Al borde de lo impresionante – Capítulo 2: La Nobleza


Claire… la chica en la cama, murmuró en voz baja ese nombre. El nombre de la persona sonaba lindo, pero nadie podía soportar su actitud. Sus recuerdos estaban llenos de ser rechazada por hombres guapos y viéndose tonta.

La puerta de repente se abrió de golpe y el sonido ensordecedor causó que Claire mirara hacia la puerta. La chica en la puerta se parecía a la hermosa mujer de antes y parecía ser más joven que Claire, sin embargo, su expresión de disgusto y actitud condescendiente no coincidía con su corta edad.

Claire entrecerró un poco los ojos, porque en sus recuerdos, estaba terriblemente asustada de la chica ante ella. Era su hermana menor, Lashia, un mago talentoso. A pesar de que sólo tenía doce años de edad, ella ya se había convertido en un mago avanzado. Debido a su excepcional talento, fue seleccionada por el director del Instituto Sunrise, cuando ella tenía sólo cinco años de edad para convertirse en uno de sus pocos discípulos. Esto hizo a Gordan Hill increíblemente feliz. La talentosa joven, odiaba a Claire porque su madre la mimaba mucho. Esto no era extraño porque Lashia, al ser una niña prodigio, tenía el amor de su abuelo, padre y hermano. Por lo tanto, su madre pasó más tiempo con Claire, ya que a ellos no les gustaba.

—Humph, has traído una gran vergüenza al nombre de la familia Hill, terminando en este estado, sólo porque se cayó de un caballo por perseguir a un hombre. —Lashia levantó la cabeza y miró con desdén a la persona que estaba en la cama. Se acercó a la cama, con una mecha de malicia brillando en sus ojos, clavó su cara en la de Claire. Susurró en voz baja y venenosa —Mi querida hermana mayor, ¿por qué no murió al caerse del caballo?

Claire miró en silencio la linda cara ante ella. ¿Quién habría pensado que alguien que parecía inocente diría algo tan malicioso?

Lashia miró el rostro plácido de Claire y se sorprendió. Normalmente su estúpida hermana mayor estaría temblando pero no, actualmente, estaba tan tranquila.

Sonaron pasos afuera y la expresión de Lashia cambió frunciendo el ceño. Murmuró indistintamente en voz baja y al instante, un pequeño rayo de luz apareció en su palma. Antes de que Claire pudiera reaccionar, Lashia ya había señalado con el dedo su espalda. Claire sintió una terrible oleada de dolor por toda ella.

—Usted idiota cazadora de hombres, la próxima vez que preocupes a madre no te dejaré ir tan fácilmente —susurró Lashia fríamente en el oído de Claire. —Sabes lo que pasará si se atreve a contárselo a madre.

En los recuerdos de Claire, parecía que muchas situaciones similares habían ocurrido antes. Sin que nadie lo supiera, la pequeña hermana Lashia parecía dar mucho sufrimiento a Claire. Claire bajó la mirada sin emoción, sin mirar cuando Lashia se dio la vuelta.

Esta vez, la puerta se abrió en silencio. La hermosa mujer de antes echó un vistazo adentro y sonrió.

—Madre ~~ —Lashia saludó alegremente.

—¡Lashia, estás en casa! —Katherine sonrió mientras entraba.

—Sí, Madre. Vamos a comer ahora. —Lashia agarró el brazo de Katherine alegremente.

—Ve a comer primero, me quedaré con tu hermana mayor. —Katherine palmeó la cabeza de Lashia y dijo suavemente —Tu hermana no se siente bien hoy, me quedaré aquí para hacerle compañía.

—Oh —dijo Lashia, con los ojos abatidos con una amargura desapercibida por Katherine. Viendo a Katherine caminar hacia la cama, Lashia silenciosamente resopló con frialdad y se fue rápidamente.

—Claire, las criadas servirán la cena pronto. —Katherine se sentó cerca de la cama y tomó las manos de Claire con las suyas. Claire dio un respingo. La calidez de su mano la hizo relajarse inmediatamente. Tan suave, tan cálida. Justo como esa persona le sostuvo la mano y le dijo que fuera feliz.

—Madre… —Claire dijo suavemente.

—¿Qué es querida? —Katherine sonrió suavemente. De repente, su expresión cambió y ella preguntó con ansiedad —¿te duele en alguna parte?

—No, madre. —Claire sonrió de repente. —Madre, tú tampoco has comido. ¿Tienes hambre?

Katherine dio un respingo, y de repente, las lágrimas llegaron incontrolablemente y en silencio. Era la primera vez que Claire le hacía una pregunta como esa, la primera vez que Claire era amable con ella.

Al ver las lágrimas de alegría de Katherine, Claire bajó los ojos. Sus largas pestañas ocultaban sus verdaderos sentimientos.

Claire. Claire, este será mi nombre en el futuro. Una extraña luz se reflejaba en los ojos de la joven. La anterior Claire no se atrevía a acusar la intimidación de Lashia o tenía el poder para devolverle el golpe. Sin embargo, en el futuro… los ojos de Claire se convirtieron en hielo mientras recordaba la sensación de ardor en la espalda una vez más.

En este momento, una nueva estrella brillante surgió en el cielo nocturno del continente Ceylon, pero en cuanto a por qué, nadie lo sabía.

A la mañana siguiente, todos los criados del castillo del Duque Hill estaban chismorreando entre ellos y lanzando miradas inseguras al estudio. No era nada grande, ¡sólo el extraño comportamiento de su señorita! Por lo general, ella ya estaría buscando hombres guapos, ya sea en el teatro o en la Biblioteca del Centro de la Ciudad… porque los jóvenes nobles caballeros normalmente estaban allí. ¡Pero hoy, ella fue al estudio de Duque Hill! Cuando el Duque no estaba trabajando en el interior, solía dejar entrar a sus hijos en el estudio. Aunque Claire se cayó del caballo ayer, el médico dijo que estaría bien. ¡Pero, basándose en la salvaje personalidad de la señorita, nunca entraría en el estudio que despreciaba!

En un gran estudio con ventanas brillantes, unas cuantas estanterías enormes estaban alineadas contra las paredes. Libros cuidadosamente clasificados de todos los géneros se alineaban en las estanterías. Una linda muchacha rubia estaba apoyada en la ventana mientras hojeaba un libro grueso, La historia de Ceylon.

Mirando el libro, la expresión de la chica se hizo compleja. Ya había llegado a la sección sobre la historia del país, Amparkland. Las personas más acreditadas para el establecimiento del país fue el clan Hill, una familia cuyo escudo de armas era una rosa. La joven levantó la cabeza para mirar cuidadosamente las insignias de rosa colgando encima de la mesa. Parece que la familia Hill no era simplemente rica.

Afuera, sonaban unos ligeros pasos, pero se detuvieron abruptamente en la puerta. Aunque eran extremadamente ligeros, Claire los notó al instante.

Desde la puerta se oyó una voz baja y fría.

—Señorita, el duque ha vuelto.

—Oh —Claire contestó sin entusiasmo, cerrando el libro. De su memoria combinada ya sabía que la persona que estaba al otro lado de la puerta era su caballero, Jean, el cual debía protegerla.

Claire se levantó y justo cuando estaba a punto de poner el libro de nuevo en la estantería, oyó una serie de pasos sonando fuera de la puerta. Entonces, oyó el sonido del saludo de Jean.

La puerta se abrió y un hombre de edad, de aspecto severo con ropas lujosas apareció. Parecía tener más de cincuenta años de edad, pero muy energético. Sus cejas y las de Claire eran similares, haciéndole saber que él era su abuelo. Actualmente, el Duque tiene una gran cantidad de poder en Amparkland y era también el hombre más poderoso de su familia.

—Abuelo —Claire saludó indiferentemente, su anterior actitud cobarde desapareció.

Gordan Hill miró a la joven chica delante de él y frunció el ceño, una extraña emoción parpadeo en sus ojos. Al principio cuando oyó hablar de que su obstinada nieta estaba leyendo de buen agrado en el estudio, no podía creerlo, pero ahora sus propios ojos lo convencieron. ¡Y qué distinta era su vestimenta! Por lo general llevaba vestidos elaborados como una mariposa, pero hoy se vistió con el más sencillo vestido blanco, su pelo rizado de oro en el estilo más simple. ¿Se golpeó con demasiada fuerza la cabeza cuando cayó del caballo ayer?

—Claire, ¿Te caíste de un caballo ayer? —Gordan entró, preguntando casualmente. Las personas que lo seguían se detuvieron afuera y cerraron ligeramente la puerta del estudio.

—Estoy bien ahora —Claire contestó a la ligera.

—Entonces eso es bueno. —Viendo el libro en la mano de Claire, Gordan, estaba un poco sorprendido. ¿Está leyendo La historia de Ceylon? Conocía a esta nieta muy bien: caprichosa, rebelde y anormalmente atraída por el sexo opuesto… ella, que odiaba estudiar y aprender más que cualquier otra cosa, ¡¿estaba leyendo la más monótona y aburrida historia de los Ceylonese?!

—Entonces, ¿qué piensas después de leer La Historia de Ceylon? —preguntó el duque Gordan, sin pensarlo, caminando hacia su escritorio.

—Dejar que la bandera de las rosas vuele para siempre —Claire respondió en voz baja con una sonrisa.

Los ojos del duque Gordan se agrandaron mientras la miraba, sorprendido ante la sonriente niña que tenía delante. ¿Qué es lo que acababa de oír?

¡¡¡Dejar que la bandera de las rosas vuele para siempre!!!

¡Dejar que el clan Hill exista para siempre!

—¡Dilo de nuevo! —ordenó Gordan en tono profundo, entrecerrando los ojos hacia la chica que tenía frente a él.

—Dejar que la bandera de las rosas vuele para siempre. —Un toque imperceptible de una sonrisa brillo en los ojos de Claire. Este anciano frente a ella era el corazón y el centro de este clan, la cabeza y el líder. A través de numerosas experiencias anteriores, sabía exactamente lo importante que era prestar mucha atención en un entorno desconocido y tomar ventaja de la gente superior en la mayor medida. Si ella quería sobrevivir en este mundo desconocido, si quería llegar a ser poderosa, entonces ganar el favor de esta persona frente a ella sería su primer paso.

Si otra persona se lo hubiera dicho, Gordan lo desecharía sin pensarlo, ya que sólo sería una forma de adulación. ¡Pero su significado era drásticamente diferente cuando esta chica lo dijo! Su único hijo, sus otros dos nietos y nieta nunca habían dicho nada parecido, pero fue dicho por alguien que fue considerado un fracaso como Claire. El duque Gordan estaba completamente aturdido.

—Abuelo, he estado actuando de forma insensible y ha estado pasando demasiado tiempo. De ahora en adelante, tomaré mis estudios en serio y definitivamente no defraudaré al clan Hill de nuevo. —Claire miró fijamente al anciano aturdido. Cada palabra, cada frase se había dicho claramente, y sus ojos verdes tenían una mirada seria.

Asombrado, Gordan miró fijamente a esta sincera joven, incapaz de hablar durante mucho tiempo. Claire también se quedó callada, mirando silenciosamente a su abuelo.

—¡Genial! —Finalmente, Gordan volvió a sus sentidos y se rió con alivio. Le dio una palmadita al hombro de Claire y la elogió —¡Esa es mi chica, este es un niño del Clan Hill!

—Te prometo que no te defraudaré —sonrió Claire. Su sonrisa brillaba con confianza.

Ese día, la casa entera estaba alborotada.

Esta chica idiota, que estaba encaprichada con los hombres y que siempre fue rechazada por el duque, en realidad llevó a cabo el estudio de hoy mano a mano con el duque, normalmente serio, ellos estaban sonriendo.

¡La estúpida cazadora de hombres del Clan Hill era ahora favorecida! La noticia se extendió como un reguero de pólvora a lo largo de toda la casa.

| Índice |

4 thoughts on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 2: La Nobleza

  1. April in November says:

    que sirvientes tan chismosos jajajaja no parece haber secretos en esa casa. No parece pero esa estupida hermana menor merece un catigo urgentemente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *