Escapó otra vez – Capítulo 49: ¡Hay mosaicos por todas partes!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Al escuchar los susurros de Xia Yuqing, Feng Tingye se puso rígido y su cara se oscureció por ser entrometido.

—Además de la Consorte Qing, todos lo olvidan. Lo que viste o escuchaste hoy, si dejas que Zhen descubra que has filtrado una sola palabra…

Nubi no vio ni escuchó nada.

Nucai no vio ni escuchó nada.

Hablando, uno por uno, como pájaros asustados, al igual que un huracán pasa por un país, todos desaparecieron sin dejar rastro.

Xia Yuqing miró a los frenéticos sirvientes y extendió la mano para detenerlos, pero, antes de que tuviera tiempo de decir una sola palabra, vio que la figura de todos se alejaba cada vez más. Estaba completamente aturdida y sola, hasta que…

Ai Fei, ¿no deberías explicarle a Zhen, lo que está pasando aquí exactamente?

La voz de Feng Tingye no era como su habitual aire frío, sino una ráfaga helada que hizo temblar a Xia Yuqing.

La mente de Xia Yuqing, inmediatamente, pensó que esto no era bueno. Riendo apresuradamente, habló como si fuera una injusta acusación.

Chenqie solo quería ver si lo que dijo Xian Er era realmente cierto.

— ¿Xiang Er? ¿Xiang Er te dijo esto?

Las cejas de Feng Tingye se alzaron, pero su mente ya había adivinado, más o menos, lo que había sucedido.

—Xiang Er dijo que Su Majestad tiene una pequeña dolencia, en la que no puede reconocer los rostros. Muchas veces los rostros frente a Su Majestad son vagos y poco claros. La única razón por la que esto no se ha descubierto durante tanto tiempo fue porque había un eunuco que ayudó. También dijo…

Xia Yuqing miró la cara, cada vez más sombría, de Feng Tingye, y su voz se hizo cada vez más aguda.

—También dijo que Chenqie debe tolerar a Su Majestad y no…renuncie a Su Majestad por su simple dolencia.

¡¡Bueno!! ¡Realmente bueno! ¡Liu Yi Xiang, eres realmente suave! Cuando vendiste Zhen, aún no te olvidaste de calumniar a Zhen! ¡Zhen te recordará! 

Cuando Feng Tingye escuchó hablar a Xia Yuqing, silenciosamente, comenzó a rechinar los dientes. Ese feroz sonido, provocó que Xia Yuqing se asuste e inmediatamente retrocedió tres pasos.

♦ ♦ ♦

Al mismo tiempo, Liu Yi Xiang, que actualmente estaba tumbada al sol y tomando una siesta por la tarde, se cubrió de sudor frío y despertó de su sueño.

— ¿Hola, Qué pasa? El sol era originalmente tan grande, ¿por qué de repente se volvió tan frío? Olvídalo, probablemente, sea mejor volver a dormir a mi habitación[1].

Luego, recogió el libro “Longyang Dieciocho Estilos”[2] que había dejado caer, entró a su habitación y continuó durmiendo.

♦ ♦ ♦

— ¿Cuándo supo de esto Ai Fei?

La mente de Feng Tingye pisó salvajemente el corazón de Liu Yi Xiang por miles de veces, pero al darse la vuelta, vio la expresión pensativa de Xia Yuqing.

Xia Yuqing lo miró cuidadosamente y tartamudeó la respuesta:

— ¿No fue solo ayer por la noche, durante el asesinato del pequeño eunuco, que el emperador llamó a Lu Rui para proteger al Chenqie? Pero la persona que estaba al lado de Chenqie, obviamente, no era Lu Rui, en realidad, era alguien que casualmente había usado la ropa de Lu Rui y tenía un cuerpo similar al de ella…era Cui Er.

Feng Tingye se quedó en blanco por un momento, sin creer que había dejado salir al gato de la bolsa. Bajando la cabeza para mirar a Xia Yuqing, continuó preguntando.

—Si ese fuera el caso, eso todavía no prueba nada. Quizás Zhen estaba en un momento de desesperación y, accidentalmente, gritó el nombre equivocado. Hay tantas sirvientas de palacio, ¿cómo podría Zhen recordar a todas y cada una de ellas?

Habiendo escuchado lo que se dijo, los ojos de Xia Yuqing se iluminaron y respondió felizmente.

—Si se tratara de otras criadas del palacio, Chenqie, naturalmente, no se habría dado cuenta. Sin embargo, Cui Er y Lu Rui no son sirvientas normales de palacio.

—Cui Er es una sirvienta del palacio que fue traída con Chenqie cuando se casó. Lu Rui solo vino a mi lado después de que Chenqie había entrado en el palacio.

—Su Majestad no tenía ningún motivo para confundirlas. Fue entonces, cuando Chenqie recordó lo que Xiang Er había dicho…además de eso, cuando Su Majestad acaba de ver a Lu Rui, ni siquiera fue capaz de reconocerla, por eso Chenqie

Feng Tingye no habló durante mucho tiempo. Luego, finalmente, ahogó una frase:

Ai Fei, parece que mientras estás aprendiendo a cocinar, también necesitas estar así de concentrada. Si puedes resaltar detalles tan finos, ¿por qué no puedes preparar unos buenos platos?

Xia Yuqing sonrió culpablemente. Feng Tingye respiró hondo y continuó hablando:

— ¿Qué pasó con ese Yatou de antes? ¿Por qué después de que Zhen siguió las líneas de lo que estabas diciendo, esos Yatous reaccionaron así y Lu Rui incluso se enojó y se fue?

El intento de Xia Yuqing de escapar, sin responder, con una sonrisa fue derrotado cuando Feng Tingye la miró con una mirada un poco dura. Luego, murmuró:

—No fue nada grande. Era solo que la cara de la otra chica era un poco…de una vista trágica, así que escuchar que Su Majestad dijo que la chica era similar a ella, simplemente, le rompió el corazón y sus emociones se salieron de control.

— ¿Un poco de una vista trágica? ¿Qué tan trágico a la vista podría ser?

—Bueno…toda su cara está cubierta de hendiduras, tenía dos dientes frontales prominentes, un poco de cruz…mirando cada parte por separado, no es gran cosa. Pero, si lo pones todo junto, es un poco…impactante…

Xia Yuqing se rio dos veces y, rápidamente, bajó la cabeza para pensarlo en silencio. ¿Cómo podría haber sabido que su ceguera facial ya había llegado a este punto desafiante? Incluso con esas dos caras, que son tan diferentes como la tierra y el cielo, no pudo distinguirlas. Esto hizo que, inadvertidamente, lastimara el alma joven de Lu Rui, ¡pero no fue su culpa!

Feng Tingye estaba sin palabras. No es de extrañar que Lu Rui haya dado una reacción tan grande. Ser comparado con una cara tan trágica y que se les diga que se veían similares. ¡Mientras fueran mujeres, se volverían locas con esa comparación tan fea!

—Eso…

Xia Yuqing miró cuidadosamente a Feng Tingye, cuya apariencia parecía hundirse en el agua.

No pudo contener su curiosidad y preguntó:

—Su Majestad, ¿qué tan grave es su incapacidad para reconocer rostros? No será como lo que dijo Xiang Er que no importa a quién mires… ¿Serían todos borrosos?

Feng Tingye continuó actuando frío y se negó a responder. Tomando esto como su respuesta afirmativa, Xia Yuqing juntó las manos y exclamó:

— ¡Así que realmente es así! Entonces, ¿esto significa, que cada vez que me ves, cuando vamos a banquetes juntos, comemos juntos e incluso cuando hacemos cosas juntas, mi cara es como un mosaico en tus ojos?


[1] Ahora una pequeña canción “Este compa ya está muertoooooooooo no mas no le han avisado”

[2] Si existe el libro, paso link https://books.google.com.pe/books?id=hZM3U6_1PmkC&pg=PA69&lpg=PA69&dq=longyang+18+estilos&source=bl&ots=WfiB7BYa-f&sig=ACfU3U1R5ZX8ujEq4zWKcDL8Sg_LGGfIRg&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwjI4PT51NLoAhVkZN8KHZUUD6MQ6AEwCnoECAwQKw#v=onepage&q=longyang%2018%20estilos&f=false

| Índice |

6 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 49: ¡Hay mosaicos por todas partes!

  1. Hanajima says:

    Jajaja esta novela es un desmadre. Pobre la otra decir que se parecen y pobre él que menuda enfermedad más rara.
    Gracias por el capítulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *