Consorte experta en venenos – Capítulo 86: Estado del almacén

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


El almacén de la familia Han estaba ubicado detrás del patio principal de nombre Cien Hierbas de Han Congan. Era un lugar subterráneo secreto, cuya entrada no estaba custodiada por sirvientes normales, sino por guardias, quienes sabían artes marciales. A pesar de que Han Congan había sido encarcelado, estos guardias seguían vigilando, esperando que apareciera el próximo jefe de la residencia.

El almacén era un área prohibida, donde no cualquiera podía entrar cuando quisiera. El pequeño criado se detuvo lejos y dijo: —Estimada Wangfei, siga adelante. Este sirviente te esperará aquí.

♦ ♦ ♦

Han Yunxi se acercó y fue inmediatamente abordada por un guardia. —¿Quién eres? ¿Te atreves a acercarte al almacén sin autorización?

—La hija de la primera esposa, Han Yunxi —respondió fríamente Han Yunxi.

El guardia la miró atentamente, antes de reconocer sus rasgos. Aun así, permaneció impasible. —Ya que es la Joven Señorita mayor, usted debería conocer las normas.

Han Yunxi sacó tranquilamente la llave del almacén. —Ver la llave del almacén es equivalente a ver al jefe de la casa, todos ustedes deberían entender esto también.

En respuesta a sus acciones, el guardia se alarmó mucho. Los guardias restantes se acercaron para echar un vistazo y comprobaron que, efectivamente, era la llave del almacén. En realidad, ver la llave era como ver a su maestro. Como subordinados, no tenían derecho a preguntar dónde había obtenido la llave, solo podían dejarla pasar respetuosamente. Han Yunxi entró con valentía. Desde la infancia, había oído que el almacén de la familia Han era enorme, pero no se dio cuenta de la magnitud de su tamaño hasta que ingresó.

El lado izquierdo del almacén era para el dinero, lleno de oro y sycee de plata[1]. Estas eran las reservas financieras de la familia Han y solo se usaban como último recurso. El lado derecho del almacén era el depósito de medicinas. Han Yunxi acababa de llegar a la puerta cuando el olor de los ingredientes medicinales asaltó sus fosas nasales. Un olor tan familiar que la hizo sentir muy cómoda.

El almacén de medicamentos era como una biblioteca a pequeña escala, llena de estantes altos de medicamentos con etiquetas de clasificación a los lados. Cada cajón de la pila tenía el nombre de varios ingredientes, divididos en distintas y detalladas categorías, por lo que, era fácil encontrarlos. Muy rápidamente, Han Yunxi encontró la sección de venenos. La familia Han no se especializaba en venenos, sino en medicina, por lo que estos no eran verdaderos venenos. Más bien, eran plantas venenosas que podían usarse con fines medicinales.

No lo sabría si no hubiera mirado, pero las reservas secretas de ingredientes de la familia Han sorprendieron a Han Yunxi por su alcance y amplitud. Era de la más alta calidad, mucho mejor de lo que se había imaginado. Lástima que, revisando todos los cajones y esquinas, solo encontrara los siete venenos de serpientes comunes. Desde el principio hasta el final, no hubo señales de los otros tres venenos más raros.

Parece que esos tres venenos de serpiente no provienen de la familia Han después de todo. Otra pista que no servía para nada.

Han Yunxi cerró el último cajón con un suspiro, antes de ver un escritorio por el rabillo del ojo. Encima, había un libro, sus páginas se abrieron hasta la mitad. Ella se acercó y leyó la portada, solo para ver las palabras: 《Canon médico de la familia Han》. ¡Así que esto también estaba aquí!

Hizo una pausa, antes de esconder el libro en su manga, una sonrisa astuta apareció en sus labios mientras murmuraba para sí misma. —Es demasiado pronto para dárselo a Yi’er, ¡así que por ahora lo guardaré en su nombre!

Durante todo el camino fuera del almacén, Han Yunxi mantuvo la cabeza inclinada, sumida en sus pensamientos. Podía eliminar a la familia Han de la lista de sospechosos, por lo que, ahora, todo lo que podía hacer era verificar el progreso de la investigación con Mu Qingwu. Realmente, esperaba poder ver a Gu Beiyue pronto. Con sus conexiones, ella no tendría que esforzarse tanto para rastrear las cosas.

♦ ♦ ♦

No mucho después de que ella dejara el almacén, el pequeño sirviente la alcanzó. —Estimada wangfei, ¿regresa a casa? Este sirviente te acompañará a la salida.

Han Yunxi lo miró fijamente antes de preguntarle: —¿Cuál es tu nombre?

—Para responderle a la estimada wangfei, este subordinado se llama Wang Xiaosi[2] y soy quien vigila las puertas. Conozco a todos los que entran y salen de la casa  —se apresuró a responder Wang Xiaosi.

Han Yunxi solo estaba buscando a alguien para usar, pero no esperaba que apareciera un voluntario tan bueno.

Ella dijo en voz baja: —Cuida el patio de la Séptima Señora, ¿entendido? —Habiendo dicho esto, arrojó un sycee de plata—. Tómate una copa con algunos de tus hermanos. ¡Esta wangfei todavía conoce el camino en la mansión Han!

Wang Xiaosi era inteligente. Aceptó el sycee de plata, gratamente sorprendido, mientras expresaba su gratitud. —Muchas gracias estimada Wangfei. Este subordinado está dispuesto a servirla como un perro o un caballo.

Han Yunxi ya se había alejado mientras Wang Xiaosi estaba arraigado en su lugar, inmerso en la alegría. Había vigilado la puerta durante tantos años, pero finalmente encontró la oportunidad de ascender hoy. ¿Por qué no estaría feliz? Dejando de lado el alto estatus de Qin Wangfei, con la llave del almacén en su mano era una prueba de que ella tomaría las decisiones y elegiría al jefe de la mansión en el futuro. Cuando se trataba de disputas patrimoniales, figuras sin importancia como él tenían que elegir cuidadosamente sus posiciones. Mientras siguiera a Qin Wangfei, definitivamente, terminaría en el lado correcto. Si ese era el caso, por supuesto que tenía que conseguir que sus hermanos ayudaran a la Séptima Señora. Mientras sus pensamientos viajaban a ese punto, Wang Xiaosi se guardó alegremente la plata en el bolsillo y se apresuró a irse.

Al mismo tiempo, la Señora Li salió de los arbustos florecientes cercanos, para mirar entre la puerta del almacén y la espalda de Wang Xiaosi que se retiraba. Una sonrisa de desprecio asomó en sus labios…

♦ ♦ ♦

La competencia dentro de la mansión Han era feroz, pero la apuesta de Han Yunxi y Mu Liuyue era un asunto aún más urgente. Solo tenían un mes de tiempo y ya habían pasado casi 10 días. Cuando Han Yunxi regresó a la casa, esperó dos días más con la esperanza de que Gu Beiyue pudiera verla. Pero la tragedia ocurrió.

—Estimada Wangfei, el mayordomo de la casa Gu dijo que el Médico Imperial Gu estará confinado en el palacio durante un mes. En cuanto a los detalles, no pude averiguarlo —informó un joven sirviente.

—¿¡Qué!? —Han Yunxi estaba atónita.

El sirviente pensó que no había escuchado con claridad y repitió: —El mayordomo de la casa Gu dijo que el médico imperial Gu estará confinado en el palacio durante un mes. Le pregunté por qué, pero dijo que no lo sabía.

La cara de Han Yunxi se había puesto blanca. Si el médico imperial Gu no pudo abandonar el palacio durante un mes, ¡entonces, la enfermedad del Emperador Tianhui debe haber empeorado! Un mayordomo no necesariamente sabría esas cosas; incluso si lo hiciera, no se atrevería a decirlo en voz alta.

—¡Esto es malo! —Han Yunxi murmuró para sí misma. Hizo una breve pausa antes de salir a la residencia del general Mu.

♦ ♦ ♦

—Estimada wangfei, este oficial estaba a punto de venir a hacer su informe, no esperaba que vinieras —Mu Qingwu se sorprendió, aunque se regocijó interiormente. Afortunadamente, Liuyue estaba con una amiga o de lo contrario haría otro escándalo con Qin Wangfei aquí.

—¿Hiciste algún progreso investigando la información de la última vez? —Preguntó Han Yunxi.

La última vez, habían analizado las propiedades y la frecuencia de dosificación del veneno de diez mil serpientes antes de reducir a los sospechosos a un miembro de la familia Mu o un invitado frecuente. Incluso alguien de la casa necesitaría que otro le entregara el veneno.

Mu Qingwu no tenía otra opción. —Estimada wangfei, este funcionario lo ha investigado a fondo… —Antes de que Mu Qingwu pudiera terminar, Han Yunxi vio su frente arrugada y supo que no había encontrado nada. Sin embargo, otra pista había fallado.

¿Cómo podría ser esto posible?

Su razonamiento era sólido. El veneno de las diez mil serpientes debía ser usado en el día de la creación, o de lo contrario cambiaría de color y sabor. Con la naturaleza cautelosa de Mu Qingwu, definitivamente, notaría algo extraño. Y para que el veneno se acumulase, era necesario tomarlo una vez cada dos o tres días. No importa qué, este envenenador tenía que ser alguien en términos íntimos con la residencia del general. Pero ya habían investigado e interrogado a todos los sospechosos sin encontrar nada.

¿Olvidaron un detalle o pasaron por alto a alguien?

Para encontrar al enemigo dentro de las filas, solo había dos métodos: uno era continuar la investigación de los sospechosos en la propiedad del General, el otro era rastrear esos tres venenos de serpientes raramente vistos. Este último fue el propósito de la visita de Han Yunxi. Sacó la lista de ingredientes y se los entregó a Mu Qingwu.

—Joven general, estos son los otros tres venenos. Rara vez se ven toxinas, por lo que no las encontrará en las farmacias más conocidas, y mucho menos en las tiendas de medicamentos más comunes. Quizás, la investigación sea más rápida con estos tres venenos de serpientes.

Ella había retenido la lista antes, pero ahora solo podía dárselos a Mu Qingwu en vista de la ausencia de Gu Beiyue. Por lo menos, tendría más conexiones sociales que ella y más oportunidades de encontrar algo. El Joven General miró la receta durante un largo rato antes de levantar la cabeza.

Su mirada fija se posó en Han Yunxi cuando preguntó directamente: —Qin Wangfei no proporcionó estos tres venenos de serpientes antes porque… porque temías que mi padre y yo mostráramos favoritismo, ¿verdad?

Tal pregunta tomó por sorpresa a Han Yunxi. Pero Mu Qingwu tenía razón, realmente pensaba de esta manera. Ella y Mu Liuyue habían apostado que el perdedor se quitaría la túnica exterior y correría por la calle Xuanwu. Las consecuencias fueron nefastas, tanto para ella como para Mu Liuyue, pero este tipo de apuesta solo tenía un ganador y un perdedor. No había lugar para los lazos, por lo que una de ellas, definitivamente, perdería.

Si la investigación estaba completamente en manos del Gran General y del Joven General, entonces, padre e hijo serían capaces de dilatar el tiempo hasta que pasara un mes. Los resultados nunca los lastimarían ni harían perder a Mu Liuyue. No importa qué, ella todavía era la hija del general Mu. Por supuesto, Han Yunxi tuvo que dejar algo para hacer ella misma, pero ¿quién sabía que Gu Beiyue estaría atrapado en la corte?

Como Mu Qingwu le preguntó directamente, Han Yunxi no tenía nada que ocultar. Ella se rió sin recelos y dijo: —¡Sí!

Y, sin embargo, el siempre modesto y cortés Mu Qingwu de repente se puso solemne y serio. Sus ojos claros parecían presionar contra Han Yunxi mientras hablaba. —Estimada wangfei, ¿qué tipo de hombre considera que soy?

Este… 

Al observar la obstinada rectitud de Mu Qingwu, Han Yunxi, de repente, sintió que había estado tratando a un hombre de carácter noble con una precaución injustificada. A pesar de esto, todavía sentía que estaba bien protegerse.

—Joven general, suponiendo que su hermana menor perdiera, ¿realmente permanecería lo suficientemente imparcial como para dejarla correr sin su túnica exterior? —Preguntó Han Yunxi.

Mu Qingwu no dudó en absoluto. —¡Lo haría! —Respondió.

El corazón de Han Yunxi dio un pequeño sobresalto. No quería creerlo, pero los ojos claros y brillantes de Mu Qingwu le impedían interrogarlo.

—Mi padre y yo intentamos persuadirla hace unos días para que admitiera la derrota y se olvidara de esta apuesta. Pero esa chica no derramará lágrimas hasta que vea el ataúd[3] —dijo Mu Qingwu con suavidad.

—Entonces… ¿quiere persuadirme en su lugar? —Preguntó Han Yunxi, frunciendo el ceño.

—No, todos tienen que asumir la responsabilidad de sus propias decisiones. Estimada Wangfei, esta es una apuesta entre usted y Mu Liuyue, mientras que este humilde funcionario y usted solo están trabajando en la investigación. Por favor, tranquilícese, estimada wangfei, porque cooperaré completamente —dijo con seriedad Mu Qingwu.

Al mirar al Joven General, Han Yunxi solo podía sentir ganas de suspirar con emoción. No es de extrañar que hubiera podido comandar tantas tropas a una edad tan joven. No solo nació de una distinguida familia noble, sino que también estaba lleno de principios como un joven abierto y recto que rara vez se veía. ¿Cuántos existían como él en los círculos civiles y militares de Tianning? Han Yunxi sabía que ahora podía dejar de lado cien preocupaciones.

—Joven general, creeré en usted. Primero encuentre a alguien que pueda rastrear estos tres venenos de serpientes. En realidad, a mi modo de ver, cualquier persona cercana a usted debería ser investigada independientemente de su posición, incluidos sus propios familiares —dijo Han Yunxi con seriedad.

Al escuchar esto, Mu Qingwu se sorprendió. —¿Familiares?

—Sí. Hemos pasado por alto un detalle fundamental. El envenenador podría usar las manos de otros para hacer la acción, ¡pero la persona que está siendo usada podría no saber nada hasta el día de hoy! —Han Yunxi lo explicó claramente.


Selena
El joven General es realmente un buen tipo… ¿Quién será el envenenador?

[1] sycee (元宝) – yuanbao, un tipo de moneda en lingotes utilizada en la antigua China desde las dinastías Qin hasta Qing. Tiene una forma muy singular.

[2] Wang Xiaosi (王小 四) – literalmente “pequeño cuarto Wang”.

[3] No derramará lágrimas hasta que vea el ataúd (不见 棺材 不 掉泪) – bujian guancai bu diaolei, un dicho para alguien terco hasta la tumba.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *