Vida despues del matrimonio – Capítulo 15: La violencia doméstica aparece al lado

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Una suegra malvada y una buena nuera equivalen a una bruja que intimida a un mago azul. Después del trabajo, recibí un mensaje para esperar en el estacionamiento, sin duda una orden de un ingenuo inefable que estuvo enojado conmigo durante todo el día.

Cuando me senté en el auto de Han Lei con una sonrisa en mi rostro, Han Lei, enojado, se volvió hacia un lado y se negó a mirar mi brillante sonrisa. Al final, tuve que persuadir, suplicar e incluso ofrecerle sexo a este joven maestro hasta que, de mala gana, dejó escapar un suspiro y me miro de nuevo.

Me miró con resentimiento y, mientras hacía pucheros, se quejaba —¡No te preocupas por mí!

—¿Cuándo no lo hice? —Protesté por esta falsa acusación sin la menor vacilación.

—¡Viste ese maldito anime toda la noche y ni siquiera me miraste!

—¿No lo hice? Específicamente, tomé mi computadora portátil y la miré mientras estaba acostada a tu lado. Además, ¡también te miraba con ternura de vez en cuando!

—¿Oh? Entonces, ¿por qué no mencionaste que las únicas veces que me miraste fue durante las canciones de apertura y del final? Además, ¡era para comprobar si tu risa aterradora me había despertado o no!

—Está bien, admito que te ignoré toda la noche.

Santo cielo, su boca está haciendo un puchero tan grande que podría colgar una botella de salsa de soja en sus labios.

—¡Oh vamos! ¡No te enfades! ¡Vamos a besarnos! ¡Sé bueno! ¡Aquí, un beso! ¡No te enojes más! —Lo besé en las mejillas, como si estuviera persuadiendo a un niño.

—Mentirosa —dijo el joven maestro insatisfecho.

Verdaderamente, es un tipo que tomaría una milla cuando solo le dan una pulgada.

Por lo tanto, bajo la mirada indirecta en sus ojos, lo besé en los labios. Luego, tomó la iniciativa. Se dio la vuelta mientras me apretaba hacia abajo y me dio un beso impuro y feroz.

A medida que el beso se transformó gradualmente y se salió de control, no pude evitar palmear su brazo para advertirle. Este tipo era realmente un monstruo que podía estar en celo en cualquier momento y en cualquier lugar.

Finalmente, después de haber comido hasta saciarse, se lamió las comisuras de los labios y se apoyó en el asiento mientras jadeaba. Luego, dijo con una voz ronca y profunda —¡Cuidaré de ti cuando regresemos!

Como no lo consideré un problema, me encogí de hombros y decidí ignorar su declaración. Al ver mi actitud complaciente, se rió entre dientes y robó un beso de mis labios. Arrancó el coche y buscó un lugar para la cena de esta noche.

Cuando llegamos a casa después de la cena y Han Lei estaba buscando sus llaves, miré indiferente a mi alrededor y me sorprendió descubrir que la puerta de la casa frente a nosotros era, inesperadamente, diferente a la de esta mañana. La luz de la rendija de la puerta hizo que la gente sintiera una sensación de calidez.

Este descubrimiento me hizo muy feliz y sonreí. ¿Qué implica esto? ¡Esto implica que tenemos un vecino!

Algunas personas podrían pensar que era solo un vecino, ¿es necesario ser tan feliz? Lo que quiero decir es que solo un vecino puede hacerme tan feliz.

Voy a explicar un poco esta situación. El apartamento de Han Lei se encuentra en un barrio pequeño y está en el piso quince de veinticinco. Cada piso tiene 4 suites y, después de mudarme, descubrí que éramos los únicos que vivíamos en este piso. Cada vez que salía a tirar la basura en la oscuridad de la noche, la tranquilidad y el vacío circundantes siempre me producen escalofríos en el cuero cabelludo. Tenía miedo de que aparecieran fantasmas, en la medida en que creía firmemente que las otras suites eran casas embrujadas.

Tener un vecino me dio una buena sensación.

Justo en ese momento, la puerta frente a nosotros pareció leer mi mente y se abrió lentamente. Lo primero que vi fue una chica delicada, más o menos de mi edad, dulce, agradable, linda y de aspecto indefenso. Sin embargo, también poseía un pecho que podía hacer que los demás se pusieran verdes de envidia, y junto a ella había una persona excéntrica. Uh, más como una anciana que estaba tratando de parecer joven desesperadamente.

Han Lei y yo estábamos sorprendidos por su ridícula combinación, mientras que ellas estaban sorprendidas por la belleza de Han Lei. Ocho ojos se cruzaron y el tiempo se detuvo, como si no hubiera nada más que nuestros silenciosos sonidos de emoción y sus silenciosos jadeos de sorpresa.

¡Lo más aterrador, aterrador y emocionante fue que el rostro de esa anciana se sonrojó incluso bajo esa gruesa capa de base blanca! Y sus ojos eran como una viuda hambrienta y sedienta que no ha visto a un hombre en mucho tiempo.

¡Oh! ¡No puedo dejar que sus ojos blasfemos miren al hermoso Han Lei de nuestra familia!

Rápidamente, moví mi cuerpo para bloquear la línea de visión de la anciana. Aunque quiere mirarlo, no puedo evitar que mis piernas sean más largas que las de ella.

Al final, Han Lei fue el primero en recuperarse, y continuó buscando sus llaves inexpresivamente.

La anciana, rápidamente, salió de su estupor, se aclaró la garganta y le dijo a la niña con una falsa voz femenina —¿por qué sigues aturdida? Después de tirar la basura, ¡todavía tenemos que ordenar la casa!

La niña bajó la cabeza rápidamente y dijo en voz baja —sí, suegra.

¡Oh! Abrí mi boca con sorpresa. ¡Esa anciana era, en realidad, la suegra de esa niña!

Mientras me lamentaba, Han Lei no pudo resistir la mirada de fuego de la anciana y rápidamente me jaló hacia la casa, cerrando la puerta de inmediato para escapar de su mirada incómoda.

Después de bañarme, me puse un cómodo pijama de camiseta ancha y me senté a la mesa del comedor, comiendo helado, directamente después del baño.

Contra mis expectativas, esa anciana era la suegra de esa niña y no su madrastra. Por sus ojos maliciosos, era obvio que era una suegra malvada. ¡Oh, pobre niña, ella es simplemente el mago azul que huye de la malvada bruja!

De repente, un brazo apareció frente a mí y sacó la cuchara de mi boca sin la menor vacilación.

Como era de esperar, Han Lei, ese tipo holgazán, me arrebató mi helado sin un ápice de culpa.

—No me importa usar la misma cuchara contigo —dijo mientras sonreía con la cuchara en la boca.

Vale, soy una persona generosa, le puedo prestar mi cuchara.

Me levanté y caminé perezosamente para conseguir otra cuchara y compartir el delicioso helado con él.

No mucho después, se pudieron escuchar sonidos desde la casa frente a nosotros.

—¡Hoy en día, la insonorización de las suites no es tan buena! —Me lamenté mientras tragaba un bocado de helado.

—No te preocupes, prometo que tus gritos de placer y pasión en la cama no serán escuchados por otros porque si no quiero que suceda, entonces no sucederá —dijo Han Lei con malicia.

Las comisuras de mi boca se contrajeron, cuando decidí que no atendería sus malos pensamientos.

Una vez más, otro estallido de sonido.

—Se están mudando a una nueva casa. ¿Realmente necesitan pisar globos para celebrar? —Dije impotente.

—Probablemente, sea su pasatiempo —respondió Han Lei con impotencia.

Parece que a ninguno nos gustan los ruidos.

Ambos bajamos la cabeza mientras comíamos y, de repente, ambos levantamos la cabeza tácitamente. De nuestros ojos podíamos percibir el mismo mensaje: idiota, ese sonido no es el estallido de globos, debe ser el sonido de platos tirados al suelo.

Agarré la mano de Han Lei por reflejo y abrí silenciosamente la puerta principal. Furtivamente, nos sentamos en cuclillas frente a la puerta de los nuevos vecinos, concentrados en escuchar los movimientos. Nerviosamente, miré por el hueco del ojo de la cerradura, tratando de echar un vistazo al interior. El resultado fue obvio, las ilusiones son solo ilusiones.

¡Por Dios! ¡Violencia doméstica! ¡Esto es violencia doméstica!

Estaba muy nerviosa, cada fibra de mi cuerpo me gritaba que me apresurara a salvarla.

Los sonidos de regaños, sollozos y platos rompiéndose eran incesantes. Aunque las voces eran fuertes, eran muy indistintas, lo que dificulta escuchar claramente el contenido del regaño.

Han Lei permaneció en silencio ante mis acciones vulgares y de mal gusto. Tocó ligeramente mi brazo y me expresó que no tenía interés en escuchar a escondidas y se fue.

Rápidamente, lo tomé de la ropa. Si no está aquí, ¿cómo podré lidiar con esa anciana?

—¡Si te quedas conmigo un poco más, te daré una recompensa más tarde! —Dije seductoramente.

Como era de esperar, Han Lei no pudo soportar la tentación. Sus ojos brillaron y, como un niño de buen comportamiento, volvió a ponerse en cuclillas. Era incluso más serio que yo escuchando a escondidas los movimientos del interior.

Mi boca se crispó por su desvergüenza. Este chico…

Afortunadamente, no pasó nada que obligó a un incidente en el que una belleza rescata a otra belleza. Pronto, los sonidos disminuyeron e incluso la rendija de la puerta pasó de brillante a oscura. Parece que se van a dormir.

Me alegré, pero también me decepcionó que la situación terminara así. Han Lei me arrastró de regreso a nuestra habitación con una brillante sonrisa en su rostro, esperando emocionado su recompensa.

Miré la creciente sonrisa de Han Lei, me di la vuelta y salí a la sala de estar. Cerré la puerta principal, apagué todas las luces, regresé al dormitorio y le ordené —quítate la ropa y acuéstate en la cama.

Han Lei, obedientemente, se quitó la camisa y se acostó en la cama, mirándome expectante.

También me senté en la cama, empujé su brazo y le dije con una sonrisa encantadora: —Acuéstate sobre tu pecho.

Han Lei se dio la vuelta y dijo con entusiasmo —Así que te gusta empezar desde atrás.

La espalda de Han Lei era muy atractiva, pero decidí hacer la vista gorda. Me senté en su cintura y usé mis dos manos para amasar sus hombros.

—¡Oh! Más ligero… —Mi querido esposo dejó escapar un estallido de dolor mezclado con gemidos placenteros.

Sí, mi supuesta recompensa fue darle un masaje.

Los músculos de sus hombros estaban algo rígidos y podía decir claramente que, recientemente, estaba bastante cansado. Lo más importante fue que Qin Hao, ese buen compañero, específicamente celebró una reunión secreta conmigo. Dijo que debido a que la compañía estaba a punto de salir al mercado, todos sus altos ejecutivos, especialmente Han Lei, estaban muy ocupados. Esperaba que pudiera mantener sus fuerzas y dejarlo descansar.

Oye, ¿me veo como una mujer fatal al nivel de una mujer zorro? ¿Qué quiso decir con mantener su fuerza? ¿Soy un extractor o qué? Este tipo que no conoce la historia interna, ¿quién extrae la fuerza de quién?

Aunque Han Lei estaba ocupado y agotado todos los días después del trabajo, todavía es tierno y considerado conmigo. Ya que me hizo sonreír, lo recompensaré amablemente y dejaré que disfrute de mi masaje de nivel profesional.

Pronto, Han Lei se durmió escuchando mis murmullos engañosos. No pude evitar besarlo tiernamente en la mejilla después de ver su expresión desprotegida.

Cariño, descansa bien.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, Han Lei estaba lleno de energía después de experimentar mi masaje especial. Puso su brazo alrededor de mi hombro y caminamos íntimamente hacia el ascensor.

Casualmente, nos encontramos con la nueva vecina que volvía a sacar la basura.

Hacía bastante calor, sin embargo, vestía mangas largas y pantalones largos, abrigándose bien.

Ella nos sonrió amigablemente con una expresión algo tímida. También le devolvimos la sonrisa.

Cuando pasó a mi lado, accidentalmente, choqué con su brazo cuando estaba tratando de ayudar. Inmediatamente lanzó un grito doloroso.

Abrí mis ojos ampliamente, llenos de incertidumbre. Ella me sonrió levemente con ojos llenos de gratitud, rápidamente, tiró la basura y se apresuró a regresar a la casa.

¡Violencia doméstica! ¡Esa anciana definitivamente es una mujer violenta!

Todo el día, mi estado de ánimo fue muy triste. Sentí dolor por esa chica que estaba siendo abusada por esa anciana enojada.

Después del trabajo, Han Lei me dijo seriamente —cada familia tiene sus propios problemas, ya que ella no pidió ayuda, solo podemos mirar.

Aunque estaba molesta, Han Lei tenía toda la razón.

Para levantarme el ánimo, Han Lei se burló de mí para que fuera al supermercado y comprara más helado. Tenía la intención de usar mi helado favorito para desviar mi atención. Aunque no quería admitirlo, lo logró.

Después de ir al supermercado, recuperé mi vivacidad y caminé alegremente de regreso a casa con Han Lei.

Mientras pasaba por un callejón oscuro, vi algo por el rabillo del ojo y no pude evitar detenerme. Caminé lentamente hacia atrás y, en silencio, me apoyé contra la pared mientras miraba hacia el callejón.

Había dos figuras entrelazadas, un hombre y una mujer.

La ropa de manga larga de la niña era la que vi esta mañana cuando tomé el ascensor, y la camisa de ese hombre pertenecía a ese nuevo y apuesto jovencito en el trabajo.

En otras palabras, la chica era la que estaba siendo abusada y el otro era el nuevo y guapo joven, ¡He Yi!

¿Podría ser que esta sea la tendencia para las parejas casadas? Una joven casada que vive con la familia de su esposo decide tener una aventura con un joven apuesto.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *