Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 38

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


La noticia se extendió desde el East Palace a toda la Ciudad Imperial. Pronto, todos sabían que la enfermedad del Príncipe Heredero, contra la que incluso los médicos imperiales no pudieron hacer nada, ¡fue curada por el Hongzhuang de Doctor Divino!

Uno lo contó a diez, diez lo contaron a cien, y así la fama de Doctor Divino se elevó a alturas sin precedentes.

En poco tiempo, todos en la ciudad imperial sabían que Hongzhuang de Doctor Divino, no sólo había curado la aclamada enfermedad “incurable”, sino que también dominaba el arte piadoso de la acupuntura.

Mucha gente estaba avergonzada. Tenían ojos, pero no podían ver a esta joven maestra. Se les había puesto una gran oportunidad justo delante de ellos, pero no la apreciaron, y ahora, solo podían arrepentirse.

Doctor Divino se mantuvo bullicioso a medida que el negocio florecía. ¡Ya se han convertido en uno de los hospitales más distinguidos de la Ciudad Imperial!

♦♦♦

Doctor Divino.

Ji Wenbei miró el lugar de trabajo abarrotado, completamente aturdido.

Hace unos días, este lugar no tenía ningún cliente. Pero justo cuando estaba preocupado por el hecho, Ji Wenbei nunca hubiera esperado que el hospital se hubiera vuelto tan famoso en tan solo unos pocos días.

E incluso, eso no es lo que más sorprendió a Ji Wenbei. Fue cómo, a una edad tan joven, esa chica había dominado el arte de la acupuntura que se perdió hace cientos de años.

Mientras recordaba la confianza que vio anteriormente en Baili Hongzhuang mientras le mostraba el nombre del lugar en la placa, solo ahora entendía por qué podía estar tan segura de sí misma. Aunque antes, él no creyó en ella.

—Hongzhuang, nunca pensé que eras tan hábil en la medicina. Fueron mis ojos los que estaban mal y no podía ver.

Ji Wenbei estaba algo avergonzado mientras hablaba. Cuando acababa de abrir, él pensó que Baili Hongzhuang solo estaba provocando problemas y él actuó de forma bastante grosera.

Baili Hongzhuang solo agitó sus manos y sonrió.

—Hermano mayor Ji, sé que mi apariencia no tiene credibilidad. Ya eres bastante bueno conmigo.

Al escuchar sus palabras, la vergüenza en el corazón de Ji Wenbei se disipó y agradeció aún más a Baili Hongzhuang.

Ahora que había visto cuán exitosa se ha vuelto su doctora médica, también estaba feliz por ella.

—Hermano mayor Ji, el negocio del hospital ha estado muy ocupado últimamente, y es demasiado para mí sola. ¿Es posible que tenga algunos sirvientes que pueda recomendarme?

Baili Hongzhuang no pudo evitar preguntar.

Después de obtener el dinero de la recompensa y la apuesta, Baili Hongzhuang se decidió a diagnosticar y tratar solo a 3 pacientes por día. Después de todo, el cultivo era lo más importante, y el dinero era solo para pavimentar su camino.

Con el hospital tan ocupado durante los últimos dos días, podría expandir Doctor Divino un poco más…

Asignó algunas píldoras desintoxicantes omnipotentes y algunas otras píldoras en los estantes, por lo que solo necesita algunas personas para vigilarlo.

—Había dos discípulos que solían trabajar con el viejo doctor. Aunque sus habilidades medicinales no son las mejores, no tienen problemas con las enfermedades más comunes, y al menos son mejores que cualquier persona desconocida.

— ¿Personalidad? —Cuestionó Baili Hongzhuang.

El personal que obtenga ahora, probablemente sea importante en el futuro. Si sus personalidades no son buenas, entonces no es un problema pequeño.

Ji Wenbei se imaginó cuáles serían las preocupaciones de Baili Hongzhuang y agitó sus manos mientras decía.

—No te preocupes. Los conozco bastante bien, y sus personalidades no son un problema.

Al escuchar esto de Ji Wenbei, ella asintió con la cabeza.

—Bueno, entonces, por favor llámalos mañana.

Ji Wenbei estaba un poco sorprendido, — ¿No le darás un vistazo primero?

—Con las recomendaciones del hermano mayor Ji, puedo estar tranquila.

Baili Hongzhuang sonrió. Ya fuera Ji Wenbei o el antiguo doctor, todos eran personas honestas. Con su personalidad, ella no creía que esos discípulos pudieran ser tan malos.

| Índice |

3 thoughts on “Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 38

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *