Guerras Primordiales – Capítulo 14: Artesano de gres

Traducido por Nidhogg

Editado por Tanuki


Temprano, a la mañana siguiente, antes de que el sol saliera, todos los niños de la cueva se despertaron, algunos de ellos con círculos oscuros bajo sus ojos al no dormir lo suficiente debido a la ansiedad.

Mo-Er sintió curiosidad cuando lo despertaron, porque eso jamás había sucedido antes. Había matado un par de golondrinas nocturnas la pasada noche durante su práctica y en su brazo, había un par de heridas de distinta profundidad. Las había cubierto con hierbas.

A pesar de su curiosidad, Mo-Er se levantó, tomó su cuchillo de piedra y esperó a ver qué era lo siguiente. Descubrió que cada cinco niños, parados uno cerca del otro, tenían cuerdas de paja y pequeñas cosas negras en sus brazos. Discutían acerca de algo cerca de la entrada y constantemente miraban a Shao Xuan, completamente emocionados.

—¡Salió el sol! ¡El clima de hoy es bueno, así que podemos ir a pescar! —dijo un niño, mirando el sol en el cielo.

—Pero ayer también había un buen clima, ¡aún así no pudimos pescar nada! ¿hoy será lo mismo? —Otro niño echó agua fría sobre su entusiasmo.

La mayoría de los niños en la cueva no eran fanáticos de ese tipo de palabras pesimistas, por lo que todos miraron a quien había dicho “lo mismo que ayer”.

Independientemente de si hoy fuera un día para pescar, necesitaban desayunar o no tendrían la fuerza suficiente para trabajar. Desde que tenían algunos ingresos, Shao Xuan pesaba comer algo todas las mañanas. Al principio, algunos niños estuvieron reacios a comer, pero, luego, se sintieron cansados e irritables cuando fueron a pescar, por lo que su recolección no fue tan buena como la de aquellos que sí lo habían hecho. Por lo que, a la mañana siguiente, se instalaron con su cuenco de piedra tal como lo hizo Shao xuan. No tenían más opción que desayunar, porque no comer significaba no tener fuerzas para trabajar y no tener fuerzas, significaba aún menos prezas, lo que llevaría al hambre. Era, sencillamente, un círculo vicioso.

Eran bastante enérgicos cuando estaban bien alimentados e hidratados.

Al ver que Mo-Er no tenía ningún problema para caminar, Shao Xuan lo invitó a pescar juntos. Mo-Er ofreció las golondrinas nocturnas que había matado la noche anterior como desayuno para el grupo, por lo que los demás niños, además de Shao Xuan, habían suavizado su actitud hacia él.

Todos los niños abandonaron la cueva, dejando su hogar sin vigilancia, porque no quedaba nada que otros pudieran robar. Llevaban todas las cuerdas de paja y flotadores negros. En cuanto a los peces, nadie de la tribu trataría de robar la comida de la Cueva Huérfana o serían realmente despreciados. Por lo que nadie tomaría sus peces, incluso, si los colocaban fuera a secar. Además de la comida, no había nada en la cueva que pudiera atraer a otros. Así que era totalmente innecesario mantenerla vigilada, por lo que César siguió a Shao Xuan también.

La superficie del río también estaba tranquila el día de hoy, pero no tan extrañamente tranquila como ayer. Al ver las aguas brillantes, Shao Xuan se sintió un poco aliviado. Llamó a Ba y Tu para que le trajeran una cuerda de paja con un gusano de piedra atado en el extremo y lo arrojó al agua como un experimento.

Más de veinte niños estaban de pie tras Shao Xuan y miraban el gusano de piedra sin parpadear. Cuando este se hundió en el agua, observaron el flotador negro en la superficie.

—¿Cómo va, Ah-Xuan?

—¿Está bien?

—¿Han vuelto los peces?

Algunos niños con mal carácter no pudieron evitar susurrar.

Shao Xuan fijó sus ojos en la superficie y esta vez no “vio” a esas criaturas acuáticas con largos tentáculos. Además, las vibraciones en el flotador negro eran tal como antes, lo que significaba que el gusano de piedra estaba luchando allí abajo.

