Escapó otra vez – Capítulo 68: Monos invitados por burlas

Traducido por Army

Editado por Ayanami


El pequeño ábaco de Xia Yuqing estaba haciendo ruidos, mientras se preparaba todo antes de reunirse. Por lo tanto, al ver el jardín brillantemente iluminado junto con las voces de alegría, Xia Yuqing empujó a Liu Yixiang hacia éste.

Justo cuando entraron al jardín imperial, los ojos de Xia Yuqing eran como un radar que escaneaba todo lo que está a la vista. Al ver a los dos jóvenes desconocidos sentados a la derecha de Feng Tingye, sus dos ojos emitieron una luz intensa, casi cegando a un grupo de personas al lado.

Esos dos jóvenes…el vestido de púrpura es guapo y digno. Parece ser bastante formidable e inteligente. Un par de hermosos ojos de flor de durazno se agitaron ligeramente, dando lugar a un encanto encantador, pero también se filtra un aura dominante. Si esto se compara con los tiempos modernos, sería considerado el tirano frío y despiadado… ¡sin duda! Es solo que, si este Gran Señor Seme descarga electricidad en todas partes y seduce a otros como éste, ¿cómo pueden soportarlo estos pequeños ukes?

Cuando la línea de visión de Xia Yuqing pasó al joven que esta sentado a su lado, ella casi estalló, accidentalmente, con algunas maldiciones.

Hoy, finalmente, he visto a un Uke, un niño bonito y delicado. Mira ese cuerpo tierno, esa cintura delgada, es tan suave y fácil de empujar hacia abajo. Este es, definitivamente, “un par de brazos que han dormido miles, y labios que han probado muchos”, un Uke excepcional. Después de conocer al Señor Ultra Seme y ahora conocer a este querido Ultra Uke, ¡no puedo ser más bendecida! Con el fin de darle al Dios del Tiempo un viaje similar, Señor Ultra Seme, por favor, mire ahí, ¡su destino está aquí!

Desde que Xia Yuqing había entrado en el patio, algunas personas prestaron mucha atención a su rostro, mientras ella se perdía dentro de la escena, al ver a Xia Yuqing exponer su mirada, como un halcón a su presa, las pocas personas se miraron inmediatamente, la esquina de sus bocas se acurrucó. ¡Todos sabían que estas presas no tenían suerte!

De hecho, Xia Yuqing no los decepcionó. Después de establecer su objetivo, Xia Yuqing liberó su mano de Liu Yixiang. Bajo la mirada atenta y atónita de todos, sin consultar a nadie, avanzó teniendo en cuenta su futura conversación, se abalanzó sobre su primera presa, que estaba disfrutando del vino.

—Finalmente, puedo verte, mi amado Segundo hermano imperial… ¡eh!

Alargando, deliberadamente, las sílabas finales, el sonido hizo eco en cada rincón del Jardín Imperial. Esto hizo que a todos los presentes se les pusiera la piel de gallina.

En un abrir y cerrar de ojos, todo en el Jardín Imperial estaba en cámara lenta. Todos los funcionarios dejaron de hablar y voltearon sus cabezas para mirar. Las sirvientas y los eunucos del palacio que, originalmente, estaban muy ocupados, estaban congelados en su lugar. Todos se dieron la vuelta con una expresión de sorpresa en sus rostros. Solo unas pocas personas sentadas en el asiento de honor, apenas lograron mantener la calma. Pero, mirando de cerca, uno podía decir que las sonrisas en sus rostros se han vuelto rígidas.

En cuanto a la persona que, desafortunadamente, se encontró en el ojo de la tormenta sin ninguna razón, el Segundo Príncipe de Xia Kingdom…

La multitud, silenciosamente, retiró sus ojos, giraron sus cabezas, no podían soportar seguir mirando.

Al ver esa carita llena de ferocidad, ¡lo más probable es que se hayan asustado por la pasión de su Niang Niang!

Justo cuando todos encendieron, casualmente, una vela dentro de sus corazones por Xia Mingxi, ocurrió un evento imprevisto.

Army
DORIME interino adapare DORIME...

Originalmente, contento con beber su vino, teniendo en cuenta la advertencia de su hermano mayor, se estaba esforzando para actuar hasta el final. Sin embargo, Xia Mingxi, de repente, escuchó un grito que hizo temblar la tierra. Aturdido, giro en dirección al sonido y vio a una hermana cálida y dulce, ¡que camina, apasionadamente, hacia él!

Pero, no importa desde qué perspectiva vea, ¿por qué parece que ella tiene prisa por atacar como un…espíritu de zorro? *

Army
¡¡¡Kurama ataca!!!

Xia Mingxi respiró hondo, desenmascaró por completo su rostro. Levantó audazmente su vestido, subió a la mesa frente a él y gritó en voz alta:

—Oye, ¿de dónde es este malvado? ¡Revélate rápidamente!

Aquellos que solo simpatizaban con Xia Mingxi, estaban aterrados.

El trago de Nu Er Hong, se conservó durante diez años, entró a la boca de Yan Ran, pero, con la reciente sorpresa, escupió todo en la cara de Shao Zitang. Esto, inevitablemente, hizo que Shao Zitang tenga los ojos en blanco.

Pero, Yan Ran, incapaz de detener su tos causada por el vino, en su garganta, todo su cuerpo no podía evitar temblar, evidentemente, resistirse a reír era bastante difícil y no se disculpó con Shao Zitang.

—Finalmente…finalmente, creo que esta chica es de hecho miembro de la familia real del Reino de Xia. Esta similitud de sorprender constantemente a otros, si alguien dijera que no son hermanos, ¡no lo creería!

Shao Zitang levantó ligeramente las cejas, mirando al joven no muy lejos de ellos. La comisura de su boca se torció, luego, sin ninguna restricción, escupió:

—De tal padre, tal hijo. Como hermano y hermana.

Al escuchar ese grito, las dos piernas de Xia Yuqing que corrían a toda velocidad sobre la mesa, frenaron de inmediato. Mirando sus pies que pisan la mesa, con los brazos cruzados y en alerta máxima; La esquina de la boca de Xia Yuqing se crispó.

Chicos ¡¿son ustedes monos que fueron invitados a burlarse?!

Cuando Xia Mingxi vio que la mujer que estaba a punto de arrojarse a él se detuvo, dejó escapar un suspiro de alivio. Luego, entrecerró los ojos para ver claramente la cara de la otra persona. Hubiera sido mejor si no hubiera mirado, pero, una vez que lo miró, le dio un susto. ¿No es esta Yatou la chica que vio en el retrato hace un rato?

Recordando la forma en que Xia Yuqing se dirigió a él en este momento, la cara de Xia Mingxi cambió ligeramente de color. Con sus manos temblorosas y su rostro palideciendo rápidamente, preguntó:

—Tú… ¿podrías ser mi diablillo…diablillo…hermana menor imperial?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *