Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 48

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Vestida elegantemente, Baili Hongzhuang salió del pabellón de lirios… y se dirigió a las puertas del Hogar del General.

Cuando la gente vio a Baili Hongzhuang, todos sus ojos se ensancharon uno tras otro en estado de shock, brillando con dudas.

— ¿Quién es esta chica? ¿Cómo apareció de repente en la casa del general?

—Acabo de verla salir del Elegante Pabellón de Lirios…, ¿podría ser la segunda señorita?

— ¡Estás bromeando! La segunda señorita es ciega. ¡Creo que esta chica se parece a la dama de la Plaza del Doctor Divino, Hongzhaung!

Mucha gente se preguntó, pero nadie intentó detener a Baili Hongzhuang.

Solo una mirada y pudieron ver que el estado de esta chica no era bajo. Si ellos, los sirvientes, bloquearan a una noble señorita, ¿no sería eso equivalente a cortejar a la muerte?

Pero cuando Baili Hongzhaung vio la silla de manos preparada para ella junto a la entrada, un toque de ridículo apareció en su encantador rostro.

¡Porque la silla de manos delante de ella ni siquiera tenía soportes!

¡Nunca planearon dejarla ir al banquete de esta noche desde el principio!

— ¡Tan odioso!

La pequeña cara de pequeño negro estaba enojada

—Maestra, ¿crees que podemos encontrar algunos portadores de un sedán?

De repente, se lograba escuchar un rastro de pasos pesados ​​desde la distancia, y se podía ver una silla de manos adornada con adornos exuberantes, que se acercaba lentamente.

Baili Hongzhuang no estaba demasiado sorprendida. Sabía que debería dirigirse al palacio imperial para la fiesta de selección, pero no tenía idea de quién estaba dentro.

—Esposita, parece que no puedes llegar al palacio así. Tal vez, es mejor… ¿Para nosotros que vayamos juntos?

La suave y rica voz parecía contener una sonrisa familiar y burlona. Una que ella conocía especialmente bien.

Baili Hongzhuang se sorprendió al ver a Dibei Chen levantar la cortina, mirándola con una sonrisa en la cara.

— ¡Por supuesto!

Baili Hongzhuang sonrió. Dibei Chen ya debe haber conocido su identidad, de lo contrario, no estaría tan tranquilo de verla aquí.

Al principio, había querido conocer a Dibei Chen, pero después de conocerlo, solo sabía que no era simple y no quería involucrarse con él. Pero a pesar de evitarlo, siguieron reuniéndose, una y otra vez.

Aunque la boca de este tipo siempre hablaba con frivolidad, podía decir que Dibei Chen no tenía malas intenciones hacia ella.

En cuanto al secreto de Dibei Chen, a ella no le interesaba en absoluto investigar más a fondo.

Al ver que Baili Hongzhuang acepta tan fácilmente, los ojos de Dibei se llenaron de sorpresa.

¡Entonces su esposa también es muy inteligente!

Hasta que Baili Hongzhuang entró en la silla de manos, Hei Mu estaba tocando su cabeza con dudas. Cada vez que Lady Baili veía a su maestro, ella siempre le pateaba el pie con ira y exasperación. ¿Desde cuándo su relación se volvió tan armoniosa?

—Se dice que tus días en la casa del General no son muy agradables

Dijo lentamente Dibei Chen.

Baili Hongzhuang se encogió de hombros

—El mundo dice que el Príncipe lisiado pasa todo el día deprimido en su habitación cuando en realidad, vuela libre y sin restricciones.

Al escuchar sus palabras, la sonrisa en el rostro de Dibei Chen se amplió aún más. El rostro singularmente guapo de este hombre y su encantadora sonrisa, no tenían parangón, lo suficiente como para arruinar incluso a Reinos enteros.

—Así es, mi esposa y yo somos almas gemelas.

—Tal vez, si no fueras tan descarado.

Una sonrisa apareció en la cara de Baili Hongzhuang. Ahora que estaba segura de que Dibei Chen no significaba ningún daño para ella, sus interacciones naturalmente se volvieron mucho más suaves.

—Hoy entras en el palacio con esa apariencia. Me temo que su rencor contra ti no es pequeño, así que debes tener cuidado. No provoques al Emperador.

La voz de Dibei Chen de repente se volvió seria, haciendo a Baili Hongzhaung bastante sorprendida. ¿Está preocupado por ella?

Ella también entendió los riesgos que está tomando hoy al entrar al palacio. Después de todo, usar la identidad de “Hongzhuang” para enfrentar la multa de otras personas, pero si se enfrenta al Emperador, ¡habría cometido el delito de “engañar a un monarca”!


Kiara
Ya me hacía falta Dibei, es un placer poder leer estos capítulos cuando él aparece.

| Índice |

6 thoughts on “Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 48

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *