Boda relámpago – Capítulo 58: Siendo sinceros…

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


Durante la escuela secundaria, Jiang Li vivía a la sombra de una mujer, que era cinco años mayor que él y él era un tonto enamorado.

Ciudad K era una ciudad pequeña y no había muchos delincuentes, por lo que, relativamente hablando, el poderío de esta mujer no era mucho.

Originalmente, Jiang Li era un estudiante bueno y honesto sin una orientación sexual. En ese momento, ellos ni siquiera se conocían.

Todo lo que sucedido, solo podía ser culpa de su extraordinaria buena apariencia.

Al parecer, un día, ella estaba caminando por la calle cuando, accidentalmente, vio al joven Jiang Li y se sintió, extremadamente, atraída por él, fue entonces que comenzó una fuerte ofensiva para obtenerlo.

Sin embargo, la ciudad estaba llena de chicas jóvenes, vivas e inocentes y, aparentemente, estas se convirtieron en grandes obstáculos para ella. Así que les advirtió a todas, que si alguna de ellas se atrevía a acercarse demasiado a Jiang Li, ella les rompería las piernas.

Aunque tener a un chico guapo era importante, sus piernas lo eran más. El punto era que incluso si se arriesgaban a acercarse, no estaban seguras de ganarse su corazón. Así que se mantuvieron alejadas de él.

Esa era la razón por la cual nadie iba tras él.

Puse mis manos sobre mi vientre, mientras seguía riéndome y dije: —Las chicas son muy inteligentes…*ha, ha*… ¿Qué pasó luego?

Han Xiao: —Más tarde, al hermano Jiang Li se le ocurrió una idea.

Yo: — ¿Qué idea?

Han Xiao: —El hermano Jiang Li estando en secreto con la mujer, le dijo que él era homosexual, ella lo creyó y lo dejó ir. El hermano Jiang Li es realmente una persona inteligente y continuó usando ese secreto para rechazar a otras chicas.

Seguí riéndome: —Él no está fingiendo, realmente es…

—Guan Xiao Yan. —Jiang Li me interrumpió de repente. Lo miré y vi una fea expresión en su rostro. Luego me preguntó: — ¿Te parece divertido?

Sacudí la cabeza de inmediato: —No, no es gracioso en absoluto…*Puf, ha,haha*…

Por favor Jiang Li perdóname, realmente no puedo dejar de reír. Pero la idea de que fueras molestado por una sola mujer…

Luego de que Han Xiao se despidiera de nosotros, me pare frente a Jiang Li y con mí dedo índice levante su barbilla y, de manera seductora le hable: —Guapo, ¿Porque no me sigues?

Akatsuki
¿Eh?

Los ojos de Jiang Li brillaron con intensidad pero no respondió.

Yo: —Solo se obediente y comerás lo más dulce y lo más picante, vivirás feliz como un hada, ah…

De repente, estaba sobre la alfombra y con Jiang Li sobre mi cuerpo, sin poder escapar, él se inclinó lentamente hacia mí rostro.

Sus pupilas eran de color negro azabache, como una perla negra brillando en solitario bajo el inmenso océano de emociones que no pude descifrar. Cuando se acercó, pude verme reflejada en sus ojos. Estaba atónita y asustada, pero también tenía una ligera…esperanza…

Su nariz casi tocó la mía, mirándonos directamente, hablo con un tono muy bajo: —Guan Xiao Yan…

—Mmm… —respondí involuntariamente.

JL: —No juegues con fuego.

¿Qué quiso decir con eso? Acaso… ¿Fue una advertencia?

En ese momento, la puerta se abrió y los padres de Jiang Li entraron riendo, al vernos en una posición ambigua, se quedaron helados.

La situación era incómoda, finalmente, mi suegro rompió el silencio con una carcajada dijo: —Cierto… ‘Primer Nacimiento del Bebé’…*Ha, ha*…

Yo: —…

JL: —…

♦ ♦ ♦

Siempre me había preguntado por qué a algunas personas les gustan los petardos. En mi opinión, esos explosivos podían usarse solo como artefactos de intimidación y nada más.

Además, tenía miedo de cosas que me exploten repentinamente y me asusten, así como los petardos. Siendo incapaz de predecirlos o evitar el sonido de sus repentinas explosiones.

Y, desafortunadamente, en la Ciudad K, no había leyes que controlarán el uso de los fuegos artificiales. En otras palabras, en cualquier momento y en cualquier lugar, cualquier persona podría encender uno y lanzarlo a la calle… ¡Que horrible!

Debido a ello, cada vez que salía y veía a los niños jugando con ellos, me tapaba los oídos y me escondía lo más lejos posible. Entonces, Jiang Li se reía de mí y me decía que era tan asustadiza como un ratón. Básicamente, no le respondía porque era anormal, incluso en sus pensamientos.

El quinto día del Año Nuevo Lunar, como uno de sus numerosos eventos en el templo, tenían programada una ‘Danza del León’. Así que Jiang Li y yo decidimos ir a ver.

Justo cuando salíamos de la zona residencial, vimos a unos niños mirándonos de forma extraña, cuando pasamos cerca de ellos, los niños empezaron a gritar y en ese momento vi un enorme petardo junto a la acera…encendido…

Mi mente se quedó en blanco, no sabía cómo reaccionar. De repente, Jiang Li me tomó entre sus brazos y se puso delante de mí, usando su propio cuerpo para protegerme del petardo.

¡Bang!

Me asusté mucho y sujete fuertemente el pecho de Jiang Li, mis manos estaban temblorosas y comenzaban a sudar.

Sentí unas suaves palmaditas en la cabeza, era Jiang Li que me estaba confortando: —No es nada. No tengas miedo.

Levante la mirada, su expresión era tranquila como si estuviera confortando a un animalito asustado. Sin darme cuenta de ello, mis ojos se pusieron rojos y mis lágrimas comenzaron a caer.

Estaba abrumada porque me estaba viendo llorar, él me abrazó y siguió repitiendo: —No tengas miedo, ya pasó.

—…Duele…

Me puse más triste y, acurrucándome entre sus brazos, comencé a sollozar incontrolablemente.

Jiang Li, ¿por qué eres tan bueno conmigo? Cuando me tratas así, lo haces más difícil para mí.

Jiang Li siguió dándome unas palmaditas y suavemente me dijo: —Ya no tengas miedo, me tienes a tu lado.

Cuando escuché aquellas palabras, no sabía de donde reuní tanta fuerza como para separarme de Jiang Li. Con lágrimas cayendo de mí rostro le grité: — ¿Qué eres tú de mí? —Sin esperar a que respondiera, corrí de regreso a casa.

¿Quién eres? ¿Por qué eres tan bueno conmigo?

♦ ♦ ♦

Desde el incidente del petardo, evitaba a Jiang Li de todas las formas posibles. Ya que era algo que no podía tener, entonces era más simple dejarlo ir o evitarlo lo más posible.

Mi corazón tenía muy claro que me gustaba y, lamentablemente, tenía que admitir que me gustaba un gay.

Sabía que nuestra relación nunca daría frutos, me decía a mí misma, una y otra vez, que fuera más razonable y que viera con claridad la situación.

Guan Xiao Yan, solo tú puedes comprenderte.

A veces no podía evitar a Jiang Li, y cada vez que nos encontrábamos me preguntaba desconcertado: —Guan Xiao Yan, ¿Me estás evitando?

Yo siempre le respondía con una tonta sonrisa: —No, Jiang Li, piensas demasiado.

Jiang Li, no estoy evitándote, solo no quiero aferrarme a una esperanza vana.

♦ ♦ ♦

Las vacaciones por Año Nuevo terminaron y continuamos con nuestro estilo de vida normal, la única diferencia de antes era que todavía lo evitaba.

Jiang Li, para poder olvidarte… primero tengo que evitarte…

Había pensado en el divorcio, pero no quería dejarlo ir.

Guan Xiao Yan, perdiste porque tienes buen corazón.

♦ ♦ ♦

Llegó el día de San Valentín y, obviamente, ese día no tuvo nada que ver conmigo.

Al atardecer, mientras almorzaba tranquilamente con Jiang Li: —Guan Xiao Yan, yo…tengo algo que hacer esta noche.

Sin mirarlo le respondí: —Está bien.

JL: —Tal vez regrese un poco tarde.

Yo: —Mmm…

JL: —Espérame en casa.

Yo: —Mmm…

El ambiente era incómodo, por lo que continuamos almorzando.

Más tarde, recibí una llamada de Wang Kai. Me dijo que estaba triste y enamorado.

Yo me reí: —Para ti estar enamorado es como tomar el desayuno. Tú deberías estar triste y distraído.

Wang Kai contestó: —Xiao Yan Yan, eres tan mala. Me siento aún más triste, ¿No vendrás a consolarme?

De repente recordé Jiang Li y dije: —Es cierto, yo también estoy enamorada. Vamos a consolarnos ambos.

Cuando escucho mí respuesta respondió alegremente: —Bien por ti. No te he visto en mucho tiempo y ya te has enamorado. Pensé que te quedarías para siempre con ese marido gay tuyo.

Sonriendo con ironía no le dije nada más: — ¿Qué hay de ti? ¿Quién es aquella que te ha logrado enamorar y dejado en este estado?

Wang Kai respondió: —Es algo difícil de explicar. Te lo contaré con detalles esta noche.

♦ ♦ ♦

Acordamos vernos en un restaurante de comida occidental. Aunque no me gustaba ese tipo de comida, no me importaba, ya había cenado en casa y esa no era la razón por la que vine.

Cuando me encontré con Wang Kai le sonreí burlonamente: —Realmente no esperaba que un día, nuestro Casanova se viera afectado por el amor.

WK: — ¿Soy realmente un Casanova?

Yo: —No me hagas esa pregunta. Puedes preguntarle eso a tus ex-novias y conseguirás tu respuesta.

Wang Kai sonrió, sacudiendo la cabeza dijo: —Entonces, si te digo que amaré y atesoraré a una sola persona, ¿Me creerías?

Yo: —Si fueras como antes, no te creería. Pero ahora, viendo tu expresión amarga, puedo creerte.

Wang Kai me sonrió y sin decir nada se quedó viéndome, lo que me hacía sentir incómoda. De repente dijo: —Xiao Yan Yan. Si te dijera que, te amaré y atesoraré con todo mi corazón. ¿Me creerías?

Mi corazón se hundió. Sintiéndome incómoda, fingí estar divirtiéndome y le respondí: —Wang Kai, no hagas esas bromas.

Él se rió: —Xiao Yan Yan, no estoy bromeando.

Estaba a punto de responderle cuando sentí que alguien nos observaba. Me di la vuelta para buscar a aquella persona y me encontré con la compleja mirada de Jiang Li.

Pensé que era una coincidencia, una muy increíble coincidencia.

Jiang Li y Xue Yun Feng…Wang Kai y yo…todos en el mismo restaurante…

Jiang Li me vió y sonrió de manera fría. Luego vio a Wang Kai conmigo y sus ojos brillaron con ferocidad. De inmediato, desvíe la mirada, tenía miedo de seguir viéndolo.

Wang Kai notó mi incomodidad y busco el origen encontrándose con la mirada feroz de Jiang Li. No sabía cómo lo hizo pero dijo: —Xiao Yan Yan, no me digas que te gusta Jiang Li. Él es un homosexual.

Riendo irónicamente le dije: —Si uno logrará controlar sus sentimientos, sería perfecto.

Wang Kai asintió y dijo: —Si, los sentimientos son algo difíciles de controlar…Xiao Yan Yan, me gustas.

Yo: —Wang Kai, ¿Morirías si dejas de bromear?

De repente, Wang Kai sujeto mis manos con una apariencia triste y dijo: —Xiao Yan Yan, ¿Por qué no me crees? ¡Yo realmente te amo!

Por un momento, su mirada me sorprendió, no sabía cómo reaccionar. En ese momento, Jiang Li, que estaba sentado a unas mesas de nosotros, se levantó y caminó hacia nuestra dirección.

Cuando Jiang Li llegó a nuestra mesa, lo miré, no sabía qué decirle. Su mirada estaba llena de ira, lo que me dificulta, aún más, el seguir viéndolo.

De repente, me tomó de la mano y me llevó hacia la puerta. Cuando escuché a Wang Kai llamarme por mí nombre, no pude verlo ya que en ese momento estaba a las afueras del restaurante.

Jiang Li estaba caminando muy rápido, no podía seguirle el paso. Además, su agarre me lastimaba la muñeca y no podía caminar bien.

Yo: —Jiang Li, déjame…me estás lastimando…para…no puedo…

Me escuchó y se detuvo para verme. Su expresión se había calmado un poco, pero aún seguía enojado. Estaba a punto de hablar cuando liberó mí muñeca de su agarre, de repente, puso sus manos alrededor de mí cintura y me levanto del suelo para continuar, apresuradamente, hacia el estacionamiento.

Mi mente estaba en blanco y mi corazón enloquecido. No sabía lo que hice mal.

Jiang Li… ¿Qué vas hacerme?…

Me puso en el asiento del auto, me abrochó el cinturón de seguridad y condujo fuera del estacionamiento. Jiang Li seguía enojado, no me atreví a hablar con él. Pero su comportamiento era desconcertante y solo podía usar la palabra ‘demente’ para explicarlo.

Sí, él es un demente por ende todo lo que hace es comprensible. Pero… mi corazón… quizás… quizás él esta celoso… pero y si… ¿La razón es que le gusta Wang Kai? Y, él sigue siendo gay…

Cuanto más lo pensaba, más deprimida me sentía.

El ambiente dentro del automóvil era muy deprimente, seguir así me dificultaba respirar. Aunque apenas habían pasado algunos minutos, para mí, eran los minutos más largos.

Cuando llegamos a casa, Jiang Li me empujó escaleras arriba, abrió la puerta, y nos encerró dentro, luego…fui aprisionada contra la puerta.

Puso sus manos sobre mis hombros con mucha fuerza. Acercando su rostro al mío y levantando las cejas pregunto: —Una cita… ¿en el Día de San Valentín?

Su voz era suave pero no podía evitar sentirme intimidada. Evitando su mirada, trate de explicarle incómodamente: —Yo…no quise…

— ¿Y bien? —Me miró fijamente como si la explicación que le di fuera inadecuada.

Bajé la mirada y dije: —Entre Wang Kai y yo no hay nada, lo juro.

—… —Jiang Li parecía estar menos enojado que antes.

Así que reuní mí coraje y le dije: —Sé que te gusta Wang Kai, ¿Cómo podría yo…?

—Guan Xiao Yan. —Jiang Li que aprisionó mis hombros, aplicó más fuerza en su agarre y acercó su rostro aún más. Podía ver la oleada de ira en sus ojos. Tenía miedo y me sentía conmocionada, así que baje la mirada, pero Jiang Li levantó mi barbilla obligándome a verlo directamente.

JL: —Guan Xiao Yan, lo he soportado durante mucho tiempo…

Estaba confundida, luego, perdí casi toda mi cordura…porque de repente, Jiang Li me beso en la boca.

Me beso con mucha fuerza, fue un beso de rabia, como si estuviera ejerciendo un castigo. Levanto mi cabeza y me beso nuevamente, esta vez, usó sus dientes para morder suavemente mis labios. Sentí un ligero dolor e, inconscientemente, intenté escapar, pero sentí su mano sostener mi cabeza y la otra deslizarse alrededor de mí cintura, estaba abrazándome con fuerza para que no pudiera moverme.

—Mmm…

Intenté quejarme, pero antes de que lo lograra, Jiang Li aprisionó mi lengua con la suya, explorando cada rincón de mí boca con la suya, mientras la enredaba con la mía.

Me sentía débil, había perdido todos mis sentidos y mi mundo solo consistía en Jiang Li.

Antes de que mis ojos se cerraran por completo, vi el ceño fruncido de Jiang Li con sus pestañas revoloteando. Lentamente, mis ojos se cerraron y puse mis brazos alrededor de su cuello.

Su mano, que abrazaba mi cintura, se tensó y sus besos se volvieron más exigentes.

Todo mí cuerpo comenzó a desmoronarse, apoyándome contra él, respire profundamente varias veces.

Jiang Li, si no dejas de besarme así, seguramente moriré de hipoxia.

Él me sostuvo mientras respiraba caóticamente, y me dijo: —Guan Xiao Yan, tú me obligaste.

Yo: —… ¿Uh?

JL: —Entonces, incluso si me gustas, no podrás dejarme, esconderte ni tampoco divorciarte de mí.

Acaso es… ¿Una confesión? No puedo evitar suspirar. ¡Un demente es un demente, incluso su confesión es tan sádica!

Me acurruque en sus brazos, y con una sonrisa le susurré: —Jiang Li, eres un tonto.

JL: —…

Lo abracé negándole escapar, sentí que todo esto era irreal.

¿Acaso no era gay? Deberían gustarle los hombres, ¿verdad?

Pensando en ello le pregunté preocupada: —Jiang Li, a ti…te gustan los hombres, ¿no?

Me miró furioso y respondió: —No…y nunca lo han hecho.

—Está bien… —Mi corazón mostró un rastro de alegría, pero seguía preocupada. —Pero hoy estabas con Xue Yun Feng, ¿Por qué?

Apoyando su barbilla sobre mi cabeza dijo: —Iba a romper con él.

Tan pronto como escuché ‘romper’, sentí una desesperación en mí interior.

Parece que… hice que se separaran.

Jiang Li fue capaz de leer mi mente y dijo: —Guan Xiao Yan, no debes preocuparte de ser la tercera rueda, ya que no soy gay.

Asentí: —Xue Yun Feng es un buen chico, deberías dejarlo ir.

Jiang Li se inclinó para besarme nuevamente y tuve otro ataque de hipoxia.

Podía sentir el cálido aliento de Jiang Li tocar mi oreja, cuando me susurró: —Guan Xiao Yan, eres tan amable con los demás, ¿Podrías tratarme igual? —Sus palabras sonaban algo resentidas.

Mientras me recuperaba le dije: —Yo…yo te trato…lo suficientemente bien…te preparo la comida, hago los quehaceres de la casa…también soy tu esposa…y tú niñera. ¿Dónde más podrías encontrar a alguien así?

JL: —Podrías tratarme mejor…

Yo: — ¿Cómo?

JL: —Tengo hambre.

—Es fácil, te prepararé algo. —Respondí, mientras nos separábamos, me calme y caminé hacia la cocina.

De repente sentí un tirón, Jiang Li que me había jalado nuevamente a sus brazos. Sus ojos tenían un brillo que no podía reconocer: —No quiero comer arroz.

No entendí y le pregunté: —Entonces, ¿Qué quieres comer?

Jiang Li puso sus manos sobre mí rostro y con una sonrisa dijo: —Quiero comerte.

Antes de poder reaccionar, me encontraba sobre sus brazos y de camino al dormitorio.

Ya en el dormitorio, Jiang Li me puso sobre su enorme cama y desabrochó su camisa, mientras se inclinaba para besarme. Me beso suavemente los labios, la frente, mis cejas, mis mejillas luego se movió lentamente hasta morder dulcemente el lóbulo de mí oreja.

Estaba nerviosa y no podía moverme, tartamudeé: —Jiang…Jiang Li, ¿No crees… que vamos muy rápido?

Él levantó la cabeza para revelar su mirada ardiente, respondiendo con encanto y una leve sonrisa: — ¿Rápido? Hemos estado casados por medio año y hasta hoy no hemos consumado nuestro matrimonio. ¿Aún crees que vamos muy rápido? —Dijo, mientras se quitaba por completo la camisa y revelaba su fuerte cuerpo, luego, se inclinó para continuar besándome. Su pesado y cálido aliento bailaba en mí cuello, como resultado, mi corazón latía cada vez más fuerte y mi respiración se volvía más caótica.

Estaba muy nerviosa, no sabía dónde poner mis manos ya que…es mi primera vez.

Comenzó quitándome la ropa, pieza por pieza, mientras me reconfortaba suavemente: —Relájate, no te comeré.

Me reí y lloré al mismo tiempo.

Dijiste que querías comerme…

Pareció darse cuenta de su error y se corrigió: —No te preocupes, voy a tener mucho cuidado.

Mostré una rara expresión.

Jiang Li, en realidad eres incapaz de consolar a alguien.

Jiang Li, no estaba feliz de ver mi expresión y me beso con fuerza en los labios. Mientras me besaba, busco a tientas la última pieza de ropa que me quedaba para despojarme de ella.

[Nota del autor: como el autor es una persona reservada, no se detallarán las hazañas realizadas en la cama, solo se escribirá la conversación realizada en ella. Se recomienda a los lectores que usen su propia imaginación para completar esta parte de la novela. Para aquellos que deseen quejarse, ahorren su aliento ya que este capítulo no violó ninguna ley ni excedió el límite de descripción permitido y como se mencionó anteriormente. El autor es una persona reservada.]

Yo: —Jiang… Jiang Li, ¿Esto me va doler?

JL: —Se amable, ya me duele.

Yo: —…

Momentos después…

Yo: —Parece que no duele mucho… Jiang Li, eres muy pequeño…

JL: —Es mi dedo.

Yo: —…

Momentos después…

Yo: —*Ah ah ah…* ¡Ah! ¡Jiang Li bastardo!

JL: —Yo… yo…

Yo: —…Duele… Jiang Li, eres demasiado gran…*Ah…*

JL: —Yo… solo he entrado un poco…

Yo: —Me duele…*ah ah…*

JL: —…

Yo: —*Ah ah ah ah…* ¡Duele! Jiang Li, ¿Quieres matarme?…*ah ah ah ah…*

JL: —Lo siento… lo siento… mmm…

Yo: —Me duele…*ah ah ah ah…*

JL: —Aguanta un poco más, ya pasará…

Yo: —Me duele…*ah ah ah ah…*

JL: —Guan Xiao Yan, no te muevas tan vigorosamente…

Yo: —*Ah ah ah ah…* Es demasiado doloroso… ¡Eres tú quién se mueve así!

Momentos después…

Yo: —Me duele… *ah ah ah ah…* ¡Jiang Li eres un mentiroso!

JL: —…

Yo: —Dijiste que estaría bien, pero ha pasado mucho. ¿Porque sigue doliendo?

JL: —… Espera… espera un poco más…

Yo: —Ya he esperado mucho… duele… *ah ah ah ah…*

JL: —…

Yo: —Mentiroso… ¡sal!

JL: —Espera… espera un poco…

Yo: —*Ah ah ah ah…* ¿Por qué estás usando tanta fuerza, *ah…*?

JL: —*Ah…*

Yo: —*Ah ah ah ah…*

JL: —Guan Xiao Yan, te amo.

Yo: —*Wo*… se acabó.


Ayanami
Creo que Yan Yan no era la única principiante aquí ❤(¬‿¬)...pero bueno, al fin se abrieron el uno al otro, tardaron toda una vida pero se les perdona…(っ^▿^)۶🍸🌟🍺٩(˘◡˘ )

| Índice |

3 thoughts on “Boda relámpago – Capítulo 58: Siendo sinceros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *