Consorte experta en venenos – Capítulo 45: La Calidez de las alas de un Ángel

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[Las  traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations]

¿Fortuna?

La princesa Changping miró a su alrededor, a punto de hablar cuando la emperatriz la interrumpió.

— ¿No es así? Tendremos que dar las gracias con un presente para la Gran Concubina Imperial por lo sucedido. Chenqie definitivamente le comunicara esto a la emperatriz viuda para que pueda preparar un generoso regalo en agradecimiento.

La emperatriz no se atrevería a comentarle esto a la emperatriz viuda, pero se enterara de esto. Sin embargo, sabía que la Gran Concubina Yi no se iría a menos que dijera estas palabras. ¡Ella realmente tenía suficiente de esta situación! Cuando Changping se recuperó, ¡no quería volver a ver a la Gran Concubina Yi, ni a Han Yunxi!

La Gran Concubina Yi se ruborizó de éxito y su rostro se iluminó de placer.

—No hay necesidad de ser tan cortés. ¡Yunxi fue entregada a nuestra casa por la emperatriz viuda!

Han Yunxi anotó algunos detalles e instrucciones antes de regresar a casa con la gran concubina imperial. Al ver a la madre y la hija tomadas de la mano, mientras se iban, la emperatriz estaba lo suficientemente enojada como para pisar sus pies. De repente, se volvió para asaltar las habitaciones. La princesa Changping todavía estaba inmersa en su propio mundo feliz. ¿Cómo podría saber cuántas pequeñas molestias había soportado su madre para salvarla?

—Changping, en el futuro, será mejor que hagas las cosas con más cuidado por mí. ¡Esta vez, no fui solo yo, sino también tu abuela imperial quienes han perdido su dignidad! ¿Viste la expresión presumida de esa concubina?

Al ver a su madre la emperatriz tan molesta, Changping, finalmente, le pidió a alguien que le llevara un espejo.

Muhou, no puedes culparme por esto. ¿No es todo culpa de Han Yunxi? ¡Si no fuera por ella, nunca hubiese tenido que ir a un lugar sucio como las cárceles! ¡Por supuesto que debía salvarme, pero no creas que se lo pagaré!

—Todavía estás hablando. ¡¿No puedes hacer cosas y preocuparte por tu muhou por una vez?! —Rugió la emperatriz.

A causa del grito, la princesa Changping se asustó. ¡Su madre nunca le había hablado de esa manera!

—Yo…yo… —Changping cambió su línea de pensamiento — ¡Muhou, no se sabe si ella fue la que me envenenó! Durante mucho tiempo, sospeché que ella también envenenó a Qingwu gege. De lo contrario, ¿cómo podría una basura inútil como ella ser tan hábil, repentinamente? ¡Si es su propio veneno, por supuesto que ella sabría cómo tratarlo!

Estas palabras pusieron a la emperatriz en guardia. Para que una basura inútil como Han Yunxi se convirtiera de repente en un genio, es demasiado extraño.

Muhou, ¿cómo sería así? ¿Deberíamos ponerla a prueba? —Sugirió la princesa Changping. La fría mirada de la emperatriz se tornó pensativa, mientras calculaba. Han Yunxi todavía es un miembro de la Familia Han, incluso después de casarse. Ella es la hija de la Divina Doctora Han, por lo que, tal vez, podría discutir un movimiento con la emperatriz viuda…

♦ ♦ ♦

Tan pronto como salieron del palacio, la Gran concubina Yi soltó las manos de Han Yunxi. Ella ya esperaba esto. Sabía que ser la hija de la salvadora de la emperatriz viuda y aunque ahora se había convertido en la salvadora de la princesa changping, no la convertía en la nuera que quisiera tener la concubina Yi. Ella solo quería menos problemas para sí misma.

Después de subir al carruaje, la primera en hablar fue la Gran Concubina Yi

— ¿De dónde aprendiste tus habilidades médicas?

Ella le respondió de la misma manera que a Long Feiye, decidiendo que así sería como lo explicaría en el futuro. Es probable que tanto esta mujer como su hijo la hubieran investigado de antemano. Como no pudieron encontrar sus puntos débiles dentro de la casa Han, tampoco deberían esperar descubrir ninguna pista con ella. Tan pronto como mencionó a la señorita Tianxin, el rostro de la Gran Concubina Yi se volvió mucho más oscuro. No preguntó más sobre ella o su tiempo en la cárcel.

Murong Wanru estaba esperando en las puertas, con su expresión dócil cubierta de tristeza. Su corazón había estado atrapado en su garganta durante la mitad del día. La piel de cigarra de diez temporadas era su dote, ¡pero había desaparecido por el bien de que Han Yunxi pudiera hacer una medicina! En el pasado, podía sonreír incluso ante las personas que despreciaba, pero esto se estaba volviendo casi imposible con Han Yunxi. Al ver que se acercaba con la Gran Concubina Yi en la distancia, Murong Wanru tuvo que respirar hondo continuamente y durante mucho tiempo, hasta lograr calmarse.

Dio unos pasos repentinos hacia adelante, su cara llena de profunda preocupación.

—Cuñada, ¿cómo te fue? La emperatriz y la princesa no te pusieron las cosas difíciles, ¿verdad?

Los labios de Han Yunxi se curvaron en una sonrisa fría.

Mufei estaba a mi lado, así que, ¿cómo se atreverían? Eso sería faltarle al respeto.

Mirando su cara afligida, Han Yunxi no pudo evitar casi sentir que realmente había acosado a esta hermana adoptiva. La gran concubina Yi frunció sus labios con desprecio, viéndose un poco impaciente.

—Han Yunxi, es bueno que sepas que debes considerar mi orgullo. De ahora en adelante, vaya a la casa de contabilidad al comienzo de cada mes para obtener su estipendio. Un wangfei debería parecer un wangfei, mira lo mal que estás.

Cuando terminó, la examinó de pies a cabeza, antes de volverse para irse. Murong Wanru estaba aturdida en la quietud. ¿Mufei iba a darle una cantidad de dinero a Han Yunxi? Con eso, ella sería más libre que antes. ¿Cómo se suponía que iba a hacerle las cosas difíciles en el futuro? Murong Wanru estaba muy descontenta, al punto en que no pudo continuar sonriendo.

— ¿Hermanita, escuché que la piel de cigarra de diez temporadas era tu dote? Eso no puede ser cierto, ¿verdad? —Han Yunxi le preguntó a propósito.

— ¡Tú! —Murong Wanru estaba ronca de ira. Inmediatamente, las lágrimas le picaron los ojos por su actitud burlona y salió corriendo.

Al ver esto, Han Yunxi rió a carcajadas.

Murong Wanru, oh Murong Wanru, tarde o temprano revelaré tu verdadero ser.

Después de arreglar las cosas con ella, Han Yunxi recordó todos los ingredientes preciosos que había traído del palacio y se sentía aún mejor. Rebotó todo el camino de regreso al Patio de Hibiscus, pero ¿quién podría imaginar que lo primero que vería allí sería ese trozo de hielo gigante, Long Feiye?

¿Cuándo regresó?

Este hombre misterioso y sombrío solo regresaba cuando se trataba de negocios. La última vez que vino, fue por el antídoto, aunque ella no sabía para quién. ¿Cómo se envenenó él mismo en primer lugar? Por lo que Han Yunxi entendió, las habilidades de artes marciales de Long Feiye eran formidables, por lo que cualquiera que pudiera hacerle daño no podía ser un debilucho. Inconscientemente, se detuvo a mirarlo desde la distancia, mientras él estaba sentado entre los arbustos tomando el té.

¡Esas líneas, duras y frías, de su perfil, se combinan con rasgos claramente cincelados para sugerir un monarca elegante e imponente, incluso cuando solo está sentado allí y de manera casual! Un hombre tomando té sumergido en su propio mundo donde nadie podía entrometerse. Han Yunxi se sintió aturdida hasta que esos ojos helados la miraron, haciéndola recuperar sus sentidos. Con Long Feiye mirándola, Han Yunxi reveló una sonrisa amistosa.

— ¿Así que regresaste?

Al instante, se arrepintió de hablar. ¿Y qué si lo hizo? ¿Qué tenía que ver con ella? Su sonrisa se volvió rígida y se dio la vuelta para irse.

— ¡Ven aquí! —Ordenó Long Feiye severamente.

Han Yunxi lo ignoró y siguió caminando.

—Su señoría la ha estado esperando durante mucho tiempo —el tono de Long Feiye se endureció.

¿Esperándola? ¿Es para tratar algún veneno de nuevo?

De acuerdo, Han Yunxi admitió que ella estaba un poco curiosa, y un poco temerosa de su estado de ánimo. Regresó hasta que estuvo sentada delante de él. Abrió la boca y preguntó.

— ¿Resolviste el asunto con la princesa Changping?

¿Eh…? ¿Él lo sabía?

—Su alteza realmente recibe noticias rápidamente —respondió Han Yunxi.

Long Feiye no volvió a decir nada sobre eso, pero dijo —Descansa temprano. Mañana temprano, saldrás conmigo.

¿A dónde quiere llevarme este tipo?

— ¿Para hacer qué? —Han Yunxi sintió curiosidad. Si fuera un banquete en la casa de una amiga, ella no haría un gran alboroto.

—Tratar un veneno —dijo Long Feiye simplemente.

Esto de nuevo, Han Yunxi realmente quería decirle que, en lugar de ser tu wangfei, ¿por qué no soy tu especialista en venenos? Ante tal proposición, su actitud siguió siendo profesional.

— ¿Qué tipo de veneno?

— Lo sabrás cuando llegues allí.

Han Yunxi asintió.

—Te cobrare una tarifa.

El rostro de Long Feiye se volvió desdeñoso. Ni siquiera se molestó en responder, pero asintió con la cabeza, antes de girarse y alejarse. Solo dos pasos después…

—Te buscaré mañana a la hora Yin.

Han Yunxi estaba a punto de asentir de nuevo, cuando se detuvo. ¡Espera un minuto!

¿Hora Yin?

La hora Yin es el período de tiempo entre las tres y las cinco de la mañana. Tal vez, los antiguos lo consideraron por la mañana, ¡pero para ella era demasiado temprano en la madrugada! Despertarse temprano en una mañana de invierno es más doloroso que cualquier otra cosa, y mucho menos salir. La cara de Han Yunxi se había vuelto blanca cuando lo alcanzó —si nos vamos, ¡vamos esta noche! ¡O al menos hasta después de que salga el sol mañana! No puedo ir si es tan temprano.

— ¿Por qué no? —Long Feiye frunció el ceño.

Han Yunxi solo respondió con una sola palabra.

—Frío.

—Voy a duplicar el pago de su tarifa de consulta.

Long Feiye fue muy generoso, pero Han Yunxi era inflexible.

—Ni siquiera si lo aumentas diez veces.

Sólo ahora, Long Feiye se volvió hacia ella.

—Han Yunxi, ¿hay venenos que no puedas tratar?

Estaba sorprendida, sin embargo, ella respondió honestamente.

—Eso no es fácil de decir. Hay innumerables variedades de venenos en este mundo. Incluso dentro del mismo tipo, hay diferentes subdivisiones y clases. Incluso para el mismo veneno, la intensidad de la toxina, junto con factores como el tiempo y la salud de la víctima, afectarán la forma de tratarlo. Así que no hay forma de que Chenqie le dé una respuesta directa.

Long Feiye escuchó atentamente, antes de preguntar:

— ¿Y si no es un humano el que está envenenado?

— ¿Es un animal?

Han Yunxi se quedó perpleja. Su primer pensamiento fue que se trataba de su caballo. ¿Qué otros animales mantendría él? Pero no tenían que levantarse tan temprano para tratar a su caballo, ¿verdad?

Long Feiye no respondió su pregunta.

—Lo sabrás cuando llegues allí. Descansa temprano, te encontraré a la hora Yin. Se marchó cuando terminó. Aunque Han Yunxi lo persiguió unos pasos, no pudo seguirle el paso.

— ¿Hey, qué pasa? ¿Exactamente, qué ha sido envenenado?

— ¡Explique las cosas claramente, mañana lo sabrás!

—Si no lo haces, entonces, realmente no iré!

♦ ♦ ♦

No importa cómo gritó Han Yunxi, Long Feiye no levantó la cabeza. Rápidamente, desapareció entre las plantas. Han Yunxi se quedó aturdida en su lugar, llena de sentimientos reprimidos. ¿Qué tipo de veneno es? ¿Qué tipo de cosa no humana ha sido envenenada? ¿Por qué tiene que dejarme con esta incógnita?

Como especialista en venenos, tenía una fuerte curiosidad profesional. En su tiempo, ella siempre investigó a fondo todos y cada uno de los venenos que se le presentaban. Ahora que estaba en el pasado, sentía aún más curiosidad por los venenos antiguos que no existían en la actualidad.

¿Qué tipo de secretos guarda Long Feiye y cuál era la situación? Toda la noche, Han Yunxi dio vueltas en la cama, antes de quedarse dormida.

♦ ♦ ♦

Un fuerte golpe en la puerta, sobresaltó a Han Yunxi y se despertó poco después de quedarse dormida. Mirando su reloj de arena, se dio cuenta de que era precisamente la hora Yin. Han Yunxi se puso la ropa más gruesa, pero aún no sentía más calor. Cuando abrió la puerta, la forma montañosa de Long Feiye bloqueó la mitad del marco, pero el viento helado y penetrante todavía se abrió camino a través de las esquinas y las grietas. Ni siquiera dio un paso afuera, antes de que sus dientes comenzaran a castañetear. Rápidamente, Han Yunxi se apartó de la puerta. Su constitución ya era pequeña, pero su forma acurrucada con las manos en las mangas y el encogimiento del cuello la hacía parecer aún más débil que antes.

Desde lo alto, Long Feiye miró con desdén a su patética forma, retorciendo sus labios. ¡Esta mujer es muy débil!

— ¿Vas a venir? —Preguntó fríamente.

Inesperadamente, Han Yunxi levantó la cabeza. Su rostro era blanco ceniza, pero sus ojos resplandecían con un brillo terco. Hacía tanto frío que le temblaban los labios, pero su voz se mantuvo firme.

— ¡Sí, por supuesto que voy! ¡Trescientos taels y ni uno menos!

Long Feiye sintió que su corazón daba un sutil tirón de sorpresa. No pudo evitar admitir que esta respuesta estaba más allá de sus expectativas.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 45: La Calidez de las alas de un Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *