Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (16)

Traducido por Shaey

Editado por Ayanami


Este tipo de desarrollo, nunca lo imaginé…

En el jardín del Palacio Real, la tez de Christina se puso pálida, mientras suspiraba.

El día anterior, Christina fue a la mansión del Marqués Klüger para reunirse con Irene. Aunque Alberto le había informado que le contaría a Irene el encuentro con el propio Tobías, Christina empezó a preocuparse al pensar en los sentimientos de Irene, así que fue a verla. Además, también había sentimientos dentro de Christina que querían saber qué clase de mujer es Irene. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (15)

Traducido por Shaey

Editado por Ayanami


—Espera un minuto. Eh, ¿qué clase de cosa hiciste para que resultara así?

Sentado en la silla del otro lado del escritorio, estaba su amigo Marx, quien se puso de pie, con una ligera inquietud mostrada en su cara, mientras le pedía una explicación a Alberto.

Casa del Marqués Klüger 

Alberto visitó la habitación privada de Marx y se sentó justo frente al escritorio de éste, en el sofá, que da al jardín a través de la ventana.  Cruzó sus largas piernas con elegancia, descansando su barbilla sobre su mano, declaró con voz desinteresada. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (14)

Traducido por Shaey

Editado por Ayanami


Al oír la demanda de Tobías, Christina se puso pálida y miró a Alberto.

Aunque Christina y Alberto trataban con Tobías para evitar que se encontrara con Irene, era como poner el carro delante del caballo.

Debió saber que, si dejaba hablar a Anna, resultaría así, me pregunto en qué está pensando.

Christina le envió una mirada sombría a Alberto, sin embargo, él sólo se río despreocupadamente. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (13)

Traducido por Shaey

Editado por Ayanami


Christina y Alberto le explicaron, a grandes rasgos, las instalaciones dentro de la iglesia. El tallado en el banco en el que se sentaban los creyentes, el diseño de los pilares, así como el techo, que tenía una mayor altura, en su parte central, para hacerse más alto y dar la impresión del camino al cielo. Tobías, caminó a lo largo de la catedral, desde la entrada de la iglesia hasta el altar y, justo antes de llegar al transepto[1] y, levantó la mirada.

Tobías se quedó quieto del otro lado del altar, y miró fijamente el vitral de la Diosa.

—Aah, eso es…la creencia de este país es la Religión de la Diosa Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (12)

Traducido por Shaey

Editado por Ayanami


Con el emblema Real esculpido en forma discreta, un carruaje negro, que se usa para viajar de manera incógnita, avanza hacia la capital real.

En el interior del carruaje, Alberto suspiró mirando a Anna, que se encontraba sentada frente a él, con una mirada agria.

— ¿Por qué debo ser yo quien debe ir y enseñarle el lugar…? A alguien que no conoce ni siquiera ser educado, como él…

—Sólo aguántalo. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (11)

Traducido por Shiro

Editado por Nemoné


El Príncipe del Reino vecino, Tobías, adelantó el cronograma al llegar; Alberto escuchó tal reporte cuando estaba cumpliendo con su deber con el proyecto de control de inundaciones, en el cual estaba trabajando junto con el Primer Ministro.

Miró alternativamente entre el nervioso asistente quien reportó la llegada de Tobías a la Torre Central, y la criada que estaba de pie para ayudarle a cambiar de atuendo, ante lo cual él se negó. Consideró que era mejor recibir al invitado primero. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (10)

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


Mientras bebía el vino de alta calidad preparado por Marx, Alberto chasqueó la lengua en su mente.

Qué historia tan problemática.

Era el amigo con el que Alberto había estado intercambiando cartas durante mucho tiempo, con quien se encontraba ocasionalmente cuando iba al reino vecino, y después de ocho años, este amigo suyo finalmente regresó al Reino de Noin, lo que sucedió hace unas dos semanas. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (9)

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


De repente, llegó al Reino de Noin.

—Nee, hermana mayor Chris, mi hermano está algo extraño.

Además del corredor que conecta la Torre Central y el Palacio Phoenix, se preparó un escenario para la fiesta del té; Anna colocó ambos codos sobre la mesa, sosteniendo sus mejillas con ambas manos mientras lo decía. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (8)

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


A pesar de haber sido invitados a la fiesta del té, Christina y los demás dejaron la ubicación de la fiesta del té y fueron conducidos a la habitación de Marx.

Era una habitación adecuada al estilo de Marx. Una estantería donde se alineaban libros de aspecto fastidioso, y espadas decorativas colgaban en las paredes de toda su habitación. Continue reading

Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (7)

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


La madre de Marx era una dama que siempre hablaba alegremente. Como la única hija del anterior Marqués de la Casa Klüger, estaba llena de confianza y, mientras contaba alegremente cuento tras cuento con una sonrisa brillante, uno no podía evitar escucharla.

—Aunque como se esperaba, es más cómodo estar en la propia patria, pero el estado vecino también era un gran lugar para estar. Su título como Reino del Agua no era solo para mostrar, ya ves, hay canales aquí y allá. Y los comerciantes, la puerta trasera de su casa está directamente conectada al canal, por lo que desde allí viajan en un bote y van a vender. Como puedes escuchar constantemente el sonido del agua que fluye, es un país donde puedes sentir el tranquilo flujo del tiempo. Continue reading