, aunque logré que se comprometieran, tenía la duda ardiente sobre si fue o no la mejor decisión.

Aunque Su Alteza ha aceptado el compromiso, no importa cómo lo vieras, él no mostró ningún interés en el asunto, sin lugar a dudas mi hija, no le gusta.

Me pregunto si es imposible esperar por un futuro feliz en este matrimonio. Tenía que llegar a este punto, para que yo, lo creyera. No quiero ver la cara de mi hija manchada de lágrimas.

En lugar de eso, mi hija sería más feliz, si la confiara a un hombre que la ame seriamente. Recordé al chico que siempre está a su lado.

Aunque es el hijo de alguien que odio, la persona en sí es un joven tranquilo, me causó una impresión favorable al negarse obstinadamente a comprometerse con alguien que no sea mi hija. Además, he oído que, finalmente, sus padres se rindieron a él.

No tenía ganas de aceptar sus avances, pero también pertenece a una casa ducal y es el hijo mayor.

Aparte de Su Alteza, se puede decir que es la mejor opción. No soy de los que hablan de sus preferencias personales pero, quizás, es el momento en que debo tomar una decisión.

Pensé que así era, pero.

Cuando Su Alteza inesperadamente apeló diciendo que realmente quiere casarse con mi hija, mis sentimientos cambiaron.

Mientras interactuamos en el trabajo, puedo descubrir si es serio.

No sé qué sucedió, pero Su Alteza parece, verdaderamente, sincero acerca de que ama a mi hija.

En ese caso, no hay problema.

Desde el principio deseé esa relación. Si Su Alteza en verdad ama a mi hija y la cuida, no habría mayor alegría para mí, pero…

Simplemente, me pareció extraño.

Su Alteza y mi hija nunca se han conocido.

Me pregunto por qué fue tan lejos…

Aunque evitó mi sondeo, sentí que sus ojos me decían que investigara por mi cuenta.

Inmediatamente, decidí abandonar las cosas a la mano e investigar, pero…

Después de que terminó de hablar con mi hija, Su Alteza me confesó una impactante verdad pero, esa es una historia para otro momento.

| Índice |

2 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Historia Paralela 6: La Melancolía del Primer Ministro 2

Responder a Beauty Flowers Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *