Consorte experta en venenos – Capítulo 51: El coraje, se ha ido

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations. se le da el respectivo crédito al equipo de traducción en inglés.]

La gran concubina Yi y Murong Wanru no podían esperar a que Han Yunxi decepcionara al emperador y fuera castigada. Sería mejor si fuera declarada inútil y nunca regresará. Este es el mayor deseo de Murong Wanru, quien había difundido los rumores en primer lugar para ahuyentarla. En cambio, había despertado el interés del emperador. Con él para supervisar directamente a esta mujer, es el mejor de los resultados. El emperador había obligado a Long Feiye a casarse con ella, así que el emperador sería quien la desechará, ¿no sería ese el escenario perfecto?

Han Yunxi, inconscientemente, miró hacia Long Feiye, solo para ver a ese hombre sentado tan tranquilo como siempre, con una expresión fresca en su rostro. Estaba tan distante que casi daba miedo. Tal vez, él también estaba disfrutando de esta desgracia, con la esperanza de deshacerse de su esposa oficial.

—Estimado wangfei, ya que es demasiado tarde esta noche, el emperador le dijo a su sirviente que fuera a visitarla rápidamente para comunicarle su deseo y que luego descansará bien. Mañana por la mañana, este sirviente vendrá a recogerte.

El eunuco Xue se puso de pie mientras hablaba, con la Gran Concubina apresurándose a seguirlo.

—Eunuco Xue, le costó tanto esfuerzo venir. ¿Por qué no come algo antes de irse?

—Muchas gracias por la amabilidad gran concubina imperial, pero este sirviente necesita informar al palacio. Estimado wangfei, su alteza, duque de Qin, me despediré —incluso después de esto, el hombre no se olvidó de recordarle a Han Yunxi —no se demore demasiado mañana por la mañana, estimado wangfei. El emperador quiere verte tan pronto como termine la asamblea de la mañana.

—Lo recordaré. Eunuco Xue, cuídese en su viaje de vuelta —Han Yunxi actuó natural y relajada, con la cara llena de sonrisas. Pero su corazón estaba completamente frío.

¿Un hombre con un pulso de embarazo?

¡Es algo inimaginable, si era extraño en el pasado, sería aún más inusual en los tiempos modernos! ¡Probablemente, ni siquiera podía tratar enfermedades graves, y mucho menos extrañas! Han Yunxi podía ignorar los rumores del exterior, pero no podía pasar por alto las expectativas del emperador. Solo por las palabras del Eunuco, ella podía decir que el emperador Tianhui tenía grandes esperanzas en su oficio médico. Si ella se negara, sería deshonrar al emperador. Pero si ella aceptaba y no podía encontrar una cura, lo que sucedería sería su ruina.

Se dice que el emperador Tianhui tiene mal genio.

La emperatriz había hecho un mar tormentoso por detrás. Si ella no curaba al príncipe heredero, bien podría imaginar las consecuencias.

Después de despedir al Eunuco, la Gran Concubina Yi actuó como si nada hubiera pasado, antes de presionar por la comida.

—Wanru, date prisa y pide la comida. Tu hermano mayor debe estar hambriento.

Su estado de ánimo era excelente, mientras miraba a Han Yunxi en un raro momento de bondad.

—Yunxi, deberías comer con mufei también. Come bien y vuelve a dormir, no debes llegar tarde mañana.

Aunque el corazón de Han Yunxi estaba frío, ella asintió con una leve sonrisa. La gran concubina y Murong Wanru quieren reírse de ella, ¿verdad? ¡Ella no las dejaría! Las dos estaban muy atentas en la mesa de la cena, dándole a Long Feiye todo tipo de platos y sopas. Long Feiye no comió mucho ni dijo una palabra desde el principio hasta el final. La desafortunada Han Yunxi tenía sus palillos colgando de su mano, mientras tomaba grandes bocados de comida y sopa.

Olvídalo, la fortuna y la desgracia no eran cosas que ella pudiera evitar. Ella actuaría de acuerdo a las circunstancias cuando llegara el mañana…

Han Yunxi comió y bebió bien, esperando dormir bien, también. Lamentablemente, ella se sacudió y giró toda la noche en la cama, antes de rendirse para apoyarse contra la ventana, espaciándose mientras estaba envuelta en sus mantas. Fue entonces cuando descubrió que las habitaciones de Long Feiye seguían iluminadas. ¿Ese chico sigue despierto tan tarde? ¿Qué podría estar entreteniéndolo a estas horas?

De alguna manera, las palabras que había pronunciado aparecieron repentinamente en su mente: ¡Su señoría está aquí y le prohíbe tener miedo!

En un instante, Han Yunxi sintió el impulso de atropellarlo y preguntarle: “¿Puedes venir conmigo al palacio una vez más, al igual que cuando fuimos a presentar los respetos?”

Excepto que, recordando su silencio helado, sus ojos brillantes, de repente, se volvieron oscuros y abandonó la idea. Respirando profundamente, Han Yunxi cerró las ventanas y se dijo a sí misma.

No es gran cosa. ¡No te asustes!

♦ ♦ ♦

A pesar de que no durmió en toda la noche, Han Yunxi se levantó muy temprano al día siguiente. Dejó que la pequeña Chen Xiang la vistiera meticulosamente, toda su persona parecía llena de energía. Como no podía evitar el asunto, entonces, lo enfrentaría con valentía, dijo Han Yunxi. No solo tendría coraje, sino que haría todo lo posible para hacer las cosas bien.

Cuando el Eunuco llegó, la Gran Concubina Yi y Murong Wanru también estaban ahí. Por un lado, estaban para mostrar simpatía al eunuco. Por el otro, estaban para reírse de ella. Han Yunxi les devolvió sus sonrisas con una aún más brillante. Era el tipo de persona que no lloraría aunque viera su propio ataúd. ¿Cómo podrían reírse de ella como una broma? Después de subir al carruaje, Han Yunxi miró hacia atrás pero no vio ningún signo de Long Feiye. Cuando dejó el patio de Hibiscus, sus luces ya estaban apagadas y las puertas se cerraron con fuerza. Todavía estaba en sus sueños y no vendría.

Después de llegar al palacio, el emperador Tianhui había levantado la sesión de la mañana y la estaba esperando en su estudio. El pasillo cubierto, que conducía a su habitación, era más tranquilo que cualquier otra zona del palacio. Muy pronto, vio eunucos y damas de la corte parados a ambos lados en filas, sin moverse ni un centímetro, como si fueran estatuas. Los pasos de Han Yunxi y del eunuco Xue fueron muy evidentes en tal quietud.

—Estimado wangfei, camina más rápido. El emperador odia que se le haga esperar —dijo el hombre en voz baja. Aunque todavía era la pasarela cubierta, aún hablaba con el mayor cuidado. Una atmósfera tan solemne hizo que la ya perturbada Han Yunxi se sintiera aún más ansiosa. Por lo que ella entendió, el emperador Tianhui estaba a medio camino de ser un tirano con su temperamento irascible. Él no arrugó una ceja al matar gente.

Pronto, llegaron al estudio imperial. El eunuco Xue se detuvo frente a la puerta y habló en voz baja.

—Estimado wangfei, sigue sola.

Parecía que incluso él no tenía las calificaciones para saber sobre los asuntos del príncipe heredero, por lo que era muy proactivo. Así que, hablando, abrió la boca para gritar, antes de que Han Yunxi pudiera responder:

—Anunciando que la honorable Qin Wangfei ha llegado.

Estas palabras no le dieron a Han Yunxi más remedio que apresurarse dentro. Era la primera vez que venía a un lugar así, pero sentía que la atmósfera era opresivamente pesada. Ella no entendía nada sobre la etiqueta o por dónde debía caminar, así que avanzó hacia adelante. Pero el maldito silencio en este lugar, fue muchas veces más tranquilo que afuera. Le hizo sentir que cada paso ruidoso era un crimen. Finalmente, Han Yunxi vio una cortina de cuentas ante ella, más allá de la cual se veía una forma indistinta, sentada junto a un escritorio.

¿Estaba el emperador Tianhui aquí?

Su corazón dio un latido cuando apretó su mano varias veces y avanzó con la cabeza inclinada. Levantó cuidadosamente una esquina de las cuentas colgantes, solo para encontrarse inmediatamente con un par de ojos de halcón llenos de intenciones asesinas.

— ¿Eres la Qin Wangfei, Han Yunxi? —Preguntó el emperador Tianhui con frialdad. Tiene alrededor de 40 años, con una barba corta y una cara tan cruel como el Rey del Infierno, enojado e impresionante. Esta es una frialdad diferente a la de Long Feiye. La actitud fría de Feiye provenía del desapego, la indiferencia y una cierta diferencia de posición. La frialdad del emperador Tianhui era seria y diabólica.

El nerviosismo se acumuló en Han Yunxi, aunque mantuvo una cara tranquila y le hizo una reverencia.

—Para responder a su majestad, Chenqie es precisamente el Qin Wangfei, Han Yunxi.

Sin embargo, el emperador Tianhui repentinamente se volvió severo.

— ¿Quién te permitió caminar tan casualmente? ¿Quién te dejó entrar?

Estas palabras sorprendieron a Han Yunxi en su lugar. Ella era una viajera del tiempo que solo sabía lo básico de la etiqueta. ¿Cómo sabría que hay muchas reglas asociadas con el estudio imperial? Sin mencionar, ¿no la había anunciado el eunuco Xue de antemano y le dijo que entrara? Han Yunxi mantuvo su cuerpo inclinado, sin saber dónde se había equivocado. Por un tiempo, no pudo pensar en una respuesta, por lo tanto, decidió no responder en absoluto.

A pesar de que es la Qin Wangfei, a los ojos del emperador, Han Yunxi es solo una pequeña y baja plebeya. Justo cuando estaba en una situación desesperada, una voz familiar habló desde un lado.

—Hermano mayor imperial, originalmente era una mujer criada sin ningún tipo de modales. ¿Por qué pelear con ella por estas cosas? Hay asuntos más importantes a la mano.

Esa voz baja, con su marca particular de magnetismo, fue lo suficientemente fría como para hacer que alguien temblara. Aunque el tono era burlón, en este momento, fue el sonido más cálido que alcanzó los oídos de Han Yunxi.

— ¡Está aquí, Long Feiye!

Ella, inconscientemente, levantó la cabeza hacia la voz, solo para ver a Long Feiye vestido con ropas cortesanas de brocado blanco, elegante y cómodo. Su forma honorable estaba sentada en una mesa de té al lado, sosteniendo una taza de té caliente al vapor, mientras tomaba lentamente un sorbo.

¡Este tipo realmente vino, e incluso antes que ella!

Al verlo sentado allí, con una expresión tranquila y calmada, Han Yunxi se sintió aliviada de una carga pesada. De alguna manera, ella soltó un suspiro. ¿Vino por su culpa? Una salvaje esperanza surgió en su corazón, incluso contra sus propias expectativas. Más allá de toda duda, las palabras de Long Feiye tienen peso. El emperador Tianhui miró y no dijo nada más, pero agitó la mano para hacer un gesto a Han Yunxi para que se levantara.

Solo mucho tiempo después, Han Yunxi supo que incluso la emperatriz tenía que presentar sus respetos fuera de las cortinas del estudio imperial hasta que el emperador le diera permiso para entrar.

—Gracias a su majestad —Han Yunxi se levantó, lanzándole a Long Feiye una mirada agradecida. Desafortunadamente, él no estaba mirando hacia ella.

Aunque ella y el emperador eran hermanos ahora, todavía hay diferencias entre un gobernante y sus ministros. Ni siquiera podía entrar en los ojos del emperador. Long Feiye permaneció sentado, mientras ella permanecía de pie.

—Zhen[1] escuchó a la emperatriz decir que el coma de Mu Qingwu y la erupción de la Princesa Changping dejaron a todos los médicos al final de su ingenio. Sin embargo, ¿los curaste con una sola receta?

El emperador Tianhui fue directo al punto, mirando con desdén a Han Yunxi. Era obvio que él no la veía como una cuñada.

—Para responder a su majestad, tal cosa sucedió. Sin embargo, estrictamente hablando, el joven general y la princesa Changping no estaban enfermos, sino envenenados. Chenqie sabe cómo tratar los venenos, pero no las enfermedades.

Sin importar qué, Han Yunxi necesitaba decir la verdad. Podía echar un vistazo al príncipe heredero, pero tenía que ser sincera de antemano.

Sin embargo, el emperador solo respondió —Las artes médicas y el veneno son de una sola familia. Zhen escuchó a tu madre decir una vez que el foco de todas las enfermedades se originó a partir de venenos. ¿Debes entender este principio?

Oye…

Han Yunxi evitó, por poco, ahogarse con su saliva. No estaba segura de sí Lady Tianxin, alguna vez, hubiese dicho esas palabras, pero realmente estaban adelantadas a su tiempo. Si lo miras desde la perspectiva de la medicina occidental, el foco de todas las enfermedades realmente proviene de varios venenos. Desafortunadamente, este no es, necesariamente, su caso. Las toxinas y los virus son dos conceptos completamente diferentes. La mayor parte de lo que puede tratar son venenos de plantas y animales naturales o toxinas artificiales. Incluso ignorando eso, las palabras del Emperador Tianhui aún ponían a Han Yunxi en una posición difícil. Ella era incapaz de negar las palabras de su madre, pero no podía explicarle la verdad al emperador de una manera que él entendiera.

Han Yunxi reflexionó un poco, antes de responder humildemente.

—Las artes médicas y los venenos son una familia en el más alto nivel de médicos y especialistas en venenos. Yunxi solo ha aprendido la superficie de las habilidades de mi madre.

—Je, je, no es de extrañar que la emperatriz dijera que eres modesta. Las enfermedades que su padre y el médico imperial Gu ni siquiera pudieron curar, fueron arregladas tan fácilmente, en cuanto fueron entregadas en su mano. Si eso solo cuenta como la superficie, ¿no serían tu padre y el médico imperial Gu no mejores que basura inútil? —Preguntó el emperador Tianhui con severidad.

—Para responder a su majestad, el Divino Doctor Han y el médico imperial Gu pueden tratar enfermedades, mientras que Yunxi puede tratar venenos. Estas son dos cosas diferentes, por lo que no se pueden comparar —Han Yunxi aún trató de explicar.

Pero el emperador perdió la paciencia y se volvió infeliz.

—Qin Wangfei, Zhen te convocó para tratar una enfermedad, ¡no para verte actuar de manera modesta! ¡Zhen está contando con usted para curar al príncipe heredero con un tazón de medicina también! ¿No podría ser que seguirás ocultando tus profundos conocimientos?

Con estas palabras, el corazón de Han Yunxi dio un vuelco. Dios sabe cómo la emperatriz le había alimentado toda esta charla. Ahora, el emperador creía firmemente en los rumores de que ella es una doctora altamente cualificada.

-o-


[1] Zhen (朕) – el real ‘Nosotros’, un pronombre personal utilizado exclusivamente por el emperador para referirse a sí mismo.

| Índice |

2 thoughts on “Consorte experta en venenos – Capítulo 51: El coraje, se ha ido

  1. Helen says:

    Pareciera que cuando todo va bien el mundo se voltea y le da la espalda a la pobre Yunxi 😤 espero siempre salga victoriosa y los abofetee

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *