Boda relámpago – Capítulo 64: Quédate a mi lado

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


Mi cuerpo empezó a perder su fuerza.

Yo: —Jiang Li, no…no te enojes…

JL: — ¿Cómo podría no enojarme? Dijiste que estarías conmigo…y ahora… ¿Así es como pretendes quedarte a mí lado?

No me atreví a mirarlo.

Yo: —…

JL: — ¡Lo sé! Esa mujer vino a verte, ¿Verdad?

Yo: —Pero Jiang Li…XQ…

JL: — ¡No quiero XQ! Solo te quiero a ti.

Me sorprendió. Nunca lo había visto así de triste, agitado y enojado a la vez, él siempre fue alguien decidido. Pero su respiración era errática, y sentía que su mirada me atravesaba.

Estaba tan confundida.

¿Eh? ¿Por qué? ¿Estoy feliz? ¿Triste? ¿Avergonzada? ¿O acaso estoy preocupada?

Lágrimas empezaron a rodar por mis mejillas, entonces Jiang Li me abrazó con mucha fuerza, tanta que casi no podía respirar. Apoyó su barbilla sobre mi hombro y me dijo: —Guan Xiao Yan, eres tan tonta, ¿Cómo puedes ser tan tonta?

JL: — ¿Crees que puedes irte solo así? ¿Alguna vez consideraste mis sentimientos?

Yo: —Yo…

JL: —Ya que prometiste quedarte conmigo, ¿Por qué no estás dispuesta a cumplirlo para enfrentar este problema juntos?

Yo: —Pero…

JL: — ¡Cállate!

Yo: —…

Jiang Li, tú lo sabes.

JL: —Sé que lo estás haciendo por mí bien, pero, no me gusta.

JL: —Solo quiero que estés a mi lado, no te pido más.

Yo: —Pero Xue Hong, ella…

JL: —No te preocupes por esa loca. Ella está mentalmente enferma.

JL: —Esa mujer realmente es molesta. Tendré que ocuparme de ella.

Yo: —Pero… —XQ no podrá ganar contra Ai Rui.

Me acarició la cabeza: —No tienes que preocuparte. Solo quédate a mi lado.

JL: —No dejaré que ganen. Será un gran problema…pero, pelearé hasta el final.

Pelear hasta el final…podría no ser bueno, ¿verdad?

JL: —No te preocupes. Que ambas partes pierdan será el último recurso. Xue Hong es solo una idiota y no será difícil acabar con ella. Solo me preocupa su padre, es un viejo zorro sabio.

Yo: —… —Si Xue Hong es una idiota, ¿Que soy yo?

Jiang Li adivino lo que estaba pensando y: —Eres la idiota de todos los idiotas.

Yo: —Jiang Li, soy tu esposa. ¿Cómo puedes menospreciarme? —Aunque a veces hago idioteces, solo son de vez en cuando… (>_<)

Jiang Li se enojó.

JL: —Así que… ¿aún recuerdas que eres mi esposa?

Incline la cabeza.

Ok, me equivoque… ¿No es suficiente?

Recordé lo que dijo y él estaba en lo correcto. Estuve viendo muchos dramas en la televisión y pensé que el sacrificio de uno por su amante se consideraba amor. Pero me di cuenta de que no era necesario, ya que, dado que ambos habían decidido permanecer juntos, deberían enfrentar sus problemas juntos sin importar lo que suceda. Todo sale mejor si se tiene a alguien que te acompañe en los momentos difíciles.

Me sentí avergonzada y me acurruque entre sus brazos: —Jiang Li, siempre estaré a tu lado, no importa lo que suceda.

JL: —Guan Xiao Yan. ¿Acaso tienes la intención de calmar mi ira de este modo?

Sude. No podía pensar en otra manera, además mi cerebro comenzó a fallar. Me puse de puntillas, lo besé y con una voz diferente a la usual le dije: —Jiang Li, me he equivocado. Por favor, perdóname esta vez… —Mi voz era tan suave y seductora que cuando me escuche hablar, estalle en sudor frío.

Jiang Li entrecerró los ojos y con una voz baja: —No es suficiente. Obviamente, no es suficiente.

Yo: —Entonces, ¿qué quieres?

JL: —Hoy me has hecho enfadar mucho. Debes persuadirme y hacerme feliz.

Yo: —Te vez muy feliz ahora.

JL: — ¿Eh?

Rápidamente, le pedí misericordia. —Está bien. ¿Cómo puedo hacerte feliz?

JL: —Así, estará bien.

Levantó su camisa, agarró mi mano y la colocó sobre su abdomen inferior, luego empezó a bajar lentamente…

Al instante, una imagen, se creó dentro de mí mente. De repente, como si mi mano estuviese cubierta de una especie de magia extraña, pude sentir el latido de sus vasos sanguíneos, haciéndose cada vez más fuertes bajo su piel. Me asusté y retiré mi mano algo nerviosa. Sabía que era inútil, ya que lo habíamos hecho antes, pero aun así en este tipo de circunstancias, seguía sonrojándome.

Mi corazón se aceleró y la fuerza de mi cuerpo me abandono. En ese momento, Jiang Li levantó mi barbilla y me miró con insatisfacción, en su mirada había pequeñas llamas ardiendo con intensidad.

JL: —Guan Xiao Yan, ¿estas siendo sincera?

Incline la cabeza con vergüenza: —Jiang Li, en tal situación, pensar en hacer esas cosas…

— ¿No lo entiendes? —Su aliento hizo que mi rostro se calentará. —En realidad, solo tenerte es suficiente para mí.

Estaba conmovida y sin saber que decirle, sujeté el dobladillo de su ropa, con lágrimas rodando por mí rostro le dije: —Jiang Li, realmente, eres muy bueno conmigo.

Me miró con cariño y dijo: —Entonces, ¿qué estás esperando?

Decidí ir contra él.

De todos modos, soy de piel gruesa.

Me puse de puntillas y lo abracé por el cuello para darle un beso en sus sensuales labios…

Uh…realmente sabe bien.

Me aferre a sus labios, lamiendo y mordiendo suavemente. Descubrí que, si tomo mi tiempo para disfrutar, sus labios tenían un sabor fructífero y más delicioso que la gelatina…

Dios mío, ¿acaso estoy alucinando?

Me abrazó con fuerza y me beso apasionadamente. Sus besos hicieron que mis piernas perdieran su fuerza, casi todo mi cuerpo era soportado por él. Entonces, me cargó en sus brazos y caminó hacia el dormitorio.

Lo admiré. Mientras me besaba, sus ojos permanecieron cerrados, aun así pudo caminar y maniobrar con precisión hacia el dormitorio, abrió la puerta y nos enterramos en la cama. Él era como el dios Erlang, en cuya frente tenía un tercer ojo.

JL: —Ven…hazme feliz.

Mire su postura de ‘haz lo que quieras’, no estaba segura de quién estaba complaciendo a quién. Así que, frívolamente, golpee su barbilla y con una risa seductora: —Guapo, aquí voy…

Jiang Li no pudo contenerse, soltó un ‘puft’ y se echó a reír.

Lo bese fuerte e imprudentemente y él contraatacó rápidamente. Me sujetó por la nuca y usó su lengua para explorar nuevamente mi boca.

Me percaté que cuando nos besábamos, yo nunca prevalencia. Así que escapé y me dirigí a atacar su cuello. Besé su manzana de adán y le di un suave mordisco, su respiración se volvió errática. Aprovechando la oportunidad, lo besé desenfrenadamente. De repente, me dio la vuelta y termine debajo de él.

Jadeando, levantó las comisuras de su boca y con una sonrisa malvada dijo: —Guan Xiao Yan, no sabía que pudieras ser una mujer tan encantadora y atractiva.

Lo consideré como un halago para mí, así que le di unas palmaditas en hombro mientras le sonreía: —Guapo, acuéstate.

Volvió a acostarse con diminutas llamas que ardían en sus ojos.

Me coloqué a horcajadas sobre su cintura y, uno por uno, desabroche los botones de su camisa. Me acosté sobre su pecho. Besé cuidadosamente toda su piel desnuda. Luego, sostuve su pezón en mi boca y lo chupé fuertemente. Jiang Li dejó salir algunos gemidos entre doloridos y felices: —Guan Xiao Yan…tú…date prisa…en…

Le respondí vagamente: —Espera, no tan rápido. —*He, he, he*…

De repente, me sujetó por la cintura, se levantó de la cama y terminé debajo de su cuerpo nuevamente. Él, estaba sin aliento y sus ojos brillaban peligrosamente.

Continúe dándole palmaditas en el hombro e instándole con una sonrisa: —Acuésta…

Capturo mis labios y me dio un beso apasionado. Mientras me besaba, acercó sus manos a mi ropa y en unos pocos movimientos, estaba desnuda, solo con mis bragas.

Alejé su rostro del mío y sin aliento le dije: —Li…acuéstate…

JL: —Olvídalo, déjame continuar.

Una sonrisa perversa apareció en sus labios y…levantó mis piernas…


[Nota del autor: Como el autor es muy reservado. Para continuar con esta parte, los lectores tienen que usar su propia imaginación.]

Ayanami
XD Kat no me puedes hacer esto, en verdad lo dejaste aquí T.T fue tan tierna toda la escena de reconciliación, espero con ansias el siguiente capítulo

| Índice |

2 thoughts on “Boda relámpago – Capítulo 64: Quédate a mi lado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *