Consorte experta en venenos – Capítulo 39: La disputa entre la suegra y la nuera

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami

[Las  traducciones originales y más actualizadas son de volare.]


— ¡Han Yunxi, tú, has sido un azote en mi espalda! Desde el día en que la emperatriz viuda te prometió en matrimonio al duque de Qin, ¡he estado perdiendo mi dignidad! El día de la boda, incluso…

Al escuchar a la Gran Concubina Yi hablar de viejas deudas, Han Yunxi no pudo soportarlo más. Ella no era el tipo de persona que se somete a la humillación. En lugar de ajustarse a la situación, prefiere luchar por la dignidad y los derechos que merece.

Han Yunxi cortó ruidosamente las maldiciones de Gran Concubina Yi. 

Mufei, no creo que mis acciones la hayan hecho pasar vergüenzas. De hecho, siento que le di más dignidad a la casa del duque de Qin. Primero, dejé que todos sepan que no soy una basura inútil, ignorante de la medicina o menos capaz que mi padre. En segundo lugar, la princesa Changping y el oficial judicial recibieron sanciones, por lo que la emperatriz viuda no tiene nada más que decir. Ella tampoco salvó al oficial judicial, así que fueron ellos quienes deshonraron a sus familias. ¡Todo lo que pueden hacer ahora es apretar sus dientes y tragar sangre!

Eso es correcto, mufei. Aunque estuvo mal que la cuñada dijera lo contrario, algunas personas sabían que estaba encerrada, pero ella no hizo nada malo. Después de todo, el lado de la emperatriz viuda no se ocupó del asunto instó Murong Wanru con hipocresía.

La Gran Concubina Yi solo escuchó dos oraciones y media, antes de mirar a Han Yunxi y negar con la cabeza. 

¡Han Yunxi, realmente estás actuando como si hubieras hecho algo importante! ¡Como si estar encerrada fuera algo de lo que estar orgullosa! Ja, ja, ja, ¡hoy te he visto como la persona desvergonzada que eres! ¡Incluso te atreves a alzar la voz al hablar conmigo!

La gran concubina Yi retrocedió hasta que se sentó pesadamente en su silla para dar órdenes. 

¡Gui mama, golpéala! ¡Hoy me aseguraré de enseñarle una buena lección sobre lo que significa pasar o no vergüenza! ¡Y lo que significa ser verdaderamente abofeteada!

Cuando terminó, la mama Gui se subió las mangas y se preparó para abofetear a Han Yunxi. Ella, inmediatamente, retrocedió. La Gran Concubina Yi estaba siendo completamente irrazonable. No había manera de aclarar el asunto. Mientras se retiraba, hizo preparativos contra la mama Gui, hablando con frialdad. 

Mufei, estos eventos fueron resueltos por el duque de Qin. Si Mufei cree que todavía hemos pasado vergüenza, entonces, puedes ir a buscarlo.

Gui mama se sorprendió y no se atrevió a avanzar, de repente, la Gran Concubina Yi golpeó la mesa con las palmas de las manos, mientras saltaba en incomprensión. 

Han Yunxi, ¿te atreves a usar al duque de Qin para amenazarme?

Chenqie sólo está diciendo la verdad. Chenqie lo dirá una vez más, esta vez, nuestra casa no perdió, para nada, su dignidad. El duque de Qin entregó al oficial judicial al Ministerio de Citas para que se encargara de las cosas y pidió a la Princesa Changping que se disculpara con Chenqie delante de todos. En ese momento, el joven general vino en persona para agradecerle. ¡Si la madre no lo cree, puedes pedir detalles al estado del general! ¡Además, que aparezca el duque de Qin significa decirle a la emperatriz viuda y a todos los demás, que nadie puede acosarte!

Aunque sabía que era inútil discutir, Han Yunxi no pudo evitar intentarlo. Dado que la Gran Concubina Yi estaba tan preocupada por las apariencias, el problema solo se podía disolver al poner mano en el asunto. Ante estas grandes palabras, la Gran Concubina Yi no respondió de inmediato, sino que se detuvo a pensar. Pero entonces, Murong Wanru habló de nuevo.

Mufei, escuché que todo este asunto fue porque la princesa Changping se quejó ante la emperatriz viuda. En cualquier caso, la cuñada es la esposa oficial del duque de Qin, por lo que la princesa Changping debería haberla llamado su tía imperial en nombre de su propia moral. Solo mira a esta princesa, ella no tiene ningún respeto hacia el Duque de Qin. Por supuesto, es natural que él le penalice.

¡Esa insolente e inculta pequeña mocosa! La Gran Concubina Yi se enfureció de nuevo, y le dio a Han Yunxi una mirada impaciente¿No es todo esto por tu culpa? Que vergonzoso, incluso la generación más joven puede trepar sobre tu cabeza y comportarse de manera atroz. Si no eres basura inútil, ¿qué eres? ¿Qué uso tienes? ¿Por qué volviste en lugar de morir en esa prisión y borrarte de mí vista?

Han Yunxi se quedó sin habla. Tratando de hablar con la Gran Concubina Yi, era como jugar de qin con una vaca. Ella no podía entenderlo. La gran concubina imperial no le dio más oportunidades de replicar, sólo reprendió airadamente a la mama Gui.

¿Qué estás esperando? ¡Golpéala! ¡Golpéala despiadadamente! ¡Incluso si el duque de Qin regresa hoy, nadie la protegerá!

La mama Gui se apresuró hacia adelante, pero Han Yunxi la empujó a un lado. 

¡Todos ustedes son irracionales!

Al ver esto, la Gran Concubina Yi estaba asombrada. 

¿Te atreves a hacer un movimiento?

Mufei, hiciste el movimiento primero. Yo solo quería explicarte las cosas Han Yunxi no mostró el menor rastro de miedo.

¡Tú! 

La Gran Concubina Yi estaba loca de rabia. Ella nunca había conocido a alguien que se atreviera a ser tan impudente en su presencia. 

¡Alguien! ¡Alguien que venga, tome a esta zorra y enciérrela en la casa de madera del patio trasero de inmediato! 

Los guardias se apresuraron a detener a Han Yunxi. Esta vez, no pudo hacerlos retroceder. Por supuesto, ella no luchó, ni pidió perdón, sólo se mantuvo fría y calmada, cuando los guardias la sacaron. Desde el día en que entró en la casa del duque de Qin, sabía que la Gran Concubina Yi la haría morir. ¡Si ella quería sobrevivir en esta casa, debía tener confianza en sí misma! Al ver su expresión, la Gran Concubina Yi, furiosa, no pudo evitar ponerse de pie y dar dos pasos hacia adelante, completamente incrédula. 

¿Qué tipo de cosa es ella? ¿A quién cree que está mirando? Pequeña zorra, ¿pensaba que casarse en esta casa significa que puede volar en una rama y convertirse en un ave fénix? Incluso si hay una mancha roja en el pañuelo, ¡todavía puedo sacarte!

Murong Wanru lo siguió después, diciendo en tono tímido. 

Mufei, esta cosa era mi…

¿No te dije que estaba en uno de mis otros patios? ¿Por qué no pudiste encontrarme? 

La Gran Concubina Yi estaba de mal humor, lo suficiente como para culpar a su favorita Murong Wanru.

Tu hija sabe que ha hecho mal. Mufei, no te enfades, ¿quieres? Si te enfermas  por esto, eso no será bueno en absoluto Murong Wanru llevó un poco de té, actuó de forma inteligente y considerada.

La gran concubina Yi bebió unas cuantas tazas de té antes de calmarse. 

No te culpo. ¡Estaba encarcelada, así que hace mucho que nos hizo pasar vergüenza! Sentándose, pensó un poco antes de preguntar ¿Podría ser que sus habilidades médicas sean incluso mejores que las del Divino Doctor Han? 

Escuché que el médico imperial Gu estaba tratando a la paciente con ella. No sé cómo obtuvo todo el crédito. Mufei, creo que los bienes del general y el médico imperial Gu pensaban en tu nombre Murong Wanru, realmente, sabía cómo elegir el momento adecuado para decir las palabras indicadas.

Gran Concubina Yi le dio una sonrisa fría. 

Incluso ellos no se atreverían a renunciar a su lado.

Al ver que el estado de ánimo de la gran concubina imperial se había calmado, Murong Wanru le preguntó con seriedad.

Mufei, el hermano mayor, intervino en esta situación para traer a la persona a casa. Ahora que hemos encerrado a la cuñada, si el hermano mayor se… 

Antes de que ella pudiera terminar, la Gran Concubina Yi se enfureció.

¿Y qué? Ella se atrevió a levantar su mano contra mí. ¡Si no la castigo esta vez, seré la presionada la próxima vez! ¿Insistiría el duque de Qin en protegerla? ¡Si él lo intenta, también lo castigaré! ¡Envía órdenes para que nadie pueda liberar a Han Yunxi sin mi consentimiento!

Ah…la hija entiende Murong Wanru dejó escapar un suspiro falso, mientras una orgullosa sensación de alegría pasaba por sus ojos.

Han Yunxi, la casa de madera no se parece en nada al Patio de Hibiscus. Como tu hermana pequeña, me aseguraré de cuidarte bien.

♦ ♦ ♦

Durante la noche. Han Yunxi se acurrucó en la casa de madera, comiendo grandes bocados de arroz. Ya que esta era su situación ahora, ella también podría tomárselo con calma. En realidad, esto era mucho mejor de lo que esperaba. Si el pañuelo no hubiera tenido esa mancha roja, podría haber sido condenada a morir desde hace mucho tiempo. Ahora, incluso si ella contradecía a la Gran Concubina Yi, el castigo todavía no la mataría.

Mientras no se tratara de una sentencia de muerte, tenía muchas formas de enfrentarse a la Gran Concubina Yi.

Excepto que, ¿su compañero Long Feiye elegiría interferir? Incluso entonces, ¿de qué lado elegiría estar? ¿Por qué estaba pensando en él otra vez? Oh, cierto, un hombre frío como él ni siquiera le hablaría a menos que necesitara un favor.

A la mañana siguiente, llegaron tres comidas con los platos asegurados para vivir tranquilamente. Pero al tercer día, toda la comida que le daban estaba echada a perder. Han Yunxi sabía que sus dificultades apenas estaban comenzando. Ella no dijo nada, sólo devolvió los artículos sin tocar. El cuarto y quinto día fueron igual: tres comidas de comida rancia. Después de morir de hambre durante tres días, Han Yunxi estaba completamente sin energía. Yacía contra una pila de leña, con sus ojos brillantes mirando al cielo. Sus labios eran de un blanco pálido, pero aún se veía hermosa cuando los arqueó en una sonrisa.

A veces, admitir sus errores y pedir perdón puede conseguirle una comida a cambio, pero no aquí. Si se obligara a comer la comida en mal estado, solo enfrentaría más crueldad y sufrimiento. Ni siquiera era la culpable, por lo que se negó a admitirlo, incluso si la mataban a golpes. Han Yunxi no era una masoquista. Ella apreciaba su vida, se atrevía a desafiar a la Gran Concubina Yi porque había preparado una excelente salida de antemano.

La comida echada a perder no era comible, pero la había estado recibiendo por tres días. Ella levantó los dedos para contar el tiempo, calculando los días. Mañana, la princesa Changping, definitivamente, vendría a buscar su ayuda para tratar su veneno. De lo contrario, su rostro se arruinaría para siempre. Mientras la princesa llegara, la Gran Concubina Yi se vería obligada a sacarla de la casa de madera.

♦ ♦ ♦

Temprano por la mañana, en el sexto día, Murong Wanru y Gui mama observaron desde los árboles, mientras se servía otra comida rancia.

Ella ha estado muerta de hambre durante tres días hasta ahora, pero todavía se mantiene en silencio. El temperamento de esta chica es fuerte suspiró Gui mama, profundamente conmovida. La Gran Concubina Yi no tenía la intención de matar de hambre a Han Yunxi esta vez, especialmente sin una razón lo suficientemente buena. Ella no podía simplemente matar a su nuera por ser demasiado agresiva con los demás, ¿verdad? ¿Cómo le explicaría las cosas a su hijo? Sin mencionar que todavía no podía entender por qué el duque de Qin admitiría tener la responsabilidad de ese pañuelo.

El duque de Qin es un hombre muy ocupado y se había ido por varios días. La Gran Concubina esperaba que durante ese tiempo Han Yunxi ella rogara por su perdón y luego, cuando su hijo regresara, ella podría quejarse con él, sobre su comportamiento.

¿Cómo está? ¿Quiere suplicar perdón? Mufei no quiere oírlo.

El conmovedor rostro de Murong Wanru tenía una expresión extrañamente oscura y odiosa. Tal vez, habría mejores oportunidades en el futuro, pero a ella no le gustaba esperar. Desde la distancia, Murong Wanru se quedó mirando la casa de madera, antes de bajar la voz. 

Gui mama, la cuñada no tiene ganas de comer, pero al menos debería beber un poco de agua. De lo contrario, ¿cómo podrían estar las cosas como están?

Mientras hablaba, se volvió para alejarse, hablando débilmente. 

Escuché que el veneno de grulla de corona roja[1] es uno de los venenos de acción rápida más efectivos.

La mama Gui se sacudió un poco y la siguió unos pasos, antes de detenerse. A lo largo de los años, muchos de los sirvientes y conocidos de la Gran Concubina Yi fueron comprados por Murong Wanru. No pasaría mucho tiempo antes de que arreglara un matrimonio, como una de las esposas secundarias de Long Feiye. La esposa oficial era solo una decoración. Quienquiera que tuviera los afectos de la Gran Concubina Yi sería el verdadero maestro de los bienes del duque de Qin. Teniendo esto en cuenta, Gui mama tomó la pronta decisión de salir a comprar el veneno ella misma…

♦ ♦ ♦

Al mediodía, un plato de verduras fue entregado a la casa de madera, junto con una taza de agua. Si no fuera por el agua, Han Yunxi podría haberse desmayado de hambre hace mucho tiempo. Su cuerpo palidecía en comparación con el que tenía antes de viajar en el tiempo. Lucía muy enferma y desnutrida y, sin embargo, tan pronto como la comida estuvo frente a ella, sus alarmas de veneno se dispararon en su cabeza. Han Yunxi recogió la taza de agua y aspiró con cuidado. Ella reconoció la presencia del veneno grulla roja al instante.

Este veneno era particularmente nocivo y muy común. El olor era muy particular así que se podía distinguir rápidamente, Han Yunxi supuso que la Gran Concubina Yi no la mataría tan fácilmente, así que definitivamente era culpa de Murong Wanru. Ella no tenía comida y ahora ni siquiera agua. Murong Wanru, si este realmente es tu veneno, ¡definitivamente, pagaré esta enemistad!

Aguantó hasta la tarde, sintiéndose fría, sedienta y hambrienta, mientras vacilaba al borde del colapso. Mirando las cuatro paredes que la sellaban, todavía tenía una leve sonrisa llena de esperanza para el futuro en sus labios. No pasaría mucho tiempo antes de que ella pudiera salir de este lugar.

♦ ♦ ♦

En la noche, el Gran Concubine Yi, finalmente, se acercó a la casa de madera con Murong Wanru.

¿Cuántos días ha estado muerta de hambre? Ella no ha entrado en coma, ¿verdad? Preguntó la gran concubina Yi perezosamente. Estaba convencida de que Han Yunxi se había desmayado de hambre, y por eso no pidió perdón.

Tal vez fue así, mufei. El cuerpo de la cuñada es débil, este castigo es suficiente para ella dijo Murong Wanru, aparentemente, con buenas intenciones.

¿Cuántas veces te lo he dicho? Como persona, especialmente como mujer, no puedes mostrar compasión. ¿Alguien tan perverso como ella se sentiría agradecida por tu lástima? Preguntó la gran concubina Yi, impotente.

Murong Wanru bajó la cabeza sin decir una palabra, con el corazón lleno hasta el borde de anticipación. Muy pronto, no verían a la malvada Han Yunxi, ¡sino su cadáver!


[1]  Grulla Corona Roja  (鹤顶红) – yan ding hong, un antiguo nombre de veneno, posiblemente un eufemismo para el arsénico.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *