Prevenir un Harem – Capítulo 39: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Shiro

Editado por Sakuya


Yan Mingyong se quedó de pie bañándose bajo el sol, su cabello suelto sobre sus hombros mientras su túnica negra se deslizaba hasta el suelo, revelando su prenda interna blanca como la nieve. Su belleza podía sofocar a las personas.

Ye Zhizhou lo miró con los ojos muy abiertos, tras lo que incómodamente movió su trasero. Quería reprenderlo, pero al mismo tiempo no quería hablar, ahogándose hasta que su rostro se enrojeció por completo. Finalmente fue capaz de apartar su mirada con resentimiento. ¡Qué despreciable! ¡Usando una trampa de miel![1] ¡No, no cederé! Ese mocoso volvería a salir a mitad de la noche a sus espaldas, reuniéndose con quién sabe quién y luego no me dará explicación alguna. ¡Imperdonable! Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 38: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Shiro

Editado por Sakuya


El séptimo príncipe llevó a un artesano anciano para ver al emperador Yan. Éste no preguntó mucho, le otorgó recompensas y luego los despidió. Durante la corte de la mañana siguiente, el emperador emitió un edicto imperial a través del cual le otorgaba el título de rey al séptimo príncipe, Yan Mingli. El emperador nunca había tenido un príncipe heredero, así como tampoco le había dado el título de rey a ninguno de sus hijos. Hoy, el séptimo príncipe, fue el primero en recibirlo. Todos pensaban cosas diferentes, algunos suponían que ahora el príncipe se elevaría hasta la cima, mientras que otros sentían que ésta era la forma del emperador de restringirlo, y su oportunidad para el trono había desaparecido.

Yan Mingli leyó el edicto sobre la mesa con un rostro sombrío. Sus manos se contraían y relajaban, para luego tensarse de nuevo. Era evidente que su humor era terrible. Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 37: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


La explosión rápidamente atrajo la atención del ejército. Lei Baofei se apresuró montado a caballo, con un aspecto serio y peligroso.

La calle era caótica, llena de pedazos de piedras y tierra que se habían dispersado por la explosión. La cabeza de Ye Zhizhou estaba cubierta de sudor mientras se agachaba al otro lado de la acera mientras vendaba a un niño herido por la explosión. Yan Mingyong estaba junto a él, dándole instrucciones sobre algo a De’an.

— ¡Su alteza!

Lei Baofei desmontó de su caballo y se acercó. Realizó un saludo formal con las manos ahuecadas, —Solicitando a su alteza que retire inmediatamente. Generalmente ocurre otro terremoto después del primero, no es un lugar seguro. Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 36: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


Pasaron dos días. En esos dos días, el sistema le dio tres noticias en total.

La primera, fue cuando la casa de Zhen Guo declaró que An Chengjie no murió, sin embargo, había desaparecido. El sistema declaró que la probabilidad de amor entre An Chengsheng y el protagonista había caído a 5%. La segunda vez fue cuando las noticias de que An Chengjie era el jefe detrás de escenas del Pabellón del Tesoro se extendieron, la probabilidad de amor entre An Chengsheng y el protagonista se volvió 0%, sacando la bandera del alma. La tercera ocasión fue cuando se difundió la noticia de que An Chengjie se escapó hacia el noroeste, causando que la probabilidad de amor entre el protagonista y Lei Baofei cayera a 10%. Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 35: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


Los estudiantes se movieron hacia ellos de manera ruidosa, mientras que aquellos que previamente habían estado parados del lado de An Chengjie, se alejaron de él.

An Chengjie quedó de pie en el centro de la multitud. Trató de reprimir su pánico y calmadamente dijo, —Maestro Liu, no entiendo a lo que se refiere.

— ¿No entiendes? —Liu Qingfeng vió que se negaba a admitir sus errores, lo que lo enfureció más. Su rostro estaba ceniciento mientras abría el libro en su mano en la primera página y se lo mostraba  directamente al joven. —Observa esto que has plagiado, ¡realmente haces que todos los eruditos pierdan la cara! Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 34: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Shiro

Editado por Sakuya


Ye Zhizhou notó que Yan MIngyong estaba siempre somnoliento durante los últimos días. A menudo se quedaba dormido con sólo leer algunas páginas de algún libro después de almorzar. Cuando en una oportunidad su amante se quedó dormido en un pequeño sofá, no pudo soportarlo más y llamó al médico. Incluso después de examinarlo durante un largo tiempo, éste no pudo encontrar nada mal en él, pero el Emperador, quien estaba visitando a su hijo, estaba muy asustado.

— ¿De verdad está bien?

—Respondiendo al Emperador, Su Alteza no presenta ningún daño, su salud también está mejorando. Tal vez podría incluso acompañar a Su Majestad en la ceremonia[1] este año —dijo con deleite. En el pasado, cada vez que el Octavo Príncipe enfermaba, el médico imperial sufriría varios regaños. Ahora que el cuerpo del Príncipe se encontraba más saludable, el Emperador estaba de buen humor. No sólo no lo regañaba, también le enviaba recompensas cada cierto tiempo. Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 33: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Shiro

Editado por Sakuya


Lei Baofei se fue con una expresión desagradable; no tocó ninguno de los platos y dejó que el vino se derramara. Antes de su partida abrupta, sin embargo, estrictamente urgió a An Chengjie a comportarse adecuadamente. Éste estaba confundido, sin saber por qué el otro se había ido de ese modo cuando todo lo que quería era presentarle un nuevo platillo y hablar acerca del futuro del restaurante.

El tendero pareció asustarse por la repentina partida del invitado. Decidiendo sondear la situación, hizo con cautela algunas preguntas:

—Jefe, los platos que quedan en la cocina… ¿Aún los necesita? Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 32: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


Los médicos imperiales volvieron al Palacio Yongyan una vez más. Afortunadamente, Yan Mingyong no se había desmayado en está ocasión. El joven había tirado de las manos de Ye Zhizhou, observándolo con los ojos inyectados de sangre, silencioso pero perspicaz.

Ya familiarizados con esta serie de eventos, los médicos imperiales rápidamente checaron su pulso y prescribieron el medicamento correcto. No sabían cuántas veces lo habían dicho ya, pero tenían que decir las mismas palabras cada vez que venían. —Su majestad, por favor evite cualquier cosa que pueda alterar sus emociones; debe reposar en cama el resto del mes. El consumo de comida debe ser ligero, y lo mejor sería que…

—Cállense. —Yan Mingyong finalmente abrió la boca, únicamente para echar a las personas de la habitación. —Todos váyanse. Nadie tiene permitido quedarse. De An, cierra la puerta del palacio, ¡no veré a nadie más! Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 31: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Shiro

Editado por Sakuya


En la sala del Palacio Yong Yan[1], médicos imperiales y criadas se movían de un lado a otro. Ye Zhizhou se encontraba lejos de la multitud, de pie agachado entre la estancia y el pasillo. Mirando hacia la esquina de la habitación, analizó a los guardias vestidos con túnicas negras que se encontraban ahí de pie.

¡Cielo! —llamó al sistema mientras le enviaba zumbidos frenéticamente llamando su atención. — ¿Estás seguro de no haberte saltado parte de la información? ¿Cómo puede el Octavo Príncipe tener a su disposición la división Zijin de la Guardia Imperial?

Estos eran los soldados personales del Emperador, quien tenía el privilegio de estar fuera del sistema imperial. Reconocían sólo a un maestro en su vida y era los mejores espadachines que el Emperador utilizaba. Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 30: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Shiro

Editado por Sakuya


El jardín volvió a quedar en silencio, pero esta vez debido a la aparición repentina del joven. Junto con la multitud se encontraba Ye Zhizhou, que estaba asustado hasta el punto de empezar a llorar.

— ¿No quieres? —El muchacho retiró su mano lentamente e inclinó su cabeza levemente, su cabello negro azabache caía sobre sus hombros y bajaba en cascada sobre la túnica negra con bordados dorados. —De An, empújame hacia adelante.

El eunuco de rostro ordinario asintió respetuosamente, desplazando la silla hacia Ye Zhizhou. Continue reading