Reina Villana – Capítulo 17: Amante Amoroso

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Anika es una persona valorada en Mahar, pero abusa de los privilegios que se le otorgaron.

Es una mujer de cabello negro azabache y misteriosos ojos oscuros, a los que la gente no puede evitar sentirse atraída. Pero, lo que la hizo diferente de muchos, fue que nació con habilidades especiales.

Las personas como ella son raras: hay pocas posibilidades de que alguien con las mismas habilidades que Anika nazca en el mismo año o los próximos. Por lo tanto, eso explica por qué fue tratada como alguien importante.

Después de que nació, no heredó el apellido de sus padres, sino que fue el estado quien le dio su nombre “Jin Anika”. Fue bautizada por el nivel más alto de la sociedad, y su vida sería fácil: todos sus gastos de vida y educación, serían apoyados por el estado hasta su muerte.

Solo su especie podía producir un sucesor para el rey, que tuviera las mismas habilidades del rey, la próxima descendencia heredará el Praz, ya que Anika fue dotada con el poder Ramita.

Eugene miró su mano y pensó en estos hechos.

Si la habilidad del rey, es el poder de la destrucción, la superpotencia de Anika es el poder de la creación. Por esta razón, su habilidad fue reconocida como algo más más sagrado.

Sin embargo, en comparación con los demás reyes de Mahar, las habilidades psíquicas de Anika eran débiles, pero esto no siempre sería así, ya que ella era quien tenía más hambre de poder…más que cualquier otra cosa.

Eugene recordó lo que había escrito de memoria.

—Al principio, Jin Anika era naturalmente débil con su habilidad Ramita. Muy pronto, su cuerpo comenzó a desear la oscuridad hasta que, finalmente, encontró su máxima fuerza combinando fuerzas con el mal.

 ♦ ♦

Antes de que Eugene lo supiera, el día había terminado.

Se dio un baño más largo de lo habitual, y las criadas la atendieron. El agua del baño, que tiene pétalos flotando en su superficie, era fragante y calmaba sus nervios.

Las manos de las doncellas frotaban y engrasaban su piel, preparándola para su noche con el rey. El pensamiento mismo la avergonzó.

Esta noche, está vestida de manera diferente a su camisón habitual.

No, lo que lleva puesto está lejos de ser un camisón, sino que se encontró vestida con una escandalosa prenda, un vestido fino y delgado que apenas cubre su cuerpo desnudo.

Tan pronto como las criadas se fueron, Eugene se sentó quieta en el sofá y reflexionó sobre sus próximas acciones para la situación que enfrentaba.

—Solo puedo decir que no quiero hacerlo. 

Ella se consoló a sí misma.

—Anika.

Ella giró la cabeza sorprendida. Una voz autoritaria vino de afuera de su puerta.

—Su Alteza, eres tú.

Un momento después, la puerta se abrió de par en par. El rey entró y señaló a los sirvientes a sus espaldas. Sin alboroto, los sirvientes inclinaron la cabeza y se marcharon, dejando, a ambos, solos en su habitación.

Kasser se acercó a la reina, que ahora estaba de pie junto a su sofá con la cabeza gacha. Se detuvo a unos centímetros de ella. Luego, la miró intensamente, imperceptiblemente irritado por su modestia, que todavía creía que era solo una fachada.

— ¿Prefieres toparte con un lark en el desierto que mirarme?

Al oír eso, Eugene levantó la cabeza, pero guardó silencio, sin saber qué decir.

—Pensé que aún teníamos tiempo, pero hubo un error. Tenemos que concluir nuestro contrato ahora —Dijo Kasser, sentándose en el sofá.

A pesar de que Eugene se sintió avergonzada, todavía estaba aliviada de que Kassser no mirara, ni una vez, su atuendo escaso. En cambio, eligió evaluarla primero con una conversación.

—Él no es una persona amable, después de todo.

En la novela de Eugene, los Cuatro Reyes eran el bien contra el mal, pero ciertamente no son buenos hombres. Tampoco es un héroe que clama por justicia. Gran parte de su motivo para castigar a Jin Anika fue la venganza personal. Kasser es arrogante y cínico. No se lleva muy bien con los otros reyes.

—Dices que no recuerdas el contrato, así que tendré que volver a eso. Hace tres años, hicimos un trato.

Kasser explicó el trato entre los dos. El contrato en sí es bastante simple, por lo que la explicación terminó rápidamente.

— ¿Un…un niño? —Eugene preguntó con una mirada perpleja, sin decir nada durante mucho tiempo.

—Sí, mi sucesor.

Justo después de enterarse del inesperado contrato, Eugene estalló en un sudor frío.

—El próximo mes será el tercer aniversario de nuestro matrimonio —dijo Kasser con indiferencia, como si solo estuviera discutiendo el clima frente a ella. —Nos queda un poco más de una luna llena.

—No esperas que tenga un bebé en solo un día, ¿verdad? —Ella se rió a carcajadas, encontrando el contrato imposible de cumplir en un mes.

— ¿Me estoy perdiendo de algo? ¿Es una criatura alienígena como las de una película de ciencia ficción? ¿Su sucesor crecerá anormalmente rápido dentro de mí?

Sin embargo, estos pensamientos se fueron por el desagüe tan pronto como vio su cara seria.

—Pero esto es tan repentino… —se quejó asustada.

—Como dije, no tengo intención de romper el contrato. Y no tengo tiempo para considerar tu situación.

Mirándolo, Eugene no pudo evitar sentirse llena de confusión. Por su tono de voz y la forma en que actúa, es como si le dijera Acabemos rápido con esta situación en lugar de Tengamos un bebé.

— ¿Estas personas son raras o su cultura es siempre así?

En la novela, Eugene incluyó emociones suaves como el amor y la amistad. Kasser está lejos de ser un amante amoroso.

—Este chico es raro. De esto estoy muy segura.


Kiara
Trabaje el capítulo tan rápido que no me di cuenta de cuando acabo, me quede esperando la zukulencia, me siento estafada, esto se está alargando demasiado

| Índice |

One thought on “Reina Villana – Capítulo 17: Amante Amoroso

  1. Cerezoo-chan says:

    Ha ha ha ha, comprendo tu frustración al traducirlo y no encontrar la escena que deseas leer 🤭🤭🤭

    Vamos a ver como se sigue desarrollando esto

    Muchas gracias por el capítulo que 💜🌸💜🌸💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *