Consorte experta en venenos – Capítulo 24: Se necesita valor para pedir dinero

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami 


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations. Se da el crédito respectivo al traductor en Inglés]

La mirada llena de sospechas de Long Feiye era muy intimidante, pero Han Yunxi tenía un corazón fuerte y no vaciló. Después de mirar por un rato, Long Feiye reconoció la calma en sus ojos y se giró para irse. Cuando estuvo convencida de que se había ido, Han Yunxi se puso de pie rápidamente, sintiéndose desconcertada. Este tipo no pudo encontrar los tres ingredientes que necesita tan rápido, ¿verdad? ¿Qué tipo de antídoto buscaba exactamente?

La Han Yunxi que había salido del baño era como una flor de loto que aparece justo encima del agua[1], elegante y refinada. Era solo un toque más etéreo de lo habitual, especialmente, con sus ojos claros que se parecían a piscinas heladas de tierras lejanas de nieve. Long Feiye la miró antes de acercarse, sus ojos se oscurecieron un poco. Recuperó una tela manchada de sangre del estudio y dijo —Esta sangre tiene veneno, ven, echa un vistazo.

Las alarmas del sistema de desintoxicación se habían disparado en su cabeza hacía mucho tiempo. Han Yunxi aceptó el objeto y tomó un olfato experimental. Ella no podía decir nada por el olor, por lo que no parecía ser una toxina común.

—No puedo decir lo que es solo por el olor. Ayúdame a buscar un recipiente con agua clara —dijo con seriedad. No es que ella lo necesitara, era solo un pretexto para sacar a Long Feiye del camino. Este tipo ya era tan astuto y ya sospechaba, por lo que sería casi imposible escabullir una muestra de sangre más allá de su ojo en la dimensión de su sistema de desintoxicación para su análisis. Cuando estaba tratando su veneno esa noche, había estado gravemente herido y menos alerta. Ella también se había escabullido en el dormitorio para obtener sus agujas y medicamentos.

Long Feiye no entendía los venenos y se fue sin ningún argumento. Cuando Han Yunxi estuvo segura de que se había ido, sacó una aguja de acupuntura y recogió una gota de sangre de la tela, antes de colocarla en su sistema de desintoxicación para su análisis químico. Los resultados revelaron que era un veneno a base de plantas hecho de varias flores venenosas. Incluso solas, sus efectos eran muy peligrosos, pero en cantidades suficientemente altas se vuelven extremadamente tóxicos. Rápidamente, Long Feiye regresó con un cuenco de agua. Han Yunxi hizo una demostración de colocar la tela en el agua antes de sumergir su aguja en el líquido sangriento y aspirar.

—Esto es un veneno de flores, Letargo de Fragancia Floral —dijo con confianza.

—Haz un antídoto, lo quiero ahora —dijo Long Feiye, cruelmente. Ella encontró su tono de voz altamente desagradable. ¿Creía que era una máquina para hacer antídotos? Reuniendo su ingenio, extendió una mano graciosa.

—Claro, solo dame 50 taels de plata primero, como tarifa de consulta.

Los ojos de Long Feiye brillaron con molestia, pero no se movió. ¿Esta mujer plana está pidiéndole dinero? Cuando la miró con disgusto, Han Yunxi supo que estaba haciendo un trato muy sucio en este momento. ¡Pero ella realmente es pobre! Su propia familia ni siquiera le había dado una moneda de cobre cuando la enviaron a casarse. La propiedad del Duque de Qin es administrada por la Gran Concubina Yi, con Murong Wanru ayudando en los asuntos de dinero. Incluso ahora, todavía no ha recibido su estipendio mensual, y dudaba que pudiera obtener algo.

Aunque podía vivir y comer gratis, cosas como comprar ropa, pagar a los sirvientes, salir a administrar asuntos y recolectar ingredientes para medicinas, todo lo que necesitaba se conseguía con dinero. Incluso sin todo eso, se necesita dinero para premiar a los sirvientes. ¡La ayuda en una gran casa es lo más básico de todo, a quienes les encanta menear sus lenguas y chismes! Quiere una vida suave y estable, por lo que necesita plata para aplacarlos y controlar sus bocas.

Long Feiye no dijo mucho, pero arrojó una bolsa de plata sobre la mesa. Solo por el sonido, ella podía decir que eran más de 50 taels. Han Yunxi cogió la bolsa, sacó 50 taels de plata y echó el resto hacia atrás sin dudarlo.

—Su Alteza, dije que merecía 50 taels por la tarifa de consulta. Puedes recuperar el resto.

Ella podría ser pobre pero no era un mendigo. Necesitaba mantener su columna vertebral.

Una vez hecho esto, tomó el pincel para escribir la receta del antídoto. Su cara era como la de cuando trató su veneno, concienzuda y con ojos brillantes. Ese delicado cuerpo emanó, sin palabras, un encanto indescriptible que hizo que su observador se acercara más, como si quisiera invitarlo a mirar su mundo y ver qué tipo de mujer es. El disgusto en los ojos de Long Feiye se desvaneció para ser reemplazado por una mirada de meditación, mientras retiraba en silencio la bolsa de dinero.

Cuando terminó de escribir, Han Yunxi le entregó el papel con ambas manos y preguntó con curiosidad.

—Su Alteza, ¿ya ha encontrado esos tres ingredientes?

—Todavía no —Long Feiye solo dijo dos palabras sin ninguna explicación adicional. Han Yunxi se preguntó de dónde sacó tiempo para preocuparse por otros venenos cuando se envenenó él mismo. ¿Qué clase de persona había sucumbido al Letargo de Fragancia Floral? Por supuesto, ella solo se quedó con la pregunta. La curiosidad mató al gato, era una lógica que ella entendía muy bien.

Pensó que Long Feiye se iría tan pronto como obtuviera la receta pero, en realidad, se la entregó a su guardia, Chu Xifeng, para que se encargara de los asuntos y se quedara atrás. Si fuera alguien más, estarían trabajando sin parar hasta que adquirieran los ingredientes del antídoto. Este compañero solo tenía una ventaja de 10 días antes de que el veneno actuara de nuevo, pero no parecía apreciar su vida en absoluto.

Desde que él estaba aquí, ella tendría que dormir en el estudio otra vez.

Excepto que Long Feiye caminaba hacia las aguas termales, ni siquiera se dio la vuelta mientras hablaba, —Han Yunxi, sal.

¿En serio? Es de noche… ¿A dónde quiere que vaya? Si bajaba las cortinas, estas recámaras se podrían dividir en varias habitaciones. A ella no le importó, entonces ¿por qué debería él? Ella lo alcanzó y reprimió su temperamento bajo una sonrisa apaciguadora.

—Su Alteza, ¿cómo ha decidido organizar los cuartos de chenqie [2]?

Otras esposas tienen sus propios patios, pero una esposa oficial como ella ni siquiera tiene un lugar para dormir.

—Ve a pedirle al mayordomo que lo haga —Long Feiye se mostró indiferente en su respuesta.

El mayordomo…

Los labios de Han Yunxi se torcieron. Encontrar al mayordomo era equivalente a darle a Murong Wanru otra oportunidad para ella. Todos los asuntos en la propiedad del Duque de Qin fueron manejados por la Gran Concubina Imperial o su hija adoptiva. El Patio Hibiscus de Long Feiye era el único lugar de la casa donde nadie se atrevía a controlar las cosas, por lo que se encontraría con muchas dificultades si abandonaba este lugar. Pensando aquí, Han Yunxi intentó otra sonrisa.

—Su Alteza, puede vivir en el dormitorio, mientras yo vivo en el estudio. No tendremos que interferir el uno con el otro, lo prometo.

Long Feiye detuvo sus pasos. Todavía no se había vuelto para mirar atrás, y su voz era tan fría como antes.

—Su Señoría no se acostumbrara. Date prisa y vete.

A pesar de que ella le salvó la vida, ¡qué hombre tan cruel y déspota!

¿No estás acostumbrado? ¡Tú wangfei, yo, tampoco estoy acostumbrada!

Pero la casa le pertenecía. Sin una opción, Han Yunxi solo podía irse, llevando una linterna, mientras paseaba por el Patio de Hibiscus. Después de mudarse por dos días, aún no había tenido la oportunidad de mirar alrededor. Rápidamente, Han Yunxi comprendió los detalles de este lugar. Cubría un área considerable, pero solo contenía los dormitorios principales y un pequeño edificio lateral. Este edificio fue construido, originalmente, para los sirvientes, pero el Patio de Hibiscus no los tenía.

Después de verificar que estaba desocupado, Han Yunxi se regocijó y colgó su linterna en la pared. A partir de ahora, ella podría quedarse aquí en su lugar! El primer piso podría ser su estudio y su habitación de invitados, mientras ella dormía en la habitación de arriba. Si esta fuera la era moderna, sería un apartamento para una sola persona. Después de todo lo demás, Han Yunxi había olvidado, durante mucho tiempo, los eventos infelices en la casa del General. Llevaba los 50 taels de plata en sus ropas, reflexionando sobre cómo amueblar sus habitaciones antes de dormirse lentamente.

Cuando se despertó, Long Feiye ya había desaparecido. Han Yunxi quiso preguntar por él pero, aparte de ella, no había nadie más en el Patio Hibiscus. Sería mejor si no se encontraran. ¡Entonces no tendrían la oportunidad de cansarse el uno del otro!

Muy bien. Viviría su vida mientras ella vivía la suya, sin trabas ni preocupaciones.

Han Yunxi fue a mover sus dos cofres de dote a la nueva casa. Aunque estaban llenos de cosas viejas, todavía eran un tesoro precioso para alguien que no tenía nada más. Mientras organizaba los artículos, descubrió una bolsa púrpura pálida hecha de tela. Tras una inspección más cercana, se dio cuenta de que era una bolsa médica hecha en casa, pequeña, pero llena de todos los bolsillos necesarios para asignar diferentes medicamentos. Incluso había un estuche especial para agujas de acupuntura, estaba diseñada para sostener agujas de todo tipo de tamaños. La pequeña bolsa era nueva y tenía un pequeño personaje Xin bordado, había sido cosido en la esquina posterior derecha. Sin lugar a dudas, esto era algo dejado por Lady Tianxin.

Probablemente, era para ella.

Han Yunxi imaginó a Lady Tianxin con su barriga, esperando que naciera su hijo, mientras cosía la bolsa. Sus ojos, de repente, se pusieron un poco rojos, mientras la tristeza se apoderó de su corazón. Después de casi diez meses de llevar al bebé, ¿acaso Lady Tianxin pensó que una doctora divina como ella moriría de un trabajo de parto difícil? Ni siquiera tuvo la oportunidad de ver la cara de su hija. A pesar de todas sus aspiraciones, ¿alguna vez se imaginó que su hijo se convertiría en basura inútil, fuera intimidada y humillada en la casa Han?

Lady Tianxin, no te preocupes. ¡La Han Yunxi de ahora, definitivamente, no te decepcionará!

Han Yunxi sacó un juego completo de agujas de acupuntura de su sistema de desintoxicación, junto con algunos medicamentos comunes, hisopos de algodón, gasas, etc., antes de guardarlos metódicamente en la pequeña bolsa de tela. A partir de ahora, este sería su kit médico oficial. El sistema de desintoxicación que llevaba consigo estaba ubicado en una “dimensión” imperceptible que nadie más podía ver. Ella podía tomar cosas dentro y fuera de él libremente, pero plantearía preguntas si otros lo vieran. La gente moderna pensaría que era magia, mientras que los antiguos podrían tratarla como arte demoníaco o hechicería.

Convenientemente, este mini kit médico podría ser su cubierta, mientras trabajaba. Lo colocó en su túnica y resolvió llevarlo sobre ella en todo momento.

Después de organizar y guardar todo, Han Yunxi se fue para comprar algunas necesidades más, antes de hacer que su nueva casa esté limpia y se sienta hogareña. Pensó que al terminar podría dormir bien, pero los problemas llegaron a tocar la puerta tan pronto como se acostó.

Mu Qingwu no se había despertado, ¡así que el General Mu fue a buscarla personalmente!

Con incredulidad, una sorprendida Han Yunxi se apresuró a la sala de recepción. Murong Wanru ya estaba allí, sentada en el asiento de honor de la anfitriona, mientras conversaba con el General Mu. Al verla entrar, el temperamento del General Mu se encendió.

— ¡Han Yunxi, mentirosa! ¡Dijiste que Mu Qingwu se despertaría, pero aún no ha abierto los ojos! No solo eso, su fiebre regresó! ¡Explícate o de lo contrario no terminaré contigo!

El General Mu tenía a Gu Beiyue por encima de todo. Cuando esto sucedió, incluso el Médico Imperial estaba perdido. No podía decir el origen de la enfermedad y sugirió consultar a Han Yunxi nuevamente. El General Mu no confía en Han Yunxi, en su lugar, llamó a varios expertos en venenos. Por extraño que parezca, ninguno de ellos pudo descubrir la causa tampoco. Sin otra opción, tenía que encontrar a Han Yunxi de nuevo y depender de ella.

— ¡Imposible! ¡Su veneno ya fue expulsado! —El rostro de Han Yunxi estaba un poco pálido. Ella se negó a creer que había cometido un error. Murong Wanru había obtenido los detalles de lo que había ocurrido y se levantó rápidamente.

—Cuñada, ¿cuándo aprendiste medicina? ¿Cómo es que no lo sé?

Murong Wanru, ¿estás tratando de tocar un punto sensible?[3]

Han Yunxi era demasiado perezosa para prestarle atención, habló con seriedad.

—General Mu, puedo garantizar que el veneno en su estómago ha sido tratado. En cuanto a por qué sigue inconsciente con fiebre, nunca conocí a alguien que no pudiera diagnosticar. ¿Por qué no vuelvo contigo?

—Hmph, por supuesto que vas a volver conmigo! ¡Te lo digo, Han Yunxi, si Qingwu no se despierta, usaré tu vida para preservar la suya! —La rabia del General Mu llegó hasta los cielos.

La cara de Murong Wanru parecía alarmada y sorprendida. Se apresuró a poner a Han Yunxi detrás de su espalda, diciendo enojada:

— ¡General Mu, fue solo una persona que, por casualidad, vio a mi cuñada tirándole un cuchillo! ¡Era solo, que ella estaba tratando de despertarlo y falló! Eso no prueba nada. ¡Aunque mi cuñada no sabe nada sobre las artes médicas, sigo creyendo que no actuaría imprudentemente!

Murong Wanru, tu loto blanco[4], ¿no puedes callarte?


[1] Flor de loto que aparece justo encima del agua (出水芙蓉) : chushui furong, un dicho para representar a una mujer hermosa, un poema o una pintura.

[2] Chenqie (臣妾) – una forma humilde de autodirección para mujeres equivalente a ‘tu sujeto’ o ‘tu sirviente’. En este caso, utilizado por una esposa a su marido.

[3] Tratando de tocar un punto sensible (哪 壶 不 开 提 哪) – nahu bukai ti nahu, literalmente, “para mencionar la olla que no hierve”, o para hablar sobre el punto débil de alguien.

[4] Loto blanco (白 莲花) – bai lianhua, se refiere a una mujer que tiene dos caras.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 24: Se necesita valor para pedir dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *