Dama Caballero – Capítulo 14: Voy a proteger a mi familia (1)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


— ¿Qué te hizo comenzar a hacer ejercicio tan de repente?

A Derek se le comunicó que Elena había comenzado a hacer ejercicio, pero pensó que no pasaría mucho tiempo antes de que renunciara.

Como las queridas hijas del Conde, Elena y Mirabelle habían crecido refugiadas como plantas en un invernadero. Mirabelle era excepcionalmente débil, y Elena en menor medida. Pensó que renunciaría en cualquier momento, pero se ejercitó constantemente durante días, despertando su curiosidad. Continue reading

Dama Caballero – Capítulo 11: Tengo un lugar al que volver (2)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


—Bienvenido, mi señor.

Los sirvientes estaban alineados en una fila, con el mayordomo Northman a la cabeza de la misma, mientras se inclinaban respetuosamente mientras el conde Alphord se adentraba a su hogar.

En realidad, al Conde no le gustaba este tipo de bienvenida tan exagerada, pero Elena también preparaba esto para su padre en su vida anterior. Continue reading

Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 21: El rugido del León

Traducido por Amaterasu

Editado por Nemoné


15 de agosto. Medio año antes. 

En la fiesta de cumpleaños del príncipe Hwanseok, todos los miembros de la realeza del reino de Goryeo estaban presentes, por lo que fue bañado con regalos.

El reloj dio las once.

—Hwanseok, ¿puedo quedarme con el robot?

—Sí.

—Hwanseok, ¿puedo quedarme el helicóptero?

—Sí.

— ¿Qué tal el tanque de batalla?

—También puedes tener eso.

Hwanseong estaba muy feliz. A su hermano no le interesaban los juguetes. Más bien, eran tan grandes que apenas podían llamarse juguetes. Continue reading

Dama Caballero – Capítulo 10: Tengo un lugar al que volver (1)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


Mientras apoyaba la cabeza contra la ventana del carruaje y observaba el paisaje, el viento acarició suavemente la cara de Elena. Tenía una vista espectacular del exuberante bosque y hacía un clima refrescante, sin embargo, no estaba de humor para apreciarlo.

Después de salvar la vida de Carlisle, Elena se había derrumbado tan pronto como entró en la posada. Desde el momento en que ella lo rescató, hasta el momento en que él aceptó su propuesta, sintió como si su cuerpo estuviera siendo desmembrado en todas direcciones por cuatro caballos. Fue demasiado para su actual condición física. Continue reading