Consorte experta en venenos – Capítulo 121: Decepción, así son las cosas

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Del lado de Gu Qishao, los asesinos de túnica negra cayeron uno a uno. Mu Qingwu y el guardia Shangguan no eran estúpidos; sabían que tenían que capturar a un prisionero vivo. Pero los asesinos habían sido entrenados a conciencia para suicidarse con veneno una vez que no vieran ninguna salida.

Long Feiye miró desde la distancia. Si esto fuera en el pasado, estaría furioso. ¿No eran estos hombres inútiles si ni siquiera podían capturar a un prisionero vivo? Sin embargo, ahora mismo miraba al frente, preocupado por otras cosas. Poco después, retiró su mirada y se volvió hacia Han Yunxi, sólo para verla manipulando su bolsa médica mientras estaba agachada en el suelo. Su rostro, mortalmente pálido, estaba lleno de concentración a pesar de carecer de color.

No era la primera vez que Long Feiye la veía concentrada, pero esta vez no podía apartar la mirada. La belleza de esta mujer había superado sus expectativas, pero su mirada de concentración superaba incluso su propia belleza. Mientras la observaba, Long Feiye levantó inconscientemente una mano para tocarse la comisura del labio donde ella le había tocado antes.

Finalmente, Han Yunxi diferenció los tres tipos de veneno y encontró los antídotos adecuados dentro de su sistema de desintoxicación para su consumo directo. Esta vez no era necesario utilizar agujas para expulsar el veneno. Tomó tres píldoras de su bolsa médica, verificando cada una en persona para asegurarse de que no se había equivocado. Dios sabe lo nerviosa que estaba, y lo preocupada que estaba. Si había un solo veneno en el cuerpo de Long Feiye que ella no reconociera y no pudiera tratar, como en el caso de los dardos de araña, entonces él estaría en peligro. Lo bueno es que estos tres venenos eran toxinas comunes para ella. Los venenos como el de los dardos de araña debían ser una toxina basada en armas, rara vez vista, probablemente.

En cuanto consiguió el antídoto, Han Yunxi se levantó de un salto y extendió la mano. —Long Feiye, toma. El antídoto.

Sólo entonces levantó la cabeza para encontrarse con su profunda e intensa mirada. Han Yunxi dio un respingo, sólo sintiendo que había una emoción evidente que la atravesaba desde los ojos de Long Feiye.

¿Qué le ocurre? 

Su mano, que había estado en medio de la entrega de las tres píldoras, se puso repentinamente rígida. Long Feiye no había esperado que esta mujer se levantara tan rápido y rápidamente desvió la mirada, retomando su habitual expresión fría. Lanzó una mirada a la palma de Han Yunxi y preguntó: —Estás segura de que esto es un antídoto.

Han Yunxi le dirigió una mirada dubitativa, pero se apresuró a decir: —Por supuesto, date prisa en tomarlos. Ya estás escupiendo sangre, así que tendré que recurrir a la incisión si no las usas.

Long Feiye asintió y se tragó las píldoras de un solo trago. Sólo entonces Han Yunxi se relajó para dar una larga exhalación, acariciando su corazón mientras tanto. Long Feiye se quedó mirando y preguntó: —¿Qué pasa?

—Miedo a lo que sucedería. Si no pudiera tratar tu veneno, sería desastroso —sonrió Han Yunxi mientras hablaba con facilidad.

Pero Long Feiye tomó sus palabras al pie de la letra, su mirada se hizo más profunda. —¿De qué tienes miedo? ¿Miedo a que su señoría muera?

¿Miedo? 

Han Yunxi no pensó en todo eso. Sólo estaba ansiosa y se asustó en ese momento. Se encontró con su mirada interrogativa y se sintió repentinamente incómoda. Este hombre estaba muy extraño hoy, no era el mismo de siempre. Frunció los labios antes de burlarse: —Arriesgaste tu vida para salvarme, así que, por supuesto, tengo que salvarte a ti también.

Pero Long Feiye sólo respondió fríamente: —Estás pensando demasiado. Su señoría confió en que podría tratar el veneno, eso es todo.

Si no supiera que ella tenía unas habilidades excepcionales para tratar el veneno, ¿por qué iba a cargar con el polvo de veneno para rescatarla cuando apreciaba tanto su propia vida? Después de todo, los venenos son mi mayor debilidad.

¿Arriesgar mi vida para salvarla? Esta mujer no valía tanto para él todavía.

Por supuesto, Han Yunxi sabía que la había salvado debido a la certeza de sus habilidades. En realidad, ya estaba bastante satisfecha de que él descubriera el enjambre de mosquitos venenosos y lo siguiera para rescatarla. En cuanto a arriesgar su vida, no se atrevería a hacer una demanda tan excesiva.

Ignorando la ligera sensación de miseria en su corazón, Han Yunxi esbozó una suave sonrisa. —Chenqie sabe que Su Alteza creía en mí para tratar los venenos. Por eso me preocupaba no poder curarle por su innecesario sacrificio.

Al ver que Han Yunxi sonreía tan brillantemente dentro de su indiferencia, Long Feiye sintió una indignación que no podía expresar. Esperaba que está orgullosa mujer rebatiera sus palabras, pero en realidad se menospreció a sí misma y se volvió humilde.

—¿Por qué fuiste a las montañas del sur si no había nada que hacer? —Long Feiye cambió de tema. Si esta mujer no hubiera ido allí, los asesinos no habrían tenido la oportunidad de moverse y provocar tantos problemas.

—He oído que su Pico Rojo del Sur no estaba tan mal, así que quería probar un poco —Han Yunxi seguía sonriendo.

Long Feiye le echó una mirada y vio una herida de látigo en su brazo. No preguntó mucho, pero dijo: —¿esos asesinos dijeron algo? ¿Dejaron alguna pista?

—Ese hombre enmascarado es el verdadero amo entre bastidores, lo llaman su señor. Sus subordinados directos son alguien llamado Heisha y Qingyi, ambas mujeres. Estaban muy calladas, así que no pude sacarles ninguna información. Sólo sé que Qingyi debía ser la jefa de todos los espías ocultos en Tianning, mientras que Heisha era su subordinada directa. Qingyi fue quien creó el Veneno de las Diez Mil Serpientes del joven general —dijo Han Yunxi con sinceridad.

Tal y como ella lo veía, la mayor pena esta vez no era la huida del enmascarado, ¡sino el fracaso en la captura de Qingyi! Hizo una pequeña pausa antes de añadir: —Sospecho… que Qingyi se ha escondido en la capital.

La mirada de Long Feiye se volvió alerta mientras preguntaba: —¿Tienes a alguien en mente?

Aunque Han Yunxi era reacia a decirlo, tenía que hacerlo. Este asunto implicaba muchos aspectos diferentes; además, era difícil ocultar algo ante Long Feiye.

Tras dudar un poco, abrió la boca para hablar. —Qingyi es una mujer de mediana edad, taciturna y prudente por naturaleza. Combinado con las pistas que hemos reunido en torno al Veneno de las Diez Mil Serpientes, sospecho que puede ser la Tercera Señora Li de la Familia Han, Li Mingmei[1]. —Después, se apresuró a añadir—: Por supuesto, esto es sólo una especulación, ya que no tenemos pruebas del Veneno de las Diez Mil Serpientes. A lo sumo, todo son conjeturas.

Los labios de Long Feiye se curvaron en una fría sonrisa. —Ya se han encontrado pruebas suficientes, y los resultados saldrán a la luz muy pronto.

—¿Qué? —Han Yunxi estaba sorprendida. ¿Long Feiye encontró algo en la finca Han? 

Después de que Long Feiye le explicara cómo Bilü había robado algunas hojas de té, se sorprendió aún más. ¿Quién iba a decir que las cosas iban a resultar así? Habían encontrado hojas de té reales cuando las pistas de antes ya apuntaban hacia Madame Li y Han Ruoxue. Ahora existía la posibilidad real de que esas hojas contuvieran Veneno de las Diez Mil Serpientes, lo que resolvería el caso.

Era sencillo comprobar si había venenos dentro de las hojas, lo suficiente como para que incluso un maestro de venenos ordinario pudiera detectarlo. Deberían conocer los resultados tan pronto como regresaran. Al darse cuenta de esto, Han Yunxi se mordió el labio con ansiedad. Su corazón se sentía desgarrado ante la alegría de resolver el misterio y el pesado conocimiento del criminal. Si la responsabilidad del crimen recaía en la Familia Han, ¿cuántas vidas inocentes estarían implicadas bajo su peso?

Mientras tanto, Mu Qingwu y los demás se dirigieron hacia allí. En cuanto llegaron, Mu Qingwu se arrodilló ante Han Yunxi.

—¡Este oficial merece la muerte por no proteger a la estimada Wang fei y hacerla sufrir!

Al ver esto, el guardia Shangguan se apresuró a arrodillarse también. —Fue un descuido de este plebeyo. Este plebeyo es culpable, por favor estimada wang fei imponga el castigo.

—Joven General, Guardia Shangguan, por favor levántense. Sucedió demasiado de repente, ninguno de ustedes debe asumir la culpa —dijo Han Yunxi con suavidad. Ella carecía de la arrogancia autoritaria de la casa imperial y de su disposición natural a castigar a los demás. Si había alguna culpa en el secuestro, era la suya propia por ser demasiado débil.

El guardia Shangguan se emocionó ante sus palabras y se preparó para darle las gracias, pero Mu Qingwu aún no se había levantado. En su lugar, exclamó: —Fue este funcionario quien trajo a la estimada wang fei y tenía el deber de garantizar su seguridad. Por favor, estimada Wang fei imponga el castigo.

Al verlo, el guardia Shangguan no tuvo más remedio que permanecer arrodillado con la cabeza inclinada. Han Yunxi comprendió la personalidad de Mu Qingwu y se agachó para ayudarle a levantarse personalmente. —Joven general, si estuviera realmente herida, la culpa recaería sobre usted. Como ahora estoy bien, puedes ganar méritos al rescatarme para compensar la culpa.

Por supuesto, Mu Qingwu no se atrevió a que Han Yunxi le ayudara a levantarse y se levantó solo. Hizo una pausa antes de ceder a las intenciones de Han Yunxi. —¡Muchas gracias a la estimada wang fei!

—Guardia Shangguan, levántate tú también —dijo Han Yunxi.

El guardia Shangguan lo había dado todo para compensar la calamidad con su esfuerzo. Se levantó rápidamente y sonrió. —El cielo realmente ayuda a los dignos como la estimada wang fei a salir adelante sin contratiempos. Los dos seguimos a Su Alteza para perseguir el enjambre de mosquitos. En un principio pensábamos buscar en esa cueva de ladrones, ¡lástima que nos quedáramos cortos!

La expresión de Han Yunxi se volvió rígida al oír estas palabras, mientras lanzaba inconscientemente una mirada a Long Feiye. Le había extrañado por qué tardaban tantos días en alcanzarla, ¡pero ahora sabía la razón! Long Feiye descubrió el enjambre de mosquitos hace tiempo, pero lo persiguió sin hacer ningún movimiento. ¡Estaba echando una red para atrapar un pez más grande!

En otras palabras, ¿la trató como un cebo? ¿La arrojó como a un niño para atrapar a los lobos? ¡Qué tonta era al querer saltar de alegría con su llegada, cuando estos eran los hechos! Este bastardo, ¿sabía que, si no fuera por Gu Qishao, el enmascarado se la habría llevado hace mucho tiempo? Se le pusieron los pelos de punta al recordar sus palabras: “¡Tú eres la que quiero!” Miró a Long Feiye con resentimiento.

El guardia Shangguan sólo decía la verdad, pero Long Feiye le dirigió una mirada fría que lo dejó perplejo. Sólo sintió que la intención asesina surgía de repente en su entorno y bajó rápidamente la cabeza, temiendo decir una palabra más. No sabía en qué se había equivocado.

—Si ese es el caso, parece que he decepcionado a su señoría —dijo Han Yunxi con tranquilidad.

—Verdaderamente. —Long Feiye estaba realmente decepcionado por no haber penetrado las defensas enemigas esta vez. Aceptó magnánimamente la mirada de Han Yunxi mientras un inexplicable aroma a pólvora se elevaba en el aire. En ese momento, se oyó la ligera risa de alguien.

—Su Alteza Duque de Qin, aunque no ha encontrado su guarida, ha visto a su líder. Enhorabuena, todo esto es una contribución de la estimada Wang fei.

Gu Qishao se acercó con su túnica roja, luciendo una lujosa sonrisa y pareciendo todo un villano. Long Feiye hacía tiempo que había notado su presencia y sabía que había rescatado a Han Yunxi. Preguntó fríamente: —¿Y quién eres tú?

Antes de que Gu Qishao pudiera hablar, el guardia Shangguan se apresuró a informar respetuosamente. —Su Alteza Duque de Qin, éste es el propietario de nuestra tienda de té Fragancia Celestial, Gu Qishao.

¿El dueño de la tienda de té Fragancia Celestial? 

Han Yunxi miró a Gu Qishao, sobresaltada, al ver que todas sus preguntas tenían respuesta. Así que él era el dueño. No es de extrañar que me salvara aunque no se conocieran. Probablemente, este tipo la había perseguido justo cuando la secuestraron.

—Gu Qishao saluda a Su Alteza el Duque de Qin —se inclinó ligeramente, con las manos cruzadas frente a su pecho. Comparado con la respetuosa deferencia del guardia Shangguan, no era ni altivo ni humilde.

Inesperadamente, la respuesta de Long Feiye fue fría. —La tienda de té Fragancia Celestial ocultó espías que resultaron en el secuestro de la estimada Wang fei. ¿Cómo se debe castigar esto?

Ante estas palabras, el rostro del guardia Shangguan palideció. Siempre había sido el encargado de la tienda de té Fragancia Celestial y lo que más temía era que Su Alteza el Duque de Qin impusiera un castigo. Aunque esta tienda no haya albergado espías directamente, Huo Yang era uno de sus empleados. ¡Era un traidor!

♦ ♦ ♦

Selena
¡A veces Long Feiye me vuelve loca! ¡Tan frío! ¡Tan incoherente entre lo que piensa y hace o dice! Y el guardia Shangguan, siempre mete la pata, jaja, es divertido… ¡Que comience la obra! ¿Qué les pareció el capítulo?

Han Yunxi: Dejando todo lo demás a un lado, ¿por qué me mirabas fijamente?

Long Feiye: No hice tal cosa.

Han Yunxi: Ah, entonces… casualmente miraste en dirección a mi cara al mismo tiempo que yo miraba la tuya.

Long Feiye: Sí.

Han Yunxi: Y te encuentras con mis ojos.

Long Feiye: …sí.

Han Yunxi: Su Alteza, usted-

Long Feiye: Estoy ocupado. Hablaré contigo más tarde. *se apaga*

Han Yunxi: ¡Oye…! ¡Sinceramente, obtener respuestas de ti es más difícil que interrogar a un cadáver!

[1]Li Mingmei (李明媚): es el nombre con el que se conoce a la Tercera Señora Li en la hacienda Han. Difiere ligeramente de su nombre real, Li Mingyue (李明月).

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *