Consorte experta en venenos – Capítulo 106: Interrogatorio cercano, apuntando al objetivo

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


A lo largo de estos años, Mu Qingwu, a menudo, acompañaba a Mu Liuyue a la Tienda Fragancia Celestial para beber té. Pero no era muy frecuente, ciertamente, no lo suficiente como para coincidir con el programa de dosificación de veneno. Sin embargo, mucha gente que bebía té allí compraba hojas de té para llevar a casa. Naturalmente, bebían ese té todos los días.

Han Yunxi originalmente planeó enfocar su investigación en las hojas de té. Pero al escuchar las palabras de Mu Qingwu, Han Yunxi prestó mucha atención. Él hizo una pausa para recordar antes de responder —Normalmente traemos muchas hojas de té de vuelta. Sus hojas son mejores que las de cualquier otro, y tienen muchas variedades únicas.

Han Yunxi parecía perdida en sus pensamientos mientras asentía. Había revisado los tés de Mu Qingwu en casa y en el cuartel de antemano, pero no encontró rastros de veneno. —¿Las hojas de té que examiné la última vez eran de la Tienda de Fragancia Celestial? —Preguntó.

Si Mu Qingwu no se había dado cuenta de que había un problema con las hojas de té a estas alturas por las preguntas de Han Yunxi, entonces era un idiota. —Estimada wangfei, ¿crees que le agregaron veneno a las hojas? —Preguntó dudando.

—Sólo puedo decir que no debemos excluir la posibilidad. Comparado con todo lo demás, tiene la más alta probabilidad —respondió francamente Han Yunxi.

Mu Qingwu frunció sus cejas mientras pensaba. Después de un tiempo informó de los detalles. —Soy bastante quisquilloso con las hojas de té. Las que llevo al cuartel son todas de casa, y el té de casa viene de los amigos o de Liuyue. —Mu Qingwu sonrió—. Yo no compro mucho, personalmente.

Han Yunxi también sonrió. Bebió té pero no lo compró, compró té pero no lo bebió. Como el Joven General, ¿cuánta gente estaba esperando en la fila para darle té a Mu Qingwu? Si el Veneno de las Diez Mil Serpientes no fuera un veneno de acción lenta que necesitara dosis regulares, sería difícil encontrar pistas entre todo el té que recibió. Afortunadamente, este veneno necesita ser administrado con frecuencia, para que pudieran seguir a los más frecuentes proveedores de té y encontrar una pista. Incluso sin el impulso de Han Yunxi, Mu Qingwu tenía claro en qué situación se encontraba.

—Los forasteros no reparten té a intervalos regulares, así que pueden ser descartados… —De repente, se alarmó y miró hacia Han Yunxi, alzando inexplicablemente la voz—. ¿Podría ser del lado de Liuyue?

Han Yunxi tenía sus sospechas desde hace tiempo, pero le costaba expresarlas en voz alta. Como Mu Qingwu lo dijo él mismo, decidió renunciar a las sutilezas. —Si el problema viene del té, entonces ella es la sospechosa más probable. —Con estas palabras, la cara de Mu Qingwu palideció inmediatamente. Pero no rechazó nada.

Han Yunxi entendió sus dificultades y habló con suavidad —Joven General, estas son sólo conjeturas. Las sospechas tienen que esperar hasta que determinemos si el té tiene veneno o no. Por supuesto, creo que su hermana menor no tiene intenciones de hacerle daño, pero me temo… que podría haber sido usada.

Ella seguía siendo su propia hermana después de todo. No importa lo abierto de mente que fuera, todavía había sentimientos. Escuchando las palabras de Han Yunxi, finalmente fue capaz de levantar la cabeza de nuevo. —Estimada Wang Fei, no se preocupe. Haré todo lo posible para cooperar con su investigación.

Con estas palabras, Han Yunxi puso sus preocupaciones a un lado y, personalmente, le sirvió a Mu Qingwu una taza de té. —Joven General, piense cuidadosamente. ¿Hay algún otro té que no hayamos revisado dentro de su casa?

Mu Qingwu ni siquiera pensó antes de responder resueltamente —No.

—Entonces, ¿qué pasa con el té que has terminado de beber, ¿todavía tienes los envases? —Preguntó Han Yunxi a continuación, su bonita frente estaba ligeramente arrugada. Tenía una expresión similar a su cara cuando trataba venenos, siendo estricta y sobria.

Mu Qingwu sacudió su cabeza como antes. Él tenía altos estándares para las hojas de té y, a menudo, las tiraba antes de terminar de beberlas. Eso era porque no importa lo bien que uno guardara su té, el tiempo aún cambiaba el sabor.

—Entonces, ¿cuánto tiempo tarda el Joven General en beber una lata de té? —Preguntó con curiosidad Han Yunxi.

—No estoy seguro de eso. Diferentes hojas de té tienen diferentes métodos de conservación y vida útil. A lo sumo, dos meses. Como mínimo, sólo diez días —respondió Mu Qingwu con sinceridad.

Han Yunxi asintió y archivó la información en su corazón. Luego preguntó, —¿Recuerda el Joven General qué tipo de tés le dio su hermana menor? ¿Y cómo eran?

Como se habían obsesionado con esta pista, por supuesto que debían seguirla hasta el final, sin dejar ninguna posibilidad sin tocar. Mu Qingwu pensó mientras respondía. —Había muchas variedades diferentes. Pero, sin excepción, ella entregaba tés de primavera, verano y otoño juntos, a veces, también unos cuantos tés de flores.

—¿Té de flores? —Han Yunxi no lo entendió. Normalmente, sólo las mujeres beben ese té. Estrictamente hablando, los tés de flores no pueden ser considerados como té. Viendo la mirada escéptica de Han Yunxi, Mu Qingwu supo que había entendido mal y se apresuró a explicar.

—Debería mencionar que es té verde con aroma a flores. Las hojas se exponen al aroma natural de las flores para que las hojas mismas sean fragantes. Cuando se empapan, huelen a flores.

Con estas palabras, Han Yunxi se puso alerta. Sin duda, este té con aroma floral podría enmascarar muchos venenos y su olor.

—¿Recuerda qué tipos de bebida consume más a menudo? —Han Yunxi lo presionó.

Mu Qingwu pensó por un tiempo antes de conseguir pincel y papel para escribir una lista de los tés de Mu Liuyue de su memoria. Sus trazos revelaron todo.

Entre las hojas de té de Mu Liuyue, la mayoría eran té verde, seguidos por té verde con aroma a flores. Raramente recibía té rojo, y sólo había uno o dos de té blanco y negro.

—¿Cuánto tiempo puede guardar habitualmente el té verde y el té verde con aroma a flores? —Han Yunxi continuó interrogando.

—El té verde puede durar un mes. Si se almacena bien puede durar un mes y medio, probablemente. El té verde con aroma a flores puede durar dos meses —respondió Mu Qingwu.

Estos resultados, combinados con la frecuencia requerida de las dosis de veneno, significaron que el té verde y el té verde con aroma a flores eran sus principales objetivos.

Los labios de Han Yunxi formaron una sonrisa cuando preguntó —Estos tés de su hermana pequeña, ¿son comprados en la tienda Fragancia Celestial?

Mu Qingwu asintió. —La mayoría de ellos tienen el logo de Fragancia Celestial en las latas. Pero, a menudo, también hay latas sin logotipos, probablemente son regalos de alguien más.

¿Regalos de alguien más? Las cosas se estaban complicando.

Han Yunxi no tenía prisa. Ella seguía las pistas una por una. Echando un vistazo afuera, vio que el cielo ya se había oscurecido. Para cuando llegaran a la tienda Fragancia Celestial, estaría completamente oscuro.

—Joven General, ¿qué tal si vamos a la tienda Fragancia Celestial mañana?

—Todo será como la estimada wangfei diga —Mu Qingwu era fácil de tratar. A pesar de que tenía muchos asuntos que manejar en el ejército, no se atrevió a retrasar este asunto. Por un lado, se trataba de la vida de su familia; por el otro, el Duque de Qin estaba pendiente de las cosas…

Después de programar una hora para salir mañana, Mu Qingwu se despidió, pero Han Yunxi no se quedó sin hacer nada.

—Té verde… té verde con aroma a flores… —murmuró para sí misma, mientras se zambullía en el estudio. Incluso al caer la noche, no salió.

♦ ♦ ♦

Zhao mama se paseó de un lado a otro frente a la puerta del estudio varias veces, sin estar segura de si debía llamar. ¡Esta señora no había comido su comida de la mañana, del mediodía o de la tarde! Ya era de noche, y la hora de la cena iba a pasar en cualquier momento. Zhao mama no podía soportarlo más y llevó los platos a la puerta. Estaba a punto de llamar cuando Long Feiye entró.

Al verlo entrar, Zhao mama dejó los platos a un lado y se apresuró a hacerle una reverencia. —Su Alteza.

Long Feiye parecía cansado de viajar; probablemente, había estado ocupado todo el día. Sus ojos recorrieron la habitación antes de preguntar fríamente —¿Dónde está ella?

Zhao mama claramente sabía a quién se refería, pero fingió no saberlo. —Su Alteza pregunta por… ¿la estimada Wangfei?

La voz de Long Feiye se volvió aún más fría mientras persistía con la misma pregunta. —¿Dónde está ella?

Zhao mama no se atrevió a fingir más ignorancia y se apresuró a responder. —La estimada wangfei está dentro del estudio.

Ella pensó que él iría y se prepararía para mencionar el asunto de la cena, pero Long Feiye tiró un paquete con un aire hosco. —Entrégaselo, dile que lo cuide. Esto no es algo que ella pueda perder al azar.

Era un brillante paquete de brocado envuelto alrededor de un pequeño objeto. Zhao mama lo tenía en sus manos y, secretamente, sintió el paquete, pero no sabía lo que era. Por supuesto, ella tampoco se atrevió a preguntar, por lo que sólo pudo decir —Sí.

Long Feiye parecía querer decir algo más, pero sólo apretó los labios y guardó silencio. Se levantó y se preparó para irse.

—¡Su Alteza, por favor espere! —Zhao mama gritó apresuradamente. Long Feiye miró sin decir una palabra. ¡El silencio era realmente valioso para él!

Zhao mama estaba acostumbrada a ello y se reía en secreto mientras hablaba. —Su Alteza, se está haciendo tarde. ¿Por qué no come aquí?

—No es necesario —Long Feiye ni siquiera lo pensó dos veces antes de negarse. Aparte de los banquetes, nunca tuvo el hábito de comer con otros. Incluso si era una invitación de la Gran Concubina Yi, frecuentemente se negaba.

Pero Zhao mama sólo suspiró suavemente antes de hablar desesperadamente. —Su Alteza, la estimada Wangfei ha estado en el estudio todo el día. Se ha saltado completamente sus tres comidas. Esta vieja no puede convencerla, pero tal vez preste atención a las palabras del duque.

La infelicidad pasó por los ojos de Long Feiye mientras miraba hacia la puerta cerrada del estudio. Zhao mama le había servido durante muchos años y naturalmente conocía su temperamento. Definitivamente tenía pensamientos sobre esto, o de lo contrario se habría ido hace mucho tiempo. Inexplicablemente, ella comenzó a anticipar lo que sucedería después, pero Long Feiye sólo miró antes de hablar fríamente —Si come o no es asunto suyo. No tiene nada que ver con su señoría, así que no hay necesidad de informarme de estas cosas en el futuro.

Esto…

De acuerdo, Zhao mama más o menos lo esperaba, pero aun así estaba algo decepcionada. Long Feiye acababa de terminar de hablar cuando, con un crujido, la puerta del estudio se abrió. Han Yunxi salió audazmente, con la cara inexpresiva. ¿Cuándo se había quedado en el estudio todo el día? Pasó la mitad del día sólo durmiendo, ¿de acuerdo? ¿Cuándo se negó a comer sus tres comidas? Estaba demasiado ocupada y se olvidó, ¡¿de acuerdo?!

Nunca se trató mal, así que encontraba algo para comer tan pronto como tenía hambre. ¿Quién sabía que escucharía a Zhao mama chismoseando justo antes de salir? Para después, escuchar la respuesta despiadada de Long Feiye

¡Esta alma insensible e indiferente!

La repentina aparición de Han Yunxi sorprendió tanto a Zhao mama como a Long Feiye. La primera quedó en una situación incómoda, temiendo que sus palabras fueran expuestas. Pero Han Yunxi no estaba tan desconcertada. Su pie todavía le dolía, así que cojeó para hacer una reverencia. —Su Alteza.

—Sí. —La palabra fue exprimida de entre los labios rígidos de Long Feiye mientras fruncía sus cejas. Ni siquiera estaba seguro de dónde provenía su malestar.

Han Yunxi se levantó y se giró. —Zhao mama, tengo hambre. Trae la cena. —Mientras hablaba, caminó hacia el salón, sin volver a mirar a Long Feiye otra vez. Una vez más, él frunció sus cejas. Al verlo, Zhao mama no pudo evitar tragar, pero no se atrevió a hablar. Sólo bajó la cabeza y fue a entregar los platos. Long Feiye se quedó inmóvil en el salón de invitados sin nadie que lo recibiera.

Zhao mama ni siquiera se atrevió a pasar por delante de él con los tentadores platos, así que tomó otro camino para entregarlos en las habitaciones laterales. Han Yunxi estaba hambrienta y comenzó a comer grandes bocados tan pronto como llegaron los platos. Sin embargo, apenas había dado unos cuantos mordiscos cuando un paquete de brocado fue arrojado dentro para aterrizar frente a ella.

Miró hacia atrás y vio a Long Feiye todavía con su cara de cubo de hielo mientras entraba.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *