El Conde y el hada – Volumen 7 – Capítulo 0: Introducción de los personajes

Sinopsis del séptimo volumen 

La Doctora de Hadas Lydia estaba pasando sus vacaciones en Escocia. Huyó de Londres temiendo que pudiera enamorarse de su empleador, el conde que la trataba como su prometida.

Un día, escucha la historia del antepasado del primer conde del mundo de las hadas y decide dirigirse a la Isla de Man, donde viven las Merrow, para asegurarse de la verdad. Casi al mismo tiempo, en Londres, ¡una chica misteriosa aparece frente a Edgar y su amigo, el pintor Paul…!

Introducción de los personajes

Ilustraciones de los nuevos personajes en este volumen, más una corta introducción sobre ellos.

Personajes: Séptimo Volumen.

  • Ermine: sirvienta de Edgar y hermana mayor de Raven. Murió una vez, pero volvió a la vida como un hada Selkie y continúa sirviendo a Edgar.
  • Raven: sirviente leal de Edgar, un hombre con aire misterioso. Es distinguido en artes marciales.
  • Nico: hada con forma de gato que finge ser un caballero. Amigo de la infancia y compañero de Lydia. Tiene una personalidad cobarde, pero es quisquilloso con su apariencia y comida.
  • Ulysses: ayudante del némesis de Edgar, Príncipe. A primera vista parece un chico de quince o dieciséis años, pero se desconoce su identidad. Tiene el poder de tratar con las hadas y es hostil con Edgar, quien obtuvo el título de Conde Caballero Azul.
  • Lydia: una chica que puede ver y hablar con hadas. Después de ayudar a Edgar a convertirse en conde, fue contratada como su Doctora de Hadas y, por alguna razón, se comprometió con él. Sin comprender las verdaderas intenciones de Edgar, se toma unas vacaciones y regresa a su ciudad natal para reconsiderar sus confusos sentimientos.
  • Edgar: nacido en la nobleza, pero vendido a una misteriosa organización liderada por Príncipe. Después de sobrevivir a ese cruel destino, se convierte en el Conde Caballero Azul gracias a la ayuda de Lydia. Incluso mientras planea una despiadada venganza contra Príncipe, seduce a Lydia con dulces palabras.

El Conde y el hada – Volumen 6 – ¡Cambio! Mini Drama 6: Mañana estaré a tu lado

Traducido por Den

Editado por Meli


Mañana estaré a tu lado

Raven: Lord Edgar, he traído a la señorita Lydia. El señor Nico aún no ha despertado.

Edgar: Sí. También acaba de volver a su cuerpo. Dijo que era un pintor de hadas, pero ojalá también lo hubieras conocido, Lydia. No, supongo que no tengo que presentarte a otros chicos. Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 5 – ¡Cambio! Mini Drama 5: La receta de una hada para el brebaje secreto

Traducido por Den

Editado por Meli


La receta de un hada para el brebaje secreto

Edgar: Bueno, mira esto. Aunque es inferior a mí, es un chico muy hermoso. ¿Eres tú quien nos estaba observando? No, tienes una presencia diferente. ¿Quién eres?

Paul: ¡Woah! ¡E-Ese soy yo delante de mí! ¿Q-Qué está pasando aquí?

Edgar: Hmm… Así que dentro está el pintor afable de antes, ¿eh?

Paul: Ah… umm… Perdóneme por los saludos tardíos. Mi nombre es Paul Foreman. ¿Cómo debería llamarlo… señor?

Edgar: Veamos… Edgar está bien.

Paul: ¿Señor Edgar?

Edgar: Lamento haberte sorprendido. Ahora mismo estás dentro de mi cuerpo, pero hay una razón para la situación actual.

Paul: Oh… ya veo.

Edgar: Puede que no lo creas, pero tuviste la mala suerte de verte atrapado en una situación en la que estábamos probando la medicina que un hada que hace cambiar las almas dentro de los cuerpos.

Paul: ¡Ehh! ¡¿U-Un hada?! ¡¿Está diciendo que esto es obra de un hada de verdad?!

Edgar: Pareces bastante feliz.

Paul: ¡Por supuesto! ¡La fuente de mi imaginación son las hadas! Ahh… umm… Soy un pintor de hadas. Aunque todavía estoy en formación.

Edgar: Ya veo. Un pintor de hadas. Qué coincidencia. Me encantaría echar un vistazo a tu trabajo.

Paul: ¡Ah! ¡M-Me siento honrado!

Edgar: Por otro lado, ¿cuánto tiempo vas a permanecer en silencio?

Paul: ¿Eh?

Edgar: ¿La persona en su cuerpo es el mirón con un pasatiempo repugnante? ¿Creíste que si te quedabas callado no sabría quién eres?

(Alguien en el cuerpo de Raven se ríe.)

Edgar: No sirve de nada, aunque te disfraces de Raven y guardes silencio. Es bastante difícil cambiar la presencia de una persona.

Alguien en el cuerpo de Raven: Ya veo… Como se espera de alguien que se hace llamar el Conde Caballero Azul.

Edgar: Ahora entiendo, parece que no podemos estar en buenos términos.

Alguien en el cuerpo de Raven (se ríe con malicia): Sin embargo, ¡qué inimaginable fortuna es esta! Este cuerpo… ¡no esperaba obtener el recipiente para Príncipe tan fácil, conde!

Paul: ¿C-Conde…?

Edgar: ¿Príncipe, dices?

Alguien en el cuerpo de Raven: Me disculpo por no habérselo dicho antes, lord. En su actual situación de impotencia, supongo que no pierdo nada con presentarme. Mi nombre es Ulysses.

Edgar: ¿Ulysses? Recuerdo que ese nombre era… pero…

Ulysses: Has supuesto bien. Hay más Doctores de Hadas además de la niña que encontraste.

Edgar: No puedo permitir que hables así de ella. Mi preciosa Lydia no es para que la llames una niña.

Ulysses: Oh, ¿te enfadé? Pero ¿qué puedes hacer con ese cuerpo? Ja, ja, ja… Tu problemático sirviente con un poder ominoso que siempre te sigue como una sombra, tampoco está aquí. Conseguí un maravilloso recuerdo para mi maestro. ¡Ahora este es mi cuerpo!

Paul: Uh… señor Edgar, ¿realmente es un Doctor de Hadas?

Edgar: Je, je, je… No tienes que preocuparte por él. Umm… eso es, Paul, ¿verdad?

Paul: ¡Ah, sí!

Edgar: Te he causado algunos problemas, ¿cierto? Lamento haberte arrastrado a esto. Podrás volver a hacer tus bocetos pronto.

Ulysses: ¿Qué?

Paul: Um… bueno, entonces…

Edgar: Te lo dije antes, ¿no? Esto lo causó un brebaje que hizo un hada.

Ulysses: Ugh.

Edgar: Oh, ¿te enfadé? Un auto-proclamado Doctor de Hadas como tú puede no tener un amigo de por sí, pero mi Doctora de Hadas tiene un caballero muy confiable como ese. Sin embargo, es un hada así que le gusta divertirse un poco.

Ulysses: ¡¿Qué estás tratando de decir?!

Edgar: Oh, cielos. Parece que tampoco eres muy intuitivo. El cambio es solo un síntoma del brebaje hecho para una broma. Su efecto eventualmente desaparecerá. Puedes salir ahora, Raven.

Ulysses: ¡¡Qué!!

Edgar: Je, je… ¿No te diste cuenta? Oh, es cierto. El cuerpo en el que Raven se encuentra ahora mismo… es todo humano menos el de un Doctor de Hadas.

Paul: Ugh… ggg… qué… de alguna manera… ¡se siente como si estuvieran tirando de mí!

Edgar: Dijiste que eras un pintor de hadas, ¿verdad, Paul? Lo que sucedió hoy puede ser… sí… un sueño que quizás te haya mostrado un hada.

Paul: Si es así… entonces es muy agradable.

Edgar: Je, je… Un día, por favor, enséñame tus cuadros. Es una promesa.

Paul: Sí… Un día seguro.

Ulysses: Lord… pagaré esta deuda algún día sin falta. Te haré ver numerosas pesadillas… de las que nunca podrás despertar.

Edgar: Si es una pesadilla, entonces estoy acostumbrado. Ah, y sí, espiar no es un buen hábito. Por favor, recuérdalo. Muy bien entonces, mis encantadoras damas, el siguiente es el último volumen. Nos volveremos a ver.

El Conde y el hada – Volumen 4 – ¡Cambio! Mini Drama 4: Encontrémonos en un sueño

Traducido por Den

Editado por Meli


Encontrémonos en un sueño

Paul: Era un día muy soleado y agradable. Por primera vez en un tiempo, fui bastante lejos para hacer algunos bocetos. Estaba buscando agua para disolver la acuarela, y encontré una pequeña casa abandonada. Sin embargo, al parecer me quedé dormido sin darme cuenta y tuve un sueño misterioso. Sí… creo que fue un sueño. Cosas que no puedo creer que fueran reales… ¿cómo debería decirlo…? Me encontré con gente hermosa  y alegre. Quizás puede que me haya acercado al reino de las hadas.

♦ ♦ ♦

Kelpie: Oye, ¿qué acabas de hacer?

Raven: Lo siento, milord.

Kelpie: ¡No lo conviertas en un maestro cuando estés usando mi cara! Estás dentro del cuerpo de un honorable caballo acuático.

Edgar: Ya veo, un caballo acuático, eh… Entonces eso significa que eres un caballo. No necesitas disculparte con un caballo, Raven. Y… por favor, deja de gritarle con mi cuerpo. En primer lugar, un simple caballo tratando de proponerle matrimonio a Lydia… ¡tienes que estar bromeando!

Kelpie: Como dije, ¡no soy un caballo! ¡Soy un kelpie!

Raven: ¡No toques a lord Edgar!

Kelpie: ¡Arg! ¡No te dirijas a él como “lord” con mi cuerpo!

Edgar: Dios santo, qué caballo tan ruidoso. ¿No puedes estar callado por un momento? Bueno, entonces, Raven, me pregunto en qué cuerpo estoy ahora. Parece el de una persona afable… ¿un pintor?

Raven: Ese parece ser el caso. Tiene manchas de pintura por todas partes.

Edgar: Hmm… Parece que se vio involucrado en esto mientras pasaba por aquí. Qué inoportuno.

Kelpie: Menuda actitud. Después de todo, fuiste tú quien arrastró a la gente a esto al usar una extraña medicina.

Edgar: No fue mi culpa. Fue porque un caballo de un lugar desconocido quiso acercarse a mi Lydia.

Kelpie: ¡¡¿Qué has dicho?!!

Raven: Umm…

Edgar: ¿Qué, Raven?

Raven: Hay un problema, lord Edgar.

Kelpie: ¿De qué hablas después de todo esto, chico?

Raven: La señorita Lydia ha estado desaparecida desde que cambiamos de cuerpos hace un momento.

Kelpie: ¡¿Qué?!

Edgar: ¿Qué hay de Nico?

Raven: Tampoco lo he visto.

Kelpie: ¡¿Qué significa eso?!

Edgar: Eso es lo que vamos a investigar. Dijiste que eras un kelpie, ¿verdad? Si no eres un humano, entonces ¿no tienes alguna clase de habilidad especial?

Kelpie: Por supuesto, puedo hacer un montón de cosas que tú no. Soy un honorable kelpie. Por ejemplo, veamos… Tú, mírame a los ojos.

Raven: ¡No debe hacerlo, lord Edgar!

Edgar: ¡No te preocupes, Raven! Prefiero mirar a una mujer si debo hacerlo. No tengo como un pasatiempo mirarme a mí mismo.

Kelpie: Hmph. Bueno, el chico es un maestro antipático.

Edgar: ¿Qué dijiste? El caballo que no conoce su lugar.

Kelpie: ¡Te mataré!

Edgar: ¿No tenías algo más que decir hace un momento?

Kelpie: ¡Mírate! ¿Dónde está el propietario del cuerpo al que echaste? Quizás esté dentro de Lydia y esté vagando por ahí sin saber qué está pasando.

Edgar: No importa lo distraído que sea, no hay forma de que… Eso no importa. Lo sabremos una vez volvamos a la normalidad. Lydia dijo que el efecto de esta medicina debería desaparecer pronto.

Kelpie: Olvidaste algo importante. No fue Lydia quien hizo la medicina, ¿verdad? Fue un brebaje creado por un hada a la que le gusta gastar bromas a la gente.

Raven: Lord Edgar, alguien nos está mirando.

Edgar: Sí, percibo una presencia.

Kelpie: ¡Sea lo que sea, date prisa y déjame encontrarme con Lydia! ¡La traeré de vuelta!

Edgar: Santo cielo, sigo tropezando con obstáculos hoy. ¡No obstante, no voy a entregarle mi hada a nadie! No importa con quién esté tratando, nunca renunciaré a ella.

Raven: ¡Lord Edgar, viene alguien!

Kelpie: Si es algo que no mostrará su verdadera identidad, entonces es fácil. Lo expondremos utilizando el método más rápido.

Kelpie: ¡Oye! ¿Qué planeas hacer?

Edgar: Si quieres saberlo, ve y compra también el quinto volumen, ¿de acuerdo? Señoritas, creo en ustedes.

Kelpie: Tú… ¿Con quién hablas?

Edgar: En definitiva contigo no. Entonces… ¡volvamos a vernos, mi hada!

El Conde y el hada – Volumen 3 – ¡Cambio! Mini Drama 3: La novia «¡no pertenece a nadie!»

Traducido por Den

Editado por Meli


La novia «¡no pertenece a nadie!»

Lydia: Damas y caballeros, ¿cómo están? Soy la Doctora de Hadas, Lydia Carlton. Quería que supieran que las hadas pueden ser muy problemáticas porque les encanta hacer bromas. Pero parece que no son las únicas. ¿No es así, Edgar?

Edgar: Solo fue por una tonta curiosidad. En primer lugar, fuiste tú quien quiso que tomara el brebaje secreto de las hadas. Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 2 – ¡Cambio! Mini Drama 2: El plan de un caballero

Traducido por Den

Editado por Meli


El plan de un caballero

Nico: ¡D-Dame un respiro!

Edgar: Raven, no dejes que se escape.

Raven: Sí, milord. Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 1 – ¡Cambio! Mini Drama 1: La forma adecuada de que el conde y el hada se lleven bien

Traducido por Den

Editado por Meli


Lydia: Damas y caballeros, espero que hayan estado bien. Soy la Doctora de Hadas, Lydia Carlton. Hoy, les hablaré sobre cómo llevarse bien con las hadas. Desafortunadamente, a ellas les encanta gastar bromas a las personas y también pueden ser bastante negligentes. Nico es especialmente así. Pero no es como si quisieran hacer daño.

Edgar: Yo también soy igual, Lydia. Me gusta ver la expresión de tu linda cara cuando estás en un aprieto… Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 2 – DVD 2: Una forma extremadamente indirecta de llevarse bien con el hada

Traducido por Den

Editado por Meli


Una forma extremadamente indirecta de llevarse bien con el hada

Edgar: Lydia Carlton… En general eres demasiado bondadosa.

Raven: Lord Edgar.

Edgar: Sí, todavía estoy despierto. Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 1 – DVD 1: Es un secuestrador refinado

Traducido por Den

Editado por Meli


Edgar: Ciertamente me ataron bien.

Raven: He venido a liberarlo, milord.

Edgar: Te he estado esperando, Raven.

Raven: Espere un momento, milord. Cortaré sus ataduras. Lamento haber tardado tanto. Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 6 – Capítulo 7: Las promesas del mundo de las hadas

Traducido por Den

Editado por Meli


Edgar observó los movimientos del Wyrm. Pensaba atacar cuando éste abriera la boca de par en par, por lo que sujetó con fuerza su espada, apuntando hacia abajo.

Si la freya no estaba allí, entonces era el final de la historia y sería tragado por él.

Se preguntaba si estaba haciendo algo temerario. Pero incluso Lydia iba a arrancar la rosa con sus manos a pesar de que no sabía lo que eso le haría. Continue reading