Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 35

Traducido por Kiara

Editado por Sakuya

Corregido por YukiroSaori


Todos los ojos se enfocaron en Ning Hong. Sin embargo, él no tenía intenciones de detener a Baili Hongzhuang, con tan solo ver la resolución en su mirada supo que estaba siendo seria.

Cuando Baili Hongzhuang pinchó el cuerpo de Xuanyuan Huan, todos se sorprendieron al ver que no existía incomodidad o dolor en la cara del príncipe.

La multitud sabía que durante los últimos tres días, él estaba en un constante estado de dolor. Aunque había caído en coma, al sentir la más mínima sensación de molestia, inconscientemente gritaba de dolor.

Por ahora, Baili Hongzhuang había enterrado muchas agujas en su cuerpo, varias veces, pero Xuanyuan Huan siguió igual, esta chica no es para nada simple.

Pronto, el cuerpo de Xuanyuan Huan estaba cubierto de agujas.

Las manos de Baili Hongzhuang se extendieron y comenzaron a formar una serie de sellos complicados. Su mano derecha colocó una última aguja plateada. Todos miraron asombrados cómo la aguja de plata comenzó a temblar rápidamente.

—¡¡Es un milagro!!

No se supo quien habló primero, pero la habitación lentamente se llenó de elogios. Estaban aturdidos ante el hecho de que el arte perdido de la acupuntura estaba vivo en las manos de esta pequeña niña.

Los libros antiguos habían afirmado que aquellos que tienen la capacidad de causar temblores, después de la acupuntura, son médicos de un nivel superior.

¡Lo que se exhibió frente a ellos fue el legendario y superior arte de la acupuntura!

Ning Hong se sorprendió, el impacto sacudió incluso su corazón. Sus labios se crisparon, queriendo decir algo, pero las palabras se atoraron en su garganta.

Para cualquier médico obsesionado con el arte de la curación, ver a alguien practicar el arte de la acupuntura, una habilidad perdida hace cientos de años, nada podría ser más emocionante.

La expresión de burla en el rostro de Pang Tangping se desvaneció por completo, su corazón temblaba de sorpresa al ver la escena.

Recordando que se había burlado de la chica frente a él, no pudo evitar hacer una mueca de vergüenza.

¡Esto no es diferente de abofetearse a sí mismo!

Había hablado en repetidas ocasiones acerca de queera una niña con olor a leche materna, con solo un poco de conocimiento superficial, alguien que se creía un ser extraordinario.

Sin embargo, ¡la actual Baili Hongzhuang frente a él, estaba usando las técnicas de acupuntura de un médico divino!

Si Baili Hongzhuang solo hubiera poseído conocimiento superficial, ¿cómo podría tener este tipo de experiencia médica?

En este momento, nadie estaba prestando atención a la expresión de Pang Tangping, ya que habían centrado toda su atención en Baili Hongzhuang.

Mientras las agujas de plata temblaban continuamente, Ning Hong, quien estaba más cerca, pudo ver claramente las marcas rojas e hinchadas en el cuerpo de Xuanyuan Huan desaparecer poco a poco, causando que sus cejas arrugadas se relajaran un poco.

Una expresión emocionada que no pudo controlar se elevó en su rostro. Anteriormente, él realmente había creído que tendrían que solicitar que el príncipe heredero fuera sepultado hoy, ¡no esperaba que la esperanza emergiera de repente!

Un cuarto de hora más tarde, Baili Hongzhuang sacó una pluma y papel de un botiquín, escribiendo suavemente una cadena de ingredientes medicinales.

—Ancianos, todos ustedes deben ser capaces de preparar esto, ¿verdad?

Ning Hong, sin la menor vacilación, asintió con la cabeza.

—¡No hay problema, vamos a prepararlo inmediatamente!

—Tres tazas de agua hervida y una taza normal. Su Alteza debe tomar tres dosis todos los días.

Después de que Ning Hong hiciera señas, un joven eunuco de la corte entró tropezando a la habitación. Tomando la receta, corrió apresuradamente.

Nadie dudaba más del juicio de Baili Hongzhuang, incluso si no podían imaginar cómo obtuvo tanta experiencia médica a su edad, no importaba pues a menudo nadie entendía a los genios médicos.

Cuando Xuanyuan Huan, que previamente había estado inmerso en el sufrimiento, inesperadamente sintió que el dolor en su cuerpo disminuía, hizo un esfuerzo por abrir los ojos y vio una figura blanca indistinta e impresionante aparecer en su línea de visión.

Por un momento, pensó que estaba mirando a un hada, tierna y hermosa. En otras palabras, alguien a quien anhelaba incluso en sus sueños.

Cuando el hada le dio medicina y le ayudó a aliviar su dolor, realmente deseaba ver su apariencia claramente. No obstante, estaba demasiado débil, y una vez más se sumió en el sueño…

Kiara
No creo que sea muy feliz, cuando sepa qué clase de hada lo salvó…

| Índice |

5 thoughts on “Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *