Consorte experta en venenos – Capítulo 70: Asustada, ir tan lejos como para sobornarla

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Tan pronto como vio a Han Yunxi acercarse, la actitud del emperador Tianhui cambió por completo. —Yunxi, ven, ven. Toma rápidamente el pulso de Tianmo. Todos los médicos imperiales dicen que es normal, pero deberías echar un vistazo.

¡Sólo el cielo sabe cuánto, el despertar del príncipe heredero, había hecho feliz al emperador Tianhui!

Desde “Han Yunxi” hasta “Qin Wangfei” y finalmente “Yunxi”, Han Yunxi se sintió muy cómoda al escucharlo. Ahora, sabe que su arduo trabajo no había sido desperdiciado. No importa cómo el emperador Tianhui la viera en su corazón, al menos, le había dado el respeto que merecía y reconoció su posición. Cuando ella se acercó, la emperatriz viuda y la emperatriz salieron rápidamente del camino. Ambas tenían expresiones amables y geniales. Incluso Long Tianmo, que la había despreciado antes, tenía una cara llena de gratitud.

—Tía Imperial Qin, ¡has trabajado duro!

Han Yunxi esbozó una sonrisa falsa, mientras se sentaba y, con cuidado, le tomó el pulso. Con esto, toda la habitación quedó en silencio, lo suficiente como para escuchar una aguja caer. Aunque, generalmente, no había problemas, Han Yunxi había tomado medidas personalmente, poniendo nerviosos a todos. Solo Gu Beiyue vio a Han Yunxi fingiendo ser seria e inconscientemente reveló una cálida sonrisa.

Esta mujer es hermosa, incluso cuando sólo pretende hablar en serio.

Han Yunxi, finalmente, habló después de actuar de forma grave. —No hay problema. Deje que se recupere por unos días, mientras la herida, poco a poco, se va cerrando. Después de que se cure, puede levantarse de la cama. Desde que tomó la píldora de sangre vital, no hay necesidad de tomar tónicos. Estará bien.

El emperador Tianhui asintió con la cabeza. —Médico imperial Gu, todo dependerá de ti.

— ¡Sí! —Gu Beiyue respondió en voz baja.

Han Yunxi se levantó y soltó un suspiro. Finalmente, había terminado de lidiar con este asunto espinoso, y la tensión que sintió en su cabeza se fué gradualmente, permitiéndole estar completamente relajada. Aunque ella dijo que había intercambiado sus errores con buenas acciones para salvar a las tres generaciones del Clan Han, el Emperador Tianhui todavía le otorgó recompensas. Le dio al eunuco una gran pila de cosas, demasiado para que Han Yunxi las recuerde. Ella solo podía expresar su agradecimiento.

El emperador Tianhui quería pasar más tiempo con el príncipe heredero, pero como había asuntos urgentes a la mano, tuvo que irse primero. Antes de partir, le dijo a Han Yunxi que visitara el palacio a menudo y le hiciera compañía a la emperatriz viuda. Han Yunxi dio una sonrisa brillante y estuvo de acuerdo. Excepto que su corazón todavía estaba inquieto. La emperatriz viuda y la Gran Concubina Yi son enemigas irreconciliables, entonces, ¿cómo podría el emperador Tianhui no saberlo? Además, su relación con Long Feiye era aún más delicada, por lo que sería mejor si ella no se entrometiera, menos en los asuntos judiciales.

♦ ♦ ♦

Hace mucho tiempo ella entendió una cosa de su madre al salvar a la emperatriz viuda. La familia imperial nunca estaría realmente agradecida. Quizás, podría decirse que no suavizarían sus corazones y abandonarían sus propios intereses sólo porque estaban agradecidos.

Incluso si ella salvó su preciosa vida.

Han Yunxi solo consideró este evento como deshacerse de un problema.

—Tía Imperial Qin, cuando me haya recuperado completamente, ¡te llamaré para agradecerte en persona! —Long Tianmo todavía estaba inmerso en la felicidad y parecía sincero.

Han Yunxi sonrió. —Es un asunto pequeño. No necesita guardarlo en su corazón, que el príncipe heredero descanse bien. Si algo es incómodo, tienes que decírselo al médico imperial Gu.

♦ ♦ ♦

Después de manejar todo, Han Yunxi salió por las puertas con la emperatriz viuda y la emperatriz. Estaba a punto de despedirse cuando la emperatriz viuda le agarró la mano, tan íntima como la última vez que se encontraron en la corte.

—Yunxi, no te vayas todavía. Ven a cenar a mi casa. Te has cansado todos estos días, así que tengo que recompensarte generosamente con comida y bebida.

—Jejeje, Yunxi, esta anciana nunca ha dejado a nadie atrás para la cena. ¡Eres tan afortunada! —Dijo la emperatriz con una sonrisa.

Sólo el cielo sabía si estas palabras eran ciertas, pero el discurso obligó a Han Yunxi a hundirse. Si ella se negara, le estaría dando a la emperatriz viuda muy poca cara.

—Entonces, Chenqie aceptará respetuosamente, en lugar de declinar cortésmente —Han Yunxi parecía encantada, pero se quejaba en su corazón. ¡Solo quería regresar y darse un baño antes de acostarse! Sabía que cuando la emperatriz viuda hablara en su nombre, nada bueno saldría de eso. ¡sólo los cielos saben lo que la emperatriz viuda quería hacer esta vez!

La emperatriz viuda caminó en el medio, flanqueada a ambos lados por Han Yunxi y la emperatriz. Durante todo el camino hacia los pasillos de la emperatriz viuda, Han Yunxi permaneció en silencio, hasta que sus pensamientos se dirigieron a Long Feiye.

¿Dónde está ese hombre ahora? ¿Salió del palacio o todavía está con el emperador Tianhui? ¿Podría llevarla a casa?

La realidad demostró que Han Yunxi había pensado demasiado. En los pasillos de la emperatriz viuda, se había preparado una cena. Una suntuosa variedad de vinos finos y manjares hizo que Han Yunxi se tragara la saliva al verlo. Ella no había ingerido comida caliente durante días y se sentía hambrienta. Después de sentarse e intercambiar algunas expresiones educadas, Han Yunxi vio a la emperatriz viuda y la emperatriz mover sus palillos, antes de comenzar a masticar felizmente.

—Yunxi, no hay necesidad de ser cortés. Solo trata esto como si estuvieras comiendo en tu propia casa. Soy diferente de tu mufei, no tenemos muchas reglas de etiqueta aquí —la emperatriz viuda estaba planeando conseguir comida para Han Yunxi, pero Han Yunxi se había servido bastante. No parecía haber escuchado las palabras de la emperatriz viuda, pero enterró la cabeza para atiborrarse de comida.

Han Yunxi no estaba avergonzada, pero la emperatriz viuda y la emperatriz intercambiaron miradas, sintiéndose incómodas.

—Mira eso, debes estar hambrienta. Come más, come más —se apresuró a decir la emperatriz, construyendo un escenario para la emperatriz viuda.

Han Yunxi estaba escuchando. Las primeras palabras habían sido una comparación con la Gran Concubina Yi, entonces, ¿qué quería la emperatriz viuda? Ella no habló. El cielo era grande y también la Tierra, pero, en este momento, su estómago era el más grande. Cualquier evento que sacudiera el cielo no la obligaría a hacer nada, antes de que llenara su estómago primero.

La emperatriz viuda sorbió unos bocados de sopa y continuó. —Yunxi, entonces, tu madre…

—Estimada emperatriz viuda, ¿qué cocinero hizo esta sopa? Es deliciosa —interrumpió Han Yunxi con una sonrisa.

—El jefe de las cocinas imperiales lo hizo él mismo y lo presentó aquí. Si lo deseas, ven a menudo y me aseguraré de que te llenes bien —respondió la emperatriz viuda con una sonrisa.

—Chenqie no se atreve —dijo Han Yunxi.

— ¿Por qué no te atreves? No lo sabes, pero, antes de tu compromiso, ésta casi te reclamó como…

—Estimada emperatriz viuda, este plato también es bueno. ¿Fue hecho por el jefe de cocina también? —Han Yunxi la interrumpió de nuevo.

Finalmente, la emperatriz viuda solo pudo sonreír hipócritamente, mientras asentía en silencio. Por lo tanto, Han Yunxi terminó su comida sin problemas y sin obstáculos, sintiéndose muy satisfecha. Siempre podían discutir asuntos después de que ella comía y bebía a su gusto.

Después de limpiarse y cambiarse a una mesa de té, la emperatriz viuda, finalmente, tuvo la oportunidad de abrir la boca, pero, en realidad, continuó con el tema que había dejado antes. —Yunxi, antes de tu compromiso, ésta siempre te reclamaba como una hija adoptiva. Tu madre también estuvo de acuerdo personalmente.

Al escuchar esto, la mano de Han Yunxi que sostenía la taza de té se puso rígida. ¿Cuáles eran los motivos de la emperatriz viuda al decir estas cosas? Ella no habló, pero continuó esperando.

La emperatriz viuda hizo una pausa antes de sonreír —Yunxi, ah, ¿todavía quieres ser la hija adoptiva de ésta?

La boca de Han Yunxi se torció. —Estimada emperatriz viuda, fueron tus bendiciones las que casaron a Yunxi con el duque de Qin. Yunxi se atreve a decir que hace mucho tiempo que consideraba a la estimada emperatriz viuda como de su familia.

Hablando desde otra perspectiva, Han Yunxi todavía contaba como la nuera de la emperatriz viuda. Ella realmente quería tomarla como una hija adoptiva. La inteligente Han Yunxi olfateó instantáneamente el aroma de alguien que intenta conquistarla.

—Jeje, bueno, una nuera todavía no es tan íntima como una hija —bromeó la emperatriz viuda, tomando la mano de Han Yunxi con una sonrisa.

Han Yunxi lanzó una mirada por el rabillo del ojo a la emperatriz. De hecho, la cara de la emperatriz, al instante, se volvió fea. Por supuesto, las palabras de la emperatriz viuda no estaban destinadas a la emperatriz, sino a la Gran Concubina Yi. Han Yunxi era la nuera de la Gran Concubina Yi, pero ahora la emperatriz viuda quería tomarla como hija. ¡Lo que quería decir era, que quería sobornarla para contrarrestar a la Gran Concubina Yi!

Han Yunxi, finalmente, entendió por qué la emperatriz viuda quería comprometer a la hija de su salvadora con el hijo de su enemigo. ¡Era para que ella pudiera actuar como una espía y agente encubierta! Excepto, ella nunca esperó que la niña se convirtiera en una mujer fea e inútil.

Dejando de lado el hecho de que no quería ser espía, Han Yunxi, definitivamente, se negaría a espiar el lado de Long Feiye. La rivalidad entre la emperatriz viuda y la Gran Concubina Yi es, básicamente, como la rivalidad entre el emperador y Long Feiye. ¡Que ella fuera una agente encubierta al lado de Long Feiye significa que está buscando la muerte! Aunque las palabras de la emperatriz viuda están encubiertas, una persona inteligente podía entender muy claramente cuando escuchaba.

Al ver a Han Yunxi vacilar, la emperatriz viuda le hizo una seña a la emperatriz, quien habló. —Yunxi, la emperatriz viuda no tiene hijas. Ella siempre ha querido una, por lo que, una hija adoptiva sería lo mismo que una verdadera. Si alguien te intimida en el futuro, no solo la emperatriz viuda y yo misma, sino que incluso el emperador no los dejará escapar fácilmente.

Tsk, tsk, Han Yunxi suspiró con emoción en su corazón. Qué tentación tan irresistible. ¿Esto le decía que con solo aceptar haría del emperador alguien de quien depender? Al ver la cálida sonrisa de la emperatriz y la mirada expectante de la emperatriz viuda, Han Yunxi realmente quería decirles, los espías a lo largo de los siglos siempre son asesinados después de haber sido utilizados. Confiar en alguien era solo promesas vacías.

En silencio terminó su té y sonrió. —Una hija es, naturalmente, más íntima que una nuera.

—Por supuesto, por supuesto —la emperatriz terminó asintiendo.

—Al final, una nuera sigue siendo una extraña —dijo Han Yunxi nuevamente.

La emperatriz pensó que había aceptado e inmediatamente asintió con la cabeza.

— ¡Una nuera no es íntima! —Dijo una vez más Han Yunxi.

En este punto, la emperatriz se dio cuenta de que algo estaba mal. Ella era una nuera y su suegra estaba justo a su lado. La infelicidad pasó velozmente por sus ojos, pero la mantuvo dentro. Solo dejó de asentir. La emperatriz viuda, sin embargo, estaba muy complacida con tales palabras. Ella dijo antes, si Han Yunxi podía curar al príncipe heredero, entonces, renunciaría a viejos rencores e iría de acuerdo con los planes anteriores de años atrás para plantar a Han Yunxi como su espía en la casa del duque de Qin. Originalmente, esperaba que Han Yunxi lo considerara por mucho más tiempo, pero la mujer realmente aprobó sus palabras.

—Yunxi, es mejor de lo que entiendes. ¿Por qué no nos ocupamos de este asunto como…

Antes de que la emperatriz viuda pudiera terminar, Han Yunxi se levantó e hizo una reverencia respetuosa. —Ganar la estima de la emperatriz viuda es la fortuna de Yunxi. Yunxi agradece a la estimada emperatriz viuda.

La emperatriz viuda estaba muy complacida y levantó una mano para ayudarla a levantarse. —Niña tonta, si tu madre no hubiera fallecido temprano, y no tuviéramos estos malentendidos, no hubieras tenido que sufrir. Con el apoyo de ésta, la Gran Concubina Yi no se atreverá a causarte dificultades.

Han Yunxi sonrió levemente, aparentemente indefensa. En realidad, ella se estaba burlando de ellas. —Estimada emperatriz viuda, aunque mi madre ya falleció, Yunxi ya se ha convertido en una mujer casada con un esposo. Yunxi no puede aceptar por sí misma para ser tu hija adoptiva, pero ¿quizás la estimada emperatriz viuda pueda preguntarle al duque de Qin?

¿Qué?

Las palabras sorprendieron a la emperatriz viuda y a la emperatriz, cuyos rostros cambiaron instantáneamente. Un brillo siniestro y despiadado se elevó en los ojos de la emperatriz viuda, antes de que casi lo perdiera. Han Yunxi, ah, Han Yunxi. ¡Hablamos durante tanto tiempo pero solo estabas jugando!

Sabía que este problema iba a atacar a la Gran Concubina Yi y al Duque de Qin, ¡pero se atrevió a decir que debería discutirlo con el Duque de Qin!

¡Bien hecho!

Una llamada “mujer casada con esposo” la rechazó completamente. ¡Un rechazo completamente ingenioso! Le hizo imposible a ella y a la emperatriz perder los estribos o echarle la culpa. ¡Si supieran que sería así, ella no habría hablado a favor de evitar las tres generaciones del Clan Han!

Las manos escondidas en sus amplias mangas se apretaron en puños, mientras ella reprimía su temperamento. La emperatriz viuda ni siquiera pudo encontrar la oportunidad de salir de esta posición incómoda. Si las noticias llegaran a oídos del duque de Qin y la gran concubina Yi, no solo sería una broma, sino que también tomarían precauciones contra ella.

La emperatriz también estaba furiosa. —Aiya, si no menciona al duque de Qin, me habría olvidado del asunto. Madre imperial, te gusta Yunxi, pero, al final, es una de las personas del duque de Qin. Deberías saber de la Gran Concubina Yi y los ánimos del Duque de Qin. Argumentando por el simple hecho de discutir, ¡tales cosas no se harán si se enteran de ello!


Selena
¿Querían utilizar a Han Yunxi? No pueden, ahora tiene un esposo que cada vez está más cerca… jejeje Creo que les salió el tiro por la culata…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *