Guerras Primordiales – Capítulo 15: Él siempre está tramando algo, tal como tú

Traducido por Nidhogg

Editado por Tanuki


Shao Xuan levantó la cortina y entró, seguido de César. Sin embargo, César no se permitió relajarse o chocar con nada.

La última vez que olfateó algo, por lo que sentía curiosidad, terminó con su nariz apresada por aquello que tocó accidentalmente. Incluso con todos sus esfuerzos no pudo arrancarlo con sus patas, en cambio, mientras más luchaba, más se apretaba la trampa. A pesar de que Shao Xuan acudió pronto a su rescate y lo ayudó a quitar la trampa, había dolido como el infierno durante días. Desde entonces, César siempre se comportaba bien cuando seguía a Shao Xuan a ese lugar. Solo se quedaría con él sin mostrar curiosidad de más.

La casa de Ke era relativamente más grande que la de otros y tenía alrededor de cien metros cuadrados. En la habitación había diferentes tipos de gres, desde tazas de piedra de uso cotidiano y cuencos, hasta herramientas de caza como cuchillos de piedra y puntas de lanza. Las herramientas también estaban hechas de distintos materiales. Algunos de ellos estaban hechos de cuernos de ciervo o de huesos de animales, y otros solo de piedras comunes. Sin embargo, la mayoría de las herramientas eran combinaciones de dos materiales, una herramienta de tipo compuesta. Los guerreros de la tribu usaban mayormente las del tipo compuesto.

Después de mirar las herramientas que colgaban de la pared, Shao Xuan apartó la mirada y fue directamente a la pequeña habitación que Ke usaba para pulir su gres.

El viejo Ke, de cabello gris, estaba sentado allí. Debido a que había trabajado con las piedras durante todo el día, toda su ropa de piel de animal estaba cubierta con una capa de polvo de piedra blanco. Sus manos, que estaba usando para sostener el gres, ahora estaban manchadas con una capa de color gris.

Ke mantenía sus ojos fijos en el gres en el que todavía estaba trabajando y no apartó su mirada debido a la entrada de Shao Xuan, como si el mundo entero hubiera desaparecido, a excepción del gres en sus manos.

Conociendo el carácter de Ke, Shao Xuan directamente sacó su bolsa de piel de animal y tomó esas dos piedras mientras se las entregaba a Ke.

—Tío Ke, ¿podrías ayudarme a hacer dos cuchillos de piedra o dagas?

Las piedras que sacó podían convertirse simplemente en cuchillos cortos o dagas debido a su longitud limitada.

Ke detuvo su trabajo y levantó la cabeza para mirar las piedras que Shao Xuan le entregó. Luego vislumbró los dos peces que le habían traído y dijo—Sí, un pez.—Quería decir que podía hacerlos y que solo le costaría un pez.

—Puede quedarse con los dos. ¡El otro es un regalo, para expresar nuestra gratitud por su amabilidad durante los últimos seis meses!

Cada vez que Shao Xuan recogía piedras, las traía con Ke y hacía el intercambio. Al principio, no estaba familiarizado con todas esas cosas y le había traído a Ke algunas piedras de no tan buena calidad, pero aún así, Ke le dio comida de todos modos. Luego, Shao Xuan supo cómo identificar piedras de distinta calidad, así que rememoró y se dio cuenta de las intenciones de Ke por ayudarle, porque ¿cómo podría alguien trabajar con piedras y gres todos los días y no saber la diferencia entre piedras de buena calidad y normales?

Aunque Ke fuera un hombre que siempre mantenía una expresión seria, le daba a los demás una sensación de enajenación, ayudó mucho a Shao Xian. Además, había visto a Ge, quien estaba a cargo de entregar los alimentos, venir a visitar a Ke el otro día y, por la forma en que hablaban, obviamente, eran bastante cercanos el uno del otro. Así que Shao Xuan supuso que, tal vez, este artesano de gres, era la verdadera razón de que Ge lo pusiera a cargo de la Cueva Huérfana después de que Ku se marchara.

Ke frunció el ceño y, antes de que pudiera hablar, Shao Xuan sacó un pequeño cuchillo de piedra y se lo entregó a Ke.

—Tío Ke, por favor, echa un vistazo a este cuchillo de piedra que yo mismo hice el otro día.

La piedra que había usado para hacerlo no era de buena calidad, a los ojos de un artesano de gres, tal vez podría considerarse, simplemente, como algo inferior, apenas mejor que esas piedras en el patio de grava. Seguramente no era difícil de pulir o elaborar y Shao Xuan había pasado tres días trabajando en él.

Ke tomó el cuchillo de piedra y lo miró, mientras rozaba el cuchillo con sus dedos cubiertos de polvo de piedra. Finalmente, señaló un punto a un tercio del mango y dijo—Esta parte no es buena.

Shao Xuan sabía que los artesanos expertos podían distinguir las fortalezas y debilidades con tan solo un vistazo. Y Ke solo estaba señalando e informando a Shao Xuan acerca del mayor problema de su cuchillo.

¿Por qué estaba mencionando sólo el mayor problema?

Después de todo, Shao Xuan era solo un principiante cuando se trataba de la fabricación de gres y solo podía confiar en su imaginación y pensamientos. No sabía nada acerca de las habilidades de artesanía que tanto apreciaban los artesanos de gres. Entonces, naturalmente, el cuchillo de piedra tenía numerosos defectos. Así que, ese punto se consideraba solo como el mayor problema.

Cuanto más comunicación tenía con la gente de la tribu, más profundo era su comprensión acerca de la misma. Nadie debía subestimar su sabiduría y habilidad. Shao Xuan quería adquirir algunas habilidades para elaborar y pulir gres de Ke al sacar ese cuchillo de piedra.

Ese cuchillo de piedra solo se hizo con la forma de uno y, generalmente, Shao Xuan podía usarlo en situaciones normales. Pero seguramente difería mucho de los cuchillos que usaban los guerreros para cazar. Podía decir qué parte era fácil de romper, cual parte estaba demasiado pulida y cual parte no estaba lo suficientemente pulida con solo una mirada.

A juzgar por la expresión de Ke cuando vio el cuchillo de piedra, Shao Xuan se dio cuenta que estaba lejos de ser satisfactorio. Basándose en el hecho de que era simplemente un niño sin experiencia en la fabricación de gres, Ke había hecho el comentario de su trabajo. Si otros guerreros vinieran y le dieran a Ke un cuchillo de piedra, simplemente lo habría tirado e ignorado.

—Tío Ke, ¿puedo aprender a fabricar gres de ti?—preguntó Shao Xuan. Ahora, tenía mucho tiempo y con el invierno que estaba por llegar, se quedaría dentro de la cueva y practicaría la elaboración con piedras. Había obtenido todas esas piedras como material para sí mismo de todos modos.

Sin embargo, desafortunadamente, Ke sacudió la cabeza ante la propuesta.—No ahora. Después de que hayas despertado tu poder totémico, hablaremos.

¿Por qué debía tener su poder totémico si quería fabricar y pulir una piedra? ¿para qué?

Pese a su curiosidad, Shao Xuan no insistió. Al ver la reacción de Ke, supo que no le quería explicar.

Si Ke se negaba, naturalmente, debía tener sus razones, pero…

Shao Xuan hizo algunos cálculos. Después del próximo invierno, tendría diez años. Basado en las experiencias previas de los otros niños, deberían poder despertar su poder totémico a los once o doce años. Por lo tanto, debía esperar al menos uno o dos años. Los niños lentos, como Ku, solo despertarían su poder al cumplir los trece o catorce años.

Así que aún tenía que esperar bastante tiempo si lo pensaba de esa manera.

Incluso si no podía aprender las habilidades ahora, siempre podía mirar. Así que Shao Xuan se arrodilló allí, mirando a Ke fabricar y pulir.

Los espectadores podrían asumir que era muy sencillo, pero solo después de que realmente comenzaran a hacerlo podrían darse cuanta que era completamente diferente de lo que habían imaginado antes. Viendo el cuchillo corto de Ke y luego el que él había hecho… Ah, solo comparándolos podías ver la verdad. Además de que el material era diferente, uno podía decir cual era mejor basado en su perspectiva. No era de extrañar que cuándo Ke había mirado el cuchillo de piedra que Shao Xuan hizo, hubiera dejado ver una mirada tolerante. Quizás en su corazón lo había criticado un montón, pero se guardó todas sus críticas para sí mismo ya que Shao Xuan era solo un niño.

Cuando cayó la noche, Shao Xuan dejó de observar y ayudó a Ke a colocar una olla de piedra con fuego debajo. Además, cortó el pescado antes de irse y luego regresó a la cueva con César.

Poco después de que se fue, Ke colocó el gres terminado en una caja y se limpió las manos, preparándose para cocinar su comida. El agua en la olla de piedra estaba hirviendo y en el momento en que estaba colocando los pedazos de pescado en la misma, hubo un ligero sonido proveniente de la ventana de atrás. ¡Whoosh, whoosh, woosh! Luego vino el sonido de las flechas.

—¡Ah!

¡Dong!

La persona entrando por la ventana cayó al suelo.

Ke no levantó la cabeza, mientras revolvía la sopa en al olla de piedra con una cuchara.

—¡Hey, Ke! ¿Por qué cambiaste tus trucos otra vez? Huff…

Ge, con un solo brazos, se frotó el trasero mientras se quejaba. Había golpeado el suelo primero con su trasero, así que se había caído. Entre sus piernas había una cuerda de cuero bien atada, de lo contrario, no se habría caído tan fácilmente solo al entrar por una ventana. Había perdido un brazo, no una pierna, así que bajo circunstancias normales ¿como podría caerse?

Mientras continuaba maldiciendo, Ke continuó revolviendo la sopa en su olla de piedra, sin prestarle atención a Ge, quien acababa de trepar por su ventana y seguía quejándose.

Ge tuvo problemas para desatar la cuerda de cuero y olisqueó mientras se acercaba a la olla de piedra.

—¿Sopa de pescado?

Miró a su alrededor en la habitación y vio el pez en una esquina. Ge sonrió.—¿Ya vino ese muchacho?

—…—Ke permaneció en silencio.

—Ah-Xuan intercambió conmigo ayer uno de sus pescados por una gran bolsa de sal. Realmente pienso que está tramando algo. Hoy fui a la cueva y ¿adivinas qué? No tienes idea de cuantos peces han almacenado en la parte superior. Tendrán un invierno agradable este año, todos esos cachorros. No es de extrañar el por qué recomendaste a Ah-Xuan como reemplazo de Ku. Como predijiste, ¡no ha pasado mucho y la situación en esa cueva ha cambiado muchísimo! Ahora la mitad de la sal que tenía ha ido a parar con Ah-Xuan.—Ge jadeó con admiración.

En las montañas en que estaba localizada la tribu, había un estanque de sal que se formaba naturalmente. Sin embargo, había reglas estrictas sobre el uso de la sal y se le daría una cierta cantidad a cada familia para satisfacer sus necesidades diarias básicas. Uno debía comerciar con sus propias pertenencias si es que quería más. Nunca debes pensar en robarla, pues hay guerreros vigilando por todas partes cerca del estanque de sal. La gente del distrito de la cima de la montaña se encargaba dela distribución de la sal, por lo que quien quisiera comerciar por más sal, necesitaba hablar con las personas que vivían arriba. Sin embargo, Ge estaba a cargo de la comida, así que podía ahorrar más sal que los demás. Así que Shao Xuan había tomado el pescado y comerciado directamente con Ge.

Al ver que Ke permanecía en silencio, Ge buscó un asiento de piedra y se sentó mientras seguía hablando.

—Antes de ayer, vi a ese chico fabricando y puliendo un cuchillo de piedra, así que supongo buscaba tu comentario al respecto ¿verdad? Por eso vino ¿verdad? —Antes de que Ke pudiera responder, Ge continuó —De hecho, ese muchacho parece una buena persona y está ansioso por aprender, usando su cabeza de manera inteligente. Puedo decir que él siempre está tramando algo, como tú. Es adecuado para realizar tu trabajo. Ya que se acercó a ti con la suficiente sinceridad e integridad, ¿por qué no tomarlo como tu aprendiz?

Ge movió sus piernas en el aire, mientras observaba el pescado rebanado en la mesa. Además, notó que la olla de piedra ya estaba colocada. No era el modo en que Ke solía instalarla y obviamente alguien había hecho el trabajo por él. Era menos estable, tal vez también era obra del muchacho.

Ke sacudió la cabeza y finalmente dijo —Se lastimará con facilidad.

—Es cierto. Sin poder totémico, sería grave si llegase a sufrir un accidente. Después de todo, con lo que has estado lidiando es bastante… peligroso.

Ge sacó una flecha de su axila, ya que había sido apuñalado en su ropa de piel de animal. Unos minutos antes, cuando entró por la ventana, solo había prestado atención a las flechas que se acercaban, pero ignoró la cuerda de cuero cerca del marco de la ventana, por lo que había quedado inmovilizado de aquel modo.

Solo era una pequeña flecha de madera y podía ser rota fácilmente con un chasquido de dedos. Pero había apuñalado sus prendas de piel de animal en un abrir y cerrar de ojos. Obviamente iba a una velocidad muy alta.

Ge jugó con la larga flecha entre sus dedos por un rato y luego los movió suavemente y la flecha de madera voló directamente a través de la estrecha boca del barril de madera que colgaba en una esquina.

No estaba seguro de dónde venían esas pequeñas flechas, por lo que solo podía colocarlas en el barril por ahora. En realidad, el barril estaba lleno de cosas que le había arrojado. Cuando se llenara por completo, Ke lo vaciaría y reemplazaría todos los artículos en su interior adecuadamente.

—Ke, tendras que esperar un tiempo. Basado en el físico de los niños de esa cueva, tendrás que esperar al menos dos años más.—Ge suspiró.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *