Consorte experta en venenos – Capítulo 26: Una lección agresiva de humillación

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


El generalmente tranquilo Gu Beiyue, en este momento, tenía una cara pálida. Él, era el Jefe Médico Imperial, el hombre más cercano al lado del emperador. Tanto dentro como fuera de la corte, los ministros del palacio debían presentarle sus respetos. Desafortunadamente, ante una princesa tan irrazonable y obstinada, estaba indefenso. Esperaba que el General Mu pudiera decir algo en nombre de Han Yunxi, pero el general solo se quedó mirando en silencio desde la puerta.

Han Yunxi no tenía ganas de defenderse de la princesa, pero siguió cuestionando.

—Entonces, ¿puedo preguntarle a la princesa Changping si tiene una orden de arresto?

Si los miembros de la familia imperial cometen un crimen, los tribunales de justicia también trataran con ellos. Pero, para arrestar a cualquiera, era necesaria una orden judicial. Como wangfei, Han Yunxi está bajo la jurisdicción de la Emperatriz Viuda, quien también es responsable de emitir la orden de arresto.

— ¡No en este momento! —La princesa Changping habló con la seguridad de alguien con la justicia de su lado.

—Eso significa que, en este momento, tampoco soy un delincuente —dijo Han Yunxi, controlando su temperamento. La princesa Changping se detuvo y gritó, debatiendo cómo responder. Sin embargo, Han Yunxi habló bruscamente. —Si no la tienes ahora, ¿qué estás haciendo aquí? ¡Date prisa y sal de aquí!

Sin una orden de arresto, ¿qué estaba haciendo la princesa aquí? Incluso si Changping era una princesa, ella era la Qin Wangfei y su superior. ¡Su tía imperial!

Sorprendida, la princesa Changping tomó la mano de Han Yunxi con incredulidad.

—Han Yunxi, eres tan audaz. ¡Actuaste de manera feroz y te atreviste a hablarme de esta manera!

— ¿Por qué no me atrevería? —Respondió Han Yunxi, dándole una mirada oscura.

Como doctora, lo que más le dolió en el corazón, era la interrupción de su tratamiento y la perturbación de sus pacientes. ¡Como mujer, lo que odiaba era a una mujer como esta, que mostró su estatus y ordenó a otros sin razón!

La princesa Changping estaba asustada por la mirada de Han Yunxi y rápidamente retiró su mano, retrocediendo un par de pasos. ¿Qué está pasando, en realidad tenía miedo de esta mujer? La princesa Changping intentó ignorar el misterioso temor en su corazón. ¡Ella no lo admitiría! Ella estaba aquí para poner a Han Yunxi en su lugar, ¡no para perder la cara en el proceso! En un ataque de ira, comenzó a maldecirla.

—Han Yunxi, ¿por qué actúas con arrogancia? Solo eres una mujer sin valor que se metió por esas puertas a la fuerza. ¿De verdad crees que has volado a una rama y te has convertido en un fénix? Déjame decirte que una buena para nada será para siempre una buena para nada. ¡Un gorrión será por siempre un gorrión! ¡Incluso si crees que eres una cebolla, no hay necesidad de que la gente te elija para sus salsas! ¡Puta!

La princesa Changping puso especial énfasis en ese insulto mientras la señalaba con el dedo. La cara de Han Yunxi se puso pálida, sus manos se convirtieron en puños, resistiendo por poco el impulso de golpear a alguien. Aun así, se mantuvo tranquila. Este no era el momento para crear problemas, sino para salvar la vida de alguien. En este momento, ella estaba aquí como médico.

Dentro de estos tres días, tendría que salvar a Mu Qingwu tan pronto como su veneno mostrara signos y nada más podía suceder. Respirando hondo, se calmó para hablar con sencillez.

—Princesa Changping, dices que soy una buena para nada porque no entiendo las artes médicas. Entonces, ¿puedo preguntar si usted las entiende?

Estas palabras fueron suficientes para hacer que la princesa tartamudeara.

—Yo…yo…

Han Yunxi tomó otra respiración. ¿Cuánta paciencia necesitaba?, por el bien de su paciente, ella lo arriesgaría todo.

—Entonces, princesa Changping, tendré que molestarte para ser más respetuosa con tus palabras. Además, este wangfei es tu tía imperial. ¿Se supone que debes delirar y gritar a tus mayores sin mostrar cortesía? Lo diré una última vez. Por favor, retírate y abstente de molestar al paciente.

Una tía imperial, realmente, era superior a una princesa, cada una de las cuales respetaba a la otra. Pero, las cosas eran muy diferentes en el país de Tianning. El tío imperial de la princesa Changping era el Duque de Qin, por lo tanto su tía imperial, es la Wangfei del Duque de Qin. El Duque de Qin no podía compararse con un pariente real típico. ¡Incluso el emperador debía hacerle concesiones! Una esposa sigue el estatus de su esposo, en términos de jerarquía y antigüedad, por lo que Han Yunxi tenía amplios derechos para castigar a la Princesa Changping.

Y, sin embargo, la princesa solo soltó una carcajada después de su conmoción.

— ¿Tía imperial? ¡Han Yunxi, eres muy audaz! Mi tío imperial no te quiere en absoluto, ¡pero una mujer desvergonzada como tú entró en su casa! ¿Te atreves a hablar como la tía imperial a una princesa? ¡Eres incluso peor que una prostituta!

¿Prostituta?

Estas palabras hicieron que todos los presentes aspiraran un aliento frío. Antes de que cualquiera de ellos pudiera recuperarse, Han Yunxi de repente levantó su brazo y golpeó brutalmente a la Princesa Changping en la mejilla. El impacto resonó en toda la habitación.

¡Insoportable! Tal vez un tío más joven podría soportarlo, ¡pero no la tía imperial! Contra una persona como la princesa Changping, soportar las cosas era inútil, explicando que las cosas no tenían valor. Si pudieras actuar, olvídate de las palabras. ¡Han Yunxi había explotado a fondo!

La princesa Changping fue abofeteada, por un momento, su exquisita piel blanca lucía una gran marca roja. Han Yunxi la había golpeado realmente duro. Alrededor de ambas, incluso Mu Liuyue escondida en la clandestinidad, no pudo evitar quedarse aturdida ante la vista. ¡Cielos, esta mujer, Han Yunxi…ella realmente se atrevió! Muy rápidamente, la princesa Changping se recuperó y comenzó a llorar, sus manos salvajes agarraron a Han Yunxi.

— ¡Tú puta! ¡Te atreviste a abofetear a una princesa! ¡Te atraparé por esto! Incluso mi madre nunca me ha golpeado antes, ¡¿quién crees que eres?! ¡Han Yunxi, criminal despreciable, prostituta!

Han Yunxi, con habilidad, tomó las manos de la princesa Changping y le reprendió severamente.

— ¡Suficiente! Tan joven y llena de un lenguaje grosero, ¿cómo te crió tu madre? ¿Qué clase de madre es ella?

Estas palabras sorprendieron a la princesa Changping. Cielos, esta mujer no solo se atrevió a golpearla, sino también a insultar a su madre.

— ¡Han Yunxi, eres tremendamente audaz! —Aulló la Princesa Changping, luchando ferozmente. Pero no importaba lo que hiciera, no podía liberarse. — ¡Guardias! ¡Guardias, agarrenla! ¡Rápido!

Con este grito, los dos guardias a sus lados estaban a punto de avanzar cuando Han Yunxi les dio una mirada feroz. — ¿Te atreves a detener a Qin Wangfei? ¿Cuándo le pidió permiso a Su Alteza el Duque de Qin? ¿Quién te hizo tan audaz?

El Duque de Qin, su marido. Este nombre sirve como un escudo brillante donde quiera que vaya. Ambos guardias vacilaron y el espíritu de la princesa Changping se hundió.

— ¡Han Yunxi, déjame ir o de lo contrario se lo diré al emperador!

Con un resoplido frío, Han Yunxi arrojó a la princesa Changping a un lado.

—Adelante. Estaré esperando aquí a que el Duque de Qin me saque de allí.

La princesa se golpeó contra una mesa auxiliar, mientras las lágrimas inundaban su rostro. Su ira hizo que su cara se pusiera roja. ¿Cómo podía atreverse a buscar a su padre, el emperador? Él nunca estuvo de acuerdo en dejar que se casara con Mu Qingwu y la regañó por ir corriendo a la finca del general. Además, si la noticia de esto, realmente, se extiende al Duque de Qin, no estaba segura de que actuara a su favor. La princesa Changping se cubrió la cara y habló con odio: —Han Yunxi, tuviste el valor de pegarme. ¡Definitivamente no te dejaré ir!

Cuando terminó, de repente, pisó fuerte sus pies antes de salir corriendo por la puerta, los dos guardias y Mu Liuyue la siguieron apresuradamente. Inesperadamente, en realidad cerraron la puerta detrás de ellos, encerrando a Han Yunxi en el interior. ¿Qué tipo de ritmo fue este?

— ¡Han Yunxi, solo espera! ¡Solo espérame! ¡No pienses en dejar esta habitación ni siquiera medio paso! ¡Definitivamente, te haré pagar!

El clamor de la princesa Changping se elevó desde afuera, mientras Han Yunxi miraba tristemente las puertas cerradas. ¿Qué estaba mal con este período de tiempo? ¿Podría ella salvar a una persona en este estado?

Muy pronto, la voz de la princesa se desvaneció, aunque no estaba claro si ella se había ido. Pero, al menos, ahora la habitación estaba más tranquila. Han Yunxi exhaló lentamente, mientras bajaba sus ojos oscuros. Algo complicado cruzó la mirada de Gu Beiyue, mientras hablaba.

—Estimado wangfei, esa bofetada justo entonces…

— ¡Se lo merecía! —Espetó Han Yunxi.

De acuerdo, ella estaba de mal humor. ¿Quién sería feliz con una mujer que los maldice? Sí, ella misma había caminado a través de las puertas, pero solo porque no tenía otra opción. Nunca se había considerado a sí misma como respetable, más allá de cualquier reproche, ni tampoco quería ser la esposa del Duque de Qin. Pero, todavía tenía respeto por sí misma y se consideraba bastante decente, magnánima, con una conciencia clara y nada de base en ella.

En cambio, Gu Beiyue respondió:

—Estimado wangfei, esa bofetada fue maravillosa. Pero la princesa Changping dijo…que no tenía una orden de arresto ahora mismo.

Ligeramente aturdida, Han Yunxi se dio cuenta de que, entre todo lo demás, pasó por alto este detalle en particular. Miró nerviosamente hacia la puerta. No podría ser…

Para bien o para mal, era algo inevitable. Han Yunxi decidió no pensar demasiado y bebió un trago de agua antes de reanudar su vigilia junto a la cama.

—Médico imperial Gu, mientras me creas, es suficiente.

Observó la complexión de Mu Qingwu, revisó su pulso, midió su temperatura y probó su sangre en busca de venenos nuevamente. ¡Estaba muy segura de que el veneno aparecería dentro de tres días! Informó a Gu Beiyue de todas sus conclusiones y, sin embargo, tan pronto como terminó, alguien abrió las puertas.

El funcionario de la corte norte de los tribunales de justicia habló.

—Qin Wangfei, esta es una orden de arresto certificada por la Emperatriz Viuda. Ha sido denunciada por el intento de asesinato del joven General Mu Qingwu, así que venga conmigo.

¡La gente de los tribunales de justicia había llegado!

Efectivamente, la princesa Changping no vino con las manos vacías, sino que preparó las cosas con anticipación. ¡Había planeado, durante mucho tiempo, encerrar a Han Yunxi en la cárcel! Solo que debía hacer que la Emperatriz Viuda emitiera su orden de arresto. ¿Qué es una orden de arresto? Significa que hay evidencia sustancial para poner a alguien en custodia sin una explicación adicional. Lentamente, la interrogaron después de que ella estaba encerrada.

No importa cómo lo digas, Han Yunxi todavía era la hija del salvavidas de la emperatriz. ¿La Emperatriz Viuda estaba ansiosa por erradicarla a ella y a su familia? Además, los tribunales de justicia no tenían pruebas de que Han Yunxi fuera el asesino, solo era una conclusión errónea.

¡Esto es claramente un abuso de poder en nombre de vengativos errores personales!

Gu Beiyue se había dado cuenta de esto hace mucho tiempo y no pudo evitar gritar:

— ¡Ridículo!

Han Yunxi respiró hondo, fresco e indiferente. Ella sabía que este era el tipo de poder que no podía ser movido por cien explicaciones. Ella también entendió que, para sobrevivir pacíficamente en este mundo, tenía que someterse y escuchar órdenes, pero no era algo que pudiera aprender. Han Yunxi, personalmente, apartó las puertas y salió, solo para ver al Oficial de la Corte Norte de pie junto a la Princesa Changping, flanqueado por cinco o seis oficiales. Haciendo caso omiso de la princesa de aspecto presumido, Han Yunxi le dirigió una mirada fría al Oficial de la Corte Norte.

— ¿Puedo preguntar al funcionario de la corte del norte qué crimen ha cometido este wangfei?

—Han denunciado intentos de asesinato contra el joven general Mu Qingwu, mintiendo y engañando a la residencia del general y utilizando el tratamiento como una excusa para continuar envenenando al joven general —dijo el funcionario de la Corte Norte en voz alta, como si estas cosas realmente hubiesen sucedido.

— ¡Es totalmente falso! Oficial de la Corte Norte, puedo constatar que el estimado wangfei es inocente. Yo también participé en el diagnóstico —Gu Beiyue es un gran defensor de la justicia.

La respuesta del Oficial del Tribunal del Norte fue frígida.

—Nada más necesita ser dicho. Esta es la orden de arresto de la Emperatriz Viuda. Ella está muy preocupada por este asunto, por lo que puede guardar las palabras para los tribunales de justicia cuando coopere con nosotros en la investigación. Los que quieran presentar pruebas también pueden registrarlas en los tribunales de justicia.

—Oficial de la Corte Norte… —Gu Beiyue quería seguir explicando, pero el Oficial de la Corte Norte levantó una mano para detenerlo.

—Médico imperial Gu, no sirve de nada decir más. Como sirviente de la casa imperial, debes entender claramente lo qué significa una orden de arresto.

Gu Beiyue solo pudo cerrar la boca y mirar a la taciturna Han Yunxi con la cabeza gacha. Su cálida mirada estaba llena de angustia. ¿Qué tipo de crimen cometió esta mujer al tratar de salvar una vida? Al ver la decepción en los ojos de Han Yunxi, la Princesa Changping y Mu Liuyue se sintieron excepcionalmente satisfechas. Esperaron a verla perder la esperanza, lanzar un ataque y clamar por injusticia.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *