La consorte favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 99.2: La final del torneo de los cuatro países (2)

Traducido por Selena

Editado por Meli


La espalda de Li Yun Qing tenía una capa de sudor. Se convenció de que Su Mei era una mujer que no debía ser provocada. La daga en forma de media luna era como si tuviera una pasta pegajosa. Lo siguió ni muy cerca pero tampoco de muy lejos, por lo que no tuvo la oportunidad de respirar ni aterrizar en el suelo.

Su Mei voló en el cielo. La daga se dirigió una vez más hacia él. La esquivó una vez más. Cuando aterrizó en el otro lado, Su Mei ya estaba esperándolo allí.

Tres dardos rojos volaron hacia él.

—¡Oh no! —Li Yun Qing giró su cabeza. Los tres dardos cayeron a través de sus dedos, lo suficientemente cerca como para rozar sus zapatos. 

¡Tan cerca! aún sin recuperarse, Su Mei tiró de la pulsera. La daga volvió a girar y cortó en dirección a la cintura de Li Yun Qing.

—¡Ten cuidado! —Longze Jing Tian no aguantó más. Se puso de pie y miró con nerviosismo el lugar.

Li Yun Qing escuchó la advertencia. Los dardos de Su Mei lo estaban presionando y atacando en el frente. 

¡Esta mujer quería obligarlo a salir de la plataforma! ¡No! Él es el concursante de Xi Qi. Si prierde en la primera competencia afectaría la moral.

Li Yun Qing quiso retirarse por la derecha. Su Mei reveló una extraña sonrisa. Antes de que los demás lo percibieran, el cuerpo de Su Mei destelló y llegó al lado derecho de Li Yun Qing. Ambas palmas lo golpearon en el hombro y cayó de la plataforma al suelo. Después de un tiempo, él estabilizó su cuerpo y retrocedió varios para poder pararse con firmeza.

—¡Perdí! —Li Yun Qing sonrió y ahuecó su puño con la otra mano hacia Su Mei, en señal de saludo—. Agradeciendo a la señorita por tener clemencia. 

Li Yun Qing se dio cuenta de la brecha entre él y Su Mei. Él era un joven maestro de una familia noble, experto de séptimo nivel, pero practicaba las artes marciales solo para obtener fama, fortuna y estatus. En cambio Su Mei era agresiva y todos sus movimientos estaban destinados a matar. Si no fuera porque le tuvo piedad, habría resultado herido.

No entendió por qué había una doncella tan fuerte y poderosa al lado de Murong Qi Qi, pero se sintió aliviado y dejó de preocuparse por ella. Con tal experto a su lado, ¿cómo podría la princesa tener algún problema con su seguridad?

La vistoria deSu Mei asombró a Murong Qing Lian y Wanyan Bao Zhu. Murong. Ella entendió que la confianza, arrogancia y orgullo de Murong Qi Qi era porque había conseguido una doncella poderosa.

Wanyan Bao Zhu se asustó. En la residencia Murong, una vez le causó problemas a Murong Qi Qi y Su Mei le había enseñado una lección. Entendió que le mostró misericordia en ese momento. De lo contrario, habría perdido la vida.

El recuerdo la hizo estremecerse. Por fortuna, aquel día no hizo las cosas demasiado difíciles para Murong Qi Qi… Es solo que, ¿por qué una experta estaba dispuesta a quedarse al lado de Murong Qi Qi? ¿Qué encanto tenía ella para dejar que todas estas personas se sintieran atraídas?

Wanyan Bao Zhu observó a Murong Qi Qi, que estaba sentada al otro lado. Al ver la sonrisa en su boca, Wanyan Bao Zhu sintió que era como una espina en sus ojos. No importaba qué, ¡no dejaría que esta mujer, que había arruinado toda su vida, se fuera! ¡Porque odia a Murong Qi Qi! ¡Ella la odia desde el fondo de su corazón!

⧫⧫⧫

La primera competencia terminó con la victoria de Su Mei. Wanyan Kang corrió hacia ella. En su mano había una flor de ciruela roja.

—¿Qué estás haciendo? —Se sorprendió al ver la flor.

—¡Para ti! ¡Felicitaciones por tu victoria! 

El acto sincero era raro en Wanyan Kang. El truco de la flor se lo enseñó Su Yue. Nunca lo había hecho y no sabía si funcionaría o no. Sin embargo, Su Yue y Su Mei sirvieron juntas a Murong Qi Qi, y era probable que ella comprendería las preferencias de Su Mei. 

Él desconocía que fue Murong Qi Qi la que enseñó el truco a Su Yue.

—¡Gracias! —Su Mei sonrió con dulzura, se sonrojó y tomó la flor. Se puso un poco tímida y avergonzada.

—¡Tu kungfu no es malo! ¡Fue muy bueno! ¡Los movimientos de ahora también fueron excelentes! ¿Por qué…?, ¿por qué no aprendemos del otro cuando tengamos tiempo? 

Cuando Wanyan Kang dijo eso, Murong Qi Qi deseó poder patearle el trasero. Cuando se va a una cita, es para ir de compras, caminar, ver una película, escuchar música y cenar… ¿Cómo sería invitar a una chica a una pelea?

Por lo general, este príncipe era muy inteligente, ¿por qué era tan torpe en este momento?

—Uh… —Su Mei se sobresaltó por la invitación, pero después de un rato aceptó—:¡Muy bien! Cuando regresemos y su alteza quiera aprender, estaré allí.

Murong Qi Qi entendió que eran una pareja perfecta. Su Mei aceptó. ¡Parecía que las personas que no comparten rasgos comunes, no se casarían entre sí!

—Qing Qing, ¿estás segura ahora? —Feng Cang se enceló porque Murong Qi Qi no le prestó atención y la sostuvo Murong Qi Qi en sus brazos.

—Príncipe… —Murong Qi Qi puso un dedo en sus labios—. Príncipe, si estamos felices, ¡es mejor dejar que todos los demás también lo sean! ¡Entonces, todos estarían bien! Además, si nos casamos con todos ellos, podríamos tener el mundo solo para nosotros dos…

Feng Cang se sintió seducido por las últimas palabras. Clavó su mirada en Su Yue. Su Mei encontró su lugar. Debía encontrar una buena persona para Su Yue. Entonces, podría acaparar a su pequeña esposa durante veinticuatro horas.

⧫⧫⧫

Mientras Feng Cang estaba planeando de buena gana en su corazón, la segunda competencia estaba por comenzar.

—Príncipe, lo siento. Perdí. —Li Yun Qing ahuecó su puño en la otra mano con una expresión culpable.

—La victoria y la derrota son cosas normales. Yun Qing, está bien. —Longze Jing Tian sabía que Su Mei era demasiado feroz. Incluso él tendría que dar su máximo esfuerzo su se enfrentara con una mujer así.

—Señorita Bai, los concursantes de Bei Zhou son muy poderosos. ¡Debe tener cuidado! 

Bai Yi Yue estaba muy agradecida por el recordatorio de Li Yun Qing.

—¡Gracias! ¡Seré cuidadosa! —Caminó paso a paso hacia la plataforma, vestida con su habitual ropa blanca. Su horquilla de begonia favorita adornaba su cabeza. Sus confidentes sabían que este era un regalo del joven maestro Guang Hua. Por eso, la usó en la final.


[Chibicom de “Selena” mensaje= “¡La primera victoria es para Su Mei! Si piensan que Su Mei es poderosa y se queda con Murong Qi Qi sólo para protegerla es un error, es más impresionante de lo que se ve a simple vista… ¿no lo crees Meli?”]

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *