Consorte experta en venenos – Capítulo 46: Su señoría le prohíbe tener miedo

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Incluso, Long Feiye, no se dio cuenta de que sus ojos lo miraban con admiración, mientras sacaba una bolsa de dinero y se la arrojó a Han Yunxi. A pesar de esto, Han Yunxi se la devolvió y dijo: —No es demasiado tarde si lo tomo después de ver y tratar el veneno.

Era una mujer avara, pero no codiciosa.

Long Feiye no dijo nada, se giró y se fue, con Han Yunxi siguiéndolo detrás. ¡Ah! El viento es feroz afuera. Long Feiye caminó muy rápido, obligándola a correr para mantenerse al día. Ella no pudo evitar pensar que tendrían un carruaje cuando salieran de las puertas. Y, sin embargo, sólo habían llegado a las puertas del patio Hibiscus, antes de que Long Feiye detuviera sus pasos. Han Yunxi se agachó detrás de él para evitar el viento, mientras ella temblaba — ¿Qué sucede?

Long Feiye se dio la vuelta y levantó un brazo, abriendo su espaciosa capa. Su voz era tan fría como la escarcha —Adelante.

El vendaval hizo que la capa temblara y bailara en el viento. En la oscuridad, sus rasgos parecían fuertes y firmes, esas cejas descansaban como cuchillos en su frente. Era como un dios de las sombras, mirándola con aparente desdén. Han Yunxi estaba estupefacta. Por un momento, no pudo entender a qué se refería. Él estaba impaciente y usó una mano para acercarla. Sus brazos la envolvieron, hasta que estuvo firmemente protegida, contra el frío invernal, dentro en su capa. En ese momento, el corazón de Han Yunxi comenzó a latir violentamente, poniéndose nerviosa…

¡Cielos! Su cuerpo es tan cálido y exuda una especie de fragancia somnolienta. ¿Este es el llamado calor de las alas de un ángel? ¡Es muy acogedor! Antes de que Han Yunxi pudiera recuperar sus sentidos, Long Feiye la abrazó fuertemente y dio unos pasos ligeros, antes de elevarse en los cielos del noroeste…

Han Yunxi estaba cubierta por la capa, mientras se acurrucaba cómodamente en el abrazo de Long Feiye, ¡volando por el aire con él es más rápido que cualquier caballo! Ella no podía ver nada claramente en la oscuridad, más allá de una linterna ocasional y no tenía idea de a dónde la llevaba. Aun así, se sentía a gusto.

Aunque su cuerpo era cálido, el viento seguía siendo feroz y frío, era como cuchillos que le cortaban la piel de la cara. Muy pronto, Han Yunxi se encontró incapaz de soportarlo. Intentó voltearse hacia un lado, luego bajó la cabeza, pero no pudo encontrar ninguna forma de esconderse. Al final, no tuvo más remedio que tratar de cambiar cuidadosamente la posición de su cuerpo. Cuando vio que Long Feiye no reaccionó, lo rodeó con audacia envolviendo sus brazos en su cintura y se movió completamente hacia un lado, enterrando la cabeza contra su cuerpo.

Finalmente, ella estaba completamente cálida.

Sería una mentira decir que no estaba nerviosa. Se mantuvo rígida durante mucho tiempo, antes de ver que a Long Feiye no parecía importarle que estuviera tan cerca. Solo entonces, se relajó y disfrutó del calor corporal. Long Feiye mantuvo los ojos hacia adelante, mientras avanzaba a toda velocidad, aunque, sin darse cuenta, una ligera curva se deslizó por sus labios. Podría haber despreciado su cobardía, pero también le intrigó su coraje. Aun así, esos ojos oscuros y sin profundidad, permanecieron esquivos y enigmáticos.

Se aferró a ella, mientras saltaban sobre las paredes y los tejados, hacia la naturaleza de más allá. La chica solo sintió el viento silbando al pasar junto a ella, mientras permanecía ignorante a todo, lentamente, se adormeció en sus brazos. Fue solo después de que Long Feiye descendió al suelo y la puso de pie que recuperó el sentido. Una vez que sacó la cabeza, se dio cuenta de que ya era temprano en la mañana y estaban en un acantilado.

Long Feiye la miró hacia abajo —Puedes soltarte.

— ¿Ehh…? —Ella dio un respingo, antes de darse cuenta de que él ya la había soltado, ¡pero ella todavía estaba abrazando su cintura! Con la cara roja, como si hubiera sido electrocutada, Han Yunxi lo soltó y salió de su capa. Tan pronto como dejó la protección de su capa, el viento invernal la asaltó desde las cuatro direcciones. Aun así, Han Yunxi sintió que su rostro estaba muy caliente. Ella hizo todo lo posible para ignorar la incomodidad y preguntó sin mirarlo — ¿Qué estamos haciendo aquí?

Long Feiye miró los colores del cielo —Esperando un cuarto de hora.

Extraño, ¿por qué este tipo me trajo aquí? ¿No es para tratar un veneno? ¿Alguien vendrá en un cuarto de hora?

Han Yunxi no preguntó nada más, evaluó su entorno y se dio cuenta de que estaban rodeados de altas crestas y montañas, por lo que era imposible saber dónde estaban. Debajo del borde del acantilado frente a ellos, había un abismo cubierto por una niebla que hacía imposible ver el fondo. El sol había salido, iluminando el amanecer gris de un oro brillante era una vista magnífica. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que vio el amanecer. Justo cuando estaba hechizada por la vista, un repentino dootdootdoot, dootdootdoot apareció en su conciencia.

¿Hay veneno?

A juzgar por el ritmo y el volumen de la advertencia, ¡este es un tipo extremadamente potente! Han Yunxi, alerta, se volvió hacia Long Feiye, quien también estaba disfrutando del amanecer —hay veneno cerca, ¿qué está pasando?

Long Feiye estaba asombrado — ¿Cómo lo supiste?

—Este veneno es muy extraño. Rápido, dime, ¿qué está pasando? —Han Yunxi se puso seria.

Solo ahora, Long Feiye miró hacia el abismo —una niebla venenosa llena el aire allí, durante todo el año. Por la noche, se hunde hasta el fondo del valle, pero al amanecer, se eleva.

Han Yunxi no esperaba que el veneno no proviniera de fuentes humanas o animales, sino del aire mismo — ¿Quieres bajar? —Preguntó ella.

—Hay un agente del país del Norte de Li escondido allí y es un experto en el uso de venenos —explicó Long Feiye a la ligera.

Así que eso es todo. Vino a capturar a alguien, pero no puede descender debido a la niebla venenosa. Han Yunxi estudió las nubes de niebla que flotaban en el aire, sus cejas se fruncieron minuciosamente. ¡La situación no es como Long Feiye piensa!

— ¿Puedes lidiar con eso? —Preguntó.

Por ahora, el cuarto de hora había terminado. Una tenue nube negra apareció dentro de la niebla, activando el sensor en la cabeza de Han Yunxi con una alerta máxima. Sin embargo, con esa misma rapidez, la masa negra flotó hacia el valle de la montaña y desapareció.

— ¿Viste eso? La niebla negra es la parte más venenosa —murmuró Long Feiye.

Sin embargo, Han Yunxi respondió: —Esta no es niebla venenosa.

La llamada niebla venenosa de Long Feiye era otra palabra para miasma o aire sucio de las profundidades del bosque de la montaña. Aparece desde el final de la primavera hasta el final del otoño, cuando las temperaturas se vuelven demasiado frías para crearlo. En este momento es invierno, por lo que la cumbre de las montañas que son bañadas por el sol están heladas, pero ¿qué pasa con la oscuridad del valle de la montaña?

—Entonces, ¿qué es? —Long Feiye preguntó con sorpresa.

Una vez, había enviado un equipo de tropas al valle. La mitad de ellos resultaron heridos o muertos antes de encontrar el objetivo. Los que escaparon dijeron que hubo algún tipo de miasma, antes de que el veneno se apoderara de sus vidas. El agente que se esconde en el valle posee secretos militares, muy importantes, del país de Tianning. Un escape tendría consecuencias inimaginables. Había perseguido a este agente durante más de un mes y, la última vez que intentó buscarlo, fue envenenado por la misma persona. Este agente es extremadamente astuto y solo lanzó veneno en el último segundo. Antes de eso, no esperaba que usara veneno. Long Feiye lo arrinconó aquí, donde el agente se escondió y se negó a salir.

—Podría ser un enjambre de mosquitos venenosos —Han Yunxi también dudaba, nunca hubiese esperado encontrarse con esas cosas. Pero muchos textos antiguos tenían registros de brumas espesas que flotaban y dejaban a las personas envenenadas a su paso. Por lo tanto, fueron marcados como miasma. La verdad del asunto es que estas nubes negras ocultaban algo muy común: los mosquitos vuelan en grandes enjambres lo que los hace parecer gas. Estos mosquitos portan cepas viciosas de malaria que infectaban a humanos y ganado, matándolos rápidamente sin el debido tratamiento, de una manera similar al veneno.

El clima actual es incapaz de crear miasmas venenosos, pero la niebla en el valle podría albergar insectos venenosos.

— ¿Enjambre de mosquitos venenosos? —Era la primera vez que Long Feiye había oído hablar de tal cosa.

—La niebla blanca, no es veneno. Esa masa negra es, en realidad, un enjambre de mosquitos, pero con poca luz parece niebla y eso los engañó a todos —explicó Han Yunxi, antes de agregar: —llévame allí, necesito acercarme a esa masa negra para ver qué tipo de mosquito es.

Solo la era moderna tenía innumerables cepas de mosquitos, mucho más la era antigua. Muchos de ellos se habían extinguido, por lo que, en el pasado, podrían haber existido más variedades. Han Yunxi tenía que verificar si podía identificar la especie, antes de crear un repelente de mosquitos efectivo.

Como habían confirmado que la niebla blanca era inofensiva, ahora las cosas eran simples para Long Feiye. No dijo nada más y tiró de Han Yunxi, agarrando su cintura con una mano, antes de saltar al abismo. Tan pronto como entraron en el valle de la montaña, sus sensores de veneno comenzaron a activar las alarmas nuevamente. Rápidamente, determinó su ubicación.

—A la derecha.

Long Feiye la abrazó con fuerza, mientras se acercaban al veneno, antes de que sus sensores la alertaran sobre más toxinas a la izquierda.

¿No puede ser…que haya más de un enjambre?

Han Yunxi estaba sorprendida. Quién sabía que en este momento, otra alarma sonaría para informarle de la aparición de nuevos venenos por delante y detrás de ellos. Cielos, con venenos acercándose a ellos, desde los cuatro extremos, ¿no estaban rodeados?

—Hemos sido rodeados —dijo en voz baja. Sus palabras apenas habían terminado, cuando Long Feiye vio una masa de miasma negro volando hacia ellos desde los cuatro lados. Tampoco esperaba que hubiera cuatro enjambres, pero permaneció tranquilo — ¿Qué tan cerca debes estar para identificar el veneno?

— ¡Date prisa y vámonos, es demasiado peligroso! Son extremadamente rápidos —dijo Han Yunxi, decidiendo escapar.

Pero la voz de Long Feiye permaneció fría —Responda la pregunta de su señoría.

— ¡Diez pasos, al menos diez pasos y podré identificar el veneno! —Dijo Han Yunxi con sinceridad.

Diez pasos. A juzgar por la velocidad de los enjambres venenosos, les tomaría un segundo alcanzarlos a diez pasos de distancia. Además, estaban rodeados por todos lados. Han Yunxi no se atrevió a pensarlo. Ni siquiera sabía qué tipo de venenos transportaban los enjambres o si podían analizarse y curarse. Si ella fuera envenenada, ¿entonces qué? En medio de su pánico, Long Feiye solo respondió con dos palabras.

—Esperaremos.

— ¡No podemos! —Gritó Han Yunxi, mirando mientras los enjambres se acercaban cada vez más. Casi podía escuchar su molesto y aterrador zumbido.

—Prepárate para examinarlos —ordenó Long Feiye.

Este no es un veneno ordinario, sino un enjambre venenoso. Cuatro de ellos cerrándose alrededor de ellos, es mucho más horrible que un enjambre. Serían tragados y hechos pedazos.

Han Yunxi admitió que ella era una cobarde— ¡No podemos, tengo miedo!

Pero, de repente, Long Feiye la atrajo a sus brazos y con un tono frío— ¡Su señoría está aquí y le prohíbe tener miedo!

¡Tan fuerte y contundente!

Han Yunxi odiaba a los hombres arrogantes y engreídos que se pavoneaban sin razón, pero esta vez no se sentía así. Su corazón latía con fuerza en su pecho, de repente, se calmó. El poder de este hombre la hacía sentir segura.

En este momento, los cuatro enjambres se acercaron aún más.

— ¿Estás lista? —Long Feiye preguntó en voz baja.

Más tranquila ahora, Han Yunxi adoptó un aire profesional y activó su escáner para barrer continuamente las áreas circundantes, antes de bajar la voz a su vez.

—Lista.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *