Consorte experta en venenos – Capítulo 31: Por un centavo, por una libra

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami 


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations.]

No estaba muy claro lo que Mu Liuyue dijo, pero cuando terminó de hablar, tanto la Princesa Changping como el Oficial de la Corte Norte parecían felices. El oficial incluso levantó el pulgar hacia arriba.

— ¡Ingenioso! ¡La señorita Mu es verdaderamente inteligente!

— ¡De acuerdo, Liuyue! ¡Cuando todo haya terminado, te recompensaré por esto!

Los ojos de la princesa Changping parecían mostrar una burla, mientras le ordenaba al Oficial de la Corte Norte que hiciera los preparativos.

¡Han Yunxi, esta vez definitivamente serás asesinada!

♦ ♦ ♦

Han Yunxi, ansiosa, esperó toda una tarde sin noticias de Mu Qingwu. En este momento ya estaba oscuro. Otro día había pasado, y mañana era el último día del tiempo asignado. Se preguntaba si Gu Beiyue había logrado obtener la muestra de sangre y si estaba en camino a verla.

Pero cuando cayó la noche, solo un niño pequeño vino para darle una sopa preparada, especialmente, para quitar el frío. Han Yunxi tomó un sorbo y supo que Gu Beiyue lo había logrado. Su corazón sintió un pensamiento cálido hacia una persona tan confiable.

— ¿Ha habido algún cambio con el joven general? —Preguntó en voz baja.

El joven negó con la cabeza.

—Qin Wangfei, tu padre vino hoy. Después de que se fue, el médico imperial Gu ha estado vigilando al joven general sin retirarse ni un paso.

— ¿Han Congan? ¿Dijo algo? —Han Yunxi no había calculado que esa persona se involucraría, esto la hizo sentir un poco nerviosa. Todas las personas en la capital sabían que Han Congan era el perro de la Emperatriz Viuda.

—Este sirviente no está muy claro. Estimada wangfei, por favor, bebe tu sopa mientras está caliente.

El joven no podía quedarse mucho tiempo, por lo que Han Yunxi bebió la sopa mientras el chico hablaba.

—El divino doctor Han no pudo dar un diagnóstico, así que el general Mu perdió la paciencia. El médico imperial Gu ofreció una exención de vida o muerte antes de que el general Mu le permitiera quedarse.

Cuando escuchó esto, el corazón de Han Yunxi dio un salto, antes de que sus ojos comenzaran a picar, inexplicablemente.

—Estimada wangfei, el médico imperial Gu me dijo que te dijera que no te preocupes y que te relajes. Deberías cuidarte y esperar a que él venga.

Inconscientemente, la imagen de los cálidos y claros ojos de Gu Beiyue apareció en su mente, de alguna manera, esto le trajo calma a su corazón ansioso.

Gu Beiyue, ¿vendrás esta noche?

¿Cómo iba a dormir Han Yunxi esta noche?

Ya era tarde en la noche, pero sus ojos seguían bien abiertos. Estaba convencida de su diagnóstico, lo que significa que, esta noche o mañana, se pondría a prueba la vida de ella y Mu Qingwu. Gu Beiyue era su única esperanza, siempre y cuando nadie le causara algún problema. Han Yunxi esperó y esperó, hasta que los cielos mostraron signos de brillo fue cuando escuchó una perturbación proveniente del exterior que sonaba como pasos apresurados. No podía decir quién estaba haciendo tal alboroto pero se sintió muy emocionada. A pesar de esto, reprimió el sentimiento lo mejor que pudo.

¡Muy rápidamente, la luz brilló, revelando que Gu Beiyue se acercaba!

Una emocionada Han Yunxi saltó de su cama, manteniendo su voz baja en presencia de los guardias de la prisión que se encontraban cerca. Gu Beiyue asintió secretamente a los guardias hasta que se fueron. Este no era el momento para los visitantes, por lo que debe haber pagado una gran cantidad de plata para ingresar. Tan pronto como se fueron, él dijo ansiosamente.

— ¡Apúrate, lo que me pediste está aquí!

— ¿El veneno se ha mostrado? —Preguntó Han Yunxi en voz baja.

Si, tenías razón. Fiebre continua y la lengua se puso púrpura, tomé una muestra de sangre y corrí de inmediato. El general Mu, finalmente, nos cree y, personalmente, está haciendo guardia sobre su hijo.

Gu Beiyue le entregó la aguja a Han Yunxi. Aunque no entendía muy bien los venenos, la tez y el pulso de Mu Qingwu mostraban claros signos de un envenenamiento hipertóxico. Cualquiera sabía que, cuando se enfrentan a este tipo de toxinas, el tiempo es esencial, por lo que debía obtener el antídoto de inmediato para salvarlo. De lo contrario, todo su arduo trabajo de los últimos días sería un desperdicio. Han Yunxi no preguntó mucho, pero se giró para deslizar la aguja en su sistema de desintoxicación para su análisis. Al final el análisis fue suficiente para hacerla temblar.

— ¡Es diez mil serpientes venenosas!

— ¿Diez mil venenos de serpiente? —Gu Beiyue nunca había oído hablar de eso.

—Es un veneno extraído de las diez serpientes venenosas más importantes del mundo, los cuales se purifican y se mezclan. ¡Este tipo de veneno puede ocultar su toxicidad muy bien, pero una vez que se muestra, matará a la víctima en dos horas!

Han Yunxi no tuvo tiempo de explicarlo más y tomó algunos medicamentos preparados de su sistema de desintoxicación.

—Aquí, estos demorarán los efectos del veneno. Deje que tome estos primero antes de hacer el antídoto, que tendrá que darle dentro de dos horas. De lo contrario…

No había necesidad de decir nada más, ya que ella le dio a Gu Beiyue la receta y lo dejó ir.

En realidad, si estuviera ahí, ella podría tratar el veneno directamente con agujas de acupuntura. Pero estaba atrapada en este lugar, por lo que la única forma de salvarlo era la medicina. Afortunadamente, los ingredientes necesarios para el antídoto son fáciles de encontrar para Gu Beiyue. Le tomaría un tiempo viajar de la corte de justicia a la casa del general Mu e incluso más tiempo hervir la medicina, por lo que realmente estaban compitiendo contra el reloj para salvar una vida.

Si lo consiguiera, todo estaría bien.

¡Si fallaba, se perderían dos vidas!

Gu Beiyue estaba ansioso por comenzar, pero escuchar a Han Yunxi describir la situación le hizo salir corriendo sin siquiera despedirse.

¡Pero!

Solo había corrido unos pasos antes de que el Oficial de la Corte Norte trajera a algunos guardias para rodearlo.

—Médico imperial Gu, es media noche, pero estuviste aquí todo el tiempo. No me extraña que no pudiera encontrarte en casa.

A pesar de arder de impaciencia, Gu Beiyue mantuvo un semblante tranquilo.

—No puedo imaginar para qué necesita mi presencia el funcionario de la corte norte.

Sin embargo, el funcionario levantó una mano para que sus guardias avanzaran y tomaran a Gu Beiyue.

—He Ze [2] de la Corte del Norte, ¿qué significa esto? —Preguntó Beiyue con frialdad.

—Le hiciste daño a Mu Qingwu con un diagnóstico equivocado, así que sospecho que has estado colaborando con Han Yunxi. Lo mantendré bajo arresto hasta el juicio —proclamó en voz alta el funcionario de la Corte Norte.

Lo suficiente para que Han Yunxi escuchara desde su propia celda, haciendo que se enojara lo suficiente como para patear las paredes. ¿Estas personas lo estaban haciendo a propósito?

—Oficial de la Corte Norte, ¿quién te dio el derecho? ¿También te atreves a encarcelar al médico personal del emperador?

Gu Beiyue no se inmutó, pero sus ojos eran severos.

El oficial juntó las manos frente a su pecho e hizo una leve reverencia hacia el aire.

— ¡Larga vida a la Emperatriz Viuda!

— ¿Y la prueba? He Ze de la Corte del Norte, el General Mu me cree. Ahora estoy volviendo para tratar al joven general, así que si te atreves a encarcelarme, ¡prepárate para enfrentar las consecuencias! —Por fin, el amable Gu Beiyue había perdido la paciencia. ¡Tanto la vida de Mu Qingwu como la de Han Yunxi estaban en sus manos!

—Jeje, qué tontería. El divino doctor Han ya fue a invitar a los directores de la academia de medicina para una consulta. ¡Es mejor que te rindas ahora mismo! —Dijo el oficial de la Corte Norte, con un resoplido frío.

— ¡Déjame ir! ¡Están condenando al joven general! ¡También debo ver al emperador! He Ze de la Corte del Norte, el emperador se ha sentido mal recientemente. ¡Debo estar de guardia cada vez que él llame! ¡Será mejor que pienses esto cuidadosamente!

Gu Beiyue siguió luchando, pero como médico, sus manos eran débiles como un pollo, por lo que no es rival para los jóvenes carceleros con aspecto de tigre. Muy rápidamente, su voz desapareció en los pasillos. La princesa Changping había instado durante mucho tiempo al funcionario de la corte del norte a arrestarlo, diciendo que ella se responsabilizaría de cualquier culpa que le impusiera el emperador. Por supuesto, el funcionario de la Corte del Norte tenía dudas acerca de la posición de Gu Beiyue, lo que lo hizo dudar, pero comprobó de antemano que la salud del emperador era excelente. De esta manera, sabía que Gu Beiyue estaba inventando mentiras y lo arrestó en silencio.

—Alguien, vaya a informar a la princesa que hemos resuelto los asuntos sin alarmar a nadie —bostezó el Oficial de la Corte Norte, mientras hablaba, con los ojos abiertos sobre todos antes de despedir a sus lacayos.

Rápidamente, toda la gente se fue, llevándose las antorchas con ellos. Han Yunxi no pudo soportarlo más y le dio una viciosa patada a los barrotes de la prisión. No podía usar palabras para expresar su furiosa indignación y preocupaciones. Respirando profundamente, caminó, continuamente, de un lado a otro.

Solo quedan dos horas. ¿Qué podría hacer en dos horas?

Cuando el general Mu vio que Gu Beiyue no había regresado, ¿lo encontraría anormal? ¿Intentaría buscarlo? Pero, ¿cuándo se presentaría? Si enviaba a alguien para que trajera la medicina, ¿llegarían a tiempo? Sin Gu Beiyue, ¿cómo podrían encontrar todos los ingredientes a tiempo? Peor aún, ¿y si el general Mu pensara que Gu Beiyue le mintió? Mantener la calma era uno de los requisitos básicos para un médico, incluso frente a la muerte. ¡Pero en este momento, Han Yunxi estaba extremadamente irritada!

Ella no podía permitirse el lujo de apostar, ni esperar.

El tiempo pasaba mientras Han Yunxi envolvía sus manos alrededor de los barrotes, el corazón latía cada vez más rápido. Era más o menos como un animal salvaje enjaulado, sin embargo, justo en este momento, una sombra oscura apareció frente a ella. Sorprendida, al principio, vio que era una figura vestida de negro con una máscara en su rostro. La vista de una gran espada en sus manos la hizo retroceder rápidamente, mientras preguntaba.

— ¿Quién eres?

—Han Yunxi, alguien pagó para que te sacarán de la cárcel. Deja de perder el tiempo hablando y ven conmigo —dijo el hombre enmascarado. Un solo golpe de su espada rompió la cerradura de la puerta y entró corriendo en la celda.

¿Un asesino? ¿Un robo?

Sus enemigos la odiaban hasta el punto de que preferirían que ella nunca escapara. ¿Cómo podrían gastar dinero para sacarla de la cárcel? Al recordar el acto del viejo carcelero esta mañana, Han Yunxi pudo decir que algo era extraño. Si realmente escapara, probablemente, la marcarían como una fugitiva la próxima vez. Justo cuando estaba a punto de esquivarlo, la figura vestida de negro la agarró por el hombro. Han Yunxi estaba a punto de pedir ayuda cuando cambió de opinión.

¡Una oportunidad!

¿No fue esta la oportunidad de dejar la prisión y salvar una vida?

— ¡Gran héroe, por favor no me mates! ¡Te lo ruego, por favor no lo hagas! Estoy dispuesta a ir contigo —le dijo Han Yunxi, fingiendo estar asustada.

—Mientras me sigas obedientemente, prometo que no te mataré —el asesino prefería que Han Yunxi fuera más dócil. Ella asintió con la cabeza, así que la sacó de la celda y se dirigió hacia la salida.

En el camino, Han Yunxi vio a muchos guardias tendidos en el suelo, incluidos algunos carceleros principales, como si el asesino realmente se hubiera abierto camino. Se encontró con algunos guardias más en las puertas principales, pero el asesino de túnica negra tenía una soberbia habilidad y, valientemente, los derrotó a todos de un solo golpe. Luego, él y Han Yunxi escaparon por las puertas de los tribunales de justicia.

Los ojos de un médico eran agudos, capaces de notar los detalles más finos. Han Yunxi había estado albergando sospechas antes, pero después de todo eso, estaba completamente segura de que este asesino vestido de negro, era en realidad uno de los hombres del Oficial de la Corte Norte. ¡Él la estaba ayudando a escapar a propósito para que pudiera ser tildada de criminal! No se detuvieron al salir de las puertas, sino que siguieron corriendo por un tiempo, hasta que detuvieron su progreso en un callejón.

— ¿A dónde me llevas? —Preguntó tímidamente Han Yunxi.

El asesino de túnica negra sonrió fríamente.

—Qin Wangfei, mis empleadores querían matarte, pero tenías que morir fuera de las cárceles. Jeje, mis disculpas —Diciendo eso, levantó su espada para golpear el cuello de Han Yunxi. Se apartó apresuradamente del camino, haciendo que el asesino se riera con desdén. —Es casi el amanecer, Qin Wangfei. ¡Éste amigable señor te enviará en tu camino!

Sin embargo, cuando levantó su espada, sus músculos se contrajeron repentinamente y perdió su fuerza. El arma cayó con un golpe en el suelo, al mismo tiempo que su otra mano y sus dos piernas comenzaron a tener espasmos. Sin más energía, su cuerpo entero cayó paralizado al suelo.

—Tú…tú —el asesino cayó inmóvil en el suelo, demasiado sorprendido para hablar.


[1] por un centavo, por una libra (一不做二不休) – yibuzuo, erbuxiu, literalmente “no hagas el número uno, no pares el número dos”, lo que significa hacer algo por cualquier medio, sin importar las consecuencias.

[2] He Ze (何 泽) – nombre del Oficial de la Corte Norte.  He  apellido que también significa “qué / cuál / cómo / cómo / por qué”, Ze significa “piscina, humedad”, el “brillo” (de metales o perlas), o “favor, beneficencia”.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 31: Por un centavo, por una libra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *