Escapó otra vez – Capítulo 57: Combatientes en la máquina gris

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Feng Tingye y el resto, rápidamente, cambiaron sus posiciones, y se trasladaron al salón exterior tan pronto como ambos comenzaron a pelear.

En este momento, al ver el diálogo cada vez más armonioso entre las dos personas, el grupo de ellos se sorprendió por este inesperado desarrollo.

Abriendo su abanico de papel y comenzando a abanicarse, Yan Ran chasqueó la lengua y dijo:

—Sorprendentemente, ella logró aplacar a Xu Lao, generalmente, es muy difícil y ardiente. Esa pequeña…Consorte Qing es realmente increíble.

—De hecho, ¿Xu Lao tomó la medicina equivocada? Después de escuchar a Qing Qing hablar sobre todo en desorden y, sin saber a qué conducía, ni siquiera reveló impaciencia.

—Por lo general, si incluso le dijéramos algunas palabras superfluas, seríamos golpeados por él con sus palabras. ¡Esta diferencia es demasiado obvia!

Sabiendo que su dignidad quedó deshecha, Shaozi Tang se burló y ridiculizó:

— ¿Cómo podría la Consorte Qing parecerse a esa persona y hablar tonterías? ¿Viste la mirada de aprobación, y el buen humor de Xu Lao?

—Todo lo que dijo la Consorte Qing fue, exactamente, lo que Xu Lao no quería escuchar. Él, simplemente, no podía entender porque no tenía esa habilidad.  Con su coeficiente intelectual bajo, insiste en culpar a otras personas, así fue como los expulsaron del salón.

Yan Ran y Shao Zitang eran como el fuego y los explosivos. Cada vez que se encuentran, se encienden y explotan. Las dos oraciones de Shao Zitang fueron, exactamente, como un fusible, causando que Yan Ran se jalara el pelo.

 — ¿Quién dijiste que tenía un coeficiente intelectual bajo?

Shaozi Tang susurró:

—No mencioné a nadie, ¿por qué te apresuras a interpretar las críticas por ti mismo?

—Tú…

Al ver que ambos hombres estaban a punto de pelear de nuevo, Leng Ruofeng suspiró y dijo:

— ¡No peleen!. Escuchemos lo que el emperador tiene que decir.

—Su majestad…

La frase de Leng Ruofeng hizo que los ojos de todos los presentes se posaran en el emperador. Se sorprendieron al ver que estaba sentado, sosteniendo una taza de té y, con temor, preguntaron:

—Su Majestad, ¿El Nai Niang que mencionó la Consorte Qing, realmente, existe?

Al no escuchar ninguna respuesta, Leng Ruofeng frunció el ceño, y observó a Feng Tingye.

Feng Tingye colocó la taza de té en la mesa y bostezo perezosamente:

—La última vez que la Consorte Qing mencionó a esa supuesta persona, Zhen envió espías para colarse en el Estado de Xia para investigar. El resultado fue que…no existió tal persona.

—No existe tal persona en la investigación…entonces, lo que dijo la Consorte Qing es…

Yan Ran preguntó de manera asombrada.

Feng Tingye lo miró perezosamente:

— ¿Las palabras que dijo? Hay verdades y falsedad en la historia.

—Entonces, ¿Su Majestad…las palabras de la Consorte Qing son creíbles y no?

Feng Tingye se cubrió la boca y volvió a bostezar:

— ¿Qué es lo verdadero y que es lo falso? Por las palabras que dijo, Zhen no cree sus palabras.

Army
Wowww ahora nos ponemos filosóficos, ser o no ser quien ampara esta alma que está llena de alegría y tristeza -inserte imagen de un cráneo-

—Entonces, Su Majestad, antes…antes, era tan agresivo y dominante para aprobar sus palabras, que ni siquiera dudó en llamar al dragón que estuvo escondido dentro de su nido durante todo el año[1].

Como si hubiera escuchado las voces de esas personas, Feng Tingye apoyó la barbilla en su mano y sonrió:

— ¿No crees que la cara de pánico de esta Yatou, cuando dice una mentira, es graciosa y, además, piensa que no es evidente su cara?

— ¿Es muy divertida cuando intenta mentir?

De ningún modo. ¡Simplemente, pensamos que usted cubría la mentira de su Yatou, y nos ordenó que investiguemos!

Por supuesto, después del despertar de la tigresa, querías vernos perder la cabeza por miedo, así que, intencionalmente, nos ocultaste la verdad.

♦ ♦ ♦

Después de tres horas de inquietud, los corazones de las tres personas estaban, incomparablemente, enojados.

Feng Tingye observó cómo sus rostros se distorsionaron por la furia. Entrecerró sus ojos y se burló:

—Mis queridos funcionarios, ustedes me preguntan confundidos… ¿no habrán creído, realmente, el argumento de la Consorte Qing?

Todos vieron chispas de ironía en los ojos del emperador. Después de todo, ¿quién fue el que les dio la ilusión de que alguien merecía ser creído, incluso se atrevió a reírse de ellos, podrían seguir jugando juntos?

Saliendo del salón interno, Xia Yuqing preguntó con interés:

—Abuelo, ¿cómo conociste al Ji Guan Shu[2]?

Feng Tingye tosió ligeramente para entrar en la conversación de ellos:

Ai Fei, Xu Lao es uno de los pocos descendientes de Ji Guan Shu en los cuatro países, por lo que es experto en varios tipos de técnicas. Aunque los otros tres países lo miran codiciosamente, y todos quieren atraerlo a su país como invitado para su propio beneficio, Xu Lao insistió en quedarse en su propio país, que es el Estado de Ye.

Después de escuchar la introducción de Feng Tingye, la boca de Xia Yuqing formó una O. Con un par de ojos brillantes y una creciente adoración, miró al hombre arrogante frente a ella con el pecho extendido y la cabeza levantada.

¿Podría ser que la persona frente a ella es el legendario maestro de maestros, el luchador de la máquina gris? Incluso el Señor Ultra Seme está siendo cortés con este maestro e incluso discutió con un personaje tan sorprendente durante mucho tiempo. Lamentablemente, él está tan ciego como una rana en un pozo, esto solo puede considerarse como un delito total.


[1] Creo que se refiere al hecho de que Xia estuvo con él todo un año, así que su enemigo puede ser ella, solo que esconde su verdadero propósito.

[2]Ji Guan Shu = técnica para mecanismos operativos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *