Escapó otra vez – Capítulo 34: Biao Ge ¡Ten cuidado!

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Con gran dificultad, la hemorragia nasal de Liu Yixiang, una vez más, se detuvo. Al ver que finalmente paraba, Xia Yuqing no se atrevió a estimularla otra vez. Después de haberla atormentado múltiples veces, sin darse siquiera cuenta, ya era por la tarde.

Dándole un vistazo al clima, Lu Rui corrió hacia Xia Yuqing para recordarle:

—Niang Niang, casi es hora de almorzar. ¿Olvidaste que ayer le prometiste a Su Majestad que, el día de hoy, le prepararías, personalmente, el almuerzo? Nubi[1] sabe que Su Majestad ha pasado la mayor parte del día en su estudio, hablando con diversos expertos sobre políticas de gobierno, y estima que dentro de poco, nos corresponderá irnos. Si no empiezas a realizar la tarea ya, me temo que no estaremos listas a tiempo. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 33: El compañero de las fujoshis del mundo

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


En la sala de estudio imperial reinaba una atmósfera fría y pesada. Mientras que en la sala del Fragante Palacio, todo era completamente diferente, algo fuera de lo común.

Xiang-er, te lo digo. Que no estuvieras allí, en la residencia del hermoso tutor, fue una gran pérdida. Te perdiste su semblante delicado y frágil, el cual es muy difícil de conseguir. Esa apariencia habría llevado a cualquiera que le viera a perderse en pensamientos salvajes y fantasiosos. Si no fuera porque su flor fue devastada por manos diabólicas, huhuhu, aunque no creo que nada hubiese pasado.

Liu Yixiang miró a Xia Yuqing, completamente, confundida, sin comprender qué estaba pensando. Su rostro dejaba ver que estaba soñando despierta, con la saliva goteando por las esquinas de su boca. Liu Yixiang no pudo evitar sorprenderse un poco. Dentro de su corazón, rindió un breve homenaje silencioso a Yan Ran y tosió un poco, con la intención de romper el trance de Xia Yuqing. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 32: El Preludio antes del desastre

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Temprano, a la mañana siguiente, el ama de llaves de la residencia del Gran Tutor fue despertado por un fuerte ruido que venía desde fuera. Después de bostezar por un momento, finalmente, se levantó. Justo cuando salió, chocó contra un gran pedazo de tofu y quedó sin aliento.

— ¿Quién es el maldito que vino a atacarme de manera furtiva a primera hora de la mañana? —El viejo ama de llaves empujó la parte superior del gran pedazo de tofu y, a continuación, lanzó sus dos largos bigotes hacia atrás.

Antes de que su voz saliera, vio una fría cara de bebé, más oscura que la parte inferior de un wok, mirándolo fijamente. Con una de sus manos en el gran pedazo de tofu, gritó en voz alta, revelando un puñado de grandes dientes blancos. — ¡Es el estratega!

Frotando sus ojos, el anciano, ama de llaves, fijó su mirada en Shao Zitang un momento, entonces gritó con sorpresa. —Estratega…el estratega Shao. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 31: Las personas con mala orientación son insoportables

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


—Para responderle, maestro, todo está bajo control. El Príncipe Rui es un completo idiota. Después de que este subordinado pronunció un par de palabras para engañarlo, estuvo dispuesto a revelar todo. En ese prometedor día, ciertamente, seré capaz de hacer que obedezca las órdenes de este subordinado. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 30: Los Accidentes Originan el Escuchar a Escondidas

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Después de la confusión y el caos de ese acontecimiento, Fen Tingye, quien ya había visto suficiente del espectáculo, mostró una sonrisa astuta. Perfectamente satisfecho, emprendió el camino de regreso a su residencia.

Antes de irse, Feng Tingye miró a Leng Ruofeng detrás de él. —Primer Ministro, quédese aquí y pregúntele al Gran Tutor acerca de los detalles exactos del suceso. Mañana vaya al palacio para discutir, lo que hayas descubierto, con Zhen. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 29: La fuga que desencadenó la tragedia

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


— ¡Maldición! ¡Perdí la voz…perdí la voz, no mi…! —Yan Ran tosió un par de veces. Estaba excesivamente indignado, por lo que soportó la quemazón en su garganta para gritar con voz ronca.

El sonido ronco de la garganta dañada viajó hasta los oídos de todos, causando que que retrocedieran un paso, al mismo tiempo.

Xia Yuqing tenía una cara de sorpresa, mientras fijaba su atención en el aspecto feo de Yan Ran, debido a que estaba forzando a salir los sonidos de su garganta dañada. — ¿Perdiste la voz? ¿Debido a algunas lesiones en la garganta y no a lo que yo estoy pensando?, qué… Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 28: Gritó hasta que su garganta quedó dañada

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Una vez que Xia Yuqing escuchó de la situación del Gran Tutor, de inmediato  olvidó su gran ambición de dejar el palacio. En su lugar, solo quería ir a la residencia del Gran Tutor para ver el alboroto.

Ordenó a alguien que, rápidamente, fuera a la cocina imperial y trajera un frasco de tónico después, llevó a un grupo de sirvientas y se fue directamente de la sala de estudio de la residencia del Gran Tutor de una manera grandiosa, con la esperanza de visitar al benemérito herido. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 27: Los Bandidos roban su Crisantemo

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Una vida con dolor en el trasero, no necesita ninguna explicación, los hechos prueban la frase “Cuando intentas ganar ventaja, algunas veces solo terminas peor”, esas palabras, definitivamente, tienen sentido.

Temprano, a la mañana siguiente, Xia Yuqing tenía dos círculos oscuros debajo de sus ojos. En medio de ser bañada y dejada presentable por un grupo de sirvientas, una vez más, pensó firmemente en los últimos pensamientos que tuvo anoche antes de desmayarse.

Pase lo que pase, no volveré a ser un objeto del placer. Desafortunadamente, no veré a ese hermoso hombre involucrarse en prácticas homosexuales. Necesita… ¡dejar el palacio! ¡De lo contrario, morirá, definitivamente morirá! Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 26: Por favor, endereza mi cuello, está torcido

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Fue una noche dando vueltas de lado a lado, Feng Tingye puso en práctica lo que predicaba y le demostró a Xia Yuqing lo que realmente significaba que un caballero nunca se retracta de sus palabras. Toda la noche se sintió como si fuera una hoja de papel arrojada y girada continuamente, sólo hasta altas horas de la noche, por fin, se tranquilizó, por lo que, entre lágrimas, fue capaz de acostarse y quedarse dormida.

Justo antes de perder lo último de su conciencia, dentro de la mente de Xia Yuqing había un solo pensamiento, ¡No puedo seguir aguantando más días así! ¡Esta anciana tiene que dejar el palacio!

Mientras la oscuridad caía y envolvía a todo el mundo, una tenue y delicada luz de luna se filtraba por la ventana. Un denso humo llenaba el aire dentro, con un toque de misterio.

Feng Tingye estaba acariciando, suavemente, una marca de nacimiento, aquella mariposa azul en los tersos hombros de Xia Yuqing, mostrando una expresión sombría difícil de leer.

De pronto, desde el exterior del salón del palacio, se escuchó un suave golpe en la puerta. Sus pupilas se estrecharon. A estas horas, a menos que sea algo urgente, no enviarían a nadie para molestarme. Es posible que…

Se levantó lentamente y se vistió, pero, antes de irse, no olvidó volver a colocar la colcha en su lugar para la persona que estaba profundamente dormida. Mirando su sereno rostro al dormir, que es completamente opuesto a su naturaleza infantil e inmadura, Feng Tingye no pudo evitar que las comisuras de sus labios se elevaran y sonrió. Luego, se dio la vuelta y se fue.

— ¿Qué es lo que sucede? —Justo cuando salió del salón del palacio, la tierna sonrisa de Feng Tingye se convirtió, rápidamente, en la expresión fría y distante que siempre mantenía frente a sus funcionarios civiles y militares.

—Informando al Maestro, la residencia del Gran Tutor ha sufrido un percance.

Feng Tinye arqueó las cejas. El guardia oculto se apresuró y se acercó a la oreja de Feng Tingye murmurando un par de frases.

Su complexión cayó pesadamente (Su piel se volvió pálida de pronto). Un breve momento después, sus labios se alzaron en una mueca. —Al final, no pudo contener su temperamento ¿huh?

♦ ♦ ♦

Crash…un sonido agudo, rompió la tranquilidad de medianoche. Dentro de la cámara de Rui Wang Fei, recostado en la silla de Gui Fei, con el cuello un poco inclinado hacia un lado, la cara del hombre estaba roja por todos lados. Observando con una mirada tenaz de tigre a la delicada sirvienta frente a él, prácticamente, estaba escupiendo fuego.

— ¿Esta es tu llamada estrategia? ¿Te sientes mejor? Toda esa gente que te estaba ayudando en Yan Ran, acabó en las manos de ese bastardo. Tan pronto como se aflojen un poco sus bocas, temprano por la mañana, el ejército imperial de Su Majestad podría llegar a la puerta de la mansión real y hacer que todos en ella sean eliminados de una sola vez. Toda esta conspiración, realizada durante los últimos años, ¿todo será una pérdida de tiempo? ¿Es esta la sinceridad del País de Xue? Enviar a algunos inútiles para dañar los planes de este rey, ¿están aquí para ayudarme o ayudar al bastardo de Feng Tingye? ¡Inútiles, todos ustedes son jodidamente inútiles!

Jiang Zhao Rou esquivó, sin problemas, el objeto que el Príncipe Rui le había lanzado. Normalmente, en sus ojos, que parecían ser tan profundos como un embalse de agua, una brizna de luz fría y sombría brilló. —Wang Ye, no tiene por qué preocuparse por estos asuntos. No es tan malo como Wang Ye imagina. La gente enviada del País de Xue son soldados de la muerte (death soldiers), especialmente entrenados. El ser capturados es, probablemente, solo un error debido a un descuido, confío en que serán capaces de pensar en una manera de escapar e incluso si no son capaces, con la práctica de un guerrero de la muerte (death warrior), aún si fueran a morir, ellos, definitivamente, no filtraran nada acerca de los asuntos de Wang Ye. No olvidemos que en este mundo, no hay nada más confiable que el silencio de una persona muerta.

Habiendo oído esto, el Príncipe Rui, quien parecía distraído, tuvo un momento de duda, disipando la ira que ardía en sus ojos dijo. — ¿Todas esas personas son realmente guerreros de la muerte?

Jiang Zhao Rou rió. —Wang Ye, considerando que estamos juntos en esto y para bien o para mal, en el mismo barco. Si su barco fuera hundido, no estaría en mejores condiciones. Así que ¿por qué le mentiría? En nuestra profesión, debería saber que, si no fuera por la sangre que agregamos a la punta de la espada ese día, con sólo esa diminuta participación, ¿cree que esas personas se habrían sentido seguras de enviarnos aquí para realizar esta tarea extenuante y sin recompensa?

Viendo como la mirada de Jiang Zhao Rou no lucía como al inicio, en que parecía enferma (se veía mal), la complexión del Príncipe Rui comenzó a relajarse un poco y dijo —Este rey, naturalmente, confía en tí y en que esa gente no nos vendería. En tal caso, ¿qué noticias te dijo el emperador de tu distinguido país?

Jiang Zhao Ruou miró la complexión del Príncipe Rui, que era similar al clima, fluctuando de manera irregular, una vena de rabia apareció en la superficie de su rostro pero, rápidamente cambió a una dulce sonrisa. —El emperador de mi país ha enviado varias decenas de miles de tropas de élite para avanzar en secreto a la frontera suroeste. Cuando el lado del Príncipe Rui esté preparado, podremos coordinar la ofensiva interna y externa. Luego, mientras no están preparados, atacaremos al emperador del País de Ye. Cuando llegue ese momento, el País de Xue ayudará a Wang Ye a tomar el trono. Solo no olvide lo que le ha prometido al País de Xue.

—Naturalmente, este rey siempre cumple con lo que dice. Mientras el País de Xue ayude a este rey a obtener el título de emperador, la promesa de dar “eso” al País de Xue, definitivamente será cumplida. No faltara ni una sola parte del trato.

—En ese caso, Wang Ye, por favor espere hasta que llegue el momento y entonces haga la llamada.

—Espera hasta que la salud de este rey esté un poco mejor, entonces, inmediatamente, reuniré a las tropas. En ese momento, además de tomar el título de emperador de ese bebé, este rey también se vengará de esa perra. —El Príncipe Rui, señaló con indignación, y abofeteó el apoyabrazos de la silla de Gui Fei. Provocando un ataque de dolor en la zona de su cuello, sus rasgos faciales se distorsionaron.

Durante el día de la recepción de bienvenida, en un ataque de furia, se había desmayado en el suelo. Casualmente, aterrizó encima de uno de los escalones de piedra de jade blanco. Ahora, hasta el día de hoy, su cuello seguía torcido y adolorido. Con esa extraordinaria vergüenza y humillación, ¿cómo podía, simplemente, tragar eso? (¿cómo podía solo soportarlo?)

Cuando los ojos sombríos de Jiang Zhao Rou vieron que el rostro del Príncipe Rui se distorsionaba, se burló internamente. La Consorte Qing era solo una mujer pequeña y común, pero quién hubiera pensado que este hombre tuviera una mente tan estrecha.

—Wang Ye, se está haciendo tarde, si no tiene otro asunto que discutir, Qie se marchará.

—Oh, puedes marcharte e ir a descansar primero. Mañana este rey volverá a buscarte para discutir algunos asuntos importantes. —Apoyó una mano en su cuello y agitó la otra para señalar a Jiang Zhao Rou que podía marcharse.

Jiang Zhao Rou hizo una reverencia y se retiró. En el instante en que ella salió de la habitación, sus pasos se detuvieron. Levantó su cabeza para mirar el techo y con un ligero salto, trepó con gracia.

—Wang Ye, ¿realmente confías en las palabras de esta cantante? —Dentro de la habitación, una vez que Jiang Zhao Rou salió, el ayudante del Príncipe Rui, quien también era su mayordomo, le preguntó con suavidad.

—Aaah, ella es simplemente una cantante que no puede estar en un gran escenario. Es el “topo” del País de Xue, escondido desde hace muchos años en el País de Ye pero, al final, es solo una prostituta. Tantos años estando inmersa junto al vino y mujeres seductoras, me temo que haya pasado demasiado tiempo y haya empujado esos grandes planes al fondo de su cabeza. ¿Cómo podría este rey confiar en ella tan fácilmente? Este rey no es un tonto, solo la está explotando y al País de Xue para ayudarme en este gran plan de conspiración. Una vez que este rey, haya tenido éxito, y que mi nombre y reputación se hayan vuelto ilustres, ¿cómo podría vender mi propio país a cambio de eso? Por la reputación de este rey, cuando llegue el momento de esa pequeña cantante podríamos, simplemente, morderla de vuelta (traicionarla)…

—Wang Ye es brillante, tan brillante. Tu sirviente entiende ahora.

Maestro y siervo, ambos se creen infalibles, se miraron y comenzaron a reír. En la parte superior del tejado, Jiang Zhao Rou no pudo contener su sonrisa sarcástica. Sacó un pequeño clavo del tejado y lo disparó como si fuera una bala.

—Ai Ya, Wang Ye ¿qué pasó? ¿Cómo pudo colapsar la silla de repente? Wang Ye… —El grito alarmado del mayordomo consiguió que Jiang Zhao Rou se burlara, se dio la vuelta y se marchó.

—Aaaah, el cuello de este rey… ¡MI CUELLO! ¡¿Por qué no te apresuras en ayudar a este rey?!

—Wang Ye, Wang Ye, por favor, no se mueva. Su cuello…su cuello…creo que se está enderezando, ¡está recto de nuevo!

—… —Una vez que Jiang Zhao Rou, quien acababa de dejar la zona de los jardines, escuchó estos gritos, desaceleró el ritmo de sus pasos, la comisura de su boca se crispó un poco. Al final, sin hacer nada más, la expresión de su rostro se volvió compleja y abandonó el área.

Escapó otra vez – Capítulo 25: ¡Así que te gustan este tipo de cosas!

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Xia Yuqing enjugó sus lágrimas, por el rabillo del ojo seguía observando, discretamente, a Feng Tingye, quien se mantenía en silencio. Su rostro parecía más misterioso que antes, su corazón temblaba. No puede ser que accidentalmente dije las palabras equivocadas y me haya expuesto ¿cierto?.

Justo cuando estaba tratando de averiguar cómo podría salir del desastre que había ocasionado, notó una sombra sobre su cabeza. Levantando el rostro, vio las garras de Feng Tingye aproximándose. Asustada por el repentino movimiento, saltó tres pies de alto y retrocedió un par de pasos para incrementar la distancia entre ellos. Estaba actuando como una joven amante a punto de ser abusada por un malvado tirano. Continue reading