Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 12: La gran reunión de las fuerzas del mal (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Charles no era exactamente un chico malo, y no le hizo nada a Su Qicheng y a Li Xidong, pero ambos fueron encerrados juntos temporalmente en una habitación bajo la atenta mirada de un guardaespaldas. Charles prometió dejar que Tang Feng vaya a ver a Li Xidong y a Su Qicheng.

Lo que ve cuando abre la habitación y entra, es a Su Qicheng, quien parecía una reina con las piernas superpuestas en la mesa baja de la habitación, bastante aburrido con el control remoto y seguía cambiando de canal, luciendo como si estuviera matando el tiempo. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 11: Accidente no provocado

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


La impresión de Tang Feng es que, cualquier criminal que ve a un policía, generalmente huye, y había escuchado a Charles decir que había una belleza británica que lo persigue. También pensó que Charles estaba corriendo escondiéndose de Iván, pero ahora no parece así. 

De pie en el balcón, Charles se mostró particularmente amable y saludó a Iván, gritándole descaradamente: —Mi querido Iván bebé, deja de perseguirme, mi corazón ya pertenece a otro, tú y yo no estamos destinados a estar juntos y es mejor si nunca más nos volvemos a ver. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 10: Intenso afecto (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—Eres invencible y guapo, te verás más masculino con algunos moretones. 

El otro retiró la mano, pero a Tang Feng no le importó. Miró hacia la cubierta del barco, donde había muchos invitados. Si no hubiera sabido que estaba en otro barco, habría pensado que todavía se encontraba en el otro crucero viajando por el mar.

Bueno, es una especie de viaje por el océano, excepto que la persona a su lado es de repente una persona diferente y el barco y la ruta han cambiado. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 9: Intenso afecto (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ge Chen miró con inquietud al pálido Lu Tian Chen, no había estado con este hombre por mucho tiempo pero, de hecho, le tiene más miedo a Lu Tian Chen que a Su Qicheng.

Desde anoche, Lu Tian Chen ha enviado a muchas personas a buscar a Tang Feng y los demás, pero solo pudieron averiguar un par de cosas de los transeúntes y de quien estaba a cargo de la investigación. Su Qicheng y Li Xidong fueron llevados a rastras, no se sabía a dónde y no tenían nada útil para continuar, ni encontraron a ninguno de los tres hombres desaparecidos. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 8: Perdido (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El hombre se sintió como si estuviera flotando en el océano, subiendo y bajando con las olas.

Intentó extender la mano y agarrar algo, pero no podía agarrar nada, su cuerpo estaba demasiado débil y su conciencia un poco desorientada. Tardó unos minutos en aclarar un poco su mente, recordó que él y Li Xidong estaban viendo las fotos juntos. Un ladrón tomó y corrió con la cámara. Este entró en una calle llena de lugareños y turistas y las luces estaban encendidas. Hilarantemente, gritó para atrapar al ladrón, pero los lugareños no parecían estar escuchando lo que estaba diciendo. Más tarde saltó para atrapar al ladrón, y cuando estaba a punto de retirar la cámara, el ladrón de repente le arrojó algo, el olor era un poco acre, y ya era demasiado tarde para contener la respiración. El olor acre se extendió rápidamente, y luego el mundo entero pareció estar al revés, con la cabeza dando vueltas. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 7: Perdido (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chico, estoy aquí para suplicar por ti. Y tú, en secreto, nos volviste a tomar fotos.

Tang Feng miró a Li Xidong, quien estaba ocupado bajando la cabeza, frotándose los cuernos bastante avergonzado, y susurró: —Yo… no las quería para vender a las revistas, solo sentí que el ambiente entre los dos juntos era muy agradable. No puedo evitar tomar la foto.

—Te escapaste tan pronto como nos viste. ¿Tienes miedo de que vea las fotos en tu cámara? —Tang Feng continuó mirando las imágenes. La imagen de Lu Tian Chen y él, era, de hecho, donde miraban a los títeres de agua uno al lado del otro. Otras fotos, a excepción de Ge Chen y Su Qicheng, eran del hermoso paisaje de Vietnam. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 6: Perdido (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Hoy el barco llegó a la bahía de Halong, Vietnam. El agua de mar aquí fue lavada con jaspe, como si hubiera sido lavada repetidamente. La pequeña montaña se encuentra en el mar de la bahía de Halong. Por un momento, Tang Feng pensó que era un paisaje de Guilin.

Se quedarían en la bahía de Halong durante dos días y una noche. Llegaron esta tarde y acordaron quedarse en un hotel. Luego partirían hacia Sanya a la tarde siguiente. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 5: Viejos amigos

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Su Qicheng tenía un acompañante en cada costado, muy chic.

Tang Feng recordó que cuando vio por primera vez a Su Qicheng, realmente quería girar los ojos. En ese momento, Su Qicheng parecía educado y mantuvo una sonrisa amable para todo el mundo. Pero cuanto más contacto tengan con ese tipo de persona, más pueden ver la oscuridad que hay bajo esa hermosa piel.

Lu Tian Chen se levantó y extendió su mano, ayudando a Tang Feng a pararse. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 4: Aprender

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Había una plataforma en el gimnasio del barco. Cuando Tang Feng fue al gimnasio a correr por la mañana, se le ocurrió competir con Lu Tian Chen.

Él ha estado practicando Wing Chun durante varios meses, pero la mayoría de las veces, estaba enfrentando una estaca o al entrenador que el presidente le encontró. El entrenador no se atrevió a derribarlo. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 3: Paparazzi

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Nunca había visto a nadie que quisiera irse directamente a la cama tan pronto como se subiera al bote.

Como se han dicho algunas cosas, no hay necesidad de dar vueltas. Una vez que una persona tenga más de treinta y cinco años, se volvería más maduro (lo quisiese o no). A menudo, muchas cosas que valoraban cuando eran jóvenes, de repente se volvieron menos importantes. Continue reading