—No debería haber ningún probl- —Antes de que Shao Xuan pudiera terminar de hablar fue interrumpido por lo que ocurría en la superficie del agua.

El flotador negro se hundió de repente y pudieron sentir la fuerza familiar sobre la cuerda de paja. Shao Xuan calmó su mente y rápidamente tiró de la cuerda junto con Ba.

—¡Pez!

—¡Es un pez!

—¡El pez regresó!

Al ver esto, todos los niños saltaron de emoción y cuando la horrible y familiar cara se dejó ver a través del agua, los niños finalmente estuvieron completamente tranquilos.

Había sido solo un día, pero lo extrañaron muchísimo. Estaban bastante ansiosos, con las cuerdas de paja en la mano y a cuando Shao Xuan dio la orden, todos los cachorros comenzaron a pescar con experticia junto a los miembros de su grupo.

—Mo-Er, quédate con ellos. Tu, dile a Mo-Er lo que necesita saber cuando se pesca, mientras, yo llevaré a César a atrapar más gusanos de piedra. Los que tenemos ahora están lejos de ser suficientes, pero recuerden, no deben entrar al agua y no peleen. Si tienen tiempo para pelear, también lo tienes para sacar más peces. Tomense su tiempo, porque el invierno llegará en un par de días. Vayan a buscar ayuda de los guerreros guardianes si algo va mal.—La última parte de las palabras de Shao Xuan fue dicha a todos los niños en la orilla.

De hecho, Shao Xuan no necesitaba decir mucho más, ya que todos los niños apreciaban mucho la oportunidad de pescar el día de hoy debido al incidente de ayer. Nadie sabía si los peces se irían mañana, así que mientras más capturaran, mejor. ¿Quién se molestaría en pelear?

Al mismo tiempo que los niños de la cueva sacaban los peces del agua, algunos residentes del distrito a los pies de la montaña llegaron y se unieron al ejército de pescadores.

Esa situación se veía con frecuencia últimamente y, a diferencia de antes, los guerreros guardianes no irían a advertirles si veían a alguien acercarse demasiado a las aguas. Ahora solo observaban desde la distancia y, de vez en cuando, les recordaban que no bajaran al agua y que debían informar a tiempo si es que notaban algo extraño.

De hecho, esos peces habían ayudado a resolver las necesidades urgentes de algunas personas. En algunas familias, los guerreros totémicos resultaron heridos en misiones recientes, por lo que no pudieron participar en la última cacería antes del invierno. No cazar significaba menos comida. Todos los miembros de las familias compartían los mismos problemas; cómo sobrevivir al frío. Sin embargo, ahora estaban bastante aliviados ¿quién habría anticipado que esas cosas que había en el río podían ser capturadas tan fácilmente? Incluso los débiles y los ancianos de la tribu podían venir a ayudar.

Además, a pesar de todo, Shao Xuan se fue haciendo conocido gradualmente por los residentes en el distrito a los pies de la montaña. En el pasado, todo lo que recordaban era que un niño deambulaba con un lobo. Ahora, debido a los peces, y sus intercambios con él por los flotadores negros, finalmente recordaban el nombre de Shao Xuan. Cuando se corrió la voz de que planeaba intercambiarlos por pieles de animales de cualquier calidad, muchas familias se deshicieron de algunas pieles de repuesto que no usarían y se apresuraron a comerciar con Shao Xuan.

Cuando Shao Xuan llegó al patio de grava, ya había siete y ocho personas allí. Incluso lo saludaron y, después de escuchar que hoy se podía pescar, las miradas sobre él se tornaron mucho más cálidas. Cuanto deseaba dar con el escondite de los gusanos de piedra y llevarlos como cebos de pesca lo antes posible.

Recientemente, los gusanos de piedra del patio de grava estaban en problemas. Tan pronto como mostraban un poco sus cabezas entre las gravas la gente se apresuraría a sacarlos. Los rápidos lograban cortarse a la mitad para sobrevivir y los lentos, sólo podían arrastrarse enteros. Los años anteriores no llamaban la atención incluso si se arrastraban lentamente sobre el suelo. Sin embargo, ahora era totalmente diferente.  Dejando de lado el que dejaran ver sus cabezas, incluso un leve movimiento de la grava captaría la atención de alguien y la gente voltearía las rocas para ver si había algún gusano escondido dentro.

Pero comparados con Cesar, estas personas estaban muy lejos de ser eficientes. Fue muy codiciado cuando las personas en el patio de grava que buscaban gusanos de piedra notaron que César podía conseguir uno tan solo olfateando un poco.

¡Ese lobo tiene una nariz tan jodidamente precisa!

Además, uno pensaría que tal vez se podía tejer una red gigante con las cuerdas de paja y usarla para capturar a los peces. Sin embargo, la verdad resultó ser diferente. De hecho, uno podía capturar muchos peces con una red, pero antes de que fuera levantada, fue desgarradas por los peces. Y no quedó ninguno cuando recogieron la red. Por lo tanto, no tenían otra alternativa que usar la manera inconveniente de pescar y capturar sus presas una a la vez.

Por la tarde, todos los niños fueron convocados de regreso a la cueva por Shao Xuan. Después de haber sido alimentados por la comida provista por la tribu, nadie quería quedarse en la cueva para tejer cuerdas de paja, porque después del arduo trabajo de ayer, tenían suficientes. En cambio, querían regresar a la orilla del río y seguir pescando antes de que oscureciera.

Shao Xuan no tuvo objeciones, pero no los acompañó por la tarde. Había conseguido muchos gusanos de piedra en la mañana, así que tenía suficientes para los cinco grupos.

A juzgar por las lunas de anoche, el invierno debía estar a la vuelta de la esquina. Tenían que capturar más peces antes de que el invierno llegara, porque una vez lo hiciera, la temperatura en el exterior disminuiría rápidamente y se formaría grueso hielo a lo largo de la orilla. Entonces, la gente sin poder totémico se quedaría siempre dentro. No tenían la fuerza o pieles gruesas de animales como para soportar las ventiscas, así que podían congelarse fácilmente hasta la muerte.

En lugar de seguir a los niños a la orilla del río, Shao Xuan tomó dos peces y salió dela cueva. Cogió uno y le dio el otro a César. También llevó consigo una bolsa de piel de animal, en la que había piedras de buena calidad que había recolectado del campo de entrenamiento anteriormente. Ya que habían más personas buscando gusanos de piedra en el patio de grava, ya no era un lugar seguro para esconderlas. Shao Xuan había tomado esas piedras y las había mantenido en la cueva. A diferencia de antes, ningún cachorro se atrevería a robar sus cosas.

Cada vez que Shao Xuan encontraba piedras de buena calidad que pudieran ser convertidas en herramientas, las cambiaba por comida con un artesano de gres. El hombre con el que comerciaba también había sido escogido. Shao Xuan tomó la decisión después observar a algunos artesanos de gres en el distrito a los pies de la montaña.

El artesano de gres se llamaba “Ke” La gente decía que él estaba a cargo de poner las trampas en el equipo de caza. Había sido durante una misión que perdió una de sus piernas, por lo que tuvo que retirarse del equipo y convertirse en un artesano de gres cerca del distrito a los pies de la montaña. Ahora se ganaba la vida haciendo gres para los demás.

Shao Xuan tomó el pescado y fue frente a una casa de madera. No muchas casas tenían puertas, ya que las personas usaban gruesas cortinas de cuero o cortinas tejidas con plantas que bloqueaban las miradas de los demás. Este era el caso de la casa de Ke. Shao Xuan gritó—¡Tío Ke! —ya que podía escuchar el sonido del gres siendo pulido dentro de la casa.

Nadie respondió, pero la cortina de cuero se movió un poco, lo que significaba que el dueño le permitía entrar. Sin que le hubieran dado permiso, Shao Xuan ni siquiera podía levantar la cortina. Muchas cosas de las que Ke usaba parecían bastante simples, pero, de hecho, eran mucho más complejas que las de las casas de otros residentes. Podías simplemente levantar las cortinas de otras personas, pero esto no funcionaría en la casa de Ke. Definitivamente sufrirías si intentabas entrar a la fuerza.

Aunque solo le quedaba una pierna, Ke estaba a cargo de colocar las trampas para el equipo de caza. Así que valía la pena, él aún tenía sus habilidades.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *