Al borde de lo impresionante – Capítulo 25: Lealtad a un Diablo

Traducido por Chessire

Editado por Sakuya


El carruaje no se detuvo y continuó fuera de la ciudad. Estaba muy claro que, aunque el duque ahora adoraba a Claire, todavía estaba por debajo en los corazones de los criados en comparación con la talentosa Lashia. Entre las dos, el cochero había decidido decididamente seguir la orden de Lashia. Esto sería algo de lo que se arrepentiría toda la vida.

—La quiero viva. —La voz débil de Claire sonó fríamente en el carruaje. Esta fue su línea de fondo. No era porque esa persona fuera su supuesta hermana pequeña, sino por su amable madre, Katherine.

Jean asintió sin emoción, con profundidad en sus fríos ojos .

El carruaje salió de la ciudad hacia un bosque.

No mucho después, se detuvo.

Jean salió del carruaje y extendió su mano. Claire lo aceptó indiferentemente. Entonces Jean la ayudó cuidadosamente a salir del carruaje.

El cochero miró a su alrededor. La segunda señorita le había ordenado llevar el carruaje hasta allí, pero no podía verla. Entonces, ¿debería seguir su orden para irse? En cualquier caso, escuchar la orden de la segunda señorita fue la decisión correcta. La primera señorita nunca coincidiría con la segunda señorita, y si oía que era la orden de la segunda señorita, tampoco se atrevería a refutarla. Después de pensar todo esto, el cochero estaba a punto de azotar a los caballos para irse.

Pero al momento siguiente, una voz fría sonó en silencio justo al lado de su oreja. — ¿A dónde piensas ir? —Los ojos de Jean no tenían el más mínimo rastro de calidez.

El cochero estaba asustado. Esta voz no tenía ninguna emoción y congeló toda la sangre en su cuerpo. Al momento siguiente, el aura de la muerte lo envolvió. Un dolor insoportable provenía de sus muñecas, tan doloroso que casi no podía respirar.

Los tendones en sus muñecas fueron cortados. Jean retiró con gracia su espada, ni una sola gota de sangre quedo. ¡Pero los tendones del cochero se habían roto! La sangre fresca se derramó y el cochero aulló tristemente. El sonido miserable que reverberaba en el bosque era penetrante.

Jean se quedó quieto, como un dios de la muerte. Miró fríamente al cochero, que continuamente gemía de dolor.

— ¿Quién te ordenó traernos aquí? —Claire se rio. Su risa era tan hermosa como la luz del sol cuando hizo esta pregunta suavemente, ya sabiendo la respuesta.

El cochero estaba aterrorizado. Aunque la niña sonreía, parecía más fría que un glaciar de mil años.

—Has descuidado tu deber. —Jean miró fríamente al hombre en el suelo y estaba a punto de sacar su espada.

Antes de que Jean pudiera sacar su espada, el cochero comenzó a gritar con su corazón y sus pulmones: — ¡Segunda señorita, sálvame! ¡Segunda señorita, eres tú quien me ordenó traer el carruaje aquí! Segunda señorita…

Claire se rió y tranquilamente se hizo a un lado, como una hermosa amapola pero venenosa. Ella esperó tranquilamente a que esa persona apareciera.

Lashia escondida sintió un escalofrío. Era la primera vez, la primera vez que veía a ese guerrero, Jean, que siempre se mostraba indiferente hacia Claire, luciendo despiadado y cruel. ¿Qué predijo esto? ¿Ahora ese guerrero estaba trabajando de todo corazón para esa idiota? ¡¿Como es posible?! Antes, cuando intimidé a esa idiota, Jean siempre hacía la vista gorda, pero en este momento las maneras de ese guerrero eran completamente diferentes.

— ¡Alto! —Mirando a Jean a punto de empalar al cochero a través de su pecho, Lashia salió de su escondite para gritar con enojo. Después de todo, fue por sus órdenes que el cochero estaba en este tipo de apuros.

Claire levantó levemente su frente, y mostró una pequeña sonrisa mientras veía a la niña salir de las sombras. Esta chica que había estado demasiado cuidada, tanto que estaba fuera de control, en realidad tenía un sentido de humanidad y responsabilidad.

Lashia miró con odio a la chica rubia que estaba parada de lado con una leve sonrisa. Su actitud despreocupada era como un dolor punzante para Lashia.

— ¿Por qué el Maestro Cliff te aceptó como discípulo? ¡¿Por qué?! —Lashia preguntó enfadada, haciendo todo lo posible para reprimir su ira.

Claire se rió con indiferencia. — ¿Por qué tengo que responderte?

— ¿Por qué? ¿Cómo es posible? ¿Cómo podría el gran Cliff aceptarte como una discípula? No eres nada, solo sabes cómo perseguir hombres, actuar vergonzosamente, ser ignorante e incompetente. ¿Qué más puedes hacer? ¡Ni siquiera te importa tu madre que te quiere tanto! ¿Por qué razón Cliff te aceptó como discípula? —Lashia finalmente explotó y expulsó toda su ira. — ¡No eres más que una idiota cazadora de hombres! ¡Solo la desgracia de la familia Hill!

Claire silenciosamente suspiró. ¡Todo lo que Lashia dijo era verdad! La Claire de antes realmente solo podía perseguir hombres, trayendo deshonra a todos lados. Y como dijo Lashia, la anterior Claire ni siquiera se preocupaba por su devota madre. Claire miró al cielo, su corazón algo turbado. La Claire de antes realmente hizo que la gente se disgustara. No es de extrañar, incluso un caballero guardián como Jean trató a la anterior Claire de esa manera. Era imposible querer a una estúpida e inútil idiota perseguidora de hombres.

Claire miró a la niña, que siempre tenía el mundo girando alrededor de ella, y de repente se sintió un poco melancólica. Esta niña comenzó a brillar y atraer la atención desde los cinco años, y desde entonces siempre ha sido la estrella más grande en los ojos de todos, la esperanza y el orgullo de la familia Hill. Todo su mundo y creencias fueron destruidas hoy, casi por completo por Claire. Su ego, su orgullo, su brillantez, todo se convirtió en una broma hoy, una gran broma.

—Tal vez lo sabrás más tarde. —dijo Claire sin expresión. Ella ya había cambiado de opinión, abandonando su plan original. Dio media vuelta y estaba a punto de regresar al carruaje.

— ¡Detente ahí! —Lashia apretó el puño. —Será mejor que me des una razón o si no, ni pienses en irte.

Claire se detuvo y su mirada se dirigió lentamente hacia Lashia. De repente, ella dijo en voz baja: —Cuando madures, tal vez te conviertas en una existencia que supere a Cliff.

Lashia se detuvo, mirando la espalda de Claire, sin palabras. Por una fracción de segundo sintió que la chica de cabello rubio no era Claire, sino una completa desconocida que era una formidablemente sabia.

Solo cuando Claire había entrado en el carruaje y la vista de su espalda había desaparecido, Lashia recuperó el sentido y negó enérgicamente con la cabeza, lanzando la emoción que acababa de sentir de su cabeza. Ella estaba algo resentida. ¿Cómo podría ser guiada por esa cazadora de hombres?

— ¡Alto ahí! Si no me dices por qué, hoy definitivamente no te dejaré ir. —Lashia se precipitó hacia adelante, ya cantando un hechizo.

—Lo siento, segunda señorita. —La ropa negra de Jean revoloteó y su mirada era fría. Sus movimientos parecían lentos y elegantes, pero en una fracción de segundo estaba justo en frente de Lashia.

En ese instante, una luz violeta estalló. Una gran fuerza vino del aire y atacó a Lashia en el frente.

En esa fracción de segundo, Lashia gritó, todo su cuerpo se sentía como si estuviera a punto de abrirse. Tosió sangre fresca y voló hacia atrás como una muñeca rota. Sangre roja oscura tallada en un arco deslumbrante en el aire. Un dolor peor que la muerte envolvió a Lashia.

¡Bang! El cuerpo de Lashia se estrelló fuertemente contra el suelo. La tierra voló cuando Lashia yacía en el suelo, incapaz de moverse. Sucedió tan rápido que los dos discípulos mayores de Lashia en sus escondites ni siquiera registraron lo que sucedió ni atraparon a Lashia. Sin embargo, deberían haberse sentido alegres de no haber intentado atraparla, porque incluso el terreno debajo de Lashia estaba devastado por la fuerza. Jean solo dejó un poco de Dou Qi en Lashia, que desapareció en el suelo cuando Lashia cayó. El mayor temor de un mago es el combate cuerpo a cuerpo, es la situación más peligrosa para la vida. ¡Todos los presentes además de Claire, que estaba en el carruaje, no pensaron que Jean iba a dar un golpe tan duro! ¡Y a la segunda señorita del clan Hill!

—Jean, nos vamos. —La insípida voz de Claire salió del carruaje, llevando una emoción indescriptible.

Jean enfundó fríamente su espada. Sin siquiera echar un vistazo al cuerpo inerte de Lashia en el suelo, se sentó en lugar del cochero, y azotó a los caballos para que se fueran.

El carruaje viajó lentamente.

— ¿No tienes miedo de que el abuelo te culpe? —La voz baja de Claire viajó desde el carruaje hasta la oreja de Jean. Sus palabras no contenían ni la más mínima preocupación.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *