Consorte experta en venenos – Capítulo 53: Con certeza, él está equivocado

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami 


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslation. Se le da el respectivo crédito al equipo de traducción inglesa.] 

Han Yunxi estaba indignada.

—No extienda el Dao a aquellos que no lo aprenderán, no toque las puertas para aquellos que no quieren tratamiento[1]

Esa es la razón por la que ella todavía entendía.

Fue el emperador Tianhui quien quiso su diagnóstico, así que, ¿por qué sonaba como si ella fuera la única que vino a mentirles? ¿Cuándo buscó la fama y los cumplidos? ¿Cuándo ganó renombre engañando al público? ¿No fueron esos rumores afuera, propagados por personas de manera intencional?

Los dos pequeños eunucos que estaban a punto de acercarse a ella se detuvieron, demasiado asustados para hacer movimientos repentinos. La emperatriz viuda y la emperatriz no podían creer lo que veían. ¿No era esta chica demasiado audaz, actuando tan desenfrenada ante el emperador? Mientras tanto, los labios de Long Feiye se alzaron en una curva atractiva.

En el silencio, Han Yunxi abrió la boca y habló lentamente palabra por palabra.

—Su majestad, no me importa quién fue el que le diagnosticó un pulso de embarazo. Lo diré una vez más, el príncipe heredero parece tener un pulso suave, no un embarazo. Si me llamaste aquí solo para corroborar los resultados de otra persona, ¡encontraste a la persona equivocada!

Estas palabras, dejaron al emperador Tianhui mudo. El pulso de embarazo se había verificado hace mucho tiempo, por lo que había invitado a Han Yunxi para que tratara la enfermedad. Después de que el estómago del príncipe heredero se hinchó, Han Congan le había recetado una píldora para el aborto involuntario, pero no tuvo ningún efecto. Han Congan ni siquiera sabía por dónde empezar el tratamiento, por lo que solo tomó el pulso del príncipe heredero a diario y lo alimentó con decocciones fortificantes para su cuerpo. ¡El emperador Tianhui no pudo evitar temer que, algún día, el príncipe heredero realmente daría a luz a un bebé!

Sin embargo, nunca esperó que Han Yunxi encontrara algo más, además de un pulso de embarazo.

Al ver que el emperador todavía se veía tan furioso como antes, Han Yunxi continuó hablando.

—Majestad, es imposible que un hombre esté embarazado. Yunxi se atreve a garantizar, con su vida, que su alteza, el príncipe heredero, no tiene un pulso de embarazo. El foco de su enfermedad debe estar en su estómago, tal vez en la forma de un sarcoma gigante[2]. Por eso parece estar embarazado y terminó con ese tipo de lectura de pulso. ¡Si no se trata, el crecimiento del sarcoma pondrá en peligro la vida del príncipe heredero!

Estas palabras, sorprendieron a todos en el lugar.

¿Esta mujer, realmente, se atrevió a hablar con tanta seguridad de su diagnóstico?

Han Congan había tratado la enfermedad durante siete años, convencido de que se trataba de un pulso de embarazo y de que hay un bebé en ese estómago. Han Yunxi, ah, Han Yunxi, ¿por qué ella lo llamaría un sarcoma de estómago?

Long Tianmo, de repente, se dio la vuelta. No pudo evitar admitir que no tenía ninguna expectativa de Han Yunxi, pero los resultados de estos exámenes revelaron un poco de esperanza en su mirada. Si no fuera un pulso de embarazo sino una enfermedad extraña, o el sarcoma de Han Yunxi, ¡entonces, su vida entera podría cambiar! La verdad es que un pulso de embarazo verificado, incluso si se curaba, llevaría a una marca oscura en el resto de su vida. Una vez que fuera expuesto, sería ridiculizado por todos bajo el cielo. Si fuese algún tipo de tumor tóxico, entonces, eso está dentro de la norma. No tendría que esforzarse tanto para protegerse contra el espionaje y las investigaciones de otros hijos imperiales. Al ver el rostro testarudo de Han Yunxi, Long Tianmo, repentinamente, sintió ganas de creerle.

Mientras tanto, la expresión de la emperatriz se complicó. Por supuesto que ella quería que su hijo estuviese mejor, ya que él es todo para ella. Sin embargo, realmente no tenía forma de creer completamente en Han Yunxi, y mucho menos en que ella se desempeñará bien en esta tarea.

—Yunxi, pero…tu padre le revisó el pulso todos los días durante los últimos siete años. ¿Podría haberse equivocado todo este tiempo? —Preguntó la emperatriz con preocupación.

Estas palabras, le recordaron a Han Yunxi, lo que había dicho el emperador Tianhui y el príncipe heredero, haciendo añicos sus esperanzas. Un pulso insignificante no era nada para un médico ordinario, y mucho menos para Han Congan. La mirada de Han Yunxi se volvió compleja, antes de continuar con determinación.

 — ¡Entonces, es su error!

Esta…

—Yunxi, ¿qué te parece si te quedas unos días y observas un poco más? —Dijo la emperatriz.

—Estoy cien por ciento segura de que está equivocado —La voz de Han Yunxi no era muy fuerte, pero no dejaba lugar a dudas. Al ver su expresión seria y cierta, incluso la emperatriz se conmovió.

Entonces, Long Tianmo habló.

—Padre imperial, llama a Han Congan para que la enfrente.

El emperador Tianhui se detuvo por unos momentos antes de responder.

— ¡Alguien, llama a Han Congan aquí!

Mientras esperaban, reinó el silencio. Todos estaban llenos de dudas y anticipaciones, mientras miraban hacia Han Yunxi. Como profesional médico por oficio, estaba acostumbrada a ese tipo de miradas. Actuó como si no hubiera nadie allí y se sentó tranquilamente a un lado, su mente estaba buscando seriamente ejemplos y casos que había estudiado antes. La enfermedad del príncipe heredero es extremadamente extraña, pero por extraño que parezca, no tiene precedentes. En sus recuerdos, recordó un caso de sus días escolares. Hubo alrededor de cien casos similares registrados en los textos de la historia médica moderna, aunque rara vez se vieron.

Ella había albergado dudas desde que comprobó el pulso, y al ver el estómago del príncipe heredero solo hizo que su diagnóstico fuera más definitivo. Esa charla sobre el sarcoma era algo que ella usaba como excusa. En cuanto a la naturaleza exacta de esta enfermedad, ella sabía muy claramente que no se podía hablar en voz alta. Una vez que lo hiciera, seguramente perdería su vida. El problema que enfrentaba ahora era cómo desafiar a Han Congan.

Han Congan llegó muy rápido.

Es un hombre de unos cincuenta años, con una barba grisácea como una cabra y una túnica gris. Aunque trató, intencionalmente, de ser discreto en el palacio, fue difícil ocultar su, impresionante y digno, comportamiento como jefe de su hogar. Esta era la primera vez que Han Yunxi vio a su “padre” desde que viajó en el tiempo.

Han Congan ingresó y expresó sus respetos a todos, incluso a Han Yunxi, a quien llamó Qin Wangfei. Han Yunxi sonaba genial y distante cuando le devolvió el saludo.

Hacia este padre, ella no solo sentía extrañeza, sino también odio. En toda su vida, lo único que ella despreciaba eran los hombres que envidian a la mujer. Han Congan es uno de esos hombres. Ese año, Lady Tianxin murió durante el parto. ¿Por qué dio a luz a una hija fea, afligida con las cicatrices venenosas más comunes? Algo que incluso un médico promedio podía reconocer fue dejado sin control y sin tratamiento. Tarde o temprano, Han Yunxi encontraría la respuesta a estas preguntas.

La emperatriz no podía esperar para expresar sus dudas.

—Han Congan, Qin Wangfei cree firmemente que el príncipe heredero tiene un tumor maligno en su estómago. ¿Qué piensas?

Han Congan, originalmente, pensó que Han Yunxi estaría perdida ante esta extraña enfermedad, razón por la cual el emperador Tianhui lo había convocado. De alguna manera, las cosas habían resultado de este modo. Le dio a Han Yunxi una mirada incrédula. Esta maldita chica es demasiado atrevida. Incluso si estudió los textos médicos personales de su madre, solo aprendió algunas artes venenosas. Pero ella se atrevió a hacer tal diagnóstico?

Han Congan negó con la cabeza.

—Qin Wangfei, ¿tienes pruebas de tu tumor maligno?

— ¿Entonces, tienes pruebas para tu feto? —Le preguntó Han Yunxi.

Los labios de Han Congan se curvaron en una mueca.

—El pulso es la prueba, el abdomen de Su alteza, el príncipe heredero, también es una prueba. Qin Wangfei, incluso los directores de la Academia Médica de la Nube Real han verificado que se trata de un pulso en el embarazo.

—El pulso del embarazo es exactamente el punto de disputa. El pulso en sí no es evidencia suficiente —la actitud de Han Yunxi se volvió rígida.

Si no fuera por su estado y por todas las personas presentes, Han Congan habría perdido la paciencia hace mucho tiempo. No es de extrañar que en estos días la emperatriz viuda y la gente de la emperatriz siguieran buscándolo para interrogarlo. Esta maldita chica, realmente, se había convertido en una persona completamente diferente. Si esto fuera el pasado, incluso si ella ahora es Qin Wangfei, ¡no debería hablarle de esa manera!

—Usted dice que es un sarcoma, pero ¿cómo puede saberlo? —Preguntó Han Congan. Incluso si esta maldita chica tuviera habilidades extensas, un diagnóstico no podía alejarse mucho de la realidad del pulso. Ella dijo que el pulso no era evidencia; bueno, le gustaría ver qué prueba ofrecería en su lugar.

— ¡Veneno! —Han Yunxi estaba sumamente confiada.

Estas palabras, hicieron que todos contuvieran el aliento. ¿En realidad es veneno?

—Su Alteza, el Príncipe heredero, fue envenenado con una toxina liudu[3]. Este veneno no quitará una vida de inmediato, pero permanecerá en el cuerpo durante largos períodos de tiempo y absorberá todo el qi sucio y fangoso de los órganos circundantes para convertirse en un tumor maligno. Cuando el tumor crezca lo suficiente, como para presionar los pasajes vitales, su vida estará en peligro.

Todas estas, son mentiras inventadas por Han Yunxi, pero permaneció tranquila y apacible, como pretendía. Todos los presentes estaban boquiabiertos ante sus palabras, sin pensar en que un veneno tan peligroso pudiera existir en este mundo, ¡mucho menos, que esta fuese la causa de la enfermedad del príncipe heredero! ¡Esto era completamente diferente de un pulso de embarazo y el abdomen hinchado!

En comparación con un hombre embarazado, las palabras de Han Yunxi parecían mucho más sensibles y confiables. Incluso la emperatriz, que tenía la intención de dificultarle las cosas, reveló una expresión llena de sorpresa. Con las cosas como estaban, ella realmente quería creer en Han Yunxi. Han Congan se sorprendió también.

Le tomó un tiempo preguntar:

—Entonces… ¿tienes pruebas?

Han Yunxi no diría algo tan tonto como que lo vio desde el pulso. Sus ojos brillaban con confianza en sí mismos cuando dijo.

—Puedo disolver el veneno y extraer el tumor maligno. Ya han pasado siete años, pero ¿puedes dar a luz a un bebé de ese estómago?

—Tú… —Han Congan no pudo soportarlo más y retrocedió dos pasos, con la cara llena de incredulidad. Los que no sabían que eran padre e hija, probablemente, pensarían que eran rivales en competencia.

— ¡Estimado wangfei, no puedes hacer bromas con la vida de Su Alteza, el Príncipe Heredero! —Dijo Han Congan con seriedad.

Aunque no estaba familiarizado con el veneno, no quería creer que el príncipe heredero podría ser una de sus víctimas. Era claramente un pulso de embarazo, y su estómago, claramente, tenía una vida. Incluso si estaba equivocado, ¿se confundiría también la principal academia médica de los directores médicos?

Aunque todos los directores médicos se habían ido, estos años, había consultado a algunos de ellos en secreto para discutir este problema. El pulso de embarazo era una cosa determinada, por lo que tuvieron que discutir cómo reducir el estómago del príncipe heredero y matar al feto sin poner en peligro su vida. Las pastillas para el aborto eran completamente ineficaces, por lo que tendrían que intentar un parto. Pero si el parto es muy peligroso para una mujer, ¿cuánto más sería para un hombre?

A decir verdad, ninguno de ellos había descubierto de dónde un hombre daría a luz a un hijo. Nadie se atrevió a usar un cuchillo para hacer cirugía, tampoco. Además, si realmente cortan a un niño, sus vidas se perderían. El emperador había creído en el pulso del embarazo desde hace mucho tiempo, pero todavía tenía un poco de esperanza en su corazón por alguna otra posibilidad.

—Como Qin wangfei, no tomaría la vida del príncipe heredero como una broma. En cambio, eres tú quien ni siquiera puede decir por su pulso que ha sido envenenado y arrastrado en esto durante siete años. ¡¿No sabes que tratar el veneno temprano hubiera impedido que el estómago de su alteza se hiciera tan grande?! ¡Tú eres el que desperdició siete años de la vida del príncipe heredero! —Han Yunxi refutó furiosamente.

Podía admitir que estaba aprovechando la oportunidad para vengarse.

No piense que ella no sabía cómo Han Congan metió su pie en los asuntos del joven general. Sin siquiera mencionar su acoso y humillación en la casa de Han, la disposición de su padre a sacrificar a una hija por el bien de hacer las paces con la emperatriz viuda, fue suficiente para hacer que Han Yunxi lo odiara con toda su vida. ¿Un hombre así, merecía ser su padre?

— ¡Tú, estás hablando sin sentido! ¡Disparates! —Han Congan se agitó, censurándola sin pensar en su estado.

Sin embargo, Han Yunxi mantuvo la compostura.

—Audaz Han Congan, ¿es así como le hablas a la Qin wangfei? Un inferior va en contra de un superior, ¿no debería esto ser castigado? —Estas palabras, fueron demasiado inesperadas. Nadie pensó que un Qin Wangfei no querido como Han Yunxi mantendría su noble estatus contra Han Congan delante de todos.

Esta mujer es demasiado interesante, ¿verdad?

La curva en los labios de Long Feiye se hizo cada vez más atractiva, mientras que el emperador Tianhui se masajeó la barbilla pensando.

Han Congan se sorprendió, más allá del habla, mientras seguía sacudiendo la cabeza con incredulidad, incapaz de decir una palabra. Han Yunxi se colocó por encima de las masas, mientras lo miraba desdeñosamente.

—Ya sea que esté hablando sin sentido, se probará una vez que extraiga el tumor maligno —Mientras hablaba, se volvió hacia el emperador Tianhui.

—Majestad, ya he explicado los resultados de mi examen. Por favor, tome la iniciativa para aprobar o denegar el tratamiento.


[1] no extienda el Dao a aquellos que no lo aprenderán, no toque las puertas para aquellos que no quieran tratamiento (道 不 传 经, 医 不 叩门) – daobu chuanjing, yibu koumen, básicamente significado No empujarse sobre los demás.

[2] sarcoma (肉瘤) – rouliu, básicamente un tumor de carne.

[3] liudu (瘤 毒) – literalmente “tumor maligno” al revés, como en “veneno tumoral”.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 53: Con certeza, él está equivocado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *