Escapó otra vez – Capítulo 65: ¡Da Jiu Zi ha llegado! *

Traducido por Army

Editado por Ayanami


[*Jiu Zi = el hermano de tu madre; tío]

[*Da Jiu Zi = el hermano de tu madre; tu tío mayor]

Después de escuchar lo que se dijo, Xia Yuqing hizo una mueca encantadora, como si estuviera en medio del sufrimiento:

En realidad, Beng Gong tiene algo que siempre les ha ocultado a ustedes. La única razón por la que no lo mencioné fue porque tenía miedo de que se culpen. Entonces, cuando se enteren, por favor, no se emocionen demasiado.

Army
Creo que las mejores palabras para no levantar sospecha, hubiera sido como «solo quiero saber cómo explicarle mi relación a esta chica»

Las dos Yatou se miraron a los ojos y miraron la cara de Xia Yuqing que no tenía preocupaciones en absoluto, luego, asintieron con la cabeza rígidamente.

Aclarando su garganta, dijo con una cara severa:

— ¿Recuerdas esa vez que Ben Gong fue empujado al estanque por Liu Gu Niang, y después de ahogarse con agua ese día?

— ¿Ben Gong, desafortunadamente… ha olvidado algunas cosas?

Niang Niang, ¿estás segura de que te has ahogado con un poco de agua y no has llenado tu cerebro de agua? ¿La asfixia, con un poco de agua, puede causar pérdida de memoria?

¿Están tratando al agua, como si estuviera hecha de recuerdos y simplemente puede cambiar?

— ¿Ustedes no me creen?

Xia Yuqing las miró a ambas, con los ojos llenos de dolor por la duda.

Al ser observadas con ojos acusadores, inmediatamente, se les puso la piel de gallina y, en silencio, trataron de evitar el contacto visual:

—Por supuesto que te creemos, Niang Niang es tan amable y considerada, Nubi está muy agradecida. ¿Cómo podríamos no creerle?

—Entonces, todo está bien. Cui Er, puedes hablar ahora.

Una vez que Lu Rui dijo eso vió que la expresión de Xia Yuqing se volvió increíblemente alegre. De su escritorio, sacó todo el material estacionario allí, como si se estuviera preparando para grabar todo, la expresión de ambas se volvió divertida:

Cui Er se sintió muy incómoda por la brillante mirada de Xia Yuqing:

—En realidad… Niang Niang, ¿En serio olvidaste todo?

—Tu relación con tus hermanos reales fue …

Xia Yuqing levantó la vista extremadamente esperanzada, luego, Cui Er dejó escapar un profundo suspiro:

—Sin relación.

WTF, ¡¿te estás burlando de mí?!

Al ver que Xia Yuqing, se olvidó de sentirse frustrada, no pudo evitar reírse:

—Antes, cuando Niang Niang estaba en Xie Country, residía sola. Apenas tuvo contacto con sus hermanos reales. Aunque, cuando eras más joven te intimidaban mucho, pero, a medida que pasaba el tiempo, esto se redujo.

—Desde que te mudaste a la pequeña residencia, los hermanos reales nunca se cruzaron con Niang Niang.

Habiendo escuchado esto, estaba sorprendida, pero su corazón comenzó a relajarse dejó escapar un suspiro y preguntó:

Ben Gong vivió en Xie Country durante tanto tiempo, ¿no había relaciones con mis hermanos que fueran, particularmente, caóticas?

Cui Er respondió resueltamente:

—Si realmente necesitamos decirle a alguien, Niang Niang tenía mucho miedo de Da Huang Zi cuando eras joven, porque a Da Huang Zi le encantaba intimidar a Niang Niang.

—El único cuya relación era decente, debería ser Er Huang Zi. Aunque ambos tenían la misma madre biológica, eran completamente opuestos. Con un temperamento suave, a menudo ayudaba cuando era joven y llevaba a Niang Niang a jugar.

—Justo después de que Da Huang Zi lo descubriera, mandaría a alguien, sería golpeada y quedaría con colores negro y azul. Pero, por supuesto, no es necesario decir algunas cosas.

Xia Yuqing asintió con la cabeza, su rostro parecía pensativo.

Temerosa de que pudiera decir algunas palabras impactantes, apresuradamente, dijo:

Niang Niang, ¿por qué tienes que estar nerviosa por este asunto? Algo que sucedió en el pasado no significa que sucederá en el futuro.

—Los hermanos de Niang Niang podrían haber intimidado a Niang Niang antes, pero, eso no significa que te intimiden ahora. Nubi también escuchó que la señorita Liu también estará en el banquete de bienvenida.

—Si Niang Niang todavía está preocupada, podrías hacer que ella explore primero y ver si tus dos hermanos reales vinieron por malas razones o si, simplemente, vinieron para mejorar la relación de los dos países.

— ¿Xiang Er va a estar en el banquete de bienvenida?

—Sí, escuché que, originalmente, era el ministro y el Gran Tutor como invitados, pero, hace dos días el Gran Tutor cayó accidentalmente al agua y se resfrió. ¡Ahora que su cuerpo no está bien, en el último minuto, invitaron a Liu Xiao Jie para reemplazarlo!

— ¿El magnífico Gran Tutor cayó al agua y se resfrió?

Niang Niang, ¿no lo sabes? Fue solo hace dos días.

—Aparentemente, cuando salía del palacio, pasó por un estanque, pero, el erudito a su lado se resbaló accidentalmente y lo arrastró al agua.

—Cuando regresó, tuvo una fiebre alta que no disminuyó.

Fue arrastrado al agua por su joven erudito. Sin escuchar las palabras de esta mujer y ahora mírate, estás sufriendo. Te dije que algo malo pasaría teniendo a esa Yatou a su lado. No me escuchaste, ahora, mira lo que pasó. ¡Has caído en una zanja!

Las dos estaban discutiendo alegremente, y no se dieron cuenta de que Cui Er tenía una expresión sonriente al pasar. Después de que Xia Yuqing suspiró con tristeza, dijo:

—Dado que este es el caso, entonces, envía un mensaje a Xiang Er. Hagan que hable con Ben Gong después de que haya dado la bienvenida al invitado para que Ben Gong pueda prepararse mejor.

—Sí.

♦ ♦ ♦

En un instante, pasaron tres días. Ese día, el sol abrasador estaba alto, la ardiente luz brilla en la tierra. La entrada de la ciudad, originalmente, bulliciosa, fue despejada y estaba relativamente tranquila.

Cuando llegó la tarde, un grupo de guardias entrenados escoltaron un lujoso carruaje que entró sin prisas en las puertas de la capital.

—El alto ministro de Ye Country, Leng Ruofeng, da la bienvenida a Da Huang Zi Dian Xia y Er Huang Zi Dian Xia a Ye Coutry.

La fría voz de Leng Ruofeng era como una brisa fría que rompió el calor de la tarde.

Sin embargo, no se emitió ningún sonido de actividad en el carro, hizo que toda la atmósfera se sofocara.

A medida que el tiempo seguía avanzando, el aire sofocante hizo que los oficiales revelen, lentamente, signos de descontento. Incluso los funcionarios de la corte civil, que habían dejado a las tropas, podían sentir la atmósfera pesada por todas partes. Mirándose el uno al otro, un poco nerviosos, para gritar:

—Su Majestad…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *