Escapó otra vez – Capítulo 60: ¿Se niegan a cumplir? Entonces, ¡reduzca sus salarios!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


A pesar de que el plano ya estaba listo, el mayor problema, aún no estaba resuelto y ese era…los fondos.

Aunque esto podría beneficiar a las personas, también se considera un proyecto que es una pérdida de mano de obra y recursos humanos. Sin fondos para abrir el camino, todo se haría en vano. Feng Tingye quería sacar algo de dinero de la boca de los oficiales civiles y militares, pero hablar es más fácil que realizarlo.

Mientras Xia Yuqing observaba como un espectador, esperaba que cierta persona se volviera a enfurecer, e irracionalmente acumulara la riqueza duramente ganada de la nación, no es de extrañar que Su Majestad sea la persona más inmoral y despreciable para Xia Yuqing. Una vez más, tomó una decisión desgarradora.

Tres días después, ante un centenar de funcionarios en la corte, Su Majestad tenía una expresión preocupada y ojos llorosos, le habló gravemente a sus funcionarios:

—Durante los últimos años, el norte, el sur y varias tierras han tenido desastres naturales sin cesar.

Zhen siente, profundamente, que los cielos están asignando esta misión a nuestro País Ye, trayendo sufrimiento al cuerpo de mi pueblo y matándolo de hambre.

—Aunque Zhen sabe que está es una prueba de los cielos, sin embargo, al final, Zhen no puede soportarlo, los cielos intentan dar a luz una nueva vida. Zhen y los funcionarios como padres de ciudadanos

— ¿Cómo podríamos ver, impotentes, como sufren nuestros hijos, mientras disfrutamos de los placeres de la vida solos? Por lo tanto, Zhen había decidido que, a partir de hoy, el harén y los funcionarios tendrán su salario reducido a la mitad para compartir las penas de las víctimas del desastre natural.

Una vez que salieron estas palabras, sin excepción, todos los funcionarios se alarmaron. Levantando la cabeza para mirar a Feng Tingye quien lamentaba el estado del país, lo miraron con consternación.

Finalmente, todos miraron hacia las tres figuras principales de la corte. El Tutor Imperial anterior, Yuan Chenhuan, rápidamente exclamó:

—Su Majestad, por favor, reconsidere. El salario de los funcionarios es como…

Antes de que pudiera terminar, Feng Tingye lo miró y lo interrumpió con rectitud:

—Tai Shi, ¿podría ser que no estás dispuesto a compartir las dificultades con Zhen y los ciudadanos del país?

—Bueno, Tai Shi ya tiene esa edad y no podría manejar este tipo de sufrimiento. Con los bulliciosos asuntos de la corte,

Zhen piensa que tu espíritu está dispuesto, pero tu cuerpo es débil. No hay daño en retirarse y regresar a casa.

Los ojos de Yuan Chenhuan se abrieron, y su cuerpo comenzó a temblar y vacilar. Finalmente, con gran dificultad, se estabilizó y forzó una sonrisa en su rostro:

—Su Majestad, la fuerza de Lao Chen sigue siendo vigorosa y está pensando en trabajar para el país Ye por algunos años más. Quiero agradecer al emperador anterior y a Su Majestad por su amabilidad.

—Es solo que Chen piensa que el salario fue establecido por nuestros antepasados ​​anteriores. Si Su Majestad decide cambiar lo que la generación anterior estableció, si esto se extiende, me temo que dañará la ilustre reputación y honor de Su Majestad.

—Su Majestad, que simpatiza con los ciudadanos es algo que también tomo de forma personal. Es por eso que Lao Chen tiene otra idea. Pensando en todas estas víctimas del desastre, me gustaría ofrecer, voluntariamente, hasta diez mil monedas de plata para ayudar en el alivio de desastres.

Lao Chen cree que todos los funcionarios aquí y Su Majestad, tienen el mismo corazón e idea. Al reunir la fuerza de los funcionarios, Su Majestad no estaría infringiendo las reglas establecidas por los antepasados ​​y también puede salvar a cientos de víctimas, matando dos pájaros de un tiro.

Feng Tingye miró al apasionado Yuan Chenhuan:

—Tai Shi, esa es una idea magnífica.

Volviéndose hacia el grupo en la corte.

— ¿Cómo se sienten los demás?

Al ser observados por la débil sonrisa de Feng Tingye, la cual, tenía un aura helada oculta, todos los funcionarios se estremecieron un poco. Todos y cada uno de ellos inclinaron la cabeza apresuradamente y se hicieron eco:

—Todos estamos de acuerdo con lo que Tai Shi acababa de decir. Todos estamos dispuestos a no escatimar esfuerzos para compartir los problemas y preocupaciones de Su Majestad.

—No dudaremos en ofrecer nuestras vidas.

Feng Tingye estaba increíblemente satisfecho. Sus labios se engancharon en las esquinas:

—Entonces, será como Tai Shi ha dicho. Ahora, este asunto ha sido decidido.

Era media tarde, cuando Xia Yuqing había escuchado de este acto heroico a través de la boca de la persona involucrada.

Después de escuchar todo, Xia Yuqing había pensado que este hombre no conocía la vergüenza.

¡Oh Dios, descarado, completamente descarado! Señor Ultra Seme, ¿podrías ser más desvergonzado? Este tipo de, si no haces nada, entonces reduciré tu salario y si intentan resistirse, serán despedidos. ¿Podrías ser más traicionero?

Su apariencia fue la de la Santa Madre que lamentaba el estado del mundo y quería liberar a todos los seres vivos del sufrimiento, ¡pero, en realidad, era una amenaza y una de forma directa! Permitiéndole pescar dinero “voluntariamente” para ayuda en caso de desastre, pero… ¿bastará? ¡Cierto! Luego, habrá una reducción salarial a la mitad sin fecha de vencimiento. Si no quieres el dolor corto, entonces, tendrás un dolor largo. ¿Intentando rebelarte? ¡Bueno! Si no estás dispuesto a obedecer, estás despedido. ¡Vete a casa!

—Si tan solo estos avaros pudieran hablar así todo el tiempo, entonces, no habría problemas y la sequía de Xi Bei no habría matado a tantos.

Yan Ran, que estaba sentado frente a Xia Yuqing, suspiró con tristeza, mientras decía estas palabras.

— ¿Xi Bei todavía tiene sequías?

Xia Yuqing preguntó, mientras comía la rodaja gorda de mandarina de su mano.

—Sí, el área del país Ye es demasiado fina y larga. El norte, a menudo, tiene sequías, mientras que el sur tiene inundaciones, la gente no tiene forma de sobrevivir. ¡Siento que mi cabeza está lista para explotar!

Yan Ran miró ansiosamente la mandarina en la mano de Xia Yuqing.

—Esa mandarina es una de las nuevas muestras de mandarina de azúcar, esas mandarinas no son demasiado raras, pero la grasa y el jugo solo se pueden dar a las emperatrices viudas. Sabiendo que a Xia Yuqing le gusta comer esas cosas, la emperatriz viuda se lo dió todo a ella, todos pueden ver cuán atesorada es esta nuera.

— ¿El norte tiene sequías y el sur tiene inundaciones? ¡Entonces, solo es Nan Shui Bei Diao[1], eso simplificará las cosas!

Xia Yuqing estaba ocupada comiendo, por lo que, ni siquiera se dio cuenta de que había dicho, accidentalmente, algunas palabras aterradoras.

Ai Fei, ¿qué tipo de teoría es esa?

—Nan Shui Bei Diao es solo…

Xia Yuqing, de repente, levantó la cabeza para ver a cuatro personas mirándola con ojos brillantes, haciendo que la mandarina en su boca cayera al suelo con un golpe.

— ¿Qué?

Feng Tingye levantó la ceja, cuando le dirigió una mirada y una cara que decía que: “si no hablas, morirás”, haciendo que Xia Yuqing esté bajo una gran presión.

En silencio, las lágrimas comenzaron a acumularse en sus ojos. Señor Ultra Seme, ¿no podrías redirigir esos ojos coquetos a los Daren sentados allí? Realmente…no puedo aceptarlo.

—Tos, tos, Shui Bei Diao, básicamente, significa que…las inundaciones son muy comunes en la zona costera de Huai Nan, por lo que, al establecer una presa, todas esas aguas superfluas deben ser redirigidas a las zonas de sequía en el norte para ayudar a aliviar las condiciones de falta de agua. De esta manera, tanto el norte como el sur recibirán ayuda por desastre, dos pájaros de un tiro.

Todos se miraron, el uno al otro, luego de un rato Yan Ran habló:

— ¿Por qué esas palabras suenan tan familiares?


[1] Es un libro sobre una reubicación del agua, aquí dejo el link de compra del libro, no encontré una copia pdf (he aquí mi pobreza) PARA QUIENES ESTEN INTERESADOS https://www.jstor.org/stable/23461824?seq=1

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 60: ¿Se niegan a cumplir? Entonces, ¡reduzca sus salarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